Afganistán: otro ejemplo de la victoria del sufrimiento sobre la molicie

Algunas breves reflexiones sobre el por qué de la victoria talibán y de la derrota occidental en Afganistán:

  • Occidente fía todo a la tecnología, a la superioridad material. El talibán al hombre.
  • Los talibanes han sabido sufrir, han demostrado tesón, ser inasequibles al desaliento y a las cuantiosas bajas. Los occidentales no.
  • Los talibanes tienen un ideal, por muy equivocado que sea y más terrible que nos parezca, lo tienen. Occidente no.
  • Los talibanes han llevado a cabo una guerra de guerrillas clásica, contra la cual sólo hay una forma de combatir para ganar: el desplazamiento de ingentes masas de población civil a campos en los que malvivirían y el cierre absoluto de fronteras –procediendo en lo posible a su desislamización en este caso–, con ambas medidas, dejar al enemigo, a la guerrilla, aislada, para, a continuación, proceder sistemáticamente a su eliminación física sin excepciones, sin contemplaciones de ningún tipo. Para Occidente, en nuestra «beatífica» mentalidad actual, es imposible.
  • Los talibanes, aprendiendo de su propia historia, han llevando a cabo la guerra que durante siglos les ha dado la victoria. Los occidentales todo lo contrario.
  • Los talibanes creen en un dios, en un  paraíso mejor que esta tierra al que desean llegar cuanto antes, por ambas cosas no sólo no les ha importado perder la vida, sino que la han ofrecido voluntaria y generosamente sin titubear. Los occidentales para qué hablar.
  • Occidente está en franca y plena decadencia, idéntica a la que acabó con Roma, aquel primer imperio occidental, y, por lo mismo, éste, el segundo, va a desaparecer a manos de los nuevos bárbaros que nos invaden con nuestro beneplácito y ayuda por el momento camuflados de pacíficos inmigrantes, legales o ilegales, pero que se volverán contra nosotros y nos colgarán con la cuerda por la que cada día estamos pagando llegado el momento en que lleguen lo bárbaros violentos, o sea, los talibanes.
  • Occidente negocia todo, luego está dispuesto a ceder casi todo con tal de seguir en su molicie. Los talibanes no han cedido en nada nunca.
  • Occidente pretende exportar e imponer a países y culturas diametralmente distintas, incluso opuestas a las nuestras, nuestra forma de vivir, la «democracia», nuestras costumbres, etcétera, sin pararse a pensar, ni asumir, que puede con no sean mejores que las de ellos o al menos para ellos o no les gusten o sean incapaces de asumirlas. Los talibanes, al menos por ahora, sólo quieren vivir como siempre lo han hecho.
  • Occidente despliega sus «encantos» en misiones curiosamente siempre armadas ocupando, sí, ocupando países donde, independientemente de cómo piensen unos u otros o de cuáles sean sus problemas internos, a nadie con un poco de dignidad le puede gustar ver su suelo patrio hollado por extranjeros. Los talibanes han combatido al ocupante, al agresor, al extranjero.
  • El vertiginoso avance de los talibanes en los últimos días, hasta ocupar en unos pocos todo el país, sólo ha podido ser posible por la masiva defección de las tropas «gubernamentales» que han demostrado que lo suyo sólo era una forma de vivir… a costa del dinero occidental, por lo que abandonadas por éstos, nada y menos han tardado en pasarse a los talibanes; si no es que muchos colaboraban con ellos desde siempre porque, al fin y al cabo, son afganos y musulmanes.
  • La victoria talibán se contagiará. Las hordas bárbaras se crecen. En el decadente Occidente cunde la traición, la molicie. Nada nuevo bajo el Sol. A Roma le pasó lo mismo. Puede que se tarde, como fue el caso romano, algún siglo, pero mucho nos tememos que nuestro «imperio» occidental está condenado porque… no se merece otra cosa.

Más se podría añadir, pero la cosa está bien clara. Háganlo ustedes si les place.


7 respuestas a «Afganistán: otro ejemplo de la victoria del sufrimiento sobre la molicie»

  1. «…sólo hay una forma de combatir para ganar: el desplazamiento de ingentes masas de población… etc»

    Sí, puede ser, pero no olvidemos que la Unión Soviética les combatió sin ningún tipo de restricción ni escrúpulo de ninguna clase (bombardeaban con millones de minas antipersona desde aviones, etc), y aún así perdieron esa guerra absolutamente, huyendo de igual manera y dejando al país al pairo, como ahora.

    Cuando el 11-S, los rusos les desaconsejaron a los EEUU meterse en afganistán, allá en el 2001, y éstos les dijeron que con la tecnología militar del siglo XXI ellos sí que vencerían… ahora vemos los resultados y todo ha llegado a su fin.

    En efecto, sin el control de fronteras es casi imposible vencer a una guerrilla bien motivada y con armas modernas (financiada por el narcotráfico y las simpatías islamistas). Además del carácter de guerra religiosa de todo este tema y no lo olvidemos también de guerra de ocupación de un país contra la voluntad de sus habitantes, lo cual es terrible y completamente injustificada la ocupación durante 20 años por el hecho de que Bin laden se refugiara allí en el 11-S (atentado que sigue teniendo un montón de interrogantes y lagunas informativas, más allá del curioso dato de que el padre de Bin Laden fuera uno de los mejores amigos de George Bush padre, que el propio Bin laden hijo fuera entrenado por la CIA y otras cosas por el estilo).

    Todo lo que rodea al 11-S es un misterio y está lleno de sombras y de manos negras… como la «cagada» de la guerra de Irak, con fines muy oscuros, millones de muertos civiles, corrupción, malversación, ruina económica y finalmente un fracaso militar y político de magnitudes enormes.

    Atrapar a Bin Laden nada tenía que ver con la ocupación de un país durante 20 años, y cuando no hay un motivo verdadero para una guerra, todo suele acabar en fracaso y en tragedia.

  2. No hace falta añadir nada más a lo dicho, entre otras cosas, porque no hace falta, ya que nosotros mismos vamos a ver, ya lo estamos viendo en Europa, los resultados de una «crisis humanitaria» más que se resolverá como de costumbre: los listos en sus «moralejas» y sus «floridas» bien rodeados de seguridad privada, y los pringaos en sus barrios bien apelotonados junto con los resultados de esa «crisis», sólo que sin salir a deshora que te pueden violar a la hija o la mujer y sin faltar ni a un pago de la hipoteca y el IRPF con el que, de paso, le van a pagar su alojamiento y manutención a los recién llegados, a los que hay que acoger obligatoriamente según dictan los progres so pena de excomunión; esto último a cargo de Bergoglio y sus secuaces. Entre tanto, los recién llegados, que ya son legión, tendrán gratis lo que a los españoles de a pie se les escamotea, y se dedicarán a lo que se han dedicado toda su vida: a procrear; porque serán los únicos que van a tener permiso para ello, ya que a los blancos europeos les estará prohibido ¡por heteropatriarcales y por racistas! que son todos unos racistas. Así pues, los recién llegados, por decenas de miles eso sí, se dedicarán a eso y a ir a la mezquita en la que será convertida la iglesia del barrio, con el aplauso del cura progre que animará, sobre todo a las chicas como pasa en Alemania y si no se cree véase el caso de Kandel en Renania (NRW), a la «convivencia y el acogimiento» para con los recién llegados.
    Un panorama sin duda encantador, sobre todo, para los de las «moralejas» y las «floridas» que lo verán en la tele y en sus tablets y móviles de última generación, 5G o 5Jotas como el jamón, mientras disfrutan de un medio ambiente intacto con sus yates y sus reactores, no contaminantes por supuesto y, sobre todo, sostenibles; es decir, sostenidos por los pringaos de los barrios de acogida obligatoria.

    1. Yo sí te añadiría algo… y es que la gente sigue votando más ó menos lo mismo, y sigue alejada de Dios y de la Verdad (con mayúsculas), y entre otras cosas seguimos viviendo con la miseria moral y humana de 100.000 abortos al año (ahora con las píldoras del día después pueden ser el doble ó quién sabe cuántos).

      Sí, los hijos de satanás dominan los medios de comunicación y los resortes políticos, y por lo tanto nuestro malhadado pueblo no tiene la responsabilidad completa, pero estamos bien maduros para el castigo… en las manos de Dios nos ponemos, y lucharemos por Dios y por España, por esa España católica que sigue existiendo en el fondo del alma de nuestra patria, a pesar de todo.

    2. En cuanto a los que viven en «La moraleja» y otros sitios similares, yo diferenciaría muy bien cuáles de ellos han llegado allí con corrupución y favores políticos y cuáles han llegado allí trabajando mucho, pagando muchos impuestos y desvelándose por su empresa además de criar a sus hijos y cuidar de su familia. Soy clase media y vivo de mi sueldo, pero quién tiene más ó menos dinero no es la clave de la felicidad (por lo tanto no hay que perder el sueño comparándonos), y por lo tanto hay que diferenciar en esos temas.

      Sí, sé a lo que te refieres (nadie hace nada porque las élites viven en su mundo protegido y el pueblo aborregado tiene que lidiar con todas las injusticias, mala gestión y desequilibrios)… pero el pueblo y la clase media están sometidos por toda una red de desinformación y manipulación, además de por un estado partitocrático elefantiásico implacable en lo fiscal y en lo socialdemócrata (subvenciones desmotivadoras, bioideologías de género, falso pacifismo, anticristianismo camuflado, etc), que es la nueva religión impuesta desde arriba con ideas que vienen de la masonería satánica y el marxismo. Es por eso que entonces el pueblo y la clase media tendremos que sufrir.

      Es por eso que es más necesario que nunca volver a la religión católica (practicante) y ser conscientes de nuestra patria española de alma católica y luchar en positivo por ella, cada uno poniéndo nuestro granito de arena.

      1. Muy bien, le veo bien encaminado y hasta dispuesto a luchar. Bien, no obstante, algo de realismo no le hace mal a nadie. Así que veamos ejemplos y cercanos a los que atenernos tanto en lo que al combate como a la religión se refiere. El ejemplo lo tenemos cerca d Madrid, en Cuelgamuros, en el risco de la Nava, en el Valle de los Caídos. El gobierno infame de gentuza que disfrutamos decide, siguiendo la asquerosa costumbre de sus ancestros, profanar la sepultura de un soldado que lleva más de cuarenta años enterrado en sagrado, en una basílica, fundada por él para más señas, y en la que se le dio sepultura por decisión del anterior Jefe del Estado, el Rey vamos. Y ¿qué pasó? pues lo que vio todo el mundo: ¡nada! Mejor dicho, si pasó algo, por ejemplo, que la Sala de lo Contencioso del TS resolvió ¿en conciencia? y por unanimidad, con el concurso por tanto de un meapilas notorio como Requero, avalar la decisión de los sinvergüenzas en el poder que se apresuraron a formar la tríada para el rito demoníaco que allí tendría lugar, en base, como argumenta la Sala, a la «urgencia» del caso, esto es, de la profanación, secuestro de los restos del difunto y pública humillación de su familia. Y allí fue, en efecto, que el padre Cantera mantuvo la dignidad que sus superiores jerárquicos, de Bergoglio a Osoro, arrastraban hozando en el estiércol de la cruz anual prometida por la corta de conocimiento pero larga en malicia que fue recibida en Roma, ataviada como rabiza retirada, por el alto dignatario del Estado Vaticano que la recibió. Y sucedió también que, los soldados del ejército del aire que servían en el helicóptero que secuestró el cuerpo de aquel soldado, se volvieron de espaldas para no saludar reglamentariamente los restos del Capitán General que en aquel féretro que transportaban yacía. Pero hay más, y es que aquél soldado era uno de los fundadores de una unidad del ejército español conocido por La Legión que presume de tener un código de honor por el que juran no abandonar a sus muertos jamás, y vimos cómo el general que mandaba entonces la unidad callaba como…eso y aquí paz después gloria y ruede la bola de la carrerita que, sin duda, tendrá recompensa final complementaria para la pensión de retiro. Por lo tanto, bien está apelar a la religión, a la resistencia y a los propósitos de lucha, pero sin olvidar la realidad de los hechos, y la perspectiva de que incluso figura entre los planes de los gerifaltes que mandan acabar con el Valle de los Caídos, y volar, desmontar, o hacer desaparecer en todo caso, la gran Cruz que allí se alza, y que todo parece indicar, no nos engañemos, que no sólo nadie hará nada, sino que, a poco que uno recapitule, todo parece indicar que serán los propios jerarcas de la iglesia, desde Bergoglio a Osoro, los que mirando para otro lado acabarán aplaudiendo con las orejas y a pco que nos descuidemos colaborando en el desescombro.

        1. Sí, está claro, y obviamente que cada palo aguante su vela. Bravo por el abad Cantera y por todos los que han demostrado valentía, decencia y coherencia… y deshonor para los que han demostrado todo lo contrario. Lo del Valle de los Caídos me heló la sangre, por lo civil y por lo eclesiástico, pero más allá de cómo se retrató cada uno creo que a los malos les va a salir el tiro por la culata, y que de esa ignominia saldrán mal parados… porque Dios existe y Su Justicia es perfecta y se cumple finalmente en sus mínimos detalles: «Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados».

          Ya pablo iglesias le afeó a pedro sánchez que todo había parecido un «funeral de Estado» en lugar de una deshonra contra el Caudillo, como ellos querían, y algo de eso hay… así que ni siquiera en la ejecución de la vileza salieron bien parados.

          Pero en cuanto a hacer algo, no basta con salir gritando a la calle, hace falta una organización y un proyecto político. Por ahora tenemos a Vox, y otras iniciativas que sin duda aparecerán… además de hacer cada uno de nosotros nuestras pequeñas cosas cada día. Y siempre, siempre (los que tenemos Fe y sabemos que Dios es el Señor de la historia), rezar y tener una conducta que no nos averguence ante Él, porque lo invisible importa, y según San Pablo es más poderoso que lo visible, y con la ayuda de Dios todo lo podemos… ¿ó es que no está clarísimo que casi toda la guerra civil fue un milagro?, y un milagro regado por la sangre de muchos miles de mártires católicos, además de muchos miles de héroes. Por algo puso Franco en sus monedas «Caudillo de España por la Gracia de Dios», no era una frase hecha, sino una absoluta realidad, al menos así lo creo yo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad