¡Ay, que risa tía Felisa!

En una celebración litúrgica en Roma, en medio del sermón, el Papa Francisco contó que un día en una casa sonó el teléfono: «Ring, ring, ¿Aló? –¿Es la embajada de Laos? –Sí, señor. –Pues mándeme uno de vainilla».

 

El Cardenal Osoro con otros dos grandes amigos de Bergoglio: el cardenal Maradiaga, y el Padre Ángel; en un momento de complicidad.

Una respuesta a «¡Ay, que risa tía Felisa!»

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*