A vueltas sobre la «ascensión» de Begoña Aramendía a General… ¿o ha sido «asunción»?

Aramendía

Hace unos días dimos cuenta del ascenso a General de Begoña Aramendía (AQUÍ); por cierto sobrina del que fuera Tte. Gral. Gonzalo Rodríguez de Austria, numero uno de la XIV Promoción de la Academia General Militar, o sea, la de Juan Carlos I, el rey a la fuga, y después jefe de su Guardia Real y de su Cuarto Militar que se retiró en 2002 justo cuando Begoña ascendía a Comandante y comenzaba, como veremos, su carrera «mediática». ¿Interesante, verdad?

Pues bien, vamos a ampliar la información sobre este «portento» —¡qué barbaridad!, según la calificaba la nota de prensa de Defensa, sobre por qué esta mujer de aspecto tan alucinante, ha tenido carrera tan fulgurante; y nos ha salido un pareado. Dos apuntes sobre dicha nota: a) demasiada justificación del ascenso lo que olía a chamusquina, y es que «excusatio non petita, accusatio manifesta», y, b) en estos casos se pone siempre una breve referencia familiar como «casado con tantos hijos», pero en este nada… ¿será porque Aramendía está separada de un Coronel y no le gusta que se epa? ¿Igualdad… para otros?

  • Comencemos por lo último. Aramendía ascendió a Coronel el 29 de Julio de 2019 (BOD de 02.08.2019) y a General por Real Decreto 723/2021 de fecha 03 de Agosto de 2021 (BOD de 05.08.2021), es decir, que a General la han ascendido con tan sólo DOS ESCASOS AÑOS de Coronel, es decir, sin cumplir los tres mínimos exigidos, pasándose la legislación por el forro del… dedo de Robles. O sea, que la cosa está más que clara: un acto de puro y duro nepotismo, y otro de desigualdad, de enchufe, de ascensión y sunción por la vía del género… feminista, claro.

Aramendía de «replicante» de Blade Runner

El caso es que esta mujer, ambiciosa e hiedra trepadora, venía apretando a sus mentores, entre ellos a Robles, para que la ascendieran toda vez que se le agotaba el tiempo ya que cumplía en Octubre de este año 32 de servicio y los 55 de edad, lo que implicaba que el año que viene iba a pasar a la reserva como Coronel y… hasta ahí podía llegar quien, como veremos en el siguiente bloque, toda su vida ha sido un «hacer la cerrera» para «hacer historia», «ser referencia» –lo ha dicho ella misma, que no tiene abuela–, demostrar que es más que nadie, y… en realidad intentar superar su agudo complejo de inferioridad y paliar en lo posible su inmensa soberbia. Además, con el ascenso, alarga su permanencia en activo unos añitos, esencial para quien sufre de grave afán de protagonismo.

Desde tiempo se hablaba en Defensa de que Aramendía iba a ser la primera mujer en ascender a General. Estaba todo pactado. Ella había cumplido con su parte: la Dirección de Igualdad y toda una carrera dedicada a ser activa propagandista de la ideología de género y el feminismo. Pero… claro, alguien –seguro que un maldito y envidioso machista–, dio la voz de alarma y avisó de que hasta finales de Agosto del año que viene, 2022,  Aramendía no tendría cumplidos los tres años de Coronel –y eso por lo justísimo–, así es que… aunque se le coló Patricia Ortega que fue la que se llevó la «palma» de «pasar a la Historia», de «ser referencia» como la primera mujer en llegar a General en España, la rabia y la envidia de Aramendía y el despotismo de Robles han hecho el resto.

Así pues, entre lo uno y lo otro, Robles ha ascendido a Aramendía a General, aunque en realidad ha sido una «asunción», con DOS AÑOS ESCASOS de Coronel, cuando lo obligado son tres. Así, la tan cacareada «igualdad» ya vemos que… para otros ¿verdad, Aramendía?

  • Aramendía, cuando se le había acabado el bote de tinte, y Sola

    Ahora lo primero. La carrera de Aramendía no se distingue, ni es mejor, ni puede que peor, que la de otros… menos en una cosa: a diferencia de esos otros la suya la ha dedicado a la propaganda, no de la igualdad, sino de la ideología de género. No ha habido sarao feminista, de género, en el que Aramendía no se haya hecho un hueco para salir en la foto desde que ascendió a Comandante por el 2003; sobre todo a partir de 2009, año en que inicia su carrera «mediática». Algunos ejemplos entre muchos: su participación en Almería en una conferencia a los efectos junto a la socialista Enma Sola, diputada de Igualdad y Juventud; las VI Jornadas sobre Cultura de Defensa Nacional en la CEU; la realización de un trabajito tan extraño como anodino titulado «La integración de la perspectiva de género en las reglas de enfrentamiento» (¿?) o su participación en 2012 en las Jornadas sobre la Ley Orgánica 9/2011 de Derechos y Deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas en el Instituto Universitario Gutiérrez Mellado con la conferencia… titulada, cómo no, “El principio de no discriminación  y el de igualdad entre el hombre y la mujer en las Fuerzas Armadas”. Y, recordemos de nuevo, para qué decir de la dirección de la oficina de Igualdad y Apoyo al Personal de Robles, culmen de la ideología de género y el feminismo en las FAS.

Aramendía ya de General… o de gótica

Y es que no hay, hoy en día, nada mejor, que apuntarse a la moda del momento para «hacer la carrera», aunque sea la de propagar la tan perniciosa como abyecta ideología de género –tanto para la mujer, como más si cabe aún para los niños–, uno de los puntales del marxismo-leninismo que hoy dicen «cultural», pero que es el de siempre, o sea, el invento más destructivo del ser humano que ha conocido la Historia y que puede que nunca sea superado en maldad y capacidad de destrucción.

Así es que esos, y no otros, son los «portentos» de Aramendía para ascender a General con DOS AÑOS ESCASOS de Coronel; lástima que se haya quedado en la segunda en pasar a la Historia ¿verdad, Aramendía?


2 respuestas a «A vueltas sobre la «ascensión» de Begoña Aramendía a General… ¿o ha sido «asunción»?»

  1. Es HORRIBLE que una mujer se corte el cabello como un hombre. Da verdadera GRIMA. :=S

    “Una mujer no debe usar traje de hombre, ni el hombre use traje de mujer, porque el Señor, tu Dios, detesta a cualquiera que hace esto” (Deuteronomio 22:5).

    «Advertid que en aquel tiempo (los últimos años, antes de la Segunda Venida de Cristo; es decir, el tiempo ACTUAL), las mujeres vestirán como los hombres, y se portarán según sus gustos» (sermón Timete Deum, impartido por San Vicente Ferrer en Barcelona, en 1401).

    «Haced oración, penitencia y sacrificios. De lo contrario, vendrán terribles castigos y perecerá una tercera parte de la Humanidad.
    Está cerca el fin. Cuando las mujeres no se distingan de los hombres por su manera de vestir, pensad que tenéis encima el fin de los tiempos» (la Virgen María, durante una aparición, en 1932).

    «Cuarenta años antes del año 2000, el demonio, será dejado suelto por un tiempo para tentar a los hombres.
    Cuando todo parecerá perdido, Dios mismo, de improviso, pondrá fin a toda maldad.
    La señal de estos eventos será: cuando los sacerdotes habrán dejado el hábito santo y se vestirán como gente común; las mujeres, como hombres. Y los hombres, como mujeres» (Santa Brígida, siglo XIV).

    «El que las mujeres lleven indumentaria de hombres, afecta primeramente a la mujer misma, al cambiar la psicología femenina propia de la mujer.
    En segundo lugar, afecta a la mujer como esposa de su marido, al tender a corromper las relaciones entre los sexos.
    En tercer lugar, la mujer, como madre de sus hijos, hiere su dignidad ante los ojos de sus hijos.
    La vestimenta masculina, cambia la psicología de la mujer.
    En verdad, el motivo que impulsa a las mujeres a llevar vestimenta de hombre no es siempre el de imitar, sino el de competir con el hombre, a quien considera más fuerte, menos atado y más independiente» (Cardenal Siri, 1960).

    «La mujer, pasará su cabello al hombre; y el hombre, pasará sus ropas a la mujer» (Parravicini, profeta argentino. 1936).

    «El pantalón, será de ella. Y el hombre se afeminará» (Parravicini, 1937).

    Ahí, queda eso.

  2. El “aspecto alucinante” (formulación más benévola que la atribuida en el primer artículo) me recuerda aquel que se dedica a los hombres de aspecto “dudoso”
    Si al andar te contoneas, y al hablar los ojos “meses” yo no digo que lo seas…. pero si que lo “pareses”
    Pues eso; ¿buscada ambigüedad?

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad