A quién pretende engañar Joe Biden

Joe Biden fue vicepresidente con Barak Obama –lo que dice mucho de él, o sea todo… ya me entienden– y ahora es el candidato «demócrata» a la presidencia y por ello rival de Trump. Pues bien, tan atusado «demócrata» va de católico en un intento desesperado por cazar el importante voto católico norteamericano que en buena medida puede darle o quitarle la presidencia; Donald Trump aparte.

El caso es que Biden ha jugado siempre la carta católica mostrándose en público como ferviente católico — a pesar de reconocer que va a Misa «casi siempre»– y soltando alguna que otra frasecita más propia de un meapilas que de un católico de verdad; fue el mamporrero de Obama en una hábil estrategia «demócrata» para tapar en algo la barbarie mundialista del presidente de color.

Pero en realidad Biden es un lobo que intenta camuflarse bajo piel de cordero, es un redomado hipócrita, un católico a la carta, un cínico monumental, o sea, el paradigma de muchos católicos de hoy en día en EE. UU…. y en el resto del mundo. Porque Biden hace como muchos católicos que acatan el Evangelio en… lo que les conviene y no les pone en evidencia más allá de lo mínimo. Biden es un católico de puertas para adentro… y de puertas para afuera sólo lo justo. Un emulador de Poncio Pilato de forma que sus pretendidas creencias católicas se adapten a… la mayoría; incluso cuando dicha mayoría decide en contra de las enseñanzas evangélicas o crucificar a Jesús.

Algunos ejemplos:

  • Ha dicho que su fe es «la base fundamental» de su vida, aunque omitió mencionar el catolicismo, la fe específica que parece profesar.
  • Afirma que su educación católica es base de su pensamiento político específicamente en su apego al «estado del bienestar» y a la inmigración a destajo, pero ¿son ambos postulados católicos?
  • Cuando los postulados «progresistas» de su partido, el Demócrata, o sea, el socialista, chocan con los principios de la Iglesia, Biden escurre sistemáticamente el bulto y calla.
  • Como senador, apoyó durante mucho tiempo la enmienda Hyde, que prohíbe que los fondos federales de Medicaid subvencionen los aborto, pero sorprendentemente el verano pasado abandonó esa postura para transformarse ahora en firme defensor de subvencionar todo tipo de abortos… elecciones a la vista manda.
  • Más aún sobre su postura en tan importante asunto. Desde el punto de vista «católico» es que Biden ha asumido plena y públicamente en su campaña el principio «demócrata» de «garantizar que el aborto electivo siga siendo legal durante el embarazo»; durante su campaña ni una sola vez ha puesto coto alguno a la más mínima restricción al aborto.
  • Sobre otros asuntos tan esencialmente católicos como son la familia, la sodomía, la ideología de género, etc., Biden o ha callado… otorgando, o se ha mostrado «demócrata» hasta el tuétano.
  • Siendo vicepresidente de Obama no tuvo escrúpulo alguno en perseguir a varias congregaciones religiosas femeninas católicas por negarse a «predicar» la bondad de los preservativos y otros métodos anticonceptivos, llegando a retirarles subvenciones que por ley les correspondían por su labor caritativa o asistencial a desfavorecidos; aquello fue todo un escándalo y un desafuero que solucionó Trump (protestante) de un plumazo en el sentido que se pueden imaginar nada más llegar a la Casa Blanca.
  • Por último, Biden, que como vicepresidente mantuvo la moratoria sobre la pena de muerte, recientemente se ha animado más aún y a pedido a los Estados que aún mantiene tal pena que la deroguen; la pena de muerte ha sido siempre defendida por la Iglesia bien que… hasta la llegada de Bergoglio… quien casi siempre circula en dirección contraria… a la de sus predecesores.

Como puede comprobarse, si Biden actúa como católico de verdad, que venga Dios y lo vea. A no ser, eso sí, que Biden sea prototipo del católico de hoy en día, es decir, de ese que hace compatible lo que dice creer con lo contrario según afecte a su vida privada o pública, sobre todo los políticos cuya paranoia es evidente porque no se puede servir a dos amos a la vez porque o se servirá a uno y se abandonará al otro o… pero aún, no se servirá a ninguno, sino únicamente a sí mismo.

Asimismo, no son pocos ni poco importantes los medios católicos que le jalean, promueven y… engañan al rebaño presentando a Biden como la quintaesencia del candidato católico, algo muy significativo de cómo está el mundillo católico en los EE. UU. y… fuera de él, porque por aquí y por allí cuecen las mismas habas.

Existe también la posibilidad de que dado lo que en muchas ocasiones hemos visto defender a Bergoglio, Biden sea fiel seguidor de dicho «católico»; Biden ha mostrado su admiración por el Papa al cual ha visitado sacándose una foto que ha sido profusamente utilizada por sus partidarios… «católicos».

La pena es que de nuevo parece que un protestante, o sea, alguien que como Trump está fuera de la única y verdadera Iglesia, lleve cuatro años dando lecciones a sus… rivales católicos de cómo poner en práctica sin complejos la doctrina social y moral de la Iglesia, así como a más de un prelado por no decir a todos, Papa incluido.


2 respuestas a «A quién pretende engañar Joe Biden»

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*