Adiós, Villarroya: que te…

Villarroya

El Gral. Villarroya Vilalta, el JEMAD más breve de la historia de España, escasamente un año en el carguito, todo un record, ha dimitido poco antes de que Robles le pegara la patada; práctica a la que la ministro de Defensa es adicta, como él mismo sabe, porque bien que colaboró con ella en más de una ocasión en tan indigna como totalitaria costumbre.

Para justificar su dimisión, Villarroya nos ha soltado una notita de despedida infecta e infame, impropia y vergonzosa –mejor que se hubiera callado, pero este pobre hombre no da para más–, plena de falsedades y demagogia, que se cae por su propio e inmundo peso, en la que nos habla de sus 45 años de servicio… que en realidad lo fueron a sí mismo; del amor a España… que lo fue a él sólo; de que no se ha beneficiado de privilegios… olvidando que ha sido el primero en vacunarse , cuando debió ser el último tras sus 120.000 subordinados; que se va para no perjudicar la imagen de las FAS… subterfugio para encubrir la mala suya; que trabajó por mejorar la aceptación y comprensión de las FAS por la sociedad… cuando debió sólo procurar que las FAS cumplieran con las misiones que el pueblo español les ha asignado en el Art. 8º de la Constitución, y que no cumplen; y otras simplezas que mejor olvidar, porque de verdad que no merece la pena ni el tiempo, pues habría para escribir diez tomos rebatiendo lo que afirma en la nota.

Villarroya

En resumen, Villarroya ha demostrado con su vulgar proceder lo que era, un don nadie, un militar de pacotilla, un mediocre sin categoría alguna, dedicado toda su vida a ascender, trepar y figurar, a hacer la pelota, callar, mirar al tendido y subir, a bajarse los pantalones y hasta los calzoncillos con tal de salir en la foto. Un mindundi creído de sí mismo, obsesionado con mirarse el ombligo. Es decir, el prototipo de militar de ahora, que puede contemplar la destrucción de la patria, de España, sin mover un músculo, sin que le afecte en lo más mínimo, bien atrincherado tras mil excusas, que no razones.

Porque no nos olvidemos que en esto, como en otras cosas, y para nuestra desgracia, España es diferente. En los otros países, al menos de nuestro entorno, e incluso del resto del planeta, hasta del más tirado, sus dirigentes no se dedican, como en el nuestro, a destruir la nación, a sí mismos, por lo que sus FAS pueden dedicarse a lo que quieran, como puede ser a misiones en el exterior aunque sean al servicio de intereses nunca claros y más que sospechosos.

Pero en España, dado que no ocurre así, sino que nuestros dirigentes se dedican a destruirnos, la FAS tienen necesaria y obligadamente que asumir un papel activo para, conforme a lo que les ordena la Carta Magna, impedirlo; lo que deberían hacer a tiempo para evitar tener que hacerlo a destiempo, ya me entienden, o tan tarde que ya sea imposible.

La vacuna de Villarroya

Se va Villarroya rebozado por el deshonor y la indignidad, demostrando además ser imbécil porque ¿de verdad pensaba que su vacunación exprés iba a pasar desapercibida? ¿No llegó nunca a creerse que los militares, también los colaboracionistas como él, están bajo vigilancia del sistema totalitario, marxista y bolivariano que nos ahoga?

Se va Villarroya, que persiguió injustamente y hasta la saciedad a los firmantes de la declaración en defensa de la figura de Franco, repugnante trampolín que le valió ser designado JEMAD.

Se va Villarroya, porque olvidó que a todo cerdo le llega su San Martín.

Se va Villarroya, demostrando una vez más que más dura es la caída, cuanto más alto, sin merecerlo o sin valerlo, se sube.

Se va, Villarroya, pues, bien, que le…


11 respuestas a «Adiós, Villarroya: que te…»

  1. RIP.
    Y que le sea leve el duro juicio, a no ser que públicamente se arrepiena y luche contra lo que hizo.
    Y que aprendan en cabeza ajena los traidores

  2. ¿Y están ustedes seguros de que la «menestra» de verdulería no se ha vacunado, pues ya tiene una edad, 64 años, o algo así, y una mala hostia que si se muerde, se envenena…?
    ¿O será que no cree en las vacunas, como la práctica totalidad del gobierno, que no se les ve muy intusiasmados por vacunarse, de forma pública y notoria?

    1. Muy agudo lo de la ministra, seguro que se ha vacunado (salvo que tenga información de la buena, y sepa que la vacuna de Pfizer es peligrosa por experimental y polémica científicamente…). A mí me parece una broma que sea un problema que alguien se ponga una vacuna que NO SE QUIERE PONER NADIE. Y el que se la quiera poner, adelante!!!!!!, es gratis, peor para él (yo no lo recomiendo en absoluto, conviene esperar).

      También quería decirte, Antonio, que por favor no uses la palabra «hostia». Es una blasfemia. Es usar lo más sagrado del Catolicismo como exabrupto. Sí, ya sé que se ha vuelto una coletilla que se dice sin pensar… PERO ESO ES PRECISAMENTE LO QUE TENEMOS QUE CAMBIAR.

      Un saludo de español y ¡Viva Cristo Rey!

      1. Gracias, amigo. Asi lo haré.
        Soy católico tradicional, que es la única forma de ser verdaderaente católico, y lo esibí sin pensarlo.
        Pidodisculpas por ello, y procuraré no reincidir.
        Es decir, tengo propósito de la enmienda.

  3. El régimen no paga a traidores.
    Me viene a la memoria la muerte, oficialmente a manos de ETA, del General Quintana Lacaci (el frenador del 23F), y la de Veguillas (factotum de política de Defensa), en entornos militares céntriquísimos (y que debían estar vigilados por ellos y por el CESID)

    Con lo bien que hubiera quedad el aviador de despacho dimitiendo, que no pidiendo que le dimitan (he ahí el matiz) por las traiciones del Gobierno en la invasion Canaria y en Gibraltar.

    Tiene usted toda la razón, D. Bernal

  4. Que el General Villaroya es un «manta» de General, eso no lo voy a descubrir yo ahora, y que desde tiempos de Viriato para acá no ha cambiado ni un ápice eso de que «Roma no paga a traidores», tampoco lo voy a descubrir, y de nada le ha servido besarle las manos a los políticos, que cuando a éstos les ha convenido para salvarse a sí mismos, lo han sacrificado, porque esta es la lealtad que los políticos tienen hacia sus subordinados: 0 patatero. Que sirva de lección a los otros muchos que besan los pies de los políticos o los que aspiran a ello, que el final de estos «idilios» es siempre el mismo : cuando ya no son útiles, son dejados en la estacada, que en eso los políticos son cinturones negro, 5º dan.

    Ahora bien siendo esto obvio yo voy a destacar tres cosas añadidas, en relación con este tema, que creo que no deben pasar desapercibidas y se puedan estar perdiendo de vista:

    – la primera, que al margen de que el General sea un «entregado» a la clase política, y que tal entrega, a la postre, no le haya servido para nada, yo creo que la cúpula militar de una Nación no se puede descabezar por algo tan nimio como adelantarse en la prelación de las vacunas. Si se piensa esto es un completo absurdo. Otro más a añadir a la lista de despropósitos.
    Es verdad que «nobleza obliga» y que en el ámbito militar, a diferencia del ámbito civil, cuanto más arriba se está en la escala de mando (en el vértice de la pirámide) no es para gozar de más privilegios sino para soportar mayor cantidad del peso y de las obligaciones del mando, y ello significa que el General no debe vacunarse mientras haya subordinados suyos más expuestos que él, que no lo estén. Pero esto, siendo verdad, tampoco hay que sacarlo de madre, porque la situación actual tampoco es como cuando los moros cercaban Melilla y en el puerto las autoridades, presas del pánico, buscaban una embarcación para salir corriendo mientras que dejaban a sus subordinados a su suerte. Es el panorama que se encontró Franco cuando después avanzar a marchas forzadas y sin descanso llegó a Melilla para salvarla. Afortunadamente estas circunstancias no son aquellas. Es verdad que en este caso, la cúpula militar es tan pésima que lo mismo da que la quiten o no, pero a lo que voy no es al caso concreto sino a la cuestión de fondo de que una cúpula militar (que si España fuera una nación normal estaría formada por los mejores) no puede caer, y privar a la Nación de ello por algo tan tonto como que se han adelantado a la hora de vacunarse y privar a la Nación. Porque esto, si las condiciones fueran normales, a los únicos que beneficiaría serían a los enemigos de España. Piensesé, para tener una imagen nítida de lo que quiero expresar, que el General E. Rommel hubiera sido relevado del mando del Afrika korps porque se hubiera vacunbado antes que sus subordinados. Eso a quien beneficia a Alemania o a sus enemigos?, parece evidente que quienes lo celebrarían hubieran sido los aliados.
    Porque a quién pretende la Ministra de Defensa engañar a estas alturas, o es que el PSOE se va a convertir de pronto en algo digno o se va a limpiar una organización política que si de algo es exponente es de falsedad y de corrupción. Corrupción y falsedad que no se limpia con el paripé de esta dimisión para engañar a los incautos.
    Los que tenemos la mili hecha, y no de oficiales de la IMEC en plan marqués sino de soldados rasos, y hemos ido de maniobras a Montederramo o Xinzo de Limia en invierno, sin «dos cuartos», sin guantes, sin poncho (y lloviendo sin parar, y algunos además, aunque no fuera mi caso, con las botas rotas), que ya formados a las puertas del comedor para contarnos antes de entrar a desayunar ya nos empapábamos con la lluvia y estábamos empapados hasta el viernes que regresábamos, y con el suelo de la tienda con rotos en las esquinas por donde se filtraba el agua al suelo dela tienda, no nos vamos a esta alturas a sorprender, que los mandos durmieran en tiendas con colchón y sábanas, o que su comida o ropa de abrigo fuera bastante mejor que la nuestra. Así que yo, desde esta perspectiva, con razón o sin ella no le voy a dar a este hecho más importancia de la que tiene, y me parece muy grave que se pueda remover el mando militar (que es fundamental para la Defensa nacional si el cargo lo ocupara un General con las cualidades militares debidas) por tan poca cosa.

    – la segunda, que todo es susceptible de empeorar, y quitan al General Villarroya… y ponen al Almirante Memo. Ja, ja, ja, que ya peor imposible. El Demonio cómo mueve sus fichas.

    – Y la tercera cuestión, que me parece muy de resaltar, es que en este nombramiento del Almirante López Calderón aquí tenemos la respuesta de a qué vino que el Almirante saliera con aquello de los cayucos de moros de Canarias, que la Armada estaba para ayudar.
    Ahora vemos que aquello se hizo como globo sonda para postularse ante los políticos del Gobierno Stalinista que padecemos, como que él dejaba caer con aquellas ignominiosa declaración, que a «vendido» y entregado al Gobierno comunista no había quien le hiciera sombra en los tres ejércitos. Y aquí está el resultado, el Gobierno ha escuchado el mensaje, y ha tomado buena nota, como ya hiciera en agosto de 2019 con el General de la Guardia civil Laurentino Ceña Coro (cuando lo nombró Director Adjunto Operativo) respecto del globo sonda o mensaje que éste envió en junio de 2015, cuando obedeciendo en todo al Guardia que semanas después se hizo público que se presentaba como Diputado de Podemos por Cádiz, estando como estaba el guardia podemita en servicio activo, le abrió un expediente disciplinario no al guardia de Podemos, como hubiera sido lo procedente con arreglo a la Ley, sino a un Brigada de la Guardia civil de Cádiz acusado por el guardia de Podemos de poseer en su cuenta particular de Twitter unos tuits calificados de «franquistas» y contra Pablo Iglesias, y al General Ceña Coro, (que entonces era el General de la IV Zona de la Guardia civil con sede en Sevilla), le faltó tiempo para suspender en funciones por el periodo máximo al Brigada acusado de «franquista» y de meterse con Pablo Iglesias, le faltó tiempo para abrirle un expedietne disciplinario, y para dar parte no a la Fiscalía sino directamente al Juzgado que es todavía peor, cuando las supuestas «injurias» sólo pueden perseguirse mediante querella y por el propio agraviado, no por un tercero, pero a este extremo de servilismo llegó el General. Por supuesto contra el Guardia civil de Podemos no se adoptó la menor medida, y se le dejó pasar a la situación de servicios especiales para ser Diputado por Cádiz, y una vez ya en esta situación es cuando se resolvió en la Dirección General de la GC el parte disciplinario contra él, para decir que el Guardia de Podemos ya había pasado a la situación de servicios especiales por ser diputado y ya no se podía hacer nada. Lo que no decía la resolución de la Dirección General de la GC es por qué la actuación contra el Brigada «franquista» se había actuado de forma meteórica contra él, y sin embargo contra el Guardia de Podemos, en cambio, se ha había ralentizado o «congelado» hasta que ya no le era de aplicación el régimen disciplinario de la GC por haber pasado a la condición de Diputado.
    Lo cierto es que con intención o sin ella el General al actuar únicamente contra el Brigada «franquista» mandó el mensaje al PSOE-Podemos que a antifranquista no le ganaba nadie, y el mensaje surtió su efecto, y fue llegar Pandemio Sánchez al Gobierno y nombrar al General Laurentino Director Adjunto Operativo de la Guardia civil, que luego el año pasado, cuando le faltaban 3 días para ver publicado su retiro, hizo el paripé para confundir a los incautos y dimitió aparentando que se solidarizaba con el Coronel Pérez de los Cobos. Y no fueron pocos los que picaron en el paripé.
    Todos los idiotas, que en estas páginas, en los artículos dedicados a las declaraciones sobre ayudar a los cayucos de la invasión mora de las Canarias del Almirante López Calderón, insultando al autor de este y de aquellos artículos, quedan ahora en todavía más evidencia, porque mientras ellos sacaban la cara por su jefe, su jefe mandaba el globo sonda al gobierno de que nadie como él iba a estar literalmente a sus pies.

    1. «Idiotas» todos esos que daban la cara por el Almirante, o no tan idiotas, porque quién puede asegurar que no hicieran esos comentarios con la intención de dejarse ver y hacerse notar como incondicionales también ellos de ayudar a los cayucos, es decir de estar a los pies de su jefe y del Gobierno podemita de su jefe. A lo mejor ellos también se estaban postulando con sus comentarios, que a lamebotas del Gobierno y su política antinacional en Canarias tampoco a ellos les ganaba nadie, que no podían aspirar a un máximo cargo como su jefe, pero sí a algún otro no tan alto pero que les reportara igualmente alguna mejora en sus carreras o beneficios.
      Quién sabe lo que está detrás de este tipo de actitudes.

    2. Muy bien visto, Kevlar, y gran comentario. Primero la frase absurda y vergonzosa del almirante sobre los cayucos…y un poco después ¡Bingo!, ascenso meteórico a JEMAD. Muy triste, aunque a mí no me parece mucho honor recibir ascensos «políticos» de parte de Margarita Robles, más bien lo contrario. Con ésto de los ascensos pasa hoy en día como con lo del premio Nobel… se ha abusado tanto de dar el Nobel de la Paz por motivos políticos torticeros (y muy masónicos) que ya no tiene ningún prestigio. Pobre ejército español… si Dios quiere y nuestro ejército sobrevive espero que vengan en el futuro tiempos mejores.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad