Ante el referéndum de la Constitución

Instrucción Pastoral del 28 de noviembre de 1978

Queridos diocesanos:

El momento en que los ciudadanos españoles han de dar su voto sobre la nueva Constitución está próximo. Los católicos saben que este momento compromete gravemente su responsabilidad ante Dios.

Estimamos muy grave proponer una Constitución agnóstica –que se sitúa en una posición de neutralidad ante los valores cristianos- a una nación de bautizados, de cuya inmensa mayoría no consta que haya renunciado a su fe. No vemos cómo se concilia esto con el “deber moral de las sociedades para con la verdadera religión”, reafirmado por el Concilio Vaticano II en su declaración sobre libertad religiosa (DH, 1).

Consecuencia lógica de lo anterior es algo que toca a los cimientos de la misma sociedad civil: la falta de referencia a los principios supremos de ley natural o divina. La orientación moral de las leyes y actos de gobierno queda a merced de los poderes públicos turnantes. Esto, combinado con las ambigüedades introducidas en el texto constitucional, puede convertirlo fácilmente, en manos de los sucesivos poderes públicos, en salvoconducto para agresiones legalizadas contra derechos inalienables del hombre, como lo demuestran los propósitos de algunas fuerzas parlamentarias en relación con la vida de las personas en edad prenatal y en relación con la enseñanza.

Por falta de principios superiores la Constitución ampara una sociedad permisiva, que –según advirtió oportunamente el Episcopado Español- no es conciliable con una sociedad de fundamento ético; y por lo mismo es contraria al ejercicio valioso de la libertad.

Recuerden los ciudadanos creyentes que, como dice el Concilio Vaticano II, “en cualquier asunto de orden temporal deben guiarse por la conciencia cristiana, dado que ninguna actividad humana, ni siquiera en el dominio temporal, puede sustraerse al imperio de Dios“(LG 36).

Por tanto su voto ha de favorecer aquellas estructuras sociales que no estén en pugna con la ley de Dios y que resulten estimulantes para la moral pública y la vida cristiana.


7 respuestas a «Ante el referéndum de la Constitución»

  1. El pueblo español, no obstante, dio más credibilidad al pérfido Tarancón y sus secuaces que a los buenos e inocentes de don Marcelo y don José Guerra a quienes, inexplicablemente, también tenía hipnotizados el satánico concilio. Aún así, ojalá y tuviésemos en España hoy aunque fuese un solo obispo que se aproximara a ellos.

  2. Ahora, después de 60 años se preocupan ustedes por la moral de los que marcan la X, (aunque los demás también pagan ) si, se les va a terminar la buena a vida, es por eso que por fin le han visto las orejas al lobo.

  3. La CEE o Conferencia Episcopal, los obispos europeos, los cardenales y el papa Francisco han tirado por la borda veinte siglos de Catolicismo sin que se pueda revertir su infamia.
    Y el bueno de Marcelo, alegando el Concilio Vaticano II, cuando ya se vislumbraban sus errores, por lo menos al enfrentarse a su juicio particular, pudo disfrutar, es posible, de la infinita misericordia de N.S. Jesucristo.

  4. No recuerdo haber oído nada parecido en aquellos momentos; luego, en las parroquias que yo frecuentaba, no se hablaba tan claro. De hecho no recuerdo que se hablara siquiera de ello; pero también podría haberme olvidado si fue así en algún momento. También es verdad que entonces no sabía lo que se ahora, ni mucho menos. La mayoría ni sospechábamos lo que podía venir y por qué… todos inquietos por los nuevos tiempos( a la fuerza, por la muerte de Franco ), pero confiados en que nada podría alterar tanta paz y bienestar acumulados; no valorábamos lo que habíamos tenido, y teníamos aún en ese momento. Creo que por entonces era bastante incauto, y me preocupan otras cosas; quien iba a pensar…
    Vaya momento crucial que nos ha tocado vivir.

    1. Ya por entonces, ahora me doy cuenta, la prensa, radio y sobre todo, el cine y la televisión, hacían de las suyas…; cada vez menos sutilmente, a medida que empezábamos a perder referencias.
      Tampoco ese cardenal sospechó del CVII; y es que la Conspiración NOS es tan paciente como perversa; y a menudo da do da dos pasos para atrás antes de dar tres adelante.

  5. Nosotros no lo sabíamos pero la jerarquía De la Iglesia si, ya desde la década de los cincuenta sabían perfectamente lo que hacían y pasó lo que pasa siempre en cada institución, unos cuantos pretenden revelarse para engañar al pueblo (tampoco es tan difícil la verdad sea dicha) mientras los otros apoyan la agenda para que siga adelante; la constitución del 78 ya ha hecho todo el daño para lo que fue diseñada, ahora toca la del NOM ( la tecnológica, post humana, verde o como sea que se le quiera llamar) en la que no tendrán cabida las religiones y los de la sotana lo saben.

    https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/4716236.pdf

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad