Africanos, matasanos y otros sanos

Fue en una tarde de julio,

En la calle Fuencarral,

Qué un ser pálido, muy rubio,

Surgió a medias de un portal.

 

Llevaba medias, no miento,

Y algo como un delantal,

Y esgrimiendo un gran pimiento,

Chillaba como un animal.

 

Todo cubierto de ungüento,

Le seguía un semental,

Y le califico de esto,

Por mostrar un genital.

 

Preguntarán por el otro:

Venía un poco detrás.

Agarrado por un diestro,

(No torero, manual).

 

Detrás de los tres mostrencos,

Con rastas de color malva,

Les arrimaba el aliento,

Un tipo haciendo una calva.

 

Dejaba así al descubierto,

Pústulas endemoniadas.

Pensé, para mis adentros:

Tiene el virus… de monada.

 

Les seguía un sanitario,

Con jeringa y minifalda.

Gritaba: «¡por mis ovarios!,

Que os pincho, como soy Ada».

 

Luego un poli tras un caco,

Y uno más que iba sin nada;

Me provocaron tal asco,

Que hasta me dieron arcadas.

 

Y a fuerza de desventura,

Como dice la canción,

Me topé hasta con un cura,

Posmoderno y maricón.

 

Entendí lo que pasaba:

Sin quererlo, estaba en Chueca

Cual atún en almadraba,

(Pero con gallinas cluecas).

 

Y en el día en que convierten

A Madrid en «suciudad»:

Que ni es día ni accidente,

Ni es ciudad tal suciedad.

 

Y entonces pensė en Quevedo,

Clarividente y mordaz,

Que a la Capital del Orbe

Ya auguraba mal final:

 

«Tú, que andas la Meseta rasa,

En este julio africano,

Cósete el culo, caminante y pasa:

Yace el orgullo en el Llano».


Una respuesta a «Africanos, matasanos y otros sanos»

  1. Jaime, enhorabuena.
    Poeta con arte infinito. Disfruto con tus poemas una barbaridad.
    Premio Nobel seguro.
    Y curas modernos y maricones, una pena, en cantidad.
    I. Caballero
    Donostiarra y carlista

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad