Los almuerzos de Franco

Franco era un ser humano, como todos, claro. Pues bien, también como todos comía.

Gracias al guardia civil Carlos Palacios Miguel, del servicio personal del Caudillo, se han conservado algunos de los menús que se le sirvieron en 1939. Aunque lógicamente era su mujer, Dña. Carmen, la que se encargaba de tal cuestión, a él le gustaba implicarse. ¡Y a quién que pueda no!  Normal. Eso sí, como ambos guardaron siempre ayuno y la abstinencia todos los viernes del año, no sólo los de Cuaresma, como se hace ahora… bueno, y ya ni eso, los viernes nada de carne y poco, poca comida.

En los siguientes documentos se observan algunos de los gustos de Franco y su esposa. Sobre todo comida española, sencilla, normal, variada y… que es la mejor del mundo, digan lo que digan los franceses; también que, al menos el Caudillo, era goloso. Al parecer sentía debilidad por los huevos rellenos de bechamel –a la Aurora-, por la tortilla a las finas hierbas, el cocido madrileño y la crema de limón. A sus invitados también les ofrecía siempre comida española; ¡pues claro, qué mejor!

Lo que no dicen estos menús es que al Caudillo le gustaba sentar a su mesa –junto a su mujer e hija– a embajadores españoles y extranjeros, ministros, políticos o otras personalidades con el fin de estrechar relaciones, conocer sus opiniones y debatir de forma informal los asuntos de actualidad. Tampoco dicen los menús que cuando no tenía a tales personas invitadas, sentaba a la mesa al oficial de guardia del Palacio del Pardo, fuera Teniente o Capitán. Y es que Franco fue siempre hombre sencillo y llano. Eso sí, se les advertía a dichos oficiales que dejaran que fuera Franco quien eligiera los temas de conversación para evitar salidas de tono.

Que disfruten con las fotografía y… con los menús

 


4 respuestas a «Los almuerzos de Franco»

  1. Francisco Franco siempre llevó una vida austera, sin grandes lujos, sólo los propios de un jefe de estado. La vida que llevó y ejerció Francisco Franco como jefe de estado y como buen católico, debería ser ejemplo para muchos jefes de estado o presidentes de gobierno. Franco amaba a España y abnegadamente servía por y para España hasta su último aliento, nunca jamás se sirvió de ella.

  2. Todo lo que él ahorró, y fue estoico en la comida y en los lujos, lo despilfarraron multiplicado por 1000 millones los que vinieron detrás. Ni tanto ni tan calvo.

  3. FUE UNA PERSONA MUY AUSTERA, un verdadero Legionario.
    Y UN HOMBRE DE HONOR, pues cumplía su palabra.
    ¡Qué distinto de los mequetrefes posterores, REYES incluidos!

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad