A un año de la farsa para engañar a los incautos, -que en la Guardia Civil parecen ser mayoría-, del homenaje del Gobierno filoetarra, al Coronel de la Guardia civil rojo Antonio Escobar (7)

6.- Los asistentes al acto de Barcelona cantaron el Himno de la Guardia civil, pero al cantar el Himno en ese acto demuestran que no tienen ni idea del significado de lo que cantan. Podían haberlo cantado en checoeslovaco, que lo habrían cantado igual, porque no entienden el significado del Himno, totalmente incompatible con un acto tan zafio como este de Barcelona.

Dice la primera estrofa de la Letra del Himno de la Guardia Civil:

Instituto, gloria a ti
Por tu honor quiero vivir
Viva España, viva el Rey
Viva el orden y la Ley
Viva honrada la Guardia Civil

EL PRIMER VERSO ES  “Instituto, gloria a ti”.

Actos como este,  -y otros  muchos de los mandos rojos o mentecatos (según actúen a sabiendas o por pura estupidez),  del Ejército y de la Guardia civil, como el aceptar como Ministra de Defensa a una separatista catalana sin caer en la cuenta de que Zapatero la eligió porque estaba embarazada de 7 meses para así escandalizar y provocar con su imagen la desmoralización del Ejército en el seno de sus filas,  y el descrédito en el exterior para envalentonar con esta imagen a nuestros enemigos y destruir la poca capacidad disuasoria que poseían nuestras FFAA.  O la recepción de toda la ideología izquierdista de género (que nada tiene que ver con la defensa de la mujer, porque precisamente estas políticas lo que han demostrado es que los delitos contra las mujeres aumentan exponencialmente), que hizo el entonces General GC José Fernández Ortega, en la Academia de la Guardia civil y en el Cuerpo, recibiendo por ello de manos de José Antonio Griñán, Presidente entonces de la corrupta Junta de Andalucía cacique y socialista (valga la redundancia) la Medalla de Andalucía, y un reconocimiento del Instituto de la Mujer, o las declaraciones en comparecencia pública, en plena plandemia,  del Jefe de Estado Mayor de la Guardia civil el General Santiago, confesando que trabajaban para “minimizar” las críticas al Gobierno de Pedro Sánchez, o sin ir más lejos la presencia de 4 generales de la Guardia civil arropando a la Directora de la Guardia civil María Gámez en su dimisión llenándose la boca de lo honesta que ella es y su familia  (“excusatio non petita, acusatio manifesta”),  pero que el motivo real de la dimisión parece ser que es por unos pisazos propiedad de ella y su marido que no se sabe de dónde saca para tanto como destaca, y que los 4 generales estaban ahí para blanquear lo que a todas luces parece un nuevo acto de corrupción de otro Director General de la GC  del PSOE, llamada por ello por la prensa la “Roldana” (en alusión al Director  General de la GC de Felipe González, Luis Roldán)-,  no dan gloria al Instituto armado (“Instituto, gloria a tí”), sino que lo desdoran completamente, más de lo que ya está por otras actuaciones  indignas, como su presencia en plan chulo para dar cobertura a la profanación satánica y sectaria del cadáver de José Antonio Primo de Rivera, con la misma actitud que los centuriones que flagelaron a Jesucristo el día de su crucifixión. La finalidad de estos actos no es la gloria para la Guardia civil, que se deshonra con ellos, sino bien la estupidez, si no se dan cuenta del alcance de lo que se pretende con su presencia, bien el sostenerse en los cargos los mandos que se prestan a esta indignidad.

Aunque no se vea en la imagen, pero sí en el documental del que esta imagen forma parte, un Guardia civil enseña a santiguarse por la Señal de la Santa Cruz a la hija de un jornalero, después de la guerra.
Está por escribir el libro sobre el drama de la esposas y las hijas de los jornaleros comunistas, cuando éstos se gastaban el poco dinero que ganaban, jugándoselo a las cartas, en las Casas del pueblo socialistas o en las tabernas de mala muerte de la CNT, y luego llegaban borrachos a sus casas y le pegaban una paliza a sus mujeres, las cargaban de hijos, con frecuencia frecuentaban prostíbulos y les pegaban también la sífilis o la gonorrea a sus pobres mujeres, y los hijos comían gracias a las personas cristianas que se compadecían de estos hijos y de estas pobres mujeres, que luego estos padres asesinaron en las primera semanas de la guerra.
Mujeres de apenas 20 ó 30 años de edad parecían viejas, de pasar calamidades, con una monarquía corrupta como las de Isabel II, Alfonso XII y Alfonso XIII que venía de un siglo XIX corrupto, y de una República que lo único que le interesaba eran las aspiraciones de la Masonería de descristianización, y provocar la Revolución comunista. Con el sólo paréntesis de la Dictadura de D. Miguel Primo de Rivera, que por primera vez la acción de gobierno se dirigió no para beneficiar a una clase dominante, como durante la monarquía, ni para procurar la revolución comunista y masónica, como en la república, sino para el bien común de la gente, antes y después de Primo de Rivera los españoles entre los señoritos y los usureros por un lado y los revolucionarios por otro, estaban condenados a la indefensión y a la miseria. Quizás por eso asesinaron los rojos a José Antonio, porque él, Marqués de Estella, representaba todo lo contrario de los señoritos ociosos de su clase. A él le dolía España y le dolían también las condiciones de vida de los españoles. Fue Franco inspirándose en el pensamiento de José Antonio el que por primera vez otorgó dignidad al trabajo y a la clase trabajadora.
La Guardia Civil ha pasado de enseñar a persignarse a los hijos de los rojos, en 1940, a dar en la actualidad cobertura para que ayuntamientos del PSOE/Podemos como el de Callosa del Segura (Alicante) puedan arrancar las cruces cristianas de las puertas de la Iglesias sin temer que la gente se les pueda echar encima. Se habla del Honor de la Guardia civil, pero ¿qué “honor”?, será el “honor” de determinados guardias civiles a título particular y personal de ellos que se hacen acreedores de ese honor, por su trabajo, por su empeño, por su vocación, por su sacrificio,  pero no de la “Guardia civil” como Cuerpo, que hace mucho que sus mandos cambiaron el “honor” perdido por ahí a cambio de un plato de lentejas, como aquellas tribus de las islas de Oceanía que cambiaban a sus hijas por un espejo o por un collar de cuentas, a los marinos ingleses del Capitán Cook.
La última foto superior es un tuit de las Juventudes socialistas de Callosa del Segura, anterior a que fuera arrancada la Cruz, abogando por pegarle fuego. El tuit luego fue retirado. Ni que decir tiene que la Fiscalía del odio no movió ni el dedo meñique en este tema, (sin duda la Fiscalía reserva sus energías para cuando alguien se atreva a cuestionar el Holocausto, criticar la presencia de marroquíes delinquiendo en España y viviendo de las ayudas, o la imposición de la cultura LGTBI, que en esto la Fiscalía es implacable, o en pedir nada menos que doce años de cárcel para un anciano de 80 años que se ha defendido de un intruso en su casa, de noche, en descampado,  que además es lo que da puntos de cara a la Medalla de San Raimundo de Peñafort y las promociones).

ooo

Parte 1 // Parte 2 // Parte 3 // Parte 4 // Parte 5 // Parte 6 // (Continúa en la entrega siguiente)


2 respuestas a «A un año de la farsa para engañar a los incautos, -que en la Guardia Civil parecen ser mayoría-, del homenaje del Gobierno filoetarra, al Coronel de la Guardia civil rojo Antonio Escobar (7)»

  1. Magnífico del principio a fin.
    Y la prueba del algodón: no hay más que ver como rechinan los dientes los «espíritus puros» de los aguerridos mílites derechistas.

  2. Si el poder se corrompe, como es el caso; es cuestión de tiempo que todas las instituciones se corrompan… peeroo, es eso ya es tiempo pasado. En eso han estado malgastado estos últimos cincuenta años, en dilapidar toda la riqueza material y moral( que no era moco de pavo ), y en asegurarse de que no vuelva a producirse. Es más que evidente que esto va a ir de mal en mucho peor, y no solo en España. El caso es que todavía muchos aquí sabemos, por comparación, lo que perdimos. Pronto reinará la mentira total y sobre ella se fundará la convivencia. No quiero ni pensarlo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad