Aquel catecismo que yo estudié

Lo que está claro, lo queramos reconocer o no, es el fracaso de la catequesis y de la enseñanza religiosa en los últimos cincuenta años. Tenemos una muchedumbre de gente que no practica su fe, pero que además no tiene ni idea de las cuestiones más básicas de la fe, lo que tratándose de un país de honda tradición cristiana, tiene sus bemoles.

Servidor se preparó para la primera comunión con el catecismo nacional de primer grado. Una cosa sencillísima: oraciones básicas, 106 preguntas y respuestas y algunas devociones. Cualquier niño que se aprendiera el catecismo tenía más formación católica que la inmensa mayoría de nuestros jóvenes confirmandos de hoy. No digamos si uno pasó al catecismo de segundo grado, ese ya con 304 preguntas y respuestas y que muchos nos aprendimos sin mayor complicación. Saberse el catecismo de segundo grado es tener una formación católica superior a la gran mayoría de catequistas y no pocos sacerdotes.

Cincuenta años de compartir, la misa es una fiesta muy alegre, tu amigo Jesús, o el Chuchi, todo vale y qué más da, nos han regalado una generación de analfabetos católicos. Agarren a un grupo de niños que van a hacer su primera comunión o que acaban de hacerla, y pregunten, pregunten si se atreven. Salvo contadas excepciones no saben nada. Pero nada de nada.

Bien. Lo sabemos. Lo constatamos. Nuestros templos vacíos y la incultura religiosa se lleva como un triunfo. La gente se jacta de no saber nada de religión católica. País de burros. Nos da igual. Seguimos con las mismas, es decir, con la inútil pedagogía de colorear, cantar chorradas, dar por buena cualquier cosa que se les ocurra a los niños y una forma de enseñar que se mueve entre canciones noñas y ridículas con gesticulación vergonzante en cuanto tengan dos años más, mucho rotulador, hacer sopas de letras y un colegueo absurdo entre niños, catequistas y sacerdotes, al que añadimos reparto de piruletas. ¿Objetivo de la catequesis? Que vengan a gusto y se lo pasen bien. Para eso mejor el parque de atracciones.

Me hago preguntas. Por ejemplo, si gracias a esta nueva metodología catequética, tan nueva que llevamos con ella más de cincuenta años, nuestros niños son más piadosos, rezan más y conocen mejor la doctrina. La verdad es que no. ¿Entonces qué hacemos? Pues lo mismo de los últimos cincuenta años pero añadiendo refrescos. Fabuloso.

Yo volvería a sistemas contrastados. El catecismo de la doctrina cristiana, el llamado nacional, es prácticamente Astete y Ripalda con alguna pequeña adaptación de lenguaje. Pues nada, la catequesis es aprenderse el catecismo bien explicado y enseñar el valor y la práctica de la oración, los sacramentos y las obras de misericordia.

Total, si no vuelven, si estamos en las mismas. No vuelven ni los del plan antiguo ni los del modernísimo. Sí, pero con una diferencia. Los del plan antiguo, al menos, se aprendieron la doctrina.

Para Infocatólica


Una respuesta a «Aquel catecismo que yo estudié»

  1. Por pura curiosidad, compré -hace un par de años- un ejemplar de una edición actual del Ripalda, y me encontré con la sorpresa de que ya se habían ocupado de «homologarlo», en conformidad con el modelo catequético nacido de la nueva pastoral impuesta en la Iglesia por Montini y sucesores, a raíz de las novedades introducidas por el sanctasanctórum clerical de esta época apóstata: EL CONCILIO VATICANO II… Es decir, hablando metafóricamente, el león se había quedado casi desdentado.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad