Biden como elefante globalista en cacharrería

El Presidente de los EE.UU. puede disponer a su placer, capricho o autoridad y responsabilidad –elijan lo que prefieran conforme a quien las sea ese presidente– de lo que se conoce por «orden ejecutiva», una herramienta  –¿o subterfugio?– legal que le permite saltarse al poder legislativo (Congreso y Senado) a fin de poner en marcha las medidas que considere que difícilmente recabarían el apoyo suficiente en dichas cámaras legislativas.

De los últimos presidentes recordemos que Bill Clinton firmó 364 órdenes ejecutivas en dos mandatos; George W. Bush 291, Barack Obama 276 y Trump, en su única legislatura, 220. Pero mientras que Trump firmó en sus primeras 24h. como presidente 8 órdenes, Biden firmó 15 y ya lleva 42 incluidos memorándums y proclamaciones. Todo un record… para ser tan anciano, lo que demuestra la saña con la que el nuevo presidente y sus adláteres quieren destruir lo hecho por Trump. El contenido de tales órdenes son la prueba más exacta de por dónde va Biden, o mejor decir los demócratas, o sea, la izquierda norteamericana, el globalismo y el nuevo orden mundial.. veamos las más destacadas:

  • Orden que congelar todas las disposiciones legislativas aprobadas en los últimos días de la presidencia Trump para su revisión.
  • Orden ejecutiva por la que se nombró a Jeffrey D. Zients –consejero que fue de Obama– coordinador oficial de la lucha contra el COVID-19, cargo que dependerá del presidente. La orden también restablece la dirección de seguridad sanitaria global y biodefensa en el Consejo de Seguridad Nacional, órgano que Trump había disuelto. En todo ello está el empeño de obligar a los estadounidenses a llevar mascarilla.
  • Restablecimiento de los lazos con la OMS, que Trump había roto harto del mamoneo y coste de dicha organización, que, como saben, está dirigida por un prominente comunista etíope, cuya ineficacia y malas artes en el asunto del Covid quedaron más que en evidencia.
  • Refuerzo del programa DACA, que Trump ralentizó hasta lo imposible, que protege de la deportación a los inmigrantes llegados a Estados Unidos cuando eran niños. Trump intentó durante años acabar con el programa, conocido como DACA.
  • Orden solicitando al Congreso que promulgue una ley que ampare a dicho inmigrantes de forma permanente e, incluso, que les abra a la nacionalidad.
  • Revocación de la orden de Trump que excluía del censo a quien no tenga la nacionalidad norteamericana.
  • Revocación de la orden de Trump que facilitaba la expulsión y deportación de inmigrantes ilegales.
  • Otra en concreto para los inmigrantes liberianos.
  • Revocación de la prohibición de Trump por la que se impedían los viajes a EE.UU. desde algunos países musulmanes radicales y otros africanos de similares características.
  • Orden por la que se ordena la expedición de visados a los ciudadanos de dichos países, así como para indemnizar a los perjudicados por tal medida durante el mandato de Trump.
  • Paralización del «muro» en la frontera con Méjico.
  • Reintegración de los EE.UU. a los acuerdos sobre el cambio climático de París.
  • Paralización del oleoducto Keystone XL.
  • Anulación de las normas sobre emisiones de vehículos.
  • Anulación de las decisiones de reducir el tamaño de varios monumentos nacionales.
  • Moratoria sobre las concesiones de petróleo y gas natural en el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico.
  • Creación de un grupo de trabajo sobre los costos sociales de los gases de efecto invernadero.
  • Disolución de la Comisión 1776 creada por Trump para revisar el papel de la esclavitud en la historia de Estados Unidos.
  • Rachel Levine, Secretaria (ministro) de Sanidad de Biden

    Revocación de la orden de Trump que limitaba la capacidad de las agencias federales, contratistas y otras instituciones para formar en ideología de género.

  • Orden a las agencias federales para que se esfuercen en “desarraigar el racismo sistémico”.
  • Orden a las agencias federales que revisen e informen la practica de políticas de igualdad en ellas.
  • Orden para garantizar garantizar que los estadounidenses de todos los orígenes tengan el mismo acceso a los recursos, beneficios y servicios del gobierno federal.
  • Orden prohibiendo la discriminación por orientación sexual o identidad de género.
  • Moratoria de tres meses sobre desahucios.
  • Moratoria de gres meses sobre la ejecución de hipotecas.
  • Moratoria en el pago de intereses de los préstamos estudiantiles federales hasta finales de Septiembre; no se descarta una nueva orden para cancelar hasta 50.000 dólares de deuda por estudiante de los créditos federales.
  • Obligatoriedad a todos los cargos de su gobierno de firmar «compromisos éticos».

Juzguen ustedes mismos, pero la cosa está clara.


Una respuesta a «Biden como elefante globalista en cacharrería»

  1. Lo primero que van a notar los norteamericanos con la llegada de Biden (de los que están detrás de la fachada de Biden), es la cantidad de guerras que se van a desencadenar ahora, porque aunque a Obama hipócritamente le dieran el Nobel de la Paz, lo cierto es que fue un belicista, y una de las características de las fuerzas que apoyan a este Gobierno norteamericano es el belicismo, y el desencadenamiento de bombardeos, operaciones encubiertas etc. etc.
    Que se vayan preparando los soldados a que los manden para hacerle el juego a los intereses de los grandes financieros.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad