Abascal: “Jamás contribuiremos a afianzar en el poder a quienes desprecian la vida y la libertad”

Quiero comenzar, como en anteriores intervenciones, mostrando mi pésame a las familias de los fallecidos, de los que todavía no conocemos el número. ¿25.000, 30.000, 40.000, 50.000?… Muchos más, en cualquier caso, de los que se habrían producido con una gestión razonable. Demasiados, víctimas de la pandemia y de la gestión de una crisis sanitaria que ha sido la peor a nivel mundial. Nosotros no olvidaremos nunca a las decenas de miles de españoles que han muerto en la oscuridad, porque el gobierno y sus medios subvencionados se han preocupado mucho más en ocultarlos que lo que se preocuparon en protegerlos y en alertarles, el gobierno ocultando información a los españoles y los medios riéndose de lo que parecía una vulgar gripe.

Nos pide apoyo su Gobierno mientras el presidente nos insulta y el vicepresidente nos amenaza…

Señor Sánchez. En su anterior comparecencia -la que está obligado a hacer cada 15 días por el Estado de Alarma, no porque a usted le venga en gana, como a veces quiere hacernos creer- no respondió a mis preguntas y vertió falsedades sobre mi partido y me obliga a desviarme un minuto sobre la cuestión que hoy nos ocupa.

Nos podrá etiquetar como quiera, pero a nosotros nos importan los españoles independientemente de su color, edad, sexo y orientación sexual. Pero como usted sacó este tema -que nada tenía que ver con lo que nos ocupaba y nos ocupa-, yo le ruego que abandonen ese odio histórico de la izquierda a los homosexuales. Aléjense por favor, de ídolos como el Che Guevara, que los encarcelaba, y animen a sus socios de gobierno, que parecen no querer escuchar, a alejarse de ideologías que los catalogan según su condición sexual.

La gente debe poder amar a quien quiera señor Sánchez, y debe ser muy duro para los homosexuales que ustedes sigan rindiendo homenaje a sus perseguidores y a sus asesinos. En VOX señorías, no despreciamos a nadie por su tendencia sexual, en VOX no tendrán que soportar que una exministra les insultase gravemente como hacía con otros compañeros de la bancada azul.

No será fácil que convenza a su socio de un gesto de Humanidad, porque el señor Iglesias es un negacionista de los crímenes del comunismo. Es más, subió a esta tribuna a hacer apología de esa ideología criminal.

Creo incluso que deberíamos reflexionar sobre si esta posición negacionista de los distintos genocidios del comunismo no constituye un delito, tal y como reconoce el Código Penal en su artículo 510, que prevé penas de prisión para quienes públicamente nieguen, trivialicen o enaltezcan los delitos de genocidio. Vino a esta tribuna el señor Iglesias a amenazar al tercer partido de España apelando a la Guerra Civil. Que sepa el señor Iglesias, que no nos van a amedrentar sus formas de matón bolivariano ni sus amenazas de chequista. Ni siquiera su control del CNI. Es más, nos tranquiliza cada vez que sube a la tribuna, porque cada vez más españoles le conocen mejor y ven que en él sólo hay odio y violencia, y una patológica obsesión con los años treinta del siglo pasado.

Vuelvan al siglo XXI. Se lo voy a decir con una imagen que quizá les ayude a entenderlo: Bajo su ominoso gobierno han muerto diez veces más españoles que los que asesinaron sus ídolos en Paracuellos. A lo mejor con estos ejemplos son capaces ustedes de imaginar la magnitud de la tragedia que han causado.

El señor Iglesias, con esa soberbia soviética que le caracteriza, nos contó el 19 de marzo pasado que se erigía en responsable de las residencias de ancianos durante esta crisis.

Por eso le acusamos a él, directamente, del horror de esa gestión, porque él mismo se señaló, se ungió y quiso tener esa responsabilidad. No se esconda el señor Iglesias -que ahora se ha ido- hablando de lo público y de lo privado, porque él tenía autoridad sobre todas las residencias y en todas han faltado equipos de protección para ancianos y personal de trabajo; las pruebas para la detección de la enfermedad y el apoyo que necesitaban. Y allí han muerto, sin ni siquiera aparecer en las estadísticas, miles de ancianos abandonados por este Gobierno y personalmente por el señor Iglesias. Le exigiremos que afronte su responsabilidad ante las familias de las víctimas, antes los españoles, y ante los jueces. Y de poco le servirá entonces ponerse a hablar de su adorado Lenin o de las guerras del abuelo, de las tristes guerras de nuestros abuelos.

Señor Sánchez, a usted sólo le he oído una verdad importante en toda su vida política, que además comparto: que los españoles no podrían dormir tranquilos con el señor Iglesias en el gobierno. Algunos ni siquiera han podido ni sobrevivir a su gestión, porque no es fácil sobrevivir a la gestión comunista. Ni económica, ni físicamente. Y usted es el máximo responsable: Porque mientras permitía que el señor Iglesias atacase a la monarquía parlamentaria, mientras lo blindaba en el CNI, los ancianos morían abandonados y ocultados en las residencias.

Y es que al señor Iglesias ni siquiera le gusta España… ¿por qué le habrían de preocupar los españoles? Imagino que cada vez que sube a esta tribuna tiene que hacer un esfuerzo descomunal para pronunciar el nombre de nuestra nación, del que hasta hace poco renegaba, quizá como forma de entablar amistad con terroristas y demás asesinos, porque le hemos visto en las guaridas de ETA alabando a la banda terrorista ETA.

Sí, el señor Iglesias lo dijo: ’yo no puedo decir España’, con una mezcla de asco y de odio. Porque le produce asco nuestro himno, al que llama cutre pachanga fachosa, nuestra bandera rojigualda y nuestro rey.

Y no me lo estoy inventando. El señor iglesias hace contorsionismo cuando habla de la patria y de patriotismo, como hizo el otro día en esta tribuna para contestarnos sobre las residencias. Y no lo digo yo, lo ha reconocido el señor Iglesias, literalmente… ¿O es que ya no se acuerda? Así que no venga a darnos lecciones sobre patriotismo o a pedir que aplaudamos su contorsionismo.

Señor Sánchez, usted no llega a eso, no creo que le cueste pronunciar el nombre de España. Tampoco es que le importe mucho… se lo digo con pena… Usted pronunciaría cualquier cosa con tal de permanecer en el poder, en el palacio, con avión privado y muchos policías alrededor. Y lamento decírselo.

Señor Sánchez, usted tuvo un déficit público el año pasado del 2.8% del PIB y tiene 22 ministros. La señora Merkel, tuvo un déficit del 1.4% y tiene 14 ministros. Usted, doble de déficit y doble de ministros. Porque usted lo hace todo a lo grande. Es usted el campeón y también, por desgracia para los españoles, en esta crisis en número de muertos por habitante por Covid-19, en número de sanitarios contagiados. También en horas de televisión por hora de programación……. Sus estadísticas son asombrosas. No me extraña que el CIS le augure tan buenos resultados, y que las televisiones le traten como a un sultán.

Pero es que España no es ni un sultanato ni una república bolivariana. Es una monarquía parlamentaria y ustedes, los dos, la están minando y la están destruyendo. Vox advirtió de la deriva totalitaria de este Gobierno, que ha convertido el estado de alarma en un estado de excepción y, por desgracia, hemos vuelto a tener razón.

Han pasado 53 días desde el decreto del estado de alarma y lo único que se han recortado y combatido desde el Gobierno han sido las libertades y derechos de los españoles.

La rapidez, alegría y eficacia con la que coartan los derechos y libertades de todos contrasta con su incapacidad para proteger la salud y la economía nacional. Creo que si ustedes no se marchan, España acabará la primavera con más multas y parados que test.

Y hablando de recorte de libertades: Señor Marlaska, le pregunto: ¿por qué ordenó usted el sábado que se detuviera a los vehículos que circularan con banderas de España? Le pido que haga uso de su potestad para intervenir y me conteste. Y también que me diga, aquí, en la sede de la soberanía nacional: si ha decidido derogar la constitución? Porque usted el sábado, con sus órdenes, de facto, derogó y suspendió los derechos constitucionales de los españoles, prohibiendo una manifestación en coches que no suponía ningún tipo de peligro ni para la salud pública ni para la vida de nadie.

Necesito saberlo porque los españoles queremos manifestarnos en las calles, con todas las medidas de seguridad pertinentes, contra su gobierno. Ya lo hacen muchos españoles en las redes, a pesar de las amenazas de monitorización y de la censura público-privada, asistida, por cierto, por periodistas de Atresmedia y otros lacayos de los medios subvencionados.

Pero también lo vamos a hacer en las calles. Lo haremos en coche, individualmente o en familias que convivan; con todas las medidas de seguridad, por el centro de las principales ciudades, portando la bandera nacional y pidiendo su dimisión. ¿Lo va usted a prohibir, lo va usted a impedir? ¿Va usted a darnos la razón? Tenga el valor de decirlo en esta tribuna, porque mañana mismo notificaremos a todas las delegaciones del gobierno esas convocatorias de manifestación, absolutamente seguras y legales si ustedes no están mintiendo en esta tribuna. Digan que han prohibido ustedes los derechos de manifestación y reunión y digan que su único miedo es a la gente, y que ustedes ya sólo quieren protegerse de los españoles.

Porque a ustedes no les gusta la libertad ni la verdad. Y precisamente haciendo uso de la primera le vamos a decirle la segunda, aquí y en la calle. Vamos a revelar que usted, señor Sánchez, pretende tener como rehenes a todos los españoles, y que trata de chantajear a esta cámara como ha hecho desde esta tribuna para que renueve un poder del que usted ha abusado.

Señores de Ciudadanos, tengo que decir que lo lamento. También lamento la abstención del PP. Mantener este estado de alarma ilegal -y que tan duramente ha sido criticado por el señor Casado- con este presidente y vicepresidente no salva ni vidas ni empleos. Lo que salva vidas y salva empleos es un cambio de Gobierno. Ustedes han decidido apoyarles y abstenerse y de verdad sólo puedo decir que lo lamento.

Creo que vez más españoles comprueban que ustedes se aferran al estado de alarma como quien lo necesita para otras cosas, especialmente su vicepresidente… Además, en la lógica que usted plantea, como todo depende del estado de alarma, las ayudas que hay que dar a los españoles… ¿hasta cuándo nos quieren tener en estado de alarma? ¿Hasta diciembre? ¿Toda la legislatura? Porque entendemos que cuando ya no se prorrogue, ya no habrá ayudas sociales para dar a los españoles… ¿o es que usted también nos está mintiendo en esto en la tribuna?

Nuestro voto no va a poner la suerte de los españoles en sus manos. Aunque tuviéramos, fíjese lo que le voy a decir- que desparecer como partido, jamás contribuiremos a afianzar en el poder a quienes están despreciando la vida, la libertad, la prosperidad y la nación en España y a quienes nos han llevado al mayor desastre el siglo pero halan de los datos de estados unidos refiriéndose a Vietnam…

Hemos tenido que sufrir su gestión. Pero estamos a tiempo de impedir que agraven el desastre que han provocado. Para ello sigo ofreciendo a esta cámara la posibilidad de un gobierno de emergencia nacional -que lógicamente no queremos liderar, como dirá después de mi intervención- que sea capaz de liderar los próximos meses hasta unas nuevas elecciones.

Y como este Gobierno no va a asumir su responsabilidad, me parece que va a depender de cada uno de ustedes, señores diputados… No descarto que sea necesaria una moción de censura, aunque sólo sea para que los españoles sepan, con nombres y apellidos, quiénes son los diputados que quieren la continuidad de este Gobierno ruinoso que está abusando del poder. La responsabilidad es del primer partido de la oposición, pero si la delega, quizá tengan que ejercerla otros grupos….

Porque este es un Gobierno ruinoso que, a las decenas de miles de víctimas mortales, ya empieza a sumar millones de víctimas económicas. Los datos del paro de los que ustedes se vanagloriaban, son particularmente terribles. Les repito, por enésima vez: que deben ustedes antes de marcharse pagar las retribuciones íntegras de autónomos y asalariados, de los meses de marzo abril y mayo.

Por supuesto que también habrá que ocuparse de aquellos españoles que su gestión ya ha expulsado del mercado de trabajo. Y quizá haga falta una renta mínima en esos casos. Pero no para tener a los españoles cautivos, como quiere su vicepresidente, sino para garantizar que tengan un sustento mientras que se recupera la economía nacional. Y, para que eso empiece a ocurrir, sólo hay que excluir de las posiciones económicas sus demenciales obsesiones que tanta riqueza ha dilapidado.

Le voy a poner un solo ejemplo: hablaba antes de Vietnam… e indirectamente de Trump. Usted señor Sánchez dijo que había que “combatir” a Trump. ¿Usted se da cuenta de las consecuencias que tiene para España decir que hay que combatir al presidente de un país aliado como EEUU? ¿De las consecuencias respecto a los aranceles de los productos españoles? ¿De lo que ha ocurrido con Navantia, que ha perdido un contrato millonario de 5.800 millones de euros para construir 10 fragatas?

Porque su beligerancia contra Trump -y la de sus medios subvencionados, mientras señalan lo que ocurre en EEUU y ocultan lo que ocurre en España-, choca con su actitud con el régimen chino, una actitud servil, a quienes compran material defectuoso mientras ni siquiera han pedido perdón por el virus de Wuhan. En realidad no queremos que pidan perdón. Nos bastaría con que dijeran la verdad sobre el origen del virus y que empiecen a pagar por el desastre que han provocado con la ocultación de información. En los últimos 50 años dos veces la humanidad ha afrontado un peligro global: En Chernobyl y en Wuhan. No es casualidad que hayan sucedido bajo los regímenes comunistas que tanto idolatra el señor vicepresidente del Gobierno.

Pero volvamos al Gobierno de España, convertido en el hazmerreír de la prensa internacional, que ya ni publica sus datos porque no hay quién se los crea. Su falta de credibilidad internacional tiene consecuencias fatales para la financiación de nuestra deuda. ¿Quién prestaría dinero a una empresa cuando algunos de sus socios trabajan para destruirla, como ocurre con sus cómplices de investidura?

Claro que la verdad es que usted… -sé que le cuesta aguantar todo esto pero no se preocupe que acabo enseguida- claro que usted no es el único problema, no es el único culpable.

También la Europa de los burócratas tiene una gran responsabilidad y está demostrando estar contra los intereses de España y contra nuestra soberanía. Nosotros no mendigaremos dinero en Europa; lo exigiremos. Porque el BCE también pertenece a los españoles y porque la UE también se ha construido con la renuncia de generaciones en el campo y la industria.

No queremos un rescate; los españoles sabremos rescatarnos a nosotros mismos de ustedes, y sabremos hacer el recorte de gasto político innecesario, y el impulso a nuestra industria y a nuestra economía en general. Porque España, cuando no ha tenido que soportar gobernantes nefastos, ha sabido crear riqueza como ningún país del mundo. Lo ha demostrado en el pasado, y lo volveremos a demostrar.

Por eso le vuelvo a pedir, señor Sánchez, que paguen las nóminas y se marchen, que España tiene importantes tareas que acometer y ustedes tienen que preparar su defensas en los tribunales.

Madrid, 6 de mayo de 2020.-


Una respuesta a «Abascal: “Jamás contribuiremos a afianzar en el poder a quienes desprecian la vida y la libertad”»

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*