Ábalos, el Caminero

Ábalos

En el régimen franquista, que se caracterizaba por la “unidad de poder y coordinación de funciones” (más o menos, como ahora), existía el Cuerpo de Peones Camineros del Estado, que solían vivir en unas casetas construidas cada x kilómetros de las carreteras, o poblaciones aledañas, y tenían la función de limpiar los márgenes de las mismas, desempedrarlas, etc.

Esta es la función que el todavía secretario general de la PSOE, y ministro de transportes, José Luís Ábalos, ha dicho que iba a realizar, por lo que deberíamos integrarle en ese Cuerpo de Camineros del Estado, y ya que es maestro, podríamos llamarle maestro caminero, una especie de encargado.

Encargado de desempedrar el camino de los indultos y la “petición de perdón” por parte del Estado español a los líderes racistas y separatistas catalanes, faltaría más…

Para Ábalos, las causas ante el Tribunal de Cuentas son “piedras en el camino” del diálogo y van a “desempedrarlo”.

Así se deduce de su penúltimo exabrupto, televisado urbi et orbi por los medios afines al régimen, es decir, prácticamente todos:

“Sabíamos que todas estas causas, que no dejan de ser piedras en este camino, estaban ahí. Por lo tanto, nos corresponde ir desempedrando todo este camino…”.

¡Acojonante! No tengo palabras.

Como lo suyo es insultar y descalificar a los que piensan distinto de lo que diga su “amado líder”, Pedro Sánchez, piensa que: el Gobierno ha defendido una “posición de centralidad política” frente a la polarización en la que cree que están el independentismo y lo que ha tachado de ultranacionalismo español.

¡Y se ha quedado tan pancho”

En otras palabras, que defender la unidad e integridad territorial de España, el respeto al Estado de Derecho, etc., para él es “ultranacionalismo español”.

¿Cómo van a presionar al Tribunal de Cuentas, “supremo órgano fiscalizador de las cuentas y de la gestión económica del Estado, así como del sector pública”, como reza el artículo 136 de la Constitución…?

Ábalos

Lo ignoro, pero de esta troupe, me espero lo peor, empezando por alguna reforma legal que le prive de su teórica independencia, tal y como garantiza el art. 136, 3: “Los miembros del Tribunal de Cuentas gozarán de la misma independencia e inamovilidad y estarán sometidos a las mismas incompatibilidades que los Jueces”.

El Tribunal de Cuentas depende “directamente de las Cortes Generales” y tiene su propia jurisdicción.

Digamos que es una parte de la bóveda institucional del Estado, que ayuda a sostener nuestro cada día más débil Estado de Derecho.

Pues bien, ¡Ábalos quiere seguir desempedrando “las piedras en el camino” del proceso de diálogo con la Generalidad, que para muchos de nosotros es más bien de rendición y claudicación frente a los separatistas catalanes!

Que lo consiga o no, dependerá de todos nosotros…

https://www.graueditores.com


9 respuestas a «Ábalos, el Caminero»

  1. Ábalos es lo peor del actual gobierno, formado por gente mala…, y peor.
    En teoría hay 18 ministros «socialistos», y 5 comunistas, pero en realidad varios de los «socialistos» son comunistas de juventud, vamos que lo siguen siendo, y entre ellos destaca Ábalos, y de que manera…

  2. CURRO JIMÉNEZ era un personaje de una serie televisiba, cuyo nombre ahora mismo no recuerdo…
    En ella aparecía un delincuente de Sierra Morena, y aledaños, llamado EL ALGARROBO,personaje zafio y siniestro.
    A mí ÁBALOS me recuerda mucho a EL ALGARROBO.
    Sólo que EL ALGARROBO era buena persona, y ÁBALOS de bueno no tiene nada, absolutamente nada.

  3. Una cosa es ser maestro de enseñanza y otra es ser maestro de educación física, como tengo entendido es él, es decir, de los que les gusta decir haced esto y él los mira desde la sombra. No a pegado, EN SU P… vida, un palo al ag ua, porque, además, creo que no ejerció o muy poco tiempo. Es decir, es un don nadie, en el gobierno podemita,

    1. Así es. Era maestro de educación física, y con esas pintas que tiene (es posible que en su juventud estuviera más delgado, se cuidará más, etc.), no tiene pintas d ehaber hecho mucho deporte, la verdad.
      Más bien parece que sus aficiones son otras:
      el trinque, y no me extraña, pues tiene que mantener a un montón de ex esposas e hijos, alguno más mayor que su mujer actual…
      la comida y la bebida en exceso, dicen que toma carajillos de coñac o de anis, y que a media tarde ya se le traba la lengua (no sé si es cierto, pues no frecuento el trato con asnos), y
      la jodienda, y en eso dicen que es un gran experto y usuario, si bien a todas sus ex las va enchufando en las diversas administraciones públicas en las ue ha mangoneado, así no tiene que mantenerlas él, o les debe pasar menos dinero.
      Vamos, que es el típico «socialisto», que rápidament eha cambiado las tres c, de casa, de coño (perdón), y de coche.
      En su caso no se si ha cambiado de coche, pues ete jeta viaja siempre en coche oficial, con uno o dos coche smás llenos de policías, de escoltas.
      ¿A QUÉ Y A QUIÉN TENDRÁ TANTO MIEDO?
      Y,por cierto, vive en un piso oficial en la Plaza de España de Madrid, lo que no le impide cobrar todos los meses 1.50 euros, en concepto de «gastos de hotel». LIBRES DE IMPUESTOS, POR SUPUESTO. Y sin tener que incluirlo en la declaración de la renta, pues son «suplidos».

      1. En VALENCIA tiene montado un chiringuito, una fundación (en este caso, más bien «fundición»), dónde se funde todo el dinero público que consigue en forma de subvenciones de las diversas administraciones públicas que controla la PSOE…
        ¡Hasta la fecha «ha fundido» más de CINCO MILLONES DE EUROS!
        Pero, eso sí, allí tiene «colocada» a una de sus ex esposas, a uno de sus ex suegros, y creo que a algún hijo o sobrino, siguiendo el viejo lema socialista de «La familia que chupa unida, permanece unida». (O algo a´si).

  4. Una sociedad que permite que individuos de la catadura moral de este Abalos sea ministro es una sociedad degradada, corrompida hasta los tuétanos.

    Todavía, por efecto de la propaganda marxista que ha acabado intoxicando la percepción de la historia, está mejor visto declararse socialista, es decir, simpatizante o miembro de un partido en el que mangonea este Abalos -que no milita, porque esta sabandija es solo un trepa y un sacamantecas de campeonato-, que declararse falangista o joseantoniano.

    Nauseabundo.

    1. Así es.
      El falangista o josénatoniano es calificado rápidamente de fascista.
      (Más o menos como sucedía en el régimen franquista, que todo discrepante era encasillado como rojo).
      Desgraciadamente, no avanzamos nada. Aquí somos expertos en matar al mensajero,en vez de ver si lo que dice es verdad o no…
      Y a´si nos va.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad