Bolivia ¿ejemplo para España?

Evo Morales, el absurdo líder cocalero indigenista, un completo y perfecto esperpento producto de la ignorancia, la superstición y la estulticia de buena parte del pueblo boliviano, no sólo ha dimitido, sino que se esconde entre sus cada vez más exiguas huestes de cocaleros y cocainómanos; que para el caso es lo mismo. A cada cerdo su San Martín, que dice un refrán.

El caso es que quien fuera hasta hace unas horas presidente de Bolivia se presentó a la reelección y, como estos indigenistas son iguales a sus antepasados caciques a los cuales ponen como ejemplo cuando en realidad eran unos tiranos sangrientos, intentó asegurarse el trono pegando un pucherazo al más tradicional estilo Al Capone y… pillado in fraganti y puesto en evidencia, no le ha quedado más remedio que salir por piernas… por ahora, porque según pinta la cosa todo será que termine saliendo con los pies por delante o que opte por meterse un chute de tal calibre que le apañe el Nirvana para siempre.

Lo importante del caso, y su posible extrapolación a la actual situación de España, siempre claro salvando las diferencias… aunque cada día menos, es que la caída de este mindundi, mequetrefe, demagogo, espabilado y corrupto personaje cuyas formas y fondo parecen retrotraernos a la espantosa América precolombina, es que su caída se ha debido en realidad y sobre todo a la confluencia de las autoridades militares –respaldadas por unas FF.AA. unidas– con las policiales, que no han tenido inconveniente, sino todo lo contrario, o sea, que han asumido sus responsabilidades constitucionales y morales, además de patrióticas, de que, a la vista de los hechos y de la deriva demencial del cocalero cocainómano, decirle que hasta aquí hemos llegado… señor presidente, y que por encima de él está la patria, la nación. ¿Entienden por dónde vamos? Ah, y no ha pasado nada, ni es un golpe de Estado, ni nadie se ha echado las manos a la cabeza, sino que se ha gratado ante todo de salvar la patria y la democracia, evitando la destrucción de ambas, algo que el pueblo boliviano, la parte sana siempre mayoritaria del pueblo de cualquier país, ha entendido perfectamente no moviendo un dedo por defender a Evo, sino todo lo contrario.

Porque una cosa es la democracia, con sus virtudes y sus defectos, con sus desvaríos, corruptelas y aciertos, el juego político, las tensiones entre partidos y dentro de ellos, etcétera, y otra cosa es la nación, la patria, sea donde sea que haya, eso sí, patriotas independientemente de su orientación política.

Por lo contrario a lo que ha ocurrido en Bolivia, sigue en el poder el animal venezolano.

Gral. Alejandre (JEMAD)

Por lo contrario de lo que ha ocurrido en Bolivia seguimos aquí soportando la chulería y estupideces de secesionistas de todo pelaje, de desmemorias históricas y vilipendios a nuestra Historia secular, o sea, porque ni las autoridades militares, ni las FF. AA., ni las policiales, ni en general el funcionariado, sea gubernamental, autonómico o municipal, asume sus obligaciones y responsabilidades para con la patria, la nación y el Estado y ponen coto a los desvaríos de los políticos de cualquier ideología cuando de asuntos patrios se trata.

Porque una cosa es ser socialista, pepero, podemita, voxiano o animalista, y otra muy distinta e intolerable es poner a la patria, su unidad y pervivencia en peligro o si quiera en duda, así como su historia, nuestros antecesores y, con ello, nuestro futuro.

Muchos por estos lares deberían aprender del ejemplo boliviano, digno de estudio, análisis y enseñanza, especialmente los militares, fuerzas policiales, funcionarios de justicia, enseñanza, etcétera, es decir, todos aquellos que han jurado defender a la patria, a la nación y al Estado, o sea, a España, no sólo de los enemigos exteriores, sino también, y en nuestro caso especial más aún, de los interiores.

Compartir

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*