A vueltas con el Almirante «Memo» López Calderón

¿El Almirante «Memo»?

Dado, al parecer, el éxito de mi anterior artículo sobre el Almirante «Memo», me pide la dirección de esta benemérita web que escriba otro especialmente dedicado a aquellos que se lanzaron como lobos contra mi, o sea, contra el mensajero, sin, en cambio, argumentar nada en contra de lo por mi denunciado; entre otras cosas porque no podían, ya que la actuación del Almirante «Memo» López Calderón, todavía AJEMA, no tiene por donde defenderse.

A esos que tanto le han defendido sin argumentos –fue muy gracioso lo de la supuesta filóloga, cuyo panfletillo era una sarta de juicios de valor producto o del infantilismo más agudo o del… ¿parentesco con el Almirante «Memo»?–, más les valdría ver la realidad y no dejarse llevar ni por parentescos, ni por amiguismos –opuestos a la verdadera amistad–, ni por el corporativismo que es el vicio opuesto a la virtud del compañerismo.

Para no alargarme, pues no hemos sido los únicos en sacar las vergüenzas a tan «insigne» militar, vayan las siguientes consideraciones que explican sobradamente el por qué de «memo», muñeco de ventrílocuo, cobarde y traidor con que no se le insultaba, sino que sólo se le descalificaba.

  • Que respondiera a una propuesta de un partido político, además con mala baba pretendiendo dar lecciones de táctica naval del todo improcedentes, fue vulnerar la tan cacareada «neutralidad política», por demás herramienta preferida de los políticos para el aherrojamiento de las FAS, por la cual más de un militar de verdad se ha buscado la sanción o incluso la pérdida del cargo o la carrera. ¿Por qué lo hizo el Almirante «Memo»? Porque sabía que a él nada le iba a pasar. ¿Por qué Robles no le abre una investigación y le impone la correspondiente sanción? Porque es ella la ventrílocua del muñeco.
  • ¿Pobres «refugiados»?

    Nadie se crea que desde hace décadas se llega a ciertos cargos sin pasar un tamiz muy determinado, sin bajarse los pantalones hasta demostrar ser de la total confianza de estos políticos corruptos a los que España les importa un bledo y a los que pasan el tamiz también; el llegar tiene su coste, que no se quejen si se les echa en cara.

  • El currículum del Almirante «Memo» es el normal de quien se ha dedicado a «hacer la carrera»… en tiempos de paz, cuando no hay militar que valga más que otro, porque el militar sólo demuestra lo que es de verdad en la guerra –hasta el valor se le «supone» hasta entrar en combate– y este Almirante no ha pegado un cañonazo de verdad en su puñetera vida. Fue una forma ladina, pero muy eficaz, de destruir la unidad de las FAS, el imponer en su seno lo de los «méritos», la valoración de las carreras civiles, las calificaciones, los pluses de productividad, etc., derogando aquel sabio axioma por el cual la antigüedad era un grado, que eliminaba competencias desleales, afianzaba el compañerismo, aplacaba ambiciones desmedidas e impedía favoritismos –incluso ideológicos–, al tiempo que protegía contra la arbitrariedad.
  • Más responsabilidad tiene un capitán de la Marina Mercante que manda un petrolero cuya carga vale miles de millones, el de un carguero que transporta centenares de contenedores o el de un crucero con 4.000 pasajeros a bordo, que un comandante de cualquier buque de la Armada… en tiempos de paz. Aquellos se enfrenta a una grave responsabilidad real, teniendo a su órdenes tripulaciones la mayoría de las veces «de fortuna» –multinacionales incluso en el idioma–, que los de la Armada donde lo más que se hace es patrullar, lo que es lo mismo que pelar guardias, con tripulaciones profesionales sometidas a disciplina. Lo siento pero es así. Otra cosa sería en la guerra.
  • ¿Más pobres «refugiados»?

    Los que arriban a nuestras costas no son refugiados, no huyen de ninguna guerra, ni del hambre, no son náufragos, son «soldados» de una invasión perfectamente planificada por los gobiernos de Marruecos y Mauritania, con ayuda de organizaciones internacionales globalistas, para desestabilizar nuestra nación en todos los sentidos. No hay deber de «rescatarlos» de la mar porque no van a la deriva. ¿Por qué marroquíes y mauritanos no destruyen en sus playas los cayucos que no se esconden? ¿Por qué no los «rescatan» en sus aguas territoriales o en las internacionales como nosotros? ¿Por qué nuestra Armada no puede bloquear al «enemigo» en el límite de las aguas internacionales con las territoriales de dichos países agresores? ¿Por qué si tiene medios para «rescatarlos» no los tiene para bloquearlos? ¿Por qué las constantes declaraciones de «llamada» de políticos a las que se ha sumado la del propio Almirante «Memo»?

  • Por último: el Almirante «Memo» no puso las criadillas sobre la mesa de Robles cuando le pegó la patada al Vicealmirante Fernández de Córdoba de manera a todas luces injusta e ilegal. Se limitó a decir que en «La Armada no hay destinos irrelevantes». No, lo que tenía que haber dicho es que al Vicealmirante sólo se le cesaba «sobre mi cadáver», que en tal caso era su cargo. Pero está demostrado que es más difícil y cuesta mucho más arriesgar el cargo que incluso la vida.

No me alargo más. No merece la pena. Pero si este individuo conservara un mínimo de honor, dignidad, valor y seriedad, si es que alguna vez tuvo algo de todo ello, ya habría dimitido, abandonado su lujoso pabellón sobre el Museo Naval y marchado con viento fresco a su casa para siempre.


6 respuestas a «A vueltas con el Almirante «Memo» López Calderón»

  1. Cuidado, que seguro que el CNI, que por lo visto no tiene otra cosa de hacer, ya estará investigando a ver quien es usted, escudriñando correos electrónicos y llamadas telefónicas, a ver si le pueden «empapelar», etc., que ya sabe usted que somos todos unos golpistas irredentos, del mismo tenor criminal que los «enemigos» de Maduro, del gordo supremo de Corea del Norte (lo siento, pero no recuerdo el nombre), del genocida de Teodoro Obiang, de Guinea Ecuatorial, y demás sátrapas del Mundo mundial…

  2. Me impresiona que alguien como usted, fanático, desinformado y maleducado, pueda ganarse la vida como «periodista».
    No tiene usted la menor idea de lo que habla.
    Visto lo visto, no creo que vuelva a leer nada que se publique en esta web.

    1. Estimado seguidor: aplíquese aquello de «quien se poca es que ajos come». DE nuevo «matar al mensajero». ¿Argumentos? Niguno, qué pena, tal vez es que no los tenga. En cuanto a leernos o no, sin problemas, es una decisión libre y voluntaria de cada cual que siempre respetamos. Saludos cordiales

    2. Pues a mi, en cambio, lo que me impresiona es que quienes han jurado derramar hasta la última gota de su sangre en defensa de la soberanía e independencia de España, de su unidad e integridad territorial y del ordenamiento constitucional, estén entregados al discurso progre y demagógico del enemigo.

  3. Estimado B D del Castillo.
    Evitando cualquier comentario acerca de sus descalificaciones y una vez zanjado por usted el tema del rescate,
    ya que se trata de «soldados» invasores, me centro en el meollo de la cuestión que ha originado estos artículos: el bloqueo que exige Vox a la Armada.
    Cito de su artículo: «¿Por qué nuestra Armada no puede bloquear al «enemigo» en el límite de las aguas internacionales con las territoriales de dichos países agresores?»
    ¿Podría usted explicarme como se lleva a cabo ese bloqueo?
    Por la información que he leído, las embarcaciones salen de más de 5 sitios a lo largo de la costa africana. ¿Considera viable/práctico mantener durante meses 5 buques de la Armada en permanencia frente a esos lugares con otros 5 buques preparándose para darles el relevo?
    ¿Cómo debe proceder el buque que vea al «enemigo»?
    ¿Les conmina a no seguir su viaje? ¿Con que autoridad?
    ¿Y si no le obedecen?
    Descartado el hundimiento ¿o no?
    ¿Remolca la embarcación o embarca al «enemigo» en el buque de la Armada y los entrega en el puerto más próximo?
    ¿Cree usted que Marruecos y Mauritania, que, cito sus palabras «han planificado perfectamente esta invasión», estarán dispuestos a recibirlos?
    En caso afirmativo ¿no cree que es más viable/práctico llevarlos en avión a esos países inmediatamente después de llegar a Canarias?
    Sinceramente creo que la exigencia del bloqueo es una ocurrencia para la galería. Tiene que haber otras maneras de resolver esto.
    Ya se que ahora me van a poner a parir usted y sus adoradores. Es algo con lo que cuento y probablemente me lo merezco por intentar razonar con alguien que no tiene ninguna intención de hacerlo.
    Un cordial saludo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad