Cardenal Osoro: entre traidores anda el juego

Hace unos días el cardenal Osoro celebró Misa en la parroquia de San Sebastián Mártir de Carabanchel, tras de lo cual departió amigablemente con algunos de los allí presentes; fieles ovejas descarriadas que en vez de aconsejarle que se retire a hacer oración y mucha penitencia con el fin de prepararse para rendir cuentas, pues tiene 79 años y para él el fin de los tiempos y del mundo debe estar al caer, se dedicaron a darle vaselina. Pues bien, el cardenal no tuvo mejor cosa que hacer que soltar, al menos, una prenda que dejó perplejos a los presentes y a nosotros también cuando nos hemos enterado.

Osoro con Cobo, eran otros tiempos

El cardenal, no sabemos si en un momento de ira o de pesadumbre, dijo “Cobo me ha traicionado. Igual que los jesuitas”. Ahí es nada. Y es que la cosa tiene mucha enjundia. Veamos.

Lo primero es ese “Cobo”, en vez de “el cardenal Cobo” –hoy arzobispo de Madrid-Alcala y sucesor en el cargo, precisamente, de Osoro– o algo por el estilo, porque referirse en público a quien ostenta tal dignidad, auque como es el caso no la merece y lo hace bastante mal, no está bien, cardenal Osoro, pues contribuye a relajar, aún más si cabe, la autoridad de los cargos y a “acercarlos” al pueblo tanto que los sume en el lodo, como viene ocurriendo desde hace décadas con toda clase de autoridades no sólo civiles, sino también militares, así como con colectivos como profesores, médicos, etc., con las malas consecuencias que padecemos.

Pero lo peor es ese reproche y apelativo de traidor que le cuelga al cardenal Cobo en referencia a que, siendo su “machaca”, fue quien se chivó al Vaticano de lo mal que el Osoro estaba gestionando el escándalo (uno entre muchos) surgido en las Fundaciones del arzobispado madrileño, pozo de corrupción que Osoro no supo evitar, o no quiso, y menos aún meter mano… militari para zanjarlo como debe ser: metiendo en chirona a más de uno; a no ser que él… ya me entienden.

En cuanto a los jesuitas, la cosa es bastante críptica, pues sin duda se refería el cardenal a sus rifirrafes con Elías Royón, el jesuita que poco a poco, y desde sus tiempos en Madrid, ha sabido ganarse al núcleo duro de Bergoglio al que susurra lo que quiere.

Pero, y aquñi viene lo mejor, es que sin duda la queja de Osoro se refería a que entre el uno y el otro consiguieron que el Papa le largara, es decir, que no le prorrogara cuando cumplió la edad, algo que le sentó muy, pero que muy mal, toda vez que el apego de Osoro a la poltrona era de todo y de sobra conocido. Vanitas vanitatis et…

Lo curioso es que Osoro llama traidor al ahora cardenal Cobo, su sucesor, por ir al Vaticano a decir la verdad, es decir, su pésima gestión, con sospechas sobre él incluidas, de la corrupción en Fundaciones, o sea, en el, digamos, despacho de al lado de Osoro. ¿Por qué no habría de denunciar el hecho si era verdad? ¿Quería Osoro que la cosa se tapara? ¿No es eso, lo de tapar, el verdadero escándalo de lo ocurrido con las ovejas negras sodomíticas abusadoras en la Iglesia?

Más aún. ¿Cómo puede Osoro llamar traidor a Cobo cuando él lo ha sido con todos nosotros, cuando, por ejemplo, permitió la profanación en un lugar sagrado de la sepultura del Caudillo, impidió a sus familiares que lo enterraran en la sepultura de su propiedad en la catedral de la Almudena o permitió durante su mandato que el Valle de los Caídos y sus monjes sufrieran la persecución de los de siempre sin un mínmo gesto de caridad hacia ellos, por citar sólo algunas múltiples de sus traiciones?

Osoro, traidor, para acusar a alguien de algo hay, primero, que estar libre de ese mismo pecado, cuando menos.


Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad