Carta abierta a Pablo Casado

Pablo Casado Blanco, pretendido líder de nada y devoto aprendiz de dictador:

Te dirijo estas líneas para informarte que pertenezco a la 5ª generación de mi familia que vota a la derecha, mi mujer, por lealtad no correspondida, militante del PP desde antes de que tú militases en sus filas, acaba de ordenar a nuestro Banco que no abone su cuota anual del partido como prueba de su baja en el mismo, tengo un pariente próximo ex alcalde del PP en un municipio de Castilla y León, lo que no ha sido obstáculo para el trato con que me has obsequiado y que expreso a continuación.

Desde hace más de 2 años he dirigido reiterados mensajes en solicitud de entrevista a tu denostado predecesor, a ti y a varios notables miembros más del PP para que, en cumplimiento del juramento de vuestros respectivos cargos, los organismos que gobernaseis cumplieran e hicieran cumplir la Ley Orgánica 9/1983, de 15 de julio, reguladora del derecho de reunión, en la tramitación legal de actos religiosos en la vía pública a través de las delegaciones o subdelegaciones del Gobierno, en lugar de a través de los ayuntamientos como ilegalmente se venía realizando, a fin de evitar el veto municipal de los mismos como ya ha ocurrido en varias parroquias de la geografía española, entre ellas la mía castrense.

Mis numerosos requerimientos no han obtenido ni siquiera un cortés acuse de recibo sino vuestra inhibición en el asunto con el resultado de que las entidades concernidas en el mismo – Ministerio del Interior, Iglesia, delegaciones y subdelegaciones del Gobierno y ayuntamientos – continúen hasta la fecha vulnerando la citada normativa reguladora.

Tu contumaz conducta en el asunto en cuestión solo se puede entender desde una enfermiza prepotencia que subordina la ley a tu voluntad, convirtiendo España en un estado de desecho en vez de un Estado de derecho, ignorando que una nación libre se reconoce por defender la legalidad, y las máximas de Montesquieu “para ser realmente grande hay que estar con la gente, no por encima de ella” y del filósofo Ralph Waldo Emerson “los hombres sólo son respetables en la medida en que ellos respetan.”

No menos importancia tiene el trato que dispensas al ciudadano español que acude a ti en un asunto de tan grave importancia como el que tú y tus colegas ideológicos respetéis y hagáis respetar la Constitución y las leyes desde los organismos cuyo gobierno os concede ese mismo ciudadano con su voto: ¿es así como expresas tu agradecimiento y como esperas incrementar tu presencia parlamentaria?. Sencillamente demencial, tú mismo te echas tierra encima y hundes al PP, a sus militantes y colaboradores.

Estás actuando igual que tu principal adversario político al que no ahorras acusaciones de vulnerar la Constitución y las leyes, pues vulneras la precitada Ley Orgánica 9 /1983 y los artículos de la Constitución sobre la sujeción de los poderes públicos a la misma (9.1), la igualdad de los españoles ante la ley al discriminar a los católicos respecto a promotores de otros actos en la vía pública (14), y la tolerancia de que los promotores de actos religiosos en la vía pública “soliciten autorización” ilegalmente a los ayuntamientos (21.1)…

Tu necia prepotencia es incapaz de copiar al adversario político en todo aquello que claramente te supera como, por ejemplo, la cortesía de aplaudir a su bancada en pie como muestra de gratitud a su aplauso, en pie, por tu intervención oral: tu errático complejo de cesarismo te mantiene apoltronado en el escaño.

Pero lo que merece despiadada reconvención al tiempo que causa vergüenza ajena, es la lección de civismo que te propinó, sin que tu escasa inteligencia reparase en ello, la diputada Aina Vidal Sáez, del Grupo Parlamentario Confederal de Unidas Podemos-En Comú Podem-Galicia en común, poniéndose en pie para agradecer los aplausos de la bancada de la izquierda en el debate de investidura del pasado martes 7 de enero por acudir al pleno a pesar de estar aquejada de cáncer.

Tu fatuo y antidemocrático proceder, probablemente aconsejado por tu peor enemigo, es el más apropiado para auto descalificarte pero no para respetar al ciudadano español al que desde el PP habéis demostrado sobradamente no ser dignos de limpiarle los zapatos y menos de merecer su voto sino su indignación y repulsa.

Está meridianamente claro que, al igual que los alfileres, tu cabeza no es lo más importante, por lo que, si te despojan de tu incomprensible endiosamiento, arbitrariedades y falta de educación y respeto a los españoles, quedas reducido a la nada. Al igual que tu principal oponente político, constituyes por tanto un factor de desestabilización, una amenaza social y un peligro público que atrae la repulsa general avalando tu expulsión de la escena política.

Cuanto antecede es incompatible con la existencia de militantes y colaboradores con sentido común, respetuosos con la ley, el orden y el respeto a la dignidad del ciudadano español, por lo que ruego a los mismos que abdiquen de toda complicidad con el autor de los desmanes expuestos abandonando voluntariamente las filas del PP antes de que éste desaparezca de la escena política por decisión del electorado en mutua correspondencia al trato que le dispensáis y respuesta a vuestros sobrados deméritos.

Sin descartar la posibilidad de que, en un acceso de cordura, civismo, educación, respeto a la ley y al ciudadano español, cumplas con tu obligación de presentarme las satisfacciones correspondientes por tus desatinos en la entrevista que celebremos por los motivos que anteceden para que, cumpliendo tu juramento, respetes la Constitución y las leyes.


Una respuesta a «Carta abierta a Pablo Casado»

  1. Magnífica instantánea de lo que es el PP, de lo que ha sido siempre.
    Pero, como dijo Dante, en este infierno de la “democracia” borbónicoliberal española, “abandona toda esperanza”.
    El régimen, los partidos y el PP nacieron como instrumentos judeo-masónicos y, por ende, en manos de los yanquis, para hacer lo que hacen en todo, moral (aborto, divorcio, aberración sexual y perversión de costumbre, corrupción generalizada, etc), separatismo (que lo fomentan como el que más, desde Girona/Lleida/Ourense/ACoruña a la permisividad-impulso del «proces» por parte de Rajoy … para dar paso al comunismo en la moción de censura que no atajó), y todo. Y los peores del pepé son los que aparentan ser los más patrioteros y santurrones.
    Vuelvo al principio, gracias por tu magnífica radiografía de ese mal bíblico que es el PP.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*