Antecedentes del 18 de Julio de 1936

España fue grande, el pueblo español fue grande y su monarquía también; pero desde el 14 de abril 1931, a pesar de una victoria electoral monárquica, se instauró una República, y todo aquello pasó a ser una historia lejana de la que apenas quedaba la famosa frase escrita en todas las enciclopedias escolares, esa de que en los dominios de España no se ponía el sol.

Ahora bien, en la España republicana el sol mostró rápidamente su ocaso, dejando en tinieblas y enturbiado al pueblo español, pasando inexorablemente a la España dormida, la España sin pulso, la España enferma, al finis Hispania.

Efectivamente, la II República española fue un quinquenio nefasto y caduco, que tras diferentes avatares quedó subyugado a la envolvente vorágine comunista de un Frente Popular que desde el pucherazo o fraude electoral del 16 febrero de 1936 y el 13 de julio 1936 (cinco días antes del alzamiento nacional), protagonizó 330 muertos; 1.511 heridos; 178 explosiones de bombas; 160 iglesias totalmente destruidas; 261 iglesias asaltadas, incendiadas o con destrozos; 155 atracos consumados; 79 centros políticos o privados asaltados; 128 huelgas generales; 357 huelgas parciales; y una multitud de agresiones, bombas recogidas sin estallar, tentativas de atraco, destrozos, incautaciones, detenciones ilegales, etc.

Compartir

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*