«Antifa»: la revolución que no cesa (II/II)

Es difícil determinar con precisión el tamaño del movimiento Antifa en los Estados Unidos. Los llamados «antifascistas de Reddit», la «principal comunidad antifascista» en la plataforma de redes sociales Reddit, tienen aproximadamente 60.000 miembros. El grupo Antifa más antiguo de Estados Unidos, el «Rose City Antifa», con sede en Portland, Oregón, tiene más de 30.000 seguidores en Twitter y 20.000 seguidores en Facebook, no todos son necesariamente partidarios. «It’s Going Down», una plataforma de medios para anarquistas, antifascistas y anticapitalistas autónomos, tiene 85.000 seguidores en Twitter y 30.000 en Facebook.

Según la agencia de inteligencia nacional alemana (Bundesamt für Verfassungsschutz, BfV), Alemania, que tiene aproximadamente una cuarta parte de la población de los Estados Unidos, alberga a 33.000 izquierdistas extremos, de los cuales 9.000 son extremadamente peligrosos. Los violentos agitadores de izquierda son predominantemente hombres, entre 21 y 24 años de edad, generalmente desempleados y, según BfV, el 92 por ciento aún viven con sus padres. La evidencia sugiere que la mayoría de los miembros de Antifa en los Estados Unidos tienen un perfil socioeconómico similar al de los de Alemania.

En Estados Unidos, los grupos Antifa, incluida «Torch Antifa Network», «Refuse Fascism» y «World Can’t Wait» están siendo financiados, a menudo generosamente por donantes individuales, así como por grandes organizaciones filantrópicas, incluido varias de las sociedades integradas en Open Society la «casa madre» de George Soros.

Para evadir su detección y control por parte de la policía, los grupos Antifa en los Estados Unidos a menudo usan plataformas de redes sociales encriptadas como Signal y Telegram Messenger para comunicarse y coordinar sus actividades, a veces traspasando las fronteras estatales. No es sorprendente que el Departamento de Justicia de los Estados Unidos esté investigando a personas vinculadas a Antifa como un paso para desenmascarar a la organización en general.

Orígenes históricos de Antifa estadounidense.-

En los Estados Unidos, la ideología, las tácticas y los objetivos de Antifa, lejos de ser novedosos, provienen casi en su totalidad de grupos Antifa europeos, donde los grupos antifascistas, de una forma u otra, han estado activos, casi sin interrupción, por un siglo (ver Antifa I/II).

Al igual que en Europa, los fines y objetivos del movimiento Antifa estadounidense se remontan a una guerra ideológica única y general de un siglo contra los «ideales fascistas» del capitalismo y el cristianismo, que el movimiento Antifa quiere reemplazar por un «socialismo revolucionario».

El primer grupo denominado antifascista en los Estados Unidos fue la Liga Americana contra la Guerra y el Fascismo, fundado en 1933 por el Partido Comunista de los Estados Unidos. La Liga, que afirmaba oponerse al fascismo en Europa, se dedicó a subvertir a los varios gobiernos de los Estados Unidos.

En testimonio ante el Congreso de los Estados Unidos en 1953, el líder de CPUSA, Manning Johnson, reveló que la Internacional Comunista había instruido al partido estadounidense en la década de 1930 para establecer la Liga Americana contra la Guerra y el Fascismo: «como cobertura para atacar a nuestro gobierno, nuestro sistema social, nuestros líderes… a nuestro sistema judicial a fin de generar un odio masivo contra ellos… también como cobertura para socavar la seguridad nacional … como una tapadera para defender a los comunistas, los enemigos jurados de nuestra gran herencia… para preparar a millones de personas ideológica y organizativamente para el derrocamiento del gobierno de los Estados Unidos».

Precursor del movimiento Antifa moderno fueron los Panteras Negras, organización política revolucionaria establecida en octubre de 1966 por estudiantes universitarios marxistas en Oakland, California. El grupo abogó por el uso de la violencia y las tácticas de guerrilla para derrocar al gobierno de Estados Unidos.

El historiador Robyn C. Spencer señaló que los líderes de loa Pantera Negra estaban profundamente influenciados por el «Frente Unido de la clase obrera contra el fascismo», informe de Georgi Dimitroff presentado en el Séptimo Congreso Mundial de la Internacional Comunista en julio y agosto de 1935: «En 1969, los Panthers comenzaron a utilizar el fascismo como marco teórico para criticar la política económica de los Estados Unidos. Definieron el fascismo como ‘el poder del capital financiero’ que ‘se manifiesta no solo como bancos, fideicomisos y monopolios, sino también como la propiedad humana de FINANCE CAPITAL: el hombre de negocios avaro, el político demagógico y el policía racista ».

En julio de 1969, los Panteras Negras organizaron una conferencia «antifascista» llamada «Frente Unido contra el Fascismo», a la que asistieron casi 5.000 activistas: «Los Panthers esperaban crear una ‘fuerza nacional’ con una ideología revolucionaria común y un programa político de respuesta a los deseos y necesidades básicas de todas las personas en un Estados Unidos fascista, capitalista y racista».

El último día de la conferencia fue dedicado a un plan detallado para descentralizar las fuerzas policiales en todo el país. Spencer escribió: «Propusieron enmendar los estatutos de la ciudad para establecer departamentos de policía autónomos basados ​​en la comunidad para cada ciudad que serían responsables ante los consejos de control de la policía local del vecindario compuestos por 15 miembros electos de cada comunidad. Lanzaron los Comités Nacionales para Combatir el Fascismo (NCCF), una red multiracial a nivel nacional para organizar el control comunitario de la policía «.

En 1970, miembros de los Panteras Negras crearon un grupo terrorista llamado Ejército de Liberación Negra, cuyo objetivo declarado era «debilitar al estado capitalista enemigo».

El miembro de BLA, Assata Shakur, describió la estructura organizativa del grupo, que era similar a la utilizada por el movimiento Antifa de hoy: «El Ejército de Liberación Negra no era un grupo centralizado y organizado con un liderazgo y una cadena de mando comunes. En cambio, había varias organizaciones y colectivos trabajando juntos desde varias ciudades, y en algunas ciudades más grandes a menudo había varios grupos trabajando independientemente uno del otro».

Otros anclajes ideológicos del moderno movimiento Antifa en los Estados Unidos incluyen un grupo terrorista de izquierda conocido como Weather Underground Organization, el equivalente estadounidense de la Facción del Ejército Rojo de Alemania. The Weather Underground, responsable de atentados y disturbios durante la década de 1970, buscaba lograr «la destrucción del imperialismo estadounidense y formar un mundo comunista sin clases».

El ex director de contraterrorismo del FBI, Terry Turchie, ha destacado las similitudes entre Black Lives Matter hoy y el grupo Black Panther Party y Weather Underground de las décadas de 1960 y 1970: «El Partido Pantera Negra fue una organización marxista maoísta leninista y eso vino de Huey Newton, uno de los cofundadores, quien dijo que no representamos nada más que la transformación total del gobierno de los Estados Unidos… querían aprovechar la tensión que ya existía en las comunidades negras y exacerbarla donde pudieran. Controlar las situaciones donde surgiera una chispa y encender el país… Hoy estamos viendo la tercera revolución y porque creen que pueden hacer que aquello suceda. Lo único diferente son los nombres de los grupos».

Antifa americana.-

Las raíces del movimiento Antifa moderno en los Estados Unidos se remontan a la década de 1980, con el establecimiento de Anti-Racist Action, una red de aficionados anarquistas punk rock contrarios a los skinheads neonazis.

Mark Bray, autor de «The Antifa Handbook», explicó: «En muchos casos, el movimiento Antifa moderno de América del Norte creció como una forma de defender la escena punk del movimiento neonazi de skinhead; los fundadores de la red original de Acción Antirracista en América del Norte fueron skinheads antirracistas. La lucha fascista/antifascista fue esencialmente una lucha por el control de la escena punk durante la década de 1980; lo mismo en gran parte de América del Norte que en partes de Europa en esta época… Hay una gran superposición entre la política de izquierda radical y la escena punk, y hay estereotipos sobre los sucios anarquistas y punks, que aunque resulta una simplificación excesiva, no por ello deja de ser verdad en no poca medida».

La Acción Antirracista se inspiró en la Acción Antifascista (AFA), un grupo militante antifascista fundado en Gran Bretaña a fines de la década de 1970. El grupo estadounidense compartió la inclinación del grupo británico por atacar violentamente a opositores políticos. ARA finalmente pasó a llamarse Torch Network, que actualmente reúne a nueve grupos antifa militantes.

En noviembre de 1999, multitud de anarquistas enmascarados, predecesores del movimiento Antifa de hoy, arrasaron el centro de Seattle, Washington, durante violentas manifestaciones que interrumpieron una conferencia ministerial de la Organización Mundial de Comercio. Las protestas de la OMC en Seattle dieron origen al movimiento antiglobalización.

En abril de 2001, aproximadamente 50.000 anticapitalistas se reunieron en Quebec para oponerse a la Tercera Cumbre de las Américas, una reunión de líderes de América del Norte y del Sur que estaban negociando un acuerdo para crear un área de libre comercio que abarcaría el hemisferio occidental.

En febrero de 2003, cientos de miles de personas se manifestaron contra la Guerra de Irak. Después de que la guerra continuó de todos modos, algunas partes del llamado movimiento progresivo se radicalizaron y dieron a luz al actual movimiento Antifa.

Rose City Antifa (RCA), fundada en Portland, Oregón, en 2007, es el grupo estadounidense más antiguo en utilizar «Antifa» en su nombre. Antifa se deriva de un grupo llamado Antifaschistische Aktion, fundado en mayo de 1932 por los líderes estalinistas del Partido Comunista de Alemania. El logotipo de Antifa, con dos banderas que representan el anarquismo (bandera negra) y el comunismo (bandera roja), se derivan del movimiento alemán Antifa.

El movimiento antifa estadounidense ganó impulso en 2016, después de que el senador de Vermont, Bernie Sanders, autoproclamada socialista, perdiera la nominación del Partido Demócrata ante Hillary Clinton. Los partidarios de base de Sanders prometieron continuar su «revolución política» para establecer el socialismo en Estados Unidos.

Mientras tanto, la inmigración se convirtió en un nuevo punto de inflexión en la política estadounidense después de que Donald Trump, en su campaña, prometiera reducir la migración ilegal. En junio de 2016, los manifestantes atacaron violentamente a partidarios de Donald Trump un mitin en San José, California. En enero de 2017, cientos de manifestantes de Antifa intentaron interrumpir la ceremonia de jura del presidente Trump en Washington, DC.

En febrero de 2017, los manifestantes de Antifa empleando la «táctica de bloque negro» (usan ropa negra, máscaras u otros artículos para ocultar la cara para que no puedan ser identificados por la policía) impidieron que Milos Yiannopoulos, activista de extrema derecha, pudiera impartir un discurso en la Universidad de California en Berkeley, lugar de nacimiento del Movimiento de Libertad de Expresión en 1964. Los radicales de Antifa afirmaron que Yiannopoulos planeaba «eliminar» a los estudiantes indocumentados en Berkeley con el propósito de arrestarlos. Los vándalos antifa enmascarados armados con cócteles molotov, ladrillos y una gran cantidad de otras armas improvisadas combatieron a la policía y causaron más de 100.000 dólares en daños.

En junio de 2018, el representante republicano Dan Donovan de Nueva York presentó el proyecto de ley HR 6054 – «Desenmascarando la Ley Antifa de 2018» exigiendo penas de prisión de hasta 15 años para cualquier persona que, usando máscara o disfraz «hiriera, oprimiera, amenazara o intimidara a «alguien que estuviera ejerciendo cualquier derecho garantizado por la Constitución de los Estados Unidos». El proyecto de ley sigue estancado en la Cámara de Representantes.

En julio de 2019, el radical antifa Willem Van Spronsen intentó incendiar el centro de detención de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos en Tacoma, Washington. Fue asesinado en un enfrentamiento con la policía.

Ese mismo mes, los senadores estadounidenses Ted Cruz y Bill Cassidy presentaron una resolución para calificar a Antifa como una «organización terrorista nacional». La resolución declaraba: «Ya que los miembros de Antifa, porque creen que la libertad de expresión es equivalente a la violencia, han utilizado amenazas de violencia en la búsqueda de suprimir las ideologías políticas opuestas; ya que Antifa representa la oposición a los ideales democráticos de reunión pacífica y libertad de expresión para todos; ya que los miembros de Antifa han agredido físicamente a periodistas y otras personas durante protestas y disturbios en Berkeley, California;… el Senado… propone que los grupos y organizaciones de todo el país que actúan bajo la bandera de Antifa a ser designados como organizaciones terroristas nacionales… los Antifa son terroristas, violentos matones enmascarados que ‘luchan contra el fascismo’ a base del fascismo real, protegidos por el privilegio liberal», dijo Cassidy. «Los matones se saldrán con la suya hasta que alguien diga basta. Los funcionarios electos deben tener coraje, no cobardía, para evitar el terror».

Antifa explota la muerte de George Floyd.-

Los radicales antifa utilizan cada vez más eventos incendiarios como la muerte de George Floyd en Minnesota como trampolines para lograr sus objetivos más amplios, uno de los cuales incluye la destitución del presidente Trump.

El veterano corresponsal de seguridad nacional Bill Gertz informó recientemente que el movimiento Antifa comenzó a planear fomentar una insurgencia antigubernamental a nivel nacional a principios de noviembre de 2019, cuando comenzó la temporada de campaña presidencial de los Estados Unidos. El ex miembro del personal del Consejo de Seguridad Nacional, Rich Higgins, dijo: «Las acciones de Antifa representan una ruptura total con la larga tradición de un proceso político pacífico en los Estados Unidos. Su ideología marxista busca no solo influir en las elecciones a corto plazo sino destruir el uso de las elecciones como el factor determinante en la legitimidad política… El objetivo de Antifa es nada menos que fomentar la revolución, la guerra civil y silenciar a los anticomunistas de Estados Unidos. Etiquetar a los partidarios de Trump como nazis y racistas es una constante entre los grupos comunistas y de izquierda… Antifa fnciona actualmente como centro de control de los disturbios como forma de llevar a la práctica la utilización manifiesta de la violencia contra objetivos tales como tiendas, el capitalismo, monumentos, la historia, las iglesias y Dios».

Joe Myers, ex funcionario de la Agencia de Inteligencia de Defensa y experto en contrainsurgencia, agregó: «La elección del presidente Trump y la revitalización de Estados Unidos son una amenaza para los objetivos nihilistas de Antifa. Fomentan esta violencia para crear estragos, desesperación y atacan la campaña de Trump para procurar su derrota en 2020. Emplean la violencia organizada para fines políticos: destrucción del orden constitucional.»

El principal jefe antiterrorista de Nueva York, el Comisionado Adjunto de Inteligencia y Contraterrorismo, John Miller, explicó por qué las protestas de George Floyd en la ciudad de Nueva York se volvieron tan violentas y destructivas: «antes de que comenzaran las protestas, los organizadores de ciertos grupos anarquistas se dispusieron a recaudar fondos para fianzas, a reclutar médicos y equipos sanitarios con vistas a la violencia interacciones prevista «Se prepararon para cometer daños a la propiedad y ordenaron a las personas que los seguían que esto se hiciera de manera selectiva y sólo en las áreas más ricas o en tiendas de alta gama administradas por entidades corporativas… Desarrollaron una compleja red de ciclistas para adelantarse a los manifestantes a fin de saber dónde estaba la policía con el fin de poder dirigir grupos más grandes a lugares donde pudieran cometer actos de vandalismo con más facilidad, incluido el incendio de vehículos y el uso de cócteles molotov… Creemos que una cantidad significativa de personas vinieron de fuera, así como la preparación anticipada, los ciclistas como «exploradores», el uso de información encriptada, lo de las fianzas y los sanitarios es un conjunto que indica indica que planearon los desórdenes, los daños a la propiedad, la violencia y los encuentros violentos con la policía antes de la primera manifestación y/o antes el primer arresto «.

En una entrevista con The Epoch Times, Bernard B. Kerik, ex comisionado de policía del Departamento de Policía de la ciudad de Nueva York, dijo que Antifa «explotó al 100 por ciento» las protestas de George Floyd: «Está en 40 estados diferentes y 60 ciudades; sería imposible para alguien fuera de Antifa financiar esto. Es un intento radical, izquierdista y socialista de revolución. Vienen de otras ciudades. Eso cuesta dinero. No hicieron esto solos. Alguien está pagando por esto. Lo que está haciendo Antifa es que básicamente están reclutando a la comunidad negra como su ejército. Instigan, crispan, hacen que estos jóvenes negros salgan y hagan cosas estúpidas, y luego desaparecen».

Como en todo el país, en Bellevue, Washington, que también fue golpeado por el saqueo y la violencia, el jefe de policía Steve Mylett confirmó que las personas responsables estaban organizadas, desde fuera de la ciudad, y se les pagaba: «Hay grupos que pagan dinero a estos saqueadores; les pagan por la ventana rota. Esto es algo totalmente diferente con lo que estamos lidiando y que nunca antes habíamos visto como una profesión. Teníamos oficiales que estaban en diferentes áreas que perseguían a estos grupos. Cuando hacemos contacto, simplemente se dispersan «.

Financiamiento Antifa.-

La violencia coordinada plantea preguntas sobre cómo se financia Antifa. La «Alianza para la Justicia Global» (AFGJ) es un grupo organizador que sirve como patrocinador fiscal de numerosas iniciativas radicales de izquierda, según Influence Watch, grupo de investigación que recopila datos sobre organizaciones de defensa, fundaciones y donantes.

AFGJ, que se describe a sí mismo como «anticapitalista» y se opone a los principios de la democracia liberal, proporciona «patrocinio fiscal» a grupos que defienden numerosas causas de extrema izquierda y extrema izquierda extranjeras y nacionales, incluida la eliminación del Estado de Israel.

El AFGJ con sede en Tucson, Arizona, y las personas asociadas con él, han abogado por regímenes autoritarios socialistas y comunistas, incluso en Cuba, Nicaragua y Venezuela. En la década de 2000, AFGJ participó en manifestaciones antiglobalización. En la década de 2010, AFGJ fue un patrocinador financiero del movimiento Occupy Wall Street.

AFGJ ha recibido fondos sustanciales de organizaciones que a menudo afirman ser la corriente principal de la izquierda. Open Society Foundations, Tides Foundation, Arca Foundation, Surdna Foundation, Public Welfare Foundation, Ben & Jerry Foundation y Brightwater Fund han hecho contribuciones a AFGJ, según Influence Watch.

Uno de los grupos financiados por AFGJ se llama Refuse Fascism, una organización radical de izquierda dedicada a promover acciones a nivel nacional para destituir al presidente Donald Trump, y a todos los funcionarios asociados con su administración, con el argumento de que constituyen un «régimen fascista». El grupo ha estado presente en muchas manifestaciones de izquierda radical de Antifa, también según Influence Watch. El grupo es una rama del Partido Comunista Radical (PCR).

En julio de 2017, el PCR se jactó de haber participado en disturbios violentos contra la Cumbre del G20 en Hamburgo. El PCR ha argumentado que el capitalismo es sinónimo de fascismo y que la elección del presidente Trump llevaría al gobierno de los Estados Unidos a «aplastar y eliminar grupos enteros de personas».

En junio de 2020, Rechazar el Fascismo aprovechó la muerte de George Floyd para recaudar dinero para una «Gira de la Revolución Nacional», evidentemente destinada a subvertir al gobierno de los Estados Unidos. El lema del grupo dice: «¡Este sistema no puede ser reformado, debe ser derrocado!»

La «utopía» de Antifa.-

Mientras tanto, en Seattle, Washington, los radicales de Antifa, los manifestantes de Black Lives Matter y los miembros del anticapitalista John Brown Gun Club tomaron el control del vecindario East Precinct y establecieron una «zona autónoma» de seis manzanas llamada Capitol Hill Zona Autónoma, «CHAZ», recientemente renombrada «CHOP» o «Protesta organizada (u ocupada) de Capitol Hill». El grupo emitió una lista de treinta demandas, incluida la «abolición» del Departamento de Policía de Seattle y el sistema judicial. «Se han producido violaciones, robos y todo tipo de actos violentos en el área y no podemos llegar a ellos», dijo la jefa de policía de Seattle, Carmen Best. Varias personas han sido heridas o asesinadas.

Por su parte Christopher F. Rufo, editor colaborador de City Journal, observó: «La Zona Autónoma de Capitol Hill ha establecido un precedente peligroso: activistas armados de izquierda han afirmado su dominio de las calles y han establecido una autoridad política alternativa sobre una gran parte de un vecindario. Han reclamado el poder policial de facto sobre miles de residentes y docenas de empresas, completamente fuera del sistema democrático. En cuestión de días, los paramilitares afiliados a Antifa crearon una frontera, establecieron una forma rudimentaria de gobierno basada en los principios de representación asamblearia y eliminaron por la fuerza a los opuestos a ellos. La Zona Autónoma de Capitol Hill es una ocupación con toma de rehenes: ninguno de los residentes del vecindario votó por Antifa como su gobierno representativo. En lugar de hacer cumplir la ley, la clase política progresista de Seattle capituló ante la mafia y probablemente hará concesiones masivas en los próximos meses. Esto envalentonará a la coalición Antifa, y socavará aún más el estado de derecho en las ciudades estadounidenses «.

Antifa en sus propias palabras.-

Los objetivos a largo plazo del movimiento antifa estadounidense son idénticos a los del movimiento antifa en Europa: reemplazar el capitalismo por una utopía comunista. Mark Bray, uno de los apologistas de Antifa en los Estados Unidos y autor de «Antifa: The Anti-Fascist Handbook», explicó: «La única solución a largo plazo para la amenaza fascista es socavar sus pilares en la sociedad basados ​​no sólo en la supremacía blanca sino también en el patriarcado, el nacionalismo, la transfobia, el dominio de clase y muchos otros. Esto a largo plazo. El objetivo apunta a las tensiones que existen al definir el antifascismo, porque en cierto punto destruir el fascismo se trata realmente de promover una alternativa socialista revolucionaria «.

Nikkita Oliver

Nikkita Oliver, ex candidata a la alcaldía de Seattle, Washington, agregó: «Necesitamos alinearnos con la lucha global que reconoce que Estados Unidos juega un papel en el capitalismo radicalizado. El capitalismo radicalizado se basa en el patriarcado, la supremacía blanca y el clasismo».

Patrisse Cullors

Patrisse Cullors, cofundador del movimiento Black Lives Matter, confirmó que el objetivo inmediato es destituir al presidente Trump de su cargo: «Trump no sólo debe perder su cargo en noviembre, sino que debe renunciar ahora. No está en condiciones de ejercer su cargo. Lo que vamos a impulsar es un movimiento para conseguir echar a Trump. Aunque también vamos a seguir presionando y presionando a Joe Biden en torno a sus políticas y su relación con la policía y la criminalización. Eso será importante. Pero nuestro objetivo es sacar a Trump «.

Rose City Antifa tuiteó: «Como antifascistas sabemos que nuestra lucha no es sólo contra el fascismo organizado, sino también contra el estado capitalista y la policía que lo protege. ¡Otro mundo es posible!»

Los antifascistas de Seattle agregaron: «Esta es la revolución, este es nuestro momento y no pondremos trabas al terror».

Youth Liberation Front

Un grupo llamado PNW Youth Liberation Front, la organización juvenil de Antifa, tuiteó: «La única forma de ganar un mundo sin policía, prisiones, fronteras, etc. es destruir los sistemas opresivos en los que estamos atrapados actualmente. Debemos continuar la lucha contra el Estado, el imperialismo, el capitalismo, la supremacía blanca, el patriarcado, etc., si alguna vez queremos ser libres «.

Un folleto distribuido en la «Zona Autónoma» de Seattle declaró: «La idea de que la clase trabajadora puede controlar nuestras propias vidas, sin estados, gobiernos o fronteras, también se llama anarquismo. Pero, ¿cómo podemos pasar de nuestra sociedad capitalista actual a una futura sociedad anarquista-comunista?… Para destruir el orden actual, tendrá que haber una revolución, un momento de gran agitación «.

Un cartel en la «Zona Autónoma» de Seattle decía: «Oh, ¿pensaste que sólo queríamos echar a la policía? Todo este sistema tiene que desaparecer».

Uno de los líderes de la «Zona Autónoma» de Seattle dijo: «Todos los días que aparezco por aquí no lo hago para protestar pacíficamente. Estoy aquí para interrumpir hasta que se cumplan mis demandas. No se puede reconstruir nada hasta que se rompa completamente. Respondan a las demandas de la gente o prepárese para tropezar contra los medio que sean necesarios. No es un eslogan ni siquiera una advertencia. Estoy haciéndole saber a la gente lo que viene después «.

Movimiento Revolucionario Abolicionista

Un grupo llamado Movimiento Revolucionario Abolicionista, que tiene casi 15.000 seguidores en Twitter, pidió una insurrección: «Saludos revolucionarios de la insurrección que se extiende por los territorios ocupados de los llamados Estados Unidos de América. A medida que la historia de esta miserable nación se repite una vez más, lo que se ha vuelto claramente evidente es que los negros han sido y continuarán siendo la única fuerza revolucionaria capaz de derrocar el statu quo opresivo. En todas partes, los cerdos [término despectivo para la policía] han perdido su voluntad de pelear. Sus ojos, que ayer eran ventanas para vaciar el odio y el desprecio, ahora muestran una duda y una cobardía aturdidoras. Por una vez, su comportamiento retrata su debilidad a cada paso que dan marcado por la vacilación. Juntos, si seguimos presionando, esta tierra de esclavitud, genocidio indígena y agresión imperial extranjera finalmente puede ser eliminada para que sólo sea recordada como uno de los capítulos más feos de la historia humana».

Un radical antifa de Maryland tuiteó: «Esto no es protesta. Esto es rebelión. Cuando la rebelión se organiza, obtenemos la revolución. Estamos viendo el comienzo de eso y es glorioso».

Un agitador de Antifa de Nueva York comenta sobre la bandera estadounidense: «Esa mierda es una jodida tela con colores. No vive ni respira y no es más que una representación. Cualquier persona negra, latina o nativa que mire a esa cosa que se respeta, debería ofenderse por esa bandera que representa genocidio, violación, esclavitud y colonización «.

Una plataforma de medios de Antifa, «Está bajando», escribió: «El saqueo es un medio efectivo de redistribución de la riqueza».

Torch Antifa Network

Un activista antifa de Carolina del Norte en libertad de expresión: «La idea de que la libertad de expresión es lo más importante que podemos proteger sólo puede ser sostenida por alguien que piense que la vida es análoga a una sala de debate. En mi opinión, los fascistas ‘sin plataforma’ a menudo infringen (sic) su discurso , pero esta infracción está justificada por su papel en la lucha política contra el fascismo «.

Torch Antifa Network, en respuesta a los planes anunciados por el presidente Trump de designar a Antifa como grupo terrorista: «Antifa designará a los Estados Unidos de América como una organización terrorista».

Aquí Primera Parte

Para Gatestone Institute


Una respuesta a ««Antifa»: la revolución que no cesa (II/II)»

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*