Antepasados y parientes americanos de José Antonio Primo de Rivera

Si bien es cierto que los estudiosos de nuestro pasado conocen la ascendencia americana de los Primo de Rivera, en cambo, el público ignora las  vinculaciones de sangre que los liga a la Argentina.

José Primo de Rivera

El fundador de la Falange tenía ascendencia con raigambre colonial que se remonta a la época de la conquista de América. Su  bisabuelo paterno, el Capitán de Fragata de la Real Armada don José Primo de Rivera, natural de Algeciras, casado el 11 de noviembre de 1809 en Córdoba (Argentina) con doña Juana, hija del Virrey Marqués don rafael de Sobremonte y de doña Juana María, hija ésta de don Marcos José de Larrazábal, Caballero de la Real Orden de Santiago, Gobernador del Paraguay y Alférez real de Buenos Aires, casado con doña Josefa Leocadia de la Quintana y de Riglos.

Don Marcos José de Larrazábal, cuyo padre, don Antonio, era de hidalga cepa vizcaína, fue Maestre de campo general y Alf´rez real de Buenos Aires, afincado aquí en el siglo XVIII; casado el 13 de julio de 1706 con doña Agustina, hija del regidor y Tesorero de la Santa Cruzada Capitán Gaspar de Avellaneda, natural de España, avecindado en Río de la Plata al final del siglo XVII, y cuyo tataranieto fue aquel don Marcos sacrificado en Metán en 1841 durante la tiranía, padre del doctor Nicolás de Avellaneda, Presidente de la República.

El Capitán Gaspar de Avellaneda, casado con doña Juana de Lavayen, tataranieto del Algualcil mayor de Río de la Plata, Teniente de Gobernador de Guayrá y Ciudad Real, don Alfonso Riquelme de Guzmán, del linaje del Conde de Arcos y uno de los primeros pobladores de estas tierras, casado con doña Úrsula, hija del célebre Gobernador Domingo Martínez de Irala, que llegó en la expedición del primer Adelantado don Pedro de Mendoza.

La abuela materna de doña Juana de Sobremonte, mujer de Primo de Rivera, era la citada doña Josefa Leocadia, hija del Coronel veedor del presidio de Buenos Aires y familiar del Santo Oficio de la Inquisición don Nicolás de la Quintana, de la rama de los señores del palacio de su apellido en Bilbao, que descienden de los antiguos señores de la Torre de Quintana de Beci.

Don Nicolás se radicó aquí a principios del siglo XVIII y casó en San Isidro con doña Leocadia Francisca, hija del segundo matrimonio del hidalgo navarro don Miguel de Riglos, establecido en Buenos Aires, donde fundó rama de familia en el siglo XVII; fue Maestre de campo general, y en Santa Fe, Teniente de Gobernador y Justicia Mayor.

Don Miguel de Riglos casó con doña Leocadia de Torres, entroncada con los Hurtado de Mendoza, los Medrano, los Astor; era biznieta de don Gaspar de Gaete, Teniente General de Gobernador de Río de la Plata y Alférez Real de Buenos Aires, y tataranieta del Capitán Pedro de Izarra, natural de la Asunción, uno de los primeros pobladores de Buenos Aires, fundado en 1580 por Juan de Garay.

Del matrimonio formado por don Nicolás de la Quintana y doña Leocadia Francisca de Riglos y Gaete fueron hijos, entre otros:

  • Hilarión de la Quintana

    don José Ignacio de la Quintana y de Riglos, Brigadier general y Mariscal de campo, abuelo materno de doña Remedios de Escalada, la ilustre compañera del Libertador, Capitán general don José de San Martín. Este don José Ignacio fue padre de don Hilarión de la Quintana, Brigadier general de los ejércitos argentinos, guerrero de la Independencia, Director delegado en Chile y que se distinguió en la reconquista de Buenos Aires durante las invasiones inglesas, comisionado por Liniers, de quien era Ayudante, para que Beresford se rindiera. Don José Ignacio fue también bisabuelo del Doctor Manuel Quintana, Presidente de la nación.

Doña Josefa Leocadia de la Quintana y de Riglos, abuela de doña Juana de Sobremonte, mujer de don José Primo de Rivera, bisabuelos éstos del fundador de la Falange.

Doña Francisca de la Quintana y de Riglos, se casó en Buenos Aires con el Capitán don Ignacio de Irigoyen y Echenique, natural de Azpilcueta, de noble casa en el Valle de Baztán (Navarra). Fueron sus hijos:

  • Don Miguel, Caballero de la Real Orden de Alcántara, que asistió al Cabildo Abierto en 1810, Coronel, guerrero de la Independencia, Gobernador Intendente de Buenos Aires, etc.
  • Don Matías, que se distinguió en la batalla de Trafalgar, fue uno de los principales organizadores de la revolución de mayo, y concurrió al Cabildo Abierto, siendo guerrero de la Independencia, Brigadier general, Ministro de la Guerra y desempeñando otros puestos de importancia.
  • Don Manuel, Abogado de la Real Audiencia, de sobresaliente actuación en el Virreinato y al iniciarse el periodo independiente. Fue abuelo del Doctor Bernardo de Irigoyen, figura consular de la República.
  • Doña Petronila de Irigoyen, hermana de los nombrados Miguel, Matías y Manuel, casó con el Brigadier de la Real Armada, héroe de las invasiones inglesas, Gobernador intendente de Córdoba, don Juan Gutiérrez de la Concha, fusilado, con Liniers y otros jefes, en Cabeza de Trigo. De este matrimonio proceden, entre otros:
    • Manuel Gutiérrez de la Conche e Irigoyen

      don Manuel Gutiérrez de la Concha e Irigoyen, que nació el 15 de abril de 1808 en Córdoba (Argentina), Capitán general de los reales ejércitos, primer Marqués del Duero, Grande de España de primera clase, célebre caudillo de la guerra contra los carlistas en el reinado de Isabel II, Senador del Reino, etc. Su estatua se levanta en el paseo de la Castellana, en Madrid.

    • y don José Gutiérrez de la Concha e Irigoyen, nacido en Córdoba (Argentina) el 10 de junio de 1809, Capitán general de los reales ejércitos, Presidente del Consejo de Ministros, Presidente del Senado, Capitán general de la isla de Cuba, primer Marqués de la Habana, Grande de España de primera clase, Embajador en Francia, gentilhombre de cámara con ejercicio y servidumbre, etc. De estos hermanos proceden los actuales Duques de fernán Núñez, Abrantes, Bivona y Linares, Marqués del Duero, Habana, Tavara, Guadalest, Revilla, Sardoal, el Conde de Canceladas y varias familias de la aristocracia española con grandeza de España.

José Antonio Primo de Rivera tenía, como se ha visto, vínculos de sangre y antepasados comunes con muchas familias argentinas y también cubanas por su estirpe materna.

Fuente: José Antonio, de Ximénez de Sandoval, reedición de 1976, apéndice I (pp. 559 y 560). (Por gentileza de nuestro querido y admirado colaborador José Piñeiro Maceiras)


8 respuestas a «Antepasados y parientes americanos de José Antonio Primo de Rivera»

  1. No entiendo qué importancia pueden tener estos datos en lo que respecta al personaje histórico en cuestión. ¿Han influido estos personajes en las ideas y personalidad de José Antonio? Si empezamos a rizar el rizo aquí todos tenemos tíos que tenían negros en Cuba…pero ya se sabe qué. En fin.

    De Ximénez de Sandoval he leído “Biografía apasionada” y no recuerdo nada de esto (quizá no leo los apéndices) o es de otra obra, pero si él escribió lo relatado en este artículo le borro en mi consideración de español y persona sensata. En primer lugar por dedicarse a estas nimiedades y en segundo y más importante por frases como “..la ilustre compañera del Libertador, Capitán general don José de San Martín..”, “…guerrero de la Independencia…”.

    ¿Libertador, de qué? Parece mentira que en España se digan tales barbaridades para nombrar a un traidor, masón (cuestión que los argentinos no quieren reconocer), vendido, innoble y estúpido, que terminó traicionando hasta a sus “liberados”, muriendo en Francia (¡pero si había combatido a Francia en España!) donde vivió tan tranquilamente mientras “su patria americana” no sabía ni por donde se andaba. ¿por qué no se fue a Inglaterra como hizo desde España para recibir instrucciones y destruir la américa española? ¿Es que allí después de utilizados no pagan a traidores? Menudo personaje… ¡y le hemos puesto estatuas en España!

    Como coletilla a este comentario viene a cuento la situación y extrañeza (no sé por qué) que en muchas personas causa el que España (o lo que sea esto) tenga tantos traidores (la mayoría de nuestros personajes públicos de la historia son traidores, incluso los que a través de la historia se piensa son realmente “patriotas”). Normal, como va a ser un país que pone estatuas a sus enemigos, pues un pueblo de traidores, y luego nos extrañamos ahora de los políticos que nos han tocado en suerte…pues como ha sido esto prácticamente siempre.

    En esa línea está el alabar a estos personajes por Ximénez de Sandoval, si es que ha sido él y no un añadido externo; si fuese él sería un auténtico mazazo a la Falange (¿un falangista elogiando a estos individuos?) y pensando que él conocía personalmente a José Antonio, espero que no me vengan ahora con que pensaba lo mismo, espero que no, porque entonces también tendría que deshacerme de todo lo relacionado con él, pero es que “Aquí” nunca se sabe.

    Como curiosidad, por llamarla de algún modo, comentar que estuve en Buenos Aires y les dije a unos niños, colegiales, que me dejasen ver sus libros de historia de la Argentina y tal; pues en esos libros parece que América empezó a existir por generación espontánea y se nombra más a los USA (será que ellos les crearon) que a España, que por cierto no se la nombra. Han pasado unos años, espero que ahora se siga sin nombrar a España, porque en tal caso me temo que no sería para nada bueno. Como para “reunir a la Hispanidad”, no se lo creen ni los que lo dicen.

    1. De acuerdo contigo JL.
      No parece trascendente este relato…
      TODOS los mal llamados «libertadores» como el miserable San Martin y Simón Bolivar, adorados hasta la saciedad en América por sus ciudadanos nacionales, fueron MASONES, traidores a su patria – ESPANA – y nuestros «amigos” ingleses y americanos se han ocupado y se ocupan en que la Historia Gloriosa de nuestra PATRIA en esos territorios y naciones desaparezca.
      SOLO una MINORIA de los habitantes de los países americanos y siempre si NO son masones y si son católicos, se acuerdan de que España existe.
      La inmensa mayoría ODIA a ESPANA, y no lo escribo gratuitamente ya que he vivido unos cuantos años en esos países para conocer de primera mano, ese ODIO hacia nosotros. Y NO tiene remedio. Lo siento.
      Por supuesto, lo escrito NO debe enturbiar la figura de José Antonio y de su padre, DON MIGUEL PRIMO de RIVERA españoles de HONOR.
      Mi abuelo José María un vasco de Vergara fue su mano derecha durante mucho tiempo y sus alabanzas sobre las virtudes de ambos, eran INMENSAS.
      Dos patriotas sin ningún límite y al servicio de DIOS. Sin la menor duda.
      DIOS, PATRIA y REY LEGITIMO

      1. Saludos Iñigo,

        En efecto sin duda tanto José Antonio como su padre eran grandes personas, grandes patrióticas y merecedores de toda admiración.

        Por tal motivo me disgusta que se venga ahora con cuestiones que de soslayo pudiese parecer que estas personas se adhiriesen a cualquier tipo de pensamiento “libertario americano”. José Antonio tenía muy clara la gran obra de España en América y que su unidad de destino tenía que ver con ello, pero nunca supe nada que les acercase a los advenedizos traidores que allí tienen por “libertadores”.

        Por supuesto la unidad de lo que se llama hispanidad es un imposible, incluso cualquier tipo de acercamiento real, los que así piensen viven en las nubes, en la pura ilusión.

        ¿Podría ser que p. e. Chile o cualquiera de esos países formase una alianza, casi identidad, con Rusia? Pues aunque sea extraordinariamente difícil sí sería imaginable, lo que no es imaginable es que la formen con España a pesar de todo “lo común”.
        Es posible porque con Rusia no tienen ni han tenido relación alguna y por tanto no existe antagonismo ni problemas graves que resolver, pero con España la relación es total, mimetismo puro, por lo que la ruptura ha sido tan traumática que para justificar lo injustificable han tenido que crear mitos fundacionales completamente falsos, pero necesarios si quieren seguir en las actuales circunstancias.

        Si se pretendiese una nueva “unión” de algún tipo, de modo serio y real, tendrían que librarse de tales mitos y por tanto reconocer los terribles errores y traiciones de la peor calaña que han cometido, se verían ellos mismos como escoria y culpables de todo los que les ha acontecido y eso nadie lo va a aceptar. Por tanto esa “unión” es imposible.

        Otra solución es que España hiciese como si no se acuerda de nada, les dejase con sus mitos y locuras, aceptando el papel de comparsa o de tonto de acompañamiento, pero claro, esto no sería una verdadera “unión” y por tanto es imposible.

        Las rupturas en cualquier aspecto, cuanto más unión previa haya existido y más estrecha y fértil relación, más difíciles son de solucionar, como los matrimonios finalmente mal avenidos, que pueden “casarse” con otro, pero jamás con el anterior.

        Ley de vida.

    2. Pues yo estuve en ROSARIO, Argentinina, en la UNIVERSIDAD NACIONAL, como Profesor Invitado, y tuve ocasión de visitar el Consulado General de España, el Colegio Español, el Centro de la UNED, donde estudiaban muchos agentinos y españoles, el Centro Gallego, y la Casa de Aragón…
      Todo en un clima de gran cordialidad y amor a España, al menos por las clases dirigentes, profesores universitarios, empresarios, periodistas, escritores, etc.
      También es verdad que me decían que los jóvenes preferían ir a USA que venir a ESPAÑA, por aquello de aprender inglés, que les abría muchas puertas.
      ¡Vamos, que las raíces españoles estaban en retroceso!
      (Es posible que a ello contribuya también el escaso prestigio de las Universidades españolas.
      Sí venían, en cambio, al IESE, de la Universidad de Navarra, futuros empresarios y/o directivos de empresa,pues al parecer es un centro con un gran prestigio, no solo en España, sino también en Hispanoamérica).

      1. Pero hombre D. Ramiro, no haga trampas en el solitario

        Usted ha estado en centros españoles o de alguna simpatía, relacionándose con personas predispuestas e incluso compatriotas, en un clima de invitación y por tanto de agasajo y contemporización, incluso puede que de fingimiento.

        ¿Así se hacen las pruebas científicas e incluso las sociales?

        Pruebe, incluso en ese “clima favorable” a tratar aún de pasada los temas candentes como los aquí sugeridos en los comentarios. No le arriendo las ganancias si lo hiciese y eso entre personas predispuestas a confraternizar; si lo hace en otros entornos puede que lo lamentase seriamente.

        Nunca aceptarán sus errores ni la barbarie a que han conducido; indiferente que le den la palmadita en entornos predispuestos y privilegiados, porque si les pone en la tesitura de afrontamiento esos mismos le darán la puñaladita. Y si no inténtelo.

  2. Mejor que saber de antepasados sin más, es saber por qué hechos fueron conocidos, si los hay; que influencia tenían con relación a la situación de su entorno, etc.. Ya que, por sus obras les conoceréis. Así, lo primero que miraría en personajes con mando y/o posición, sobre todo de ultramar, es si tienen algún retrato con una mano siniestra tipo «Napoleón».

    1. Confirmado, el texto pertenece a «José Antonio, biografía apasionada», en el apéndice I perteneciente al autor aquí señalado, Miguel A. Martínez Gálvez.
      Menos mal que no pertenece a Ximenez de Sandoval, pero si fue descuidado de este al colarse estos detalles que tanto significan.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad