«Chernobyl» una serie imprescindible

Comenzamos por confesar que somos enemigos acérrimos de la caja tonta; enemistad a la que creemos deber el mantener la cabeza clara en lo posible. Pero es verdad que a veces encenderla y ver alguna cosa muy, muy seleccionada viene bien.

Ese es el caso de la serie «Chernobyl» producida y difundida en la plataforma HBO que, como su nombre indica, trata del espantoso asunto del estallido en 1982 de aquella central nuclear ubicada en Ucrania, pero construida por la extinta URSS.

La serie, formada por cinco capítulos de unos 40 minutos cada uno, es magnífica e impecable en todo; de verdad que nos cuesta ponerle algún «pero».

Y es que no sólo entra en profundidad y con un realismos envidiable en el desastre nuclear en sí, en su génesis, desarrollo y solución –por cierto sorprendente en extremo y digna de la mejor novela policíaca que se pueda escribir, al tiempo que demostración de que la realidad supera siempre a la ficción–, sino mejor aún es que nos retrata con total veracidad lo que era el régimen soviético, el «paraíso» socialista, ese que hoy siguen añorando nostálgicos alucinados como Sánchez, Iglesias, el PSOE en pleno, Podemos y muchos otros grupos y grupitos, personajes y personajillos que campan a sus anchas por nuestros páramos patrios sólo por la desmemoria endémica de los españoles que no quieren aprender de su propia, trágica y aún reciente historia.

La serie nos desvela el por qué de aquel desastre, nos sumerge en el marxismo socialista/comunista y nos deja alucinados de pensar que algo muy, pero que muy parecido se nos está imponiendo a los españoles, entre otras cosas por la cobardía genética de una «derecha» degenerada que viene desde hace décadas sirviendo de muleta y sostén al PSOE criminal de siempre y a los neocomunistas podemitas ahora como antes al propio PCE o IU.

De verdad, vale la pena no perder esta joya que, les confesamos, hemos visto del tirón en una maratón televisivo un Domingo cualquiera porque no pudimos desengancharnos hasta agotar todos los capítulos y que, también les confesamos, que volveremos a ver para sacarle aún más jugo, porque lo tiene.

Último apunte: y el hecho ocurrió, como hemos señalado, en 1982, o sea, con Gorbachov, con la URSS disolviéndose, con el marxismo en teórica decadencia… vean la serie e imaginen lo que debió ser Stalin o Kruchev… para qué hablar de Lenin y… lo que fue la Tercera República frentepopulista impuesta por los hoy tan admirados y enaltecidos Largo Caballero, Prieto, Negrín y demás hijos de su mala madre en la zona de España que tuvo la mala fortuna de no alzarse en 1936. Con razón Franco gobernó durante 40 años, o sea, hasta que envejecieron los que vivieron aquel «paraíso» del que no quisieron ni volver a oír hablar.


Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*