A los 43 años del 23F

Al cumplirse hoy el cuadragésimo tercer aniversario del 23F, El Español Digital, para hacer justicia y como desagravio a quienes fueron condenados por su participación, vuelve a publicar el artículo “EL NAUFRAGIO DEL 23F” de nuestro colaborador Lorenzo Fernández Navarro con un adenda final.

Quede claro que por expresa petición de su autor, tal desagravio y justicia sólo debe alcanzar a quienes asumieron su responsabilidad. En ningún caso a quienes tiraron la piedra y escondieron la mano. O a quien aunque escondió la mano, fue finalmente condenado al quedar fehacientemente probado que habían engañado a quienes de buena fe participaron en el golpe de timón

–oo–

A pesar de que muchos españoles, parecen no haberse enterado aún, el fallido “golpe de timón” (no golpe de estado) que tuvo lugar el 23 de febrero de 1981 ya está esencialmente aclarado.

“Para verdades, el tiempo, para justicia Dios” decía mi madre que en gloria esté. La primera parte del aserto ya se ha cumplido: Falta ahora que la justicia divina enmiende la injusticia terrena, condenando al “Elefante Blanco” (que no fue imputado por el golpe de timón) como ya lo ha condenado la historia de España.

Porque gracias a un hombre de honor que aceptó su responsabilidad, y tomó su cruz, en lugar de avenirse a la cómoda solución que se le ofrecía, se ha podido conocer, definitivamente, lo que sucedió el 23F de 1981.

La verdad ya está establecida y la incógnita despejada. Lo que antes podía leerse entre líneas, ahora puede leerse a páginas llenas. Lo que antes eran fundadas sospechas, hoy son contrastadas certezas. Basta con leer “23-F: LAS DOS CARAS DEL GOLPE” de Ricardo Pardo Zancada, “23-F, EL REY Y SU SECRETO” de Jesús Palacios y “LA GRAN DESMEMORIA” de Pilar Urbano (por citarlos según su orden de “aparición en escena”) para disipar toda sombra de duda.

No obstante bueno es recordar la génesis del 23F y su posterior evolución, que desemboca en la actual situación de España. Y para ello nada mejor que narrarlo en clave náutica, como corresponde a un fracasado “golpe de timón”.

….No hace tantos años la nave del estado estaba en situación dramática. En plena rompiente y a la deriva. Sin gobierno, pues el comandante la había abandonado a su suerte poniéndose a salvo. Él y su familia. En tan caótica situación uno de los oficiales, por propio honor y espíritu, pero también por amor a la nave y a la dotación que estaban en trance de perderse, asume el mando. Primero debe dominar un motín a bordo que, como suele suceder, se suscita cuando ante el peligro inminente de zozobrar el comandante abandona la nave y esta queda al garete.

El nuevo comandante asume el mando en una situación de vida o muerte. Domina el motín, y luego, tras penalidades sin cuento, restablece la situación. Auxiliado al principio por parte de la dotación que le ha sido fiel. Luego por todos, al comprender que gracias a él la nave ha recuperado su rumbo, alejándose del peligro. Y que ha sorteado posteriormente, con su pericia, otros muchos escollos que acecharon en las nuevas singladuras. En definitiva, que el providencial comandante, tras reparar los destrozos del temporal, consiguió navegar en bonanza durante casi cuarenta años.

Y tras pilotar la nave del estado con mano firme y experta, en demanda del magno puerto que le correspondía por su gloriosa historia, cuando por ley de vida rinde viaje, entrega el mando al nieto de aquel comandante que abandonó la nave en lo más recio de la tempestad.

No ofrece el mando al hijo, pues desembarcado también con el padre en aquella dramática situación de las rompientes, cuando la nave vuelve a estar en peligro durante su difícil travesía histórica, pretende que aquellos amotinados que fueron obligados a desembarcar tras ser dominado el motín -una vez salvada la nave- le quiten el mando al comandante salvador y se lo entreguen a él.

El nuevo comandante -nieto del desertor- asume el mando por obra y gracia del Salvador: no el de los cielos, el de la patria. Para ello jura sobre los Santos Evangelios cumplir las normas de navegación y demás disposiciones que salvaron a la nave del naufragio, y que son la garantía de que nuevamente no se halle en trance de perderse.

Pero ufano del alto puesto alcanzado (y sin sentir agradecimiento alguno al considerarlo su derecho por ley de herencia) comienza a escuchar los cantos de sirena. A escucharlos, y a seguirlos.

Y entre esos cantos de sirena se encuentran los de de su augusto padre.  Transcurren los años, singladura tras singladura. Y el nuevo comandante, en lugar de amarrarse al palo mayor del juramento empeñado, para no sucumbir al encanto de las sirenas -como hiciera Ulises- se deja adormecer por ellas y sigue el rumbo de la perdición que estas le marcan por boca de sus cortesanos y de sus enemigos. Desoye el sabio consejo con que concluye la fábula del perro y el cocodrilo: “O que docto perro viejo, yo venero su sentir en eso de no seguir, del enemigo el consejo”.

Y como era obligado, al seguir el mismo rumbo que condujo a su abuelo a los escollos, pronto se ve ante ellos. Consciente del peligro pretende corregir la derrota con un “golpe de timón”, pero naturalmente es una maniobra delicada y la nave acusa la virada. Crujen las cuadernas y la escora asusta al comandante. Por ello, antes de que concluya la maniobra, ordena al oficial de derrota que desista de ella. Y  se llevan preso a la sentina al inocente timonel, a quien se había encargado accionar la rueda del gobernalle para la audaz maniobra.

El desenlace al abortar el golpe de timón, no podía ser otro que persistir en el rumbo que conducía al desastre. Y aunque el susto que produjo la violenta virada, mantuvo un tiempo en sosiego a los que ya amenazaban de nuevo con amotinarse, pronto volvieron en sus demandas. Y el caso se agravó cuando, merced al desgobierno propiciado por la nueva ordenanza implantada en la nave -según la cual al comandante solo le correspondía pasear por cubierta “moderando la navegación”- (las decisiones y el mando deben ser responsabilidad del “segundo”) quedó este puesto, de importancia vital, en manos de un grumete: Bobo solemne para mayor desgracia.

Como ya se ha dicho, pasado el susto y con el bobo solemne en el puente dirigiendo la navegación, la chusma, so amenaza de amotinarse, exigió la que era la más vil de todas sus demandas. Y al mismo tiempo la que más saciaba su rencor: Pidió la profanación del cadáver y de la memoria de aquel providencial comandante que había sofocado el motín, y que tras salvar la nave, había entregado el mando a quien ahora lo ostentaba “moderando” la navegación.

Y como en el caso que nos ocupa la nave no es una de las que surcan los mares, sino la de un Estado que surca la historia, el cuerpo del difunto comandante no había sido echado a la mar con los honores que le correspondían, sino que permanecía en tierra bajo una gran cruz. Grandioso monumento a la reconciliación de los españoles en el mutuo perdón, como auténticos hermanos hijos del mismo Padre.

Pero los enemigos de España -y también de la Corona- siguieron pidiendo a gritos su cuerpo para profanarlo, como antaño se pidiera el de Jesucristo para crucificarlo.

En Jerusalén la autoridad de Roma entregó al Justo, aun sabiendo que lo era, por cobardía, por contentar a sus enemigos -que también lo eran de Roma- y como es sabido la historia se repite.

El nuevo comandante de la nave, obedeciendo las exigencias de los cuervos -que no obstante siguen esperando el momento de poder sacarle los ojos- sancionó con la firma, “de su real mano” que quien salvó la nave del naufragio y tras engrandecerla se la entregó, fuera fondeado en lo más negro de la historia. Y así se hizo. Pero además, queriendo sepultarlo en el abismo del olvido, ni tan siquiera se le dieron los honores de ordenanza. No; tenía que hacerse con escarnio. Y en lugar de hacerlo con las salvas de honor, que sería lo obligado, se le despide con los salivazos de una chusma que espera el momento de la revancha. Y en vez de con una bala de cañón amarrada al cuerpo amortajado, se lastra su memoria con el peso de un odio y un rencor inextinguible. Colgándole con una infamante cuerda de esparto un texto abyecto: la Ley 52/2007 “de la memoria histórica”. Que al igual que sucede con el INRI,  perpetuará  a través de la historia la infamia cometida.

Y volviendo al 23 de febrero, como epílogo, conviene hacer una reflexión:

Resulta increíble que cerebros privilegiados, inteligencias superiores, -al menos así se consideraban ellos- no hubieran leído (o si leído no asimilado) las enseñanzas de “El Príncipe” de Maquiavelo. Sorprende que el general Armada  y el comandante Cortina, “maquiavelos de vía estrecha” no hayan penetrado la agudeza de su amoral maestro cuando sentencia que “El príncipe no debe confiar en el hombre que no pueda comprar” aseveración que, aún rezumando amoralidad, dice mucho sobre el conocimiento de la condición humana.

Si para el “trabajo sucio”  del plan (la entrada en el Congreso de los Diputados con el secuestro amañado de sus señorías) hubieran buscado un mercenario, luego habrían podido, merced a un justiprecio, presentarlo como cabeza de turco o chivo expiatorio.

Y entonces el autor de la entrada en el hemiciclo hubiera aceptado la oferta, poniéndose a salvo junto a su familia y facilitando así el “arreglo”. Pero obviando las enseñanzas de Maquiavelo, eligieron a un hombre de honor. Al que no podían comprar. Y así sucedió.

Confirma la condición de “maquiavelos de vía estrecha” que se adjudica a los ideólogos de la “Operación De Gaulle” el hecho de que la condición honorable del elegido para la entrada en el Congreso, debía ser conocida por los estrategas del golpe de timón. Pues estaba sobradamente acreditada durante toda su trayectoria vital.

Por eso, cuando comprendió, cuando se dio cuenta, que había sido engañado, que la acción encomendada no era con el fin que se le dijo, reaccionó como lo que era: como un hombre de honor. Como un hidalgo. Prefiriendo honra sin barcos que barcos sin honra.

Y para incrementar aún más el garrafal error, en la elección de quien había de dar el “golpe de timón” que habría de enderezar el rumbo de la nave, el general Armada -por prepotencia, o porque le traicionaron los nervios- cuando entra en el Congreso de los Diputados para “reconducir la situación” y explica sucintamente a Tejero que ha llegado el momento de pasar al segundo acto de la farsa, este, como hombre de honor, se siente engañado y le responde: No era para eso mi general, para lo que yo me había comprometido a entrar en el Congreso….

Y es en ese preciso instante cuando se hunde toda la tramoya de la representación. Porque el general Armada, -ya se ha dicho- por prepotencia o por no ser capaz de controlar sus nervios, se olvida de quien es el hombre cabal que tiene delante y le espeta: Pues esto es lo que hay… o lo aceptas o treinta años de cárcel.

Y es en ese momento, precisamente, cuando toda la “Operación De Gaulle” se va a la mierda…. Salta por la borda, puesto que estamos en clave marinera. Porque una “eminencia gris” como el general Armada (o el comandante Cortina) había confiado para su maquiavélica operación -desoyendo los consejos de su maestro Maquiavelo- en un hombre que no podían… y que no pudieron comprar.

Y la fuerza de la corriente que se pretendió encauzar (tras haber derribado la obra de contención; es preciso recordarlo) terminó arrastrándolo también a él. Y ello a pesar de las astutas providencias que había tomado para salvarse en caso de que se torciera la “Operación De Gaulle”. Pero había olvidando que, al haber elegido como actor principal de su sainete, a un hombre de honor, este iba a rechazar la “Solución Armada” con una nueva versión de Sansón y los filisteos: “Yo sí… treinta años… ¡y tu también cabrón!”.

El comandante Cortina salió mejor librado. La información es poder. Y en ciertos lances el mejor escudo. Además, El Código de Justicia Militar vigente en aquellos momentos, como fórmula eficaz para desmontar pronunciamientos establecía para el delito de rebelión: “cualquiera que sea el grado de implicación, quedará exonerado de culpa quien tomare las providencias necesarias para que el delito fracase: siempre que lo consiga -precisaba- Y este fue, precisamente, el caso del comandante Cortina, jefe de los “servicios especiales” del CESID.

Tomó parte activa en la intentona, proporcionando el imprescindible apoyo de información y logístico, pero cuando se dio la orden de “abortar misión” tomó con igual diligencia las providencias necesarias para su fracaso…. Y lo consiguió.

También pudo haber influido, en su extraña absolución, una frase apócrifa que se le atribuyó por aquel entonces: “Si salgo condenado, tiro de la manta y aquí se cae hasta el del cuadro”.

El 23F ya forma parte de la historia de España. Para verdades, el tiempo, para justicia, Dios.

Tejero pagó un altísimo precio por ser fiel a la divisa de su querida Guardia Civil. Culto al honor, que sin duda ya había aprendido en el hogar; antes de ingresar en el Benemérito Instituto.

Por su parte, muchos cientos de miles de españoles disfrutaron -y siguen disfrutando cada vez que lo reponen en TV- de aquellos momentos estelares en la reciente historia de España, que la sabiduría popular recogió días después en la letra de un simpático tanguillo -posteriormente proscrito- que decía así:

Estaba la gente

“cagaita” de miedo

bajo los escaños

“tiraos” por los suelos

Y prosiguió en la “Oda al 23 de Febrero”

Teniente coronel Tejero

que del honor al arrullo

fuiste de la Patria orgullo

y honra de la humanidad..

La verdad de aquel malogrado golpe de timón ya está establecida. Y puesto que no se enderezó el rumbo, la nave prosiguió navegando hacia la rompiente y está ahora en trance de perderse. Es oportuno pues finalizar esta alegoría histórica en clave marinera… “Para que cada palo aguante su vela”

Pero no debe finalizarse sin resaltar la hidalguía de quienes, ya con el naufragio consumado, subieron a bordo.

Cuando el comandante Ricardo Pardo Zancada llegó al Congreso, Tejero le advirtió que todo estaba perdido, que no entrara. Pardo Zancada lo sabía… y a pesar de ello ¡entró!

Adoptó la decisión más propia de su honor y espíritu, como preconizan las ordenanzas ante los casos dudosos. Y quiso hacerlo porque como muchos otros, estaba comprometido en aquel golpe de timón. Que avalado por el general Armada, nadie ponía en duda que contaba con el preceptivo nihil obstat. Por eso, cuando corrió la voz de ¡sálvese quien pueda! quiso confortar con su compañía al estoico timonel a quien tras haberle encargado la “audaz maniobra” lo dejaban solo. Y junto al comandante Pardo Zancada lo hicieron también los oficiales que le acompañaban. Como el capitán Arenas, que siguieron lealmente al jefe, aún sabiendo que tras la aparición de S.M. en televisión todo estaba perdido y los dejaban solos a bordo. Pero lo demandaba su honor, y  a él obedecieron.

También fue mártir de la lealtad el capitán de navío Camilo Menéndez, que sin estar comprometido a nada, se sintió moralmente unido al honor de aquella sufrida dotación de una nave a la que, interrumpido el golpe de timón en plena virada y con la mar de través, se la había convertido virtualmente en un pecio.

Cuando el tiempo entierre las miserias de la política, la historia resucitará, con admiración y gloria, a unos hombres que llevados de su honor y patriotismo fueron víctimas de ella.

“Para verdades, el tiempo. Para justicia Dios” 

Para entender la actuación del Teniente General Gutiérrez Mellado se hace imprescindible plantear un símil.

Está teniendo lugar una representación teatral. Cuando uno de los espectadores, conocedor de la obra, -sea por guionista, director, tramoyista o apuntador- ve, sorprendido e indignado, que irrumpe en el escenario un espontáneo (en realidad el actor principal) que saliéndose del guión altera la representación tan cuidadosamente montada -aunque sin posibilidad de ensayo previo por razones obvias- haciendo unos disparos al aire con el consiguiente susto en el patio de butacas.

Sorprendido el Teniente General Gutiérrez Mellado, y como impulsado por un resorte, salta de su escaño -butaca preferente para el caso que nos ocupa-  y se pregunta indignado: ¡¡¡Pero qué coño es esto!!! ¿Por qué se sale del guión? Por ello su lógica e inmediata reacción es ponerse en pie y dirigirse al díscolo actor principal para pedirle explicaciones. Pero lo que menos se le pasaba por la cabeza era el no conseguir reducirlo a obediencia.

Por otro lado, el susto por los disparos y la sorpresa ante algo que no estaba previsto en la representación, no solamente alarma a los espectadores del patio de butacas. También a quien lo veía por televisión desde su casa. Hubo algunos espectadores que, aún sorprendidos, no se sintieron en peligro. Pues conocedores del libreto de la obra que se representaba, a pesar del susto por los disparos, daban por hecho que aunque los actores, se hubieran salido del papel que debían representar, nunca les harían daño.

Decir finalmente que tanto los cerebros grises, que con esmero habían preparado la representación de la obra, como quien únicamente podía dar el placet o el nihil obstat para representarla, comprendieron, ya tarde, que no hay nadie más irreductible que un hombre de honor al que se ha engañado.

Ni lo comprendieron ni lo tuvieron previsto. Porque ellos nunca lo habían tenido. Faltando no solo a la palabra empeñada, sino incluso a solemnes y públicos juramentos.


13 respuestas a «A los 43 años del 23F»

  1. Echo en falta la palabra borboneo
    Porque, además de consolidar, por tercera vez, la monarquía liberal borbónica (pretendiendo auto darse el título de instauradora de la democracia y desligándose de los restos del “régimen del 18 de julio “) consiguió varios fines ( mejor dicho: lis consiguieron sus amos sajones-masónicos, verdaderos autores del plan y los que dieron la orden de ejecución)
    … poner aPSOE en el poder (para apesebrarlo), como quería el aprendiz de brujo de Torcuato Fernández Miranda y su pupilo Juan Carlos).
    … Triturar definitivamente el “poder fáctico” ( moral) de lis Ejércitos, comió antes se había hecho en Portugal), cargándoles el sambenito de cerriles golpistas anti-libertades.
    … Frenar un poquitito el terrorismo separatista (som pasarse).
    Y eso lo hizo J. C., con la inestimable ayuda de Sabino Fernández (aquel que siendo secretario de Ministro del Ejército “perdió unos papeles” que aparecieron en manos del Jeje del Partido Comunista en el Interior), borboneando a los Generales Armada y Milans del Boch, sus más leales amigos y seguidores (y al resto de tontos de siempre)

  2. Y así fue. Efectivamente no se debe llamar golpe de estado, si no golpe de timón, como a la transición a la ¿democracia? … Se le debe llamar la «transacción española».
    El «elefante blanco» del 23 F ya le queda poco para comparecer ante el «Alto Tribunal»

  3. Una curiosidad
    El día 24 de Febrero SM el Rey remodelo las fuerzas policiales que daban servicio tanto en el Palacio de la Zarzuela como la que se hacían cargo de sus desplazamientos etc, saco a la Policia, al Cuerpo superior, de Zarzuela y de los actos oficiales y la sustituyo por la Guardia Civil.
    Pardo Zancada hizo de su honor divisa y se negó a dejarse arrastrar por quienes daban marcha atras a toda velocidad, el empeño su palabra y pese a que sabia que todo había fracasado fue al Congreso con la Compañía para mantener la dignidad del Ejercito, como asi mismo hizo el marino Camilo Menendez Vives.
    Siempre ha habido señores de honor y miserables a los que la palabra ni les suena.
    Para finalizar, existe una carta del Teniente General Jaime Milans del Bosch dirigida en su momento a Gutiérrez Mellado que es un autentico mazazo en su cara.
    Si no la ha leido, que supongo que si, léala, es imponente
    Y por ultimo ¿Leyó el Libro «La Guerra de Marruecos de la editorial Actas?
    Si lo ha hecho convendrá conmigo que la obra es magnifica
    Saludos

  4. Muy bueno el articulo, tanto en su fondo, como en la forma «literaria» en que está escrito, que también aquí demuestra la valía y la excelencia su autor
    Si el texto está escrito en clave marinera y de obra de teatro, el Rey Juan Carlos, en esta última clave, hay que catalogarlo con toda Justicia como farsante, el máximo farsante, y además un hombre vacío o podrido por dentro, sin alma ni honor ni nada de nada , y todo lo que tenía de estatura lo tenía de miserable, porque un hombre de bien, con algo de conciencia y de honradez, aunque no fuera tan alto, no se presta a que hombres que habían dado la cara por él y por España, por ese orden (a excepción de unos pocos), sufrieran penas de cárcel elevadísimas solo para que su participación en el fiasco quedará ocultada para la masa de 35 millones de imbéciles de los españoles, empresa a la que se empeñaron de inmediato los medios de manipulación para afianzar una versión oficial de los hechos que se ha demostrado una vez más que era absolutamente amañada y falsa.

    Ninguna persona de bien habría permitido que para taparse su participación en la trama
    pagaran penas de 30 años de cárcel a sabiendas de que eran inocentes , que no había golpe de Estado sino obediencia a por lo él mismo ordenado aunque fuera a través de persona interpuesta .

    Hay que tener el alma muy negra o incluso no tener alma, para consentir que se sacrifiquen y arruinen las vidas (las de ellos y las de sus familias), de gentes de bien a sabiendas de su fidelidad e inocencia, para salvarse él a ese precio, que te retrata como un miserable, y recuerda la «novela» (en realidad retrato de la realidad social de su época, de todas las épocas con gobiernos en manos de gentes que no son gentes de bien), de Alejandro Dumas, el Conde de Monte Cristo, cuando el Fiscal, para tapar el complot en que estaba metido su padre , utiliza su poder para condenar falsamente al protagonista Edmundo Dantes y mandarlo al Castillo marsellés de If de por vida, a reclusión perpetua.

    Qué ante está perfidia del Rey, sumada a otras anteriores, (como la traición al Ejército y a los oficiales y soldados que daban cara a la muerte en las jornadas de la Marcha Verde y las que las precedieron, con no picas escaramuzas y enfrentamientos armados, la entrega de la provincia del Sahara a la CIA), y posteriores , lo único que merezca reproche sea las comisiones por el AVE a la Meca, demuestra que hasta estos reproches, que no son nada en comparación con los mas graves, están amañados para distraer la atención y tapar los verdaderos motivos por los que este personaje debería ser objeto de desprecio por la Nación española, y privarlo de la nacionalidad española.

    En cuanto. Tejero, que es un hombre de honor está claro, pero a Gutiérrez Mellado se lo tenía que haber cargado, o por lo menos haberle quitado el uniforme y en calzoncillos haberlo tenido esposado con las manos atrás boca abajo.
    Tuvo en su mano salvar a España de esos políticos de mierda y no lo hizo.

    1. LO DEL AVE A LA MECA NO MERECE NINGÚN REPROCHE, SOLO LA IZQUIERDA MISERABLE Y LOS NACIONALISTAS DESEAN QUE ESPAÑA HUBIESE PERDIDO UN CONTRATO DE 7000 MILLONES DE EUROS Y LA INNOVACIÓN TECNOLÓGICA QUE ELLO CONLLEVA.
      QUE LOS ÁRABES LE DIESEN 100 MILLONES DE EUROS Y NO LOS DECLARASE, TAMPOCO ES REPROCHABLE, QUE SE PRETENDÍA OFENDER A LOS ÁRABES Y QUE RESCINDIESEN EL CONTRATO.

  5. Los movimientos de los soldaditos de plomo tienen hilos transaccionales detrás del telón, para desgracia A los hombres de honor que han tenido que obedecer órdenes degradantes. Sobre todo, poco antes y después del fallecimiento de Franco. Es tan deshonroso y apesta a traición, la venta de España a precio de saldo, que no hay por donde cogerlo a tanta salpicadura de heces. El árbol está podrido desde hace mucho, vetado a dar frutos, una miseria y hambruna que se ve venir muy pronto. No queda otra que arrancar todo el árbol de raíz y plantar uno sano, si es que se quiere sobrevivir y honorar a los hombres de HONOR caídos.

    https://www.elespanol.com/invertia/mis-finanzas/fondos-de-inversion/20210701/rothschild-co-obtiene-autorizacion-hacer-privada-espana/592942228_0.html

    Saludos cordiales

  6. Gracias, mi coronel, por su magnífico ensayo, que ess más, mucho más, que un simple artículo.
    Y gracias, sobre todo, y especialmente, por su lealtad y fidelidad a la Patria.

  7. Alguien sabe identificar al Guardia civil de las patillas, que lleva un Cetme colgado del hombro en la foto donde aparece el Capitan de Navio Camilo Menendez Vives.
    Me refiero al Guardia que está a la izquierda de la foto de perfil. Creo que fue el que refiriéndose al General al servicio de los rojos Aramburu Topete , le preguntó a Tejero: «Mi TTe Coronel, ¿me lo cargo?.»
    Es mi ídolo.

      1. Antonio, el servir de Capitán en Rusia y participar activamente en la batalla de Krasnybor vistiendo el glorioso uniforme de la Divisiòn Azul, no es una eximente para hacer lo que después hizo durante la Transición, al contrario, es una agravante porque a los mejores se les exige más que a los más mediocres.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad