Carlos Espresati de la Vega: el primer legionario. Corrigiendo un error histórico

Carlos Espresati de la Vega (Foto El Faro de Ceuta)

La primera noticia que tuve sobre mi antepasado fue a principios de los años 70 cuando, siendo yo un niño que jugaba en el pasillo de casa de mi tía, vi cómo mi abuelo se ponía muy nervioso diciendo que estaba viendo en la televisión a su hermano. El programa era un capítulo de la serie «España Siglo XX» dedicado al desembarco de Alhucemas. Posteriormente, en una conversación familiar, me comentaron que me habían llamado Carlos en recuerdo de ese familiar fallecido entonces, gloriosamente caído en combate.

A partir de ahí, me fui enterando de que Carlos Espresati de la Vega era un hombre muy valiente, que no se arrugaba ante nada ni nadie. Esos comentarios, como no podía ser de otra manera, me llamaron la atención. Luego vinieron las charlas con algún otro familiar donde me enteré de que mi tío-abuelo había sido el primer Caballero Legionario. Tal hecho me causó un gran impacto, que nunca olvidé.

Años después, con la llegada de Internet, note cosas raras en tal Red, según las cuales, se afirmaba que el primer legionario no había sido mi familiar, Carlos Espresati de la Vega. De todas formas no le dí más importancia porque para nosotros lo importante era él, lo de ser el primero era anecdótico.

Entre una de esas noticias de la Red, un día me encontré que se había realizado un documental en la Radio Televisión de Ceuta, con motivo del centenario de La Legión, en el cual aparecía mi tío-abuelo Carlos Espresati de la Vega, afirmando que habían descubierto que él era el primer Caballero Legionario. A raíz de esto, me puse en contacto con los creadores del documental: Gabriel León y Salvador Jaramillo, dos apasionados de La Legión, verdaderos e increíbles embajadores de tal unidad, capaces de contagiar a todos con los que hablan sobre los valores de dicho Cuerpo. Doy fe de ello porque soy uno de los contagiados. Por cierto, para el documental colaboraron como intérpretes auténticos legionarios, lo cual tiene más mérito todavía. Para aquellos que estén interesados, lo pueden visionar en Internet. Se llama: «La Legión, el Origen».

Me hablaron sobre el tiempo que les había llevado el estudio y la rigurosidad del mismo. No siendo historiadores, sin embargo, se embarcaron con una seriedad y minuciosidad asombrosas. No se conformaron con repetir lo escrito por otros, sino que se fueron a la raíz, a la documentación original. Vamos, como unos auténticos historiadores. Para ello, estuvieron durante largas jornadas acudiendo al Archivo Intermedio Militar de Ceuta, una auténtica joya para aquel que esté verdaderamente interesado por la Historia del Protectorado y que cuenta con un personal muy profesional y de un trato más que agradable. Tuve la oportunidad de visitarlo y quedé impresionado por la cantidad de vidas contenidas entre aquellos miles y miles de documentos, esperando a que alguien las descubra. Si alguien estuviera interesado en conocerlo, también existe un bonito documental en Internet llamado «El Archivo Intermedio Militar de Ceuta».

Primera jura de bandera de La legión en la que estuvo Carlos Espresati de la Vega

En esas conversaciones me comentaron la génesis del documental. En un primer momento, pensaban hacerlo como cinco historias independientes pero, a medida que analizaron los historiales, se dieron cuenta de que nuestro tío-abuelo Carlos Espresati de la Vega estuvo en todos esos acontecimientos. Por ese motivo, él aparece como narrador.

Me hablaban de él como un héroe. En un primer momento pensé que era para agradarme pero, cuando he leído el historial, no puedo negar tal afirmación. Han tenido oportunidad de leerlo amistades interesadas en la Guerra del Rif y me comentan que es milagroso que llegara hasta el Desembarco. Independientemente de eso, se referencian las distinciones recibidas en La Legión, a las que hay que añadir las que obtuvo en Regulares, donde estuvo anteriormente y donde ascendió también a Sargento. Todo lo anterior, aparte de comentarios que me han hecho sobre actuaciones que no aparecen reflejadas en las frías letras del historial militar, hacen que me pregunte: ¿de dónde salió aquel hombre? Increíble.

He de decir que el mérito de casi todo lo encontrado sobre él es de estos amigos de Ceuta y otros, a los que no tengo el placer de conocer, que me consta lo hacen sin apenas medios, pero con mucho ánimo y cariño hacia La Legión. Son verdaderos estudiosos de su historia. Una pena que el cariño por nuestra historia no se vea recompensado debidamente.

Por todo lo anterior, avalado por la documentación que adjunto, muestro mi extrañeza sobre el error que se ha mantenido hasta hace tres años y escribo estas letras para corregirlo en ara a la verdad histórica y homenaje a mi tío-abuelo Carlos Espresati de la Vega, el primer legionario. Si bien en el caso de Aníbal Calero podía haber alguna discusión, me extraña en el caso de Marcelo Villeval, contra el que no tengo nada y cuenta con mis mayores respetos y más al haber dado su vida por la Patria en la misma batalla que nuestro pariente. Les invito a que consulten su historial y analicen su fecha de afiliación. No soy historiador pero, si no existe una aclaración que lo justifique, me parece, cuanto menos, extraño. Como he dicho anteriormente, para nosotros lo importante es la historia de nuestro pariente pero no dejo de pensar que sus hermanos y sobrinos se han visto privados de ver el reconocimiento de su hermano o tío por lo que, a primera vista, parece un error.

Yo, sin embargo, sigo buscando datos sobre él porque, como he dicho anteriormente, me parece muy interesante. Estos son algunos breevs datos sobre él (ver más abajo su historial militar):

  • Carlos Espresati de la Vega, nació en 1888 en San Roque (Cádiz). Su padre trabajaba en Telégrafos. Tanto su padre como su madre eran de la provincia de Málaga. Posteriormente, cuando ascendió su padre, marcharon a Aracena (Huelva). Tras otro ascenso, marcharon a Ceuta. Según he encontrado por la Red, unos dicen que era ingeniero y otros que delineante. Creo más creíble lo segundo. Ingresa en Regulares donde está hasta 1917. Coincide con la fecha de fallecimiento de su madre por lo que no me extrañaría que éste fuera el motivo. Su padre había fallecido poco tiempo antes. Una circunstancia curiosa es que su madre había trabajado en Telégrafos y creo que fue la primera en hacerlo en Ceuta y una de las primeras a nivel nacional. Otra circunstancia es que, excepto una hermana que marchó con su marido militar a Barcelona, el resto de hermanos eran menores de edad, mi abuelo desde luego lo era. No sería de extrañar que este fuera otro motivo. Parece que estuvo colaborando en el periódico el Heraldo de Ceuta. En un estudio sobre el asunto del Cronista de Ceuta, José Luis Gómez Barceló aparece Carlos Espresati como colaborador. En 1920 ingresa en La Legión hasta su fallecimiento, en combate, en 1925.

Por último, quisiera finalizar estas letras mostrando mi agradecimiento por el excelente trato recibido en mi visita al Acuartelamiento de La Legión en Ceuta, a través de los señores Coronel Jiménez Parejo, Teniente Coronel Araoz y demás personal; a los responsables del Archivo Intermedio Militar; a la Radio Televisión de Ceuta y, especialmente, a Salvador Jaramillo y Gabriel León. Me permito también la libertad de reclamar la atención hacia esas personas que, me consta, investigan con muy escasos medios y con tanto entusiasmo sobre la Legión. Un saludo a todos.

Transcripción de la Hoja de Servicio (Historia militar) (AQUÍ)

Hoja de Servicio original (Historia militar) (AQUÍ)

Orden de La Legión (2021) reconociendo a Carlos Espresati como primer legionario (AQUÍ)

Diversa prensa de Ceuta de la época (AQUÍ)

 


Una respuesta a «Carlos Espresati de la Vega: el primer legionario. Corrigiendo un error histórico»

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad