Aniversario de la Unificación (20.04.1939)

Finalizada la guerra, el 20 de abril de 1939, en el tercer aniversario de la Unificación de Falange Española Tradicionalista de la JONS, se conmemoraron varios actos patrióticos en toda la geografía española, finalizando con un multitudinario acto de homenaje a los caídos por Dios y por la Patria.

Se recordó en él, que, en la primavera de 1937, Franco viendo con preocupación las crecientes tensiones entre monárquicos alfonsinos, carlistas, falangistas y los católicos de la CEDA, pensó en agruparlos a todos en un solo partido. ​ Aunque con anterioridad, la idea de una unificación de todos los movimientos políticos ya había sido planteada en algunos círculos, resultaba demasiado idílico como para ser un hecho.

Por un lado, muchos carlistas estaban soliviantados por la expulsión de Fal Conde a Portugal y, por otro, Hedilla, aunque de hecho no controlaba a los distintos grupos de Falange y contaba con la radical oposición de otros líderes falangistas como Agustín Aznar y Sancho Dávila, se opuso desde el primer momento a la mera posibilidad de la fusión.

No obstante, en febrero de 1937, tuvieron lugar los primeros contactos para llevar a cabo la fusión entre carlistas y falangistas en Portugal, donde residía Fal Conde. En ellos, Falange propuso la absorción de la Comunión Tradicionalista, ya que era el partido más numeroso y con mayor influencia en la zona nacional, a cambio de aceptar algunos puntos del ideario carlista y una instauración monárquica. Los carlistas proponían a su vez la creación de un partido nuevo resultado de la fusión que defendiera la monarquía tradicional y aceptaban los principios falangistas del nacionalsindicalismo. En el mes de marzo prosiguieron los contactos, sin ningún resultado.

El domingo 18 de abril de 1937 los falangistas contrarios a la fusión celebraron un Consejo Nacional en el que eligieron a Manuel Hedilla como Jefe nacional. Ese mismo día Franco anunció, ante el micrófono de Radio Nacional, desde su Cuartel General, las razones y propósitos de la Unificación, causando muy buena impresión entre un sector tradicionalista, recibiendo grandes elogios del Conde de Rodezno.

Hedilla

Entre otras, Franco explico: “Llegada la guerra a punto muy avanzado y próxima la hora de la victoria, urge acometer la gran tarea de la paz, cristalizando en el Estado nuevo el pensamiento y estilo de nuestra Revolución Nacional… Esta unificación que exijo en el nombre de España y en el nombre sagrado de los que por ella cayeron héroes y mártires… precisa tener en cuenta que… Falange Española y Requetés han sido los dos exponentes auténticos del espíritu del alzamiento nacional iniciado por nuestro glorioso Ejército el diecisiete de julio. Como en otros países de régimen totalitario, la fuerza tradicional viene ahora en España a integrarse en la fuerza nueva. Falange Española aportó con su programa masas juveniles… los Requetés (aportaron), junto a su ímpetu guerrero, el sagrado depósito de la tradición española… no quiere decir ni conglomerado de fuerzas ni mera concentración gubernamental, ni unión pasajera… No cerramos el horizonte a la posibilidad de instaurar en la Nación el régimen secular que forjó su unidad y su grandeza histórica…

La promulgación del decreto de Unificación se hizo efectivo el 20 de abril de aquel año y fue publicado en el Boletín Oficial del Estado (Burgos), por el que se creaba el partido único Falange Española Tradicionalista y de las JONS, al que se llamó Movimiento, y colocaba a Franco a su frente, entendiéndolo como el soporte del Estado, intermedio entre la sociedad y un Estado al que se designaba como Nuevo Estado Totalitario.

Dicho decreto constaba de un largo preámbulo y tres artículos, en los que se disponía:

    Artículo primero: Falange Española y Requetés, con sus actuales servicios y elementos, se integran, bajo Mi Jefatura, en una sola entidad política de carácter nacional que, de momento, se denominará Falange Española Tradicionalista y de las J0NS. Esta organización, intermedia entre la sociedad y el Estado, tiene la misión principal de comunicar al Estado el aliento del pueblo y de llevar a éste el pensamiento de aquél a través de las virtudes político-morales, de servicio, jerarquía y hermandad … Quedan disueltas las demás organizaciones y partidos políticos.

    Artículo segundo: Serán órganos rectores de la nueva entidad política el Jefe del Estado, un Secretariado o Junta Política y el Consejo Nacional…

    Artículo Tercero: Quedan fundidas en una sola Milicia Nacional las de Falange Española y de Requetés, conservando sus emblemas y signos exteriores A ella se incorporarán también, con los honores ganados en la guerra, las demás milicias combatientes. La Milicia Nacional es auxiliar del Ejército. El Jefe del Estado es Jefe Supremo de la Milicia. Será Jefe directo un General del Ejército con dos subjefes militares procedentes, respectivamente, de las Milicias de Falange Española y de Requetés. Para mantener la pureza de su estilo se nombrarán dos asesores políticos del mando.

    Dado en Salamanca a diecinueve de abril de 1937. Francisco Franco.

Fal Conde

Franco no solo no informó a Hedilla, sino que lo mandó detener una semana después, junto con otros falangistas disidentes, cuando se negó a integrarse en la Junta Política del nuevo partido como simple vocal y además comunicó a sus jefes provinciales que obedecieran únicamente sus propias órdenes, mientras que a Fal Conde y otros carlistas Franco los mantuvo alejados del centro de poder. ​ Después de esto la mayoría de altos mandos militares de las organizaciones políticas también lo aceptaron y pasaron a servir al nuevo Jefe Nacional. ​ Renovación Española se autodisolvió por decisión de su líder Antonio Goicoechea y José María Gil-Robles dio instrucciones a Acción Popular, el principal partido de la CEDA, para que acatara el decreto, aunque su posición política no mejoró por ello y continuó exiliado e ignorado por el nuevo régimen.

Ante tal situación, y una vez neutralizados los principales disidentes falangistas y carlistas, apenas una minoría, el Decreto de Unificación llevó la tranquilidad política a la zona nacional, eliminando las luchas intestinas entre las diversas facciones políticas, prácticamente inexistentes en comparación con la zona frentepopulista, permitiendo así concentrar el esfuerzo en las operaciones militares.


Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad