Anotaciones en el tablero de ajedrez

Cada movimiento realizado en una partida de ajedrez queda registrado. El registro nos permite reconstruir lo que ha sucedido y también nos da una idea de la situación actual. Observemos la posición de las piezas y los peones en el momento actual, recordemos sus movimientos e intentemos predecir cuáles serán las próximas jugadas de los jugadores.

El mundo se divide a grandes rasgos en Occidente y no Occidente. Hace treinta años, teníamos una división entre el primer mundo (occidental, capitalista), el segundo (oriental, socialista) y el tercero (el Movimiento de los No Alineados, aunque el término Tercer Mundo también connota un mundo atrasado, pero esa no es la distinción que se pretende aquí). Occidente salió victorioso de la Guerra Fría de 1947 a 1991, como resultado de la cual el Segundo Mundo -el campo socialista, el Pacto de Varsovia- dejó de existir. El Movimiento de los No Alineados, en el que Yugoslavia, entre otros, desempeñaba el papel de primer violín, también llegó a su fin, especialmente cuando una de sus piedras angulares -precisamente Yugoslavia- fue sometida a duras pruebas y se dividió en varias unidades políticas.

Es curioso que la desintegración de la poderosa Unión Soviética y la absorción de los Estados del Comecon y del Pacto de Varsovia se produjeran sin que se disparara un solo tiro, mientras que la pequeña Yugoslavia se desintegró durante muchos años en guerras sangrientas y devastadoras.

Las fuerzas motrices de la historia son los factores económicos y financieros (de los que todo el mundo es consciente), así como los factores biológicos (el tipo antropológico que habita un determinado territorio) y, entre ellos, los factores psicológicos (religiones e ideologías; de estos factores no todo el mundo es consciente). Fue una idea (una ideología, una religión, no importa el nombre) la que impulsó a los árabes y luego a los musulmanes a conquistar vastos territorios; fueron las ideas socialistas o comunistas (ideas de la llamada justicia social) las que desencadenaron las fuerzas dormidas en la sociedad y condujeron a una serie de revoluciones exitosas o infructuosas; fue la fe cristiana la que conquistó gradualmente el Imperio Romano desde dentro -sin un solo disparo-, mientras que las conocidas grandes herejías fueron las que impulsaron los enormes cambios sociales y políticos en Europa. La Unión Soviética se derrumbó a instancias de las élites de ese Estado, cuyas mentes sucumbieron al encanto de todo lo occidental, cuyas mentes se rindieron a las ideas occidentales y que, en su mayoría, simplemente declararon su propio Estado en quiebra a cambio de la esperanza o la promesa de pertenecer a las élites de lo que consideraban un mundo mejor.

En parte como resultado del hecho de que las élites occidentales no aceptaron a las élites soviéticas como socios de igual a igual, y en parte porque parte de las élites soviéticas (rusas) abrazaron la idea del patriotismo ruso (¡psicología!), hubo un renacimiento nacional en Rusia que llevó a Vladimir Putin al poder.

Algo muy parecido ocurrió en China. Allí también, las élites seducidas por las ofertas estadounidenses de cooperación y enriquecimiento mordieron el anzuelo estadounidense y se mostraron dispuestas a someter el Reino Medio a Washington. Hu Jintao, entre otros, fue un exponente de tales aspiraciones. La cooperación con Estados Unidos dio sus frutos: China se convirtió en una potencia económica, pero al precio de la dependencia política de Washington. No es de extrañar que en China salieran a relucir fuerzas patrióticas (como lo habían hecho en Rusia), que no deseaban desempeñar el papel de títeres de Estados Unidos. Fueron ellas las que llevaron al poder a Xi Jinping, quien, junto con un grupo de personas dedicadas, concentró todo el poder en sus manos y provocó la eliminación del grupo prooccidental centrado en Hu Jintao. Esto se hizo de una manera muy espectacular, cuando el mundo entero pudo ver cómo se sacaba al antiguo líder chino de la sala de conferencias que albergaba el 20º Congreso del Partido Comunista Chino.

Lo que Ucrania es para Rusia, Taiwán lo es para China. En ambos casos, se trata de una zona -un país- un Estado- que formaba parte de Rusia en el primer caso, de China en el segundo, y cuya separación debilitó tanto a Rusia como a China. Cuanto más utilizaba Occidente a Ucrania en su juego contra Rusia y a Taiwán en su juego contra China, más grave era el debilitamiento. De ahí la actual guerra entre Rusia y la OTAN en territorio ucraniano, de ahí la posible guerra entre China y Estados Unidos y sus aliados situados en la costa occidental del Pacífico por Taiwán.

Occidente es homogéneo como civilización, pero no políticamente. Se pueden distinguir tres actores políticos principales: Estados Unidos, el Reino Unido (junto con los países de la Commonwealth) y la Unión Europea. Dentro de la UE, a su vez, tenemos dos grandes actores, que son Francia (con sus antiguas colonias subordinadas política y económicamente en África) y Alemania (la economía más fuerte del Viejo Continente y la cuarta del mundo).

Estados Unidos -en línea con Zbigniew Brzezinski y Paul Wolfowitz- pretende imponer y mantener su propia hegemonía en todo el planeta. En otras palabras, propone un mundo unipolar, con el dólar como moneda global. A esto se oponen China y Rusia, que predican la idea de un mundo multipolar y que pretenden destronar al dólar como moneda internacional. Un mundo unipolar no es del todo compatible con la Unión Europea, que se fundó, entre otras cosas, con el objetivo de independizar a Europa de Estados Unidos. Estas aspiraciones fueron explotadas anteriormente por la Unión Soviética y luego por Rusia al ofrecer a los países del Viejo Continente grandes cantidades de petróleo barato y, sobre todo, de gas natural. Las fuentes de energía baratas hicieron que la economía de la Unión Europea fuera competitiva con la de Estados Unidos, lo que a su vez no gustó a Washington. En un esfuerzo por debilitar los lazos económicos entre Rusia, por un lado, y Alemania y Francia, por otro, Estados Unidos y también, cada vez más, el Reino Unido, hicieron todo lo posible para que la Unión Europea se peleara con Rusia. Ucrania y Bielorrusia, como antiguas repúblicas soviéticas, así como Polonia y Rumanía, como países hostiles a Rusia, se convirtieron en herramientas de la política de Washington, que pretendía enemistar el este del viejo continente con el oeste. Los estadounidenses no consiguieron controlar Bielorrusia: en cambio, Ucrania (la antigua Rutenia, cuna de los Estados rusos, es decir, Rusia, Bielorrusia y Ucrania) se convirtió en un peón en manos de Estados Unidos, y fue en su territorio donde finalmente se produjo un enfrentamiento armado entre Moscú y Washington. Este enfrentamiento final dio a Occidente -y a Estados Unidos en particular- un excelente pretexto para provocar una ruptura en la cooperación de Europa (y especialmente de Alemania) con Rusia (¡sanciones!). Para asegurarse de que la cooperación no se reanudara en un futuro próximo, alguien se aseguró de destruir el gasoducto que suministraba gas de Rusia a Alemania. Según los medios de comunicación occidentales, esto lo hicieron -¡cómo no! – los rusos.

La falta de energía barata y de materias primas baratas, así como el frenesí (¡ideológico!) de las élites europeas actuales, que han convertido a la naturaleza, al planeta Tierra, ¡a la Madre Tierra!, en una deidad y han comenzado a deshacerse persistentemente de las fuentes de energía del carbón, del petróleo e incluso de los elementos radiactivos (cerrando centrales nucleares en Alemania), han puesto al Viejo Continente en una posición difícil ante la interrupción del suministro de gas desde Rusia. Muchas empresas tendrán que reducir la producción, cesarla por completo o trasladarla a China o Estados Unidos. Europa, a instancias de sus élites ideologizadas, retrocederá a la era preindustrial.

El Viejo Continente, así como Estados Unidos y Canadá, se asemejan a las últimas etapas del Imperio Romano. Las poblaciones autóctonas de Europa y América del Norte disminuyen en número y son sustituidas por millones de recién llegados del Tercer Mundo, a los que se les presta todo tipo de servicios y se les eleva a los altares, como se simboliza al arrodillarse ante los negros y enterrar al delincuente negro común en un ataúd de oro y declararlo casi un santo. A las élites de Occidente no parece importarles que la demografía de los países en los que ocupan puestos de liderazgo esté cambiando: las élites de Occidente están increíblemente preocupadas por el estado de la democracia en Ucrania y Bielorrusia, así como en Rusia.

Rushi Sunak

El nombramiento de Rishi Sunak como primer ministro del Reino Unido (y la anterior destitución de Boris Johnson y Liz Truss de este cargo) puede explicarse de varias maneras. Por un lado, es un signo de los tiempos: Estados Unidos tuvo a su Barack Hussein Obama, ahora el Reino Unido tiene a su Rishi Sunak (por no hablar de toda una plétora de ministros, senadores y lores de piel oscura a ambos lados del Atlántico). ¿Es esto una señal de que los descendientes de los esclavos estadounidenses se han impuesto a los descendientes de los propietarios blancos de esos esclavos? de que los descendientes de la India colonizada se han impuesto a los descendientes de los que colonizaron la India? ¿Ha entrado el tipo antropológico que creó el Reino Unido y los Estados Unidos en una fase de decadencia, en una pérdida de fuerza biológica como la de los romanos del período imperial tardío? ¿O se trata de un acto deliberado por parte de los poderes fácticos para atraer a diversas élites de todo el mundo, independientemente de su nacionalidad, raza y religión, a la capital del antiguo Imperio Británico y, con la ayuda de esas élites locales, seguir gobernando el Tercer Mundo? Después de todo, los indios educados o ricos sueñan con estar en Inglaterra al menos una vez en su vida, y preferiblemente estudiar, trabajar y vivir allí (al igual que los rusos educados y ricos); por el contrario, pocos ingleses sueñan con estar necesariamente en la India o en Rusia, y desde luego no sueñan con establecerse allí. El tiempo dirá si estamos ante una decadencia del viejo imperio o ante una hábil estratagema geopolítica.

La contratación de Rishi Sunak como primer ministro del Reino Unido quizá pretenda disuadir a India de cooperar con Rusia, de participar en los estados BRICS. Pero, ¿será efectiva la medida? Al fin y al cabo, la contratación de Barack Hussein Obama como presidente de Estados Unidos no salvó a este país de las revueltas negras y las tensiones raciales, y ese, entre otros, parece haber sido el propósito de tener un presidente negro. (Antes de esa elección, hubo numerosos largometrajes que preparaban a los estadounidenses para un presidente negro, en los que actores negros interpretaban a directores generales de los Estados Unidos. ¿Nos acordamos de estas películas?).

En el mundo moderno está surgiendo otra división entre, a grandes rasgos, dos campos políticos: Occidente y Oriente. Occidente está personificado por el dólar, Estados Unidos, el Reino Unido y la Unión Europea, el G7, la OTAN, el Banco Mundial, el FMI, el Banco de Pagos Internacionales y, por último, el FEM; Oriente está personificado por Rusia y China, los países de la Organización de Cooperación de Shanghái, los Estados BRICS y, por último, el renminbi (yuan) como candidato a derrocar el reinado del dólar. Pronto, el BRICS (el equivalente al G7) podría acoger a dos miembros importantes: Argentina e Irán.

En medio de estos campos políticos y económicos se encuentran los países de la OPEP (y de la OPEP+), que últimamente se plantean cada vez más unirse a los países que hemos llamado del Este para abandonar el dólar en favor del renminbi o de las monedas nacionales. Las decisiones actuales de la OPEP de reducir la producción de petróleo también parecen confirmar que sus Estados miembros están considerando desprenderse de la influencia occidental.

Occidente parece haber jugado demasiado. La presunción y la codicia, junto con el desprecio por el enemigo, han hecho que las potencias occidentales hayan cometido muchos errores fatales. Las élites occidentales han

[1] provocado el desarrollo económico masivo de China, contando con que Pekín permanezca bajo el hechizo de Occidente, para ser un contrapeso a Rusia y permitir que los empresarios occidentales se enriquezcan ofreciendo mano de obra barata;

[2] empujaron a Rusia al abrazo de China, y a Bielorrusia e Irán al abrazo de Rusia;

[3] privaron a sus propios pueblos y a sus propias economías de fuentes de energía barata mediante una loca economía verde y la imposición de sanciones a Rusia, Irán, Venezuela y otros; y han

[4] consolidado al pueblo ruso en torno a Vladimir Putin, mientras que al mismo tiempo mantienen a sus propias sociedades en decadencia moral (altas tasas de aborto y divorcio, cada vez menos matrimonios, cada vez menos hijos, individualismo extremo, feminismo militante, falta de patriotismo y de cualquier idea por la que merezca la pena morir) y en constante tensión racial y religiosa (inmigración masiva).

La historia no sólo se rige por la economía y las finanzas: la historia también se rige por las ideas (ideologías, religiones) y los tipos antropológicos (es el hombre el que crea la cultura: la cultura no crea al hombre, aunque haya cierta retroalimentación en este proceso). En otras palabras: si no hay una idea por la que merezca la pena morir, no hay un ejército eficaz. Las guerras no se ganan sólo con la tecnología. Y si reubicas a África en Europa, convertirás el Viejo Continente en el Continente Negro con todas las consecuencias. En tal caso, la China, antropológicamente relativamente homogénea, donde las autoridades no tienen inhibiciones para ejecutar numerosas penas de muerte, es la parte ganadora ya al comienzo del enfrentamiento contra Europa y Estados Unidos, donde las sociedades feminizadas y hedonistas colocan la vida animal y vegetal por encima de la vida humana. Europa lucha contra Rusia en suelo ucraniano con equipos, mercenarios y los propios ucranianos; los rusos luchan en suelo ucraniano habiendo movilizado a sus propios hombres. La diferencia es enorme.


2 respuestas a «Anotaciones en el tablero de ajedrez»

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad