Carta abierta a Juan Antonio Aznárez Cobo, todavía arzobispo castrense de España

Señor Aznárez:

Dicen que dar a cada uno lo suyo es la regla de oro de la justicia, felizmente acuñada por los más prestigiosos juristas romanos, por cuanto si no se da lo que se debe al que se le debe la justicia no existe razón que, en función de sus obras, avala el tratamiento que le corresponde.

Mons. Aznárez

El pasado viernes, 06/01/2023, con motivo de la festividad de la Pascua Militar y de la LVI jornada de la paz, celebró usted misa en la Iglesia Catedral de las Fuerzas Armadas cuya homilía, en aras de la verdad, me obliga a ofrecer estas líneas a la opinión pública.

 

Desde noviembre de 2021, le he enviado 4 misivas solicitándole que el arzobispado castrense respete la Ley Orgánica 9/1983, de 15 de julio, reguladora del derecho de reunión, en la tramitación de actos religiosos en la vía pública sin haber recibido respuesta alguna hasta la fecha, en tanto usted continua con la vulneración de la citada Ley Orgánica, siendo por tanto un transgresor de la misma con la agravante de la reincidencia, actitud más propia de un delincuente que de un prelado.

Obligado por el tratamiento que me viene dispensando desde hace más de 1 año, le dirijo esta misiva telemática con la vana esperanza de que la lea y le haga cambiar de actitud a pesar de su irracional cerrazón, y de que su actitud hacia mí supone una deleznable agresión personal que no le permito.

Debe saber usted que el Artículo 41 del Real Decreto 96/2009, de 6 de febrero, por el que se aprueban las Reales Ordenanzas para las Fuerzas Armadas dispone que, como normas de actuación del militar y usted lo es en razón de su cargo, “Tratará al militar retirado con el respeto y consideración que merecen su dedicación y servicios prestados, guardando las muestras de compañerismo y cortesía pertinentes” lo que constituye una reprobación de su proceder.

Dice usted en su homilía “Señor, haz de mí un instrumento de tu Paz. Que allá donde haya odio pongo yo amor, donde haya ofensa, perdón, donde haya discordia, unión, donde haya error, verdad, donde haya duda ponga fe, donde haya desesperación ponga esperanza, donde haya tinieblas ponga luz (tu luz), donde haya tristeza, alegría.

Oh Señor, que no busque tanto ser consolado como consolar; ser comprendido como comprender, ser amado como amar.

Porque dando, se recibe; olvidando se encuentra; perdonando se es perdonado y muriendo se resucita a la Vida (y una Vida eterna).

Estas palabras revelan que el irracional, rencoroso e inexplicable trato que me dispensa evoca el Evangelio de San Mateo 23:27: ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que, por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, más por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia. Así también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad.

Para no quedarse corto, usted pisotea el Evangelio de San Mateo 22: 37-4 “después de hablar del amor de Dios, el mandamiento más grande es el amor al prójimo”.

Le recuerdo la existencia del Código de Eurico, rey visigodo, y el Código de Hammurabi, rey de Babilonia, por si se hubiese quedado corto y estimase oportuno vulnerarlos.

Resulta tristemente anecdótico que haya celebrado la misa por la LVI jornada de la paz cuando su proceder conmigo constituye todo un monumento a la incivilidad, la discordia y la crispación.

La solicitud de autorización al respectivo Ayuntamiento de actos religiosos en la vía pública, que es lo que usted defiende, constituye una palmaria vulneración del principio constitucional de jerarquía normativa para dictar disposiciones contrarias a la Constitución y a otras normas de nuestro ordenamiento jurídico, lo que implica el tácito reconocimiento de independencia del correspondiente municipio: qué le vamos a hacer, resabios del paisanaje vasco.

Los siguientes versos de Pedro Calderón de la Barca, sacerdote y militar, son totalmente ajenos a su ética personal “Aquí, en fin, la cortesía/el buen trato, la verdad/la firmeza, la lealtad/el honor, la bizarría/el crédito, la opinión/la constancia, la paciencia/la humildad y la obediencia/fama, honor y vida son/caudal de pobres soldados/que en buena o mala fortuna/la milicia no es más que una/religión de hombres honrados”.

Se ha equivocado de lugar, su sitio no es el que “okupa”, su proceder es incompatible tanto con el sumiso apoyo de gente de bien, como con cívicas y sensatas complicidades.

Váyase, no perjudique más a la Iglesia, hágase acreedor al aire que respira, respétese a sí mismo, a nuestro Estado de Derecho y al prójimo.

Ruego al Excmo. y Rvdmo. Mons. D. Bernardito Cleopas Auza, Nuncio Apostólico en España, que impida la continuación de estos disparates mediante las medidas que  el caso demanda.


Una respuesta a «Carta abierta a Juan Antonio Aznárez Cobo, todavía arzobispo castrense de España»

  1. De libro.
    Muy bueno.
    Y tremendamente revelador: la inmensa mayoría de las jerarquías españolas y mundiales, militares, civiles, sanitarias, educativas, judiciales y eclesiales, son unos funcionarios corrompidos, colaboradores necesarios del MAL.
    Así estamos.

    Además de la oración, nuestro testimonio y lucha son imprescindibles, que la victoria la dará Nuestro Señor cuando y a quien corresponda.
    Por eso tu labor es admirable, amigo y camarada Efrén.
    Gracias
    Un abrazo

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad