29-30 de Junio de 1962: Franco acude al rescate de los Pieds-Noirs de Argelia

El 29 y 30 de junio de 1962, la España del General Franco acudió en auxilio del pueblo oranés maltratado por los esbirros del General Katz, fletando 2 transbordadores, el «Victoria» y el «Virgen de África».

El 30 de junio, a las 10 de la mañana, a pesar de la oposición de De Gaulle, el General Franco ordenó a sus capitanes embarcar a aquella «miseria humana» que llevaba días esperando bajo un sol abrasador, sin la menor asistencia, un hipotético embarque hacia Francia.

Franco advirtió a De Gaulle que estaba listo para un enfrentamiento militar, si era el caso, con el fin de salvar a esa pobre gente indefensa abandonada en los muelles de Orán y amenazada con ser cruelmente asesinada en cualquier momento por los bárbaros del FLN. Haciendo coincidir las palabras con la acción, ordenó a su Marina –y puso en alerta a su fuerza aérea– a que zarpara inmediatamente hacia Orán.

Finalmente, ante la determinación de Franco y ante el temor de un conflicto armado, De Gaulle cedió y el sábado 30 de junio, a las 13,00 horas, atracaron en Orán dos ferries españoles procediendo al embarque de 2.200 ojerosos pasajeros, 85 automóviles y un camión.

Al embarcar, los valientes capitanes españoles tuvieron aún que oponerse vivamente al intento de la policía francesa de filiar e interrogar a los pasajeros en busca de posibles fichados como miembros de la OAS.

Dichos capitanes explicaron no haber comprendido nunca la actitud arrogante e inhumana de las autoridades francesas ante una situación tan dramática, pues se trataba de la «asistencia a personas en peligro de muerte».

Contra todo pronóstico, finalmente, a las 15,30 horas, los muelles de Orán, abarrotados de gente, se vaciaron y los barcos españoles finalmente zarparon, a pesar de su importante sobrecarga, con destino al puerto de Alicante.

Durante toda la travesía se mezclaron las lágrimas de angustia, pena y alegría de aquella pobre gente que iba camino de su nuevo exilio, bien que conscientes de haber escapado de lo peor. Cuando, por fin, la costa española quedó a la vista, un júbilo general se apoderó de aquellos «refugiados» que prorrumpieron, entre sollozos, en desgarrados gritos de «¡Viva España!» y ¡Viva Franco! «. Muchos de ellos habían escapado de una muerte en realidad programada por las autoridades francesas. ¡Nunca lo olvidarían!

PD.- Este artículo está dedicado a la memoria de Jean Lopez, peluquero en Aïn-El-Turck (Orán), que en gesto heroico procuró por todos los medios, y consiguió, que yo embarcara en uno de aquellos barcos españoles; yo tenía entonces 15 años. Tiempo después supe que Jean Lopez fue secuestrado en el mismo puerto de Orán por miembros del FLN argelino. Nunca se le volvió a ver. Con todo mi cariño y agradecimiento a su viuda y sus dos hijas.

Para Jeune Nation


6 respuestas a «29-30 de Junio de 1962: Franco acude al rescate de los Pieds-Noirs de Argelia»

  1. Impresionante testimonio de un hecho desconocido para mi, como supongo también que para muchos españoles.
    Otra muestra más de la humanitaria labor del Régimen de Franco… y de su dignidad para no dejarse mediatizar por las presiones internacionales, como proclamaba la libertad que figuraba en el lema de su escudo.
    Todos hemos visto las fotos que recorrieron el mundo tirando por la borda helicópteros desde un barco de EE.UU para liberar carga y poder embarcar más población que huía ante la llegada de los comunistas en Corea, salvándolos así de una muerte segura.
    Pero de este caso en Argelia nadie sabe nada.
    Gracias al Español Digital por informarnos.

      1. Toda la razón José Ignacio, Vietnam.
        No entiendo como pude cometer tal “picia” teniendo la imagen en la mente.
        Muchas gracias por la corrección.

  2. Cuando estas cosas se saben no puede uno menos de tener el gesto de asco que producen los antifranquistas «heroicos» que tras vivir sin problemas y prosperando bajo el régimen del general Franco se las arreglaron después para hacerse con la ventanilla de reparto de carnets de demócrata. Tras saber estas cosas, asco es lo que dan aquellos que nunca perdonan ante los progres la genuflexión antifranquista, que se llaman a sí mismos liberales y a los que no se les cae de la boca la bobada esa del «levantar la persiana», en su supuesta defensa del comerciante, pero que ante el progre juran y perjuran que ellos son antifranquistas porque: «yo condeno todas las dictaduras»; las Rociitos voxeras, por ejemplo, que vino de Cuba con sus padres ¡jartos de comer m…! a que los españoles les echaran de comer, que en la España de Franco se hicieron ricos, de lo que nos alegramos, y ella su hija nos lo paga, como parlamentaria encima, comparando los regímenes de los asesinos comunistas con la España de Franco para renegar de ella.
    ¡Qué asco!, en fin, que inmenso asco dan todos los que, haciendo como aquél que cree que la vaca del vecino siempre da mejor leche, rebuznan difamando a la España que según ellos «entró en Europa» gracias a la «democracia» y, claro está, a los socialistas; cuyos gerifaltes, por cierto, no han perdido nunca ocasión de ir al Elíseo en cuanto pueden a arrodillarse y de paso hacer la catetada a babor de turno. La última sin ir más lejos y no hace tanto, la del macarra monclovita que en compañía del chulo con alzas de Macron, -eso si, de la ENA, no un vulgar estafador académico carpetovetónico como Sánchez-, se van de visita a Montauban a visitar la tumba de un sujeto como Azaña, eximio escritor, pero que como mejor hubiera culminado su carrera hubiera sido amarrado al poste del garrote, ¡lástima que se le escapó a Lequerica!

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad