A un año de la farsa para engañar a los incautos, -que en la Guardia Civil parecen ser mayoría-, del homenaje del Gobierno filoetarra, al Coronel de la Guardia civil rojo Antonio Escobar (3)

Recorte del periódico «La Prensa2 de Gijón, 28.02.1924, dando la noticia de uno de los atracadores del Banco de España en Gijón: «Durruti».

4.- Uno de los motivos de peso para la disolución por Azaña de la Guardia civil ya en 1936,  fue que el Cuerpo de la Guardia civil, con su compromiso sincero y decidido empeño desde su creación, en la lucha contra los bandoleros y malhechores,  resultaba incompatible con el carácter delincuencial de la ideología, fines políticos,  personalidad de los líderes,  y base social del Frente Popular.

Desde el principio de la República, años antes de la guerra,  incluso durante la monarquía de Alfonso XIII, los partidos del Frente Popular promocionaban el odio a la Guardia civil porque veían en el Cuerpo el obstáculo para sus atracos, para sus veleidades revolucionarias,  y para sus crímenes. Los diputados socialistas por Badajoz Margarita Nelken y Manuel Muiño venían sublevando a la población campesina de Extremadura y otros lugares, -que por su analfabetismo y condiciones de vida era fácil de manipular-,  con una virulenta propaganda en la que los temas preferidos de sus discursos eran los ataques a la Guardia Civil, calificada por la demagogia izquierdista como “fuerzas reaccionarias y enemigas del pueblo”.

1.- Caricatura aparecida en la portada del nº 354 de la publicación anarquista de Barcelona “Solidaridad Obrera-AIT” de 8 de enero de 1932, para demonizar a la Guardia civil. En lugar de combatirlos, a estos anarquistas entregará el poder el Coronel Escobar cuando se produzca el alzamiento en Barcelona el 19 de julio de 1936.  2.- Portada de enero de 1932 de la publicación roja “La Traca”, famosa por su odio anticlerical, dedicada en esta ocasión a arremeter contra la Guardia civil.

Margarita Nelken, al frente de la Agrupación del PSOE de Badajoz,  a los pocos meses de proclamarse la República organizó un movimiento huelguístico en toda la provincia. En este contexto el dirigente del PSOE Alicio Garcitoral escribió el panfleto “El crimen de Cuenca” con el único propósito de manchar y generar odio contra la Guardia civil, cuando la realidad social es que la gente de bien no le tenía ningún odio a la Guardia civil, el odio venía de los bandidos y de los malhechores. Y en este contexto también se produjeron los sucesos de Castilblanco, pueblo del sur Badajoz,  de unos 4.000 habitantes. El 1 de enero de 1932 se organiza una manifestación de huelguistas llevando una bandera roja como enseña (nunca de la República), que por el fanatismo y violencia de sus participantes hacía temer que degenerara en motín, y el Cabo de la Guardia Civil, junto con tres Guardias, trató de convencer a los organizadores para que se marchasen a sus casas y quedaran en paz. Cuando se hallaba en este parlamento,  el Cabo recibió una pedrada en la cabeza lanzada por un jornalero. Entonces otro campesino fanático le acometió con una navaja. Enseguida, como obedientes a una consigna, se abalanzaron  sobre los otros guardias “que desaparecieron en un remolino de gentes iracundas con rafagueos de puñales, hoces y palos”.  Los cuatro Guardias quedaron convertidos en un montón de despojos sanguinolentos”.

Cuando el General Sanjurjo, Director General de la GC entonces, llegó al lugar y vio el estado en que habían quedado los cadáveres de los 4 Guardias civiles dijo que ni en Monte Arruit, donde 3.500 soldados españoles habían sido pasados a cuchillo por los moros después de rendirse bajo la promesa de que les serian respetadas las vidas, el estado de los cadáveres españoles estaban tan destrozados a cuchilladas como estaban los cuerpos de estos 4 desdichados Guardias civiles.  Hubo mujeres que bailaron en los restos de los cuatro Guardias civiles. Y en declaraciones a la prensa nacional y extranjera Sanjurjo habló de la gran responsabilidad por los sucesos de la Diputados socialistas, en especial de Margarita Nelken, que con sus propagandas soliviantaban a los campesinos analfabetos contra la Guardia Civil. Enseguida la propaganda izquierdista, utilizando la mentira como método como es su costumbre, entró en acción para darle la vuelta al asunto y presentar a los asesinos como las víctimas y a las víctimas como asesinos. El 2 de enero 1932 “Mundo Obrero” publicaba al respecto: “Las masas han tomado la ofensiva”, y el Comité Central del Partido Comunista excitaba a una lucha de masas para la consecución de varios objetivos, entre los que figuraban como más urgentes la disolución de la Guardia Civil y la comparecencia ante un “Tribunal del Pueblo” de todos los asesinos de obreros y campesinos(?!). Una vez más prevaleció la agitación y la propaganda mentirosa: el Director General de la Guardia Civil fue cesado de su puesto, y Margarita Nelken adquirió tal protagonismo en su campaña calumniosa y de apología del genocidio contra la Guardia Civil, que el PSOE le encomendó la dirección de una oficina para llevar un registro de los “abusos” de la Benemérita.

La agitación social que provocan los partidos marxistas como el PSOE era tan grande, que los asesinatos de guardias civiles se multiplican en la España rural. El diario ABC dedicó esta portada a la madre de uno de los Guardias civiles asesinados por aquellas fechas.
El cabo de la Guardia Civil José Regidor, comandante de puesto de Aguadulce (Almería), acudió en octubre de 1931 en socorro del puesto de Gilena atacado por elementos azuzados por el odio comunista, y sería asesinado en acto de servicio.
Tte. Guardia Civil Mariano Bardaxi, asesinado en uno de los muchos enfrentamientos provocados por las organizaciones izquierdistas, en esta ocasión en Zarza de la Granadilla (Cáceres), azuzadas por los Diputados del PSOE Margarita Nelken y Manuel Muiño.  En realidad, lo que estaba detrás de esta campaña contra la Guardia Civil, es que no se le perdonaba su decidida lucha contra el terrorismo. En la foto un alijo de armas capturado por la Guardia Civil a un grupo anarquista.
Alijos de armas descubiertos por la Guardia civil, a los separatistas catalanes en Badalona, y a los grupos comunistas en Sevilla.

En el intento de golpe de Estado del PSOE con la Revolución de Asturias en 1934, la Guardia civil será igualmente objetivo sistemático de los ataques y asesinatos de los golpistas revolucionarios. Fueron asaltadas y destruidas 98 casas cuarteles y unos 100 Guardias civiles fueron asesinados.

El Capitán de la Guardia Civil D. José Alonso Nart, asesinado el 6 de octubre de 1934 en Ribadesella (Asturias).

El 5 de octubre un numerosísimo grupo de revolucionarios se adueña de la localidad de Saina (Oviedo). Con el fin de proteger a la población y evitar los desmanes el Capitán, que cuenta tan solo con 36 Guardias,  trata de mantener el orden, pero es inútil y tiene que refugiarse en la Casa cuartel que es inmediatamente asaltada con cartuchos de dinamita de la mina del Nalón. Tras 24 horas de asedio por fuerzas muy superiores (sólo los atacantes a la Casa-cuartel superaban los 5000), y con los efectos devastadores de la dinamita, intentó un golpe de mano para salir a la desesperada, consiguiendo volar el polvorín  enemigo, lo que fue aprovechado para salir los escasos supervivientes en dirección a Folguera, sin embargo había sido herido, y no pudo llevar el ritmo de la huída y  prefirió cubrir la retirada de sus hombres (que sí consiguieron salvarse), siendo capturado y asesinado horas más tarde.

A este odio contra la Guardia civil desplegado por la propaganda roja y los incendiarios discursos de sus líderes, hay que sumar el alto componente de delincuentes, malhechores, y terroristas profesionales en los partidos del Frente Popular, en el Gobierno y en el Ejército rojo, con un largo historial delictivo que conllevaba que habían sido perseguidos y detenidos por sus actividades delictivas por la Guardia civil,  a lo que habría que añadir a las gentes de mal vivir que con antecedentes o sin antecedentes penales se identificaban con los partidos basura del Frente popular. Y como tales colectivos, de delincuentes y malhechores y gentes de mal vivir por un lado, y Guardias civiles por otro,  resultaba claro que eran totalmente incompatibles, una vez que el Gobierno rojo se había aprovechado de la Guardia civil (de los malos y de los tontos) para hacer fracasar el Alzamiento Nacional allí donde fracasó, una vez obtenido este resultado, se acabaron las bonitas palabras y el Gobierno rojo optó por disolver al Cuerpo cuando ya le había hecho el juego y no le era útil. Ocurrió lo mismo que en la fábula de Esopo cuando la Zorra consiguió con halagos que el cuervo soltara el queso para hablar,  y ella se hiciera con él.

ooo

No se puede olvidar tampoco tres disposiciones legislativas del Gobierno del Frente Popular que delataban y expresaban el carácter delincuencial del régimen del Frente Popular y el protagonismo y perfil igualmente de delincuentes,  de los elementos que lo componían.

  • Por Decreto de 19 de diciembre de 1936 (publicado en la Gaceta de la República de 22 de diciembre) firmado por Azaña y por el Ministro de “Justicia”, miembro de la banda de atracadores de los años 20 “los solidarios” Juan García Oliver, se cancelaron todos los antecedentes penales relativos a delitos comunes. El motivo de tal decisión, según el preámbulo del propio decreto es “que se han rehabilitado ante la sociedad por los servicios que con las armas vienen prestando a la causa antifascista”. Tales servicios, obviamente, eran el asesinato de curas, militares y personas  decentes o acusadas de no ser rojos, la violación de hogares, la profanación religiosa etc. etc..

Previamente a la publicación de este decreto, el atracador y expresidiario Juan García Oliver, elevado en el Gobierno de Largo Caballero al rango de nada menos que Ministro de Justicia –a pesar de que era un atracador y terrorista profesional con un historial enorme de delitos de sangre y contra la propiedad-,  ordenó la destrucción de los Archivos del Registro Central de Penados y Rebeldes, privando así a la sociedad española –cualquiera que pudiera ser su régimen político- de este instrumento de previsión frente a los delincuentes comunes, reincidentes y habituales del crimen.

La República, echando mano una vez más de la mentira como método,  según su costumbre, siguiendo el viejo lema de Lenin: “Contra los cuerpos, la violencia; contra las almas, la mentira”, trató de culpar a la Aviación nacional de tal destrucción,   pero el testimonio de los Funcionarios encargados de dicho Registro -D. Luis Palud Clausó y D. Eugenio López, entre otros- impidió que pudiera prosperar dicho falseamiento de lo ocurrido.

  • Mediante Decreto-Ley de 22 de enero de 1937 (publicado en la Gaceta de la República de 25 de enero, página 500) el Gobierno del Frente popular de la IIª República decretó una amnistía –no un indulto sino que se amnistía, medida aplicada hasta entonces en España y en los países civilizados, únicamente a los delitos puramente políticos- a los asesinos y ladrones y a toda clase de maleantes, porque como expresa y reconoce dicha disposición legal “EN CONSIDERABLE NÚMERO FORMAN PARTE DEL EJÉRCITO DEL PUEBLO”.  Es decir está reconociendo que el bando del Frente Popular de la República está nutrido de malhechores,  es el bando de los delincuentes, “que en considerable número” lo integran y nutren, como efectivamente así era.
  • Y mediante Decretos de 6 y 18 de agosto de 1937 (publicados en la Gaceta de la República del 22 de agosto página 747), las autoridades del Frente Popular obligaron, bajo amenaza, a los españoles a depositar en los bancos las joyas y piedras preciosas que hasta entonces hubieran logrado conservar en sus domicilios (las piezas de contenido religioso como medallas o crucifijos de oro o plata ya habían obligado a entregarlos en los primeros meses de la guerra bajo amenaza de muerte). Una exposición con mayor detalle de tales disposiciones puede encontrarse en la Causa General, en esta página: https://www.causageneral.org/12.htm.  La finalidad de dicha medida no era otra que la de robar sin obstáculo a todos los españoles, forzándoles a desprenderse de estos objetos de plata y oro, fácilmente convertibles luego en cualquier país, para hacerse con ellos  y ponerse en su momento a salvo en el extranjero con el botín, como de hecho así hicieron los mandamases de los partidos del Frente popular, mientras los que habían creído en ellos quedaban abandonados a su suerte.

Para la conversión de lo robado en divisas convertibles se creó la “Comisión Especial de Hacienda”, con sede en París, a cuyo frente se puso al diputado del PSOE por Canarias Marcelino Pascua. Este indeseable concentró en la embajada de Paris (conocida entonces por la “cueva de alí-babá”, por la cantidad de maletas llenas de joyas que acumulaba), y en pisos alquilados al efecto cuando el edificio de la embajada  se quedó pequeño para albergar tantas maletas repletas de tesoros, he hizo fundir las monedas de plata y oro robadas de los museos como el Arqueológico. El daño al patrimonio nacional fue irreparable cuando tesoros tartesos, íberos, cálices, o monedas árabes fueron fundidas para hacer lingotes,  cuando su valor histórico y numismático era infinitamente mayor que su mero valor al peso como metal precioso. Estos cavernícolas son presentados desde hace más de 50 años ante la masa de población ignorante y engañada  como los adalides de la Cultura. Después de la guerra con su parte del botín de lo robado Marcelino Pascua se trasladó a EEUU donde el Gobierno americano de F. Delano Roosevelt, masón de alta graduación,  le ofreció una plaza en la Universidad John Hopkins de Baltimore.

ooo

Parte 1 // Parte 2 // (Continúa en la entrega siguiente)


4 respuestas a «A un año de la farsa para engañar a los incautos, -que en la Guardia Civil parecen ser mayoría-, del homenaje del Gobierno filoetarra, al Coronel de la Guardia civil rojo Antonio Escobar (3)»

  1. Vaya con los diputados canarios del PSOE, son dentro de lo malo, lo peor de lo peor. En la actualidad ocurre exactamente lo mismo, el Ministro canario del PSOE , dentro de la basura que son todos los ministros, es de los peores, lo cual no es cosa fácil viendo la competencia a peor que hay entre ellos que son los ministros peores que ha tenido España en toda su historia.

  2. Magnífica colección de artículos de José J. García. Impagable contribución a la verdadera memoria histórica.
    Esta labor docente hubiera sido imprescindible durante la Transición para evitar la tergiversación histórica. Y como «advertencia a navegantes»
    ¿Por que no se hizo así? Muy sencillo; porque no se trató de una «transición a la democracia» sino de una TRANSACCIÓN
    La venta de Una España Grande y Libre a a sus enemigos, a cambio de que no cuestionaran la Corona. Que por ello se convierte en un cómplice. Que una vez más en la historia vuelve a escuchar las palabras del senado romano a los asesinos de Viriato: Roma no paga a traidores.
    Por ello el PSOE ha iniciado su operación de acoso y derribo de la Institución. Porque como decía el cronista medieval «Que el traidor no es menester siendo la traición pasada»
    De la mayor importancia también meditar sobre la similitud de los decretos de 19 de diciembre de 1936 y la amnistía de 1977. O el decreto de 23 de enero de 1937 con la amnistía que está a punto de aprobar el Gobierno de este nuevo Frente Popular.
    Falta sólo ya el paralelismo entre los decretos del 6 y 18 de agosto de 1937 y el que estará por venir. Si bien ya ha comenzado -aunque todavía de forma encubierta- mediante una recaudación confiscatoria.
    Historia magistra vitae.

  3. La Guardia Civil tiene dos modelos: el honorable, representado por el capitán Cortés y el infame, representado por el criminal capitán Condés. Últimamente tiene más predicamento este último que le héroe del Santuario. Lo que no saben es que uan vez consumadas las felonías, los felones sobran.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad