Ayuso, la casa del Señor es casa de oración, no de intereses políticos

El pasado viernes día 3 has visitado la Basílica de Jesús de Medinaceli al que has pedido por los que sufren y están solos y has rogado por el pueblo de Madrid y por toda España, para que todo vaya bien.

Destaca notablemente que, siendo la fe católica totalmente discordante con tu vida y principios ya que desde tiempo inmemorial no frecuentas la misa ni los sacramentos, a menos de 2 meses de las elecciones autonómicas y municipales, te presentes en un templo católico y ante una imagen muy querida por los católicos en general y los madrileños en particular, con la única finalidad de promocionarte en el escenario político.

Concepción Dancausa

Al anterior desatino agregas que, desde hace casi 4 años, ignoras mis numerosos requerimientos para cesar a Concepción Dancausa Treviño, Consejera de Familia, Juventud y Política Social de la Comunidad de Madrid, y a Luis Martínez-Sicluna Sepúlveda, Viceconsejero de Familia, Juventud y Política Social – estos chicos es que valen para todo – porque en sus anteriores cargos de delegada y subdelegado del Gobierno en la Comunidad de Madrid, vulneraron contumazmente la Ley Orgánica 9/1983 en la tramitación de actos  religiosos en la vía pública, tratando de engañarme con el cuento de que la Delegación del Gobierno en Madrid “tramitará las solicitudes de procesiones religiosas conforme a la citada Ley Orgánica 9/1983, de 15 de julio, reguladora del Derecho de Reunión…”.

Luis Martínez-Sicluna

El entonces Subdelegado del Gobierno en la Comunidad de Madrid, Luis Martínez-Sicluna Sepúlveda albergaba la seguridad de que no le llegaría ninguna “solicitud de autorización de actos religiosos en la vía pública” como así viene siendo hasta la fecha, percepción que solamente puede estar basada en su previo conocimiento del escrito del Director del Gabinete de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad, Coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos Orihuel, y en su connivencia con el mismo.

No existe constancia de que hayas rogado al Señor de Madrid que te otorgue la gracia de volver a la fe y respetar la ley y al prójimo para atender a sus solicitudes de no premiar a los transgresores de la ley con altos cargos y suculentos sueldos.

Igualmente se ignora que hayas pedido a Jesús de Medinaceli por el florecimiento de la fe católica en España, el respeto a la familia, a la vida del no nacido y a la moral. En conclusión, tu visita no ha sido productiva, ha sido vituperable, pero eso sí, has conseguido publicidad que es lo que pretendías.

Ten cuidado, no sea que obligues al Señor a reeditar el pasaje evangélico de la expulsión de los mercaderes del templo a latigazos.

A pesar de habértelo dicho en mis numerosos escritos, tampoco te has dirigido a los alcaldes de la Comunidad de Madrid, en especial a Almeida, exhortándoles a que acaten la Ley Orgánica 9/1983 en la tramitación de actos religiosos en la vía pública.

Ten presente que todas las personas que tienen padre reconocido acatan el ordenamiento jurídico de nuestro Estado de Derecho y respetan a sus semejantes respondiendo a sus solicitudes, sobre todo si tratan de respetar la ley.

Respétate a ti misma, hazte acreedora del aire que respiras evitando que cualquier epíteto que se te dirija, por muy negativo que sea, sea un mero paradigma.

Atentamente,


5 respuestas a «Ayuso, la casa del Señor es casa de oración, no de intereses políticos»

  1. Muchas gracias por este trabajo concienzudo.
    La señora Diaz es partidaria del aborto, de la ideología perversa LGTBI, del matrimonio homosexual… y en su momento dedicó a la difunta y satánica-luciferina reina de Ia no menos satánica Inglaterra, tres días de luto… honrando a la máxima autoridad de Lucifer y de la Masonería en la Tierra.
    ¿Qué más se le puede pedir?
    España por Cristo

  2. Está todo dicho. Caretas fuera, miserables peperos, lacayos de la escoria globalista masónico-satánica y de su aberrante, infame y criminal Agenda 2030. Antiespañoles, anticristianos, cómplices y cooperadores necesarios de la chusma roja totalitaria, degenerada y asesina y, por tanto, de toda persona de bien. Tendréis vuestro merecido, antes o después, en esta vida o en la otra, como todos los malvados.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad