Cinco puñaladas en nuestras Fuerzas Armadas

Aunque son más, cinco son las principales puñaladas clavadas en la espalda de nuestras Fuerzas Armadas en las últimas décadas que han hecho de ellas lo que hoy son: una sombra tenue, distante e irreconocible de lo que un día fueron y más aún de lo que deberían ser. Unas FFAA en las que se espera del favor y se teme de la arbitrariedad.

Primera: la supresión del servicio militar. Decisión del vergonzoso Partido Popular y más en concreto del impresentable de su líder de entonces, y al tiempo presidente del Gobierno, José María Aznar, quien torticeramente asesorado por su entorno pro-nortamericano –y anteponiendo sus intereses personales y partidistas–, ya lo tenía decidió cuando fue a rendir pleitesía a Jorge Pujol en el hotel Majestic de Barcelona. La supresión de la “mili” ha convertido a nuestras FFAA en insolventes e incapaces para, llegado el caso, cumplir con su más sagrada misión, al tiempo que única razón de ser, que es la de defender con las armas la soberanía, integridad e independencia nacional. La supresión de la “mili” las ha alejado definitivamente del pueblo español hasta desconectarlas para siempre de él, anulando la posibilidad de contar en caso necesario con el pueblo en armas, destruyendo en éste toda noción y conciencia de la Patria, de España, dejando por ello a ésta inerme e indefensa.

Segunda: la admisión indiscriminada, irracional, hasta lo imposible y el ridículo de mujeres. Se ha permitido su ingreso en las FFAA sin tener en cuenta ni su específico ser ni los puestos a ocupar, pretendiendo una absoluta igualdad entre mujeres y hombres a todas luces inexistente, convirtiendo su inserción en plaga bíblica, de forma que no sólo las FFAA no han aumentado su operatividad, ni han mejorado su eficacia, sino todo lo contrario, pues tal incontrolado aluvión ha suscitado sólo graves problemas en múltiples y muy variados aspectos antes inexistentes y de imposible solución a no ser prescindiendo de muchas de ellas.

Tercera: la autorización-legalización de asociaciones-sindicatos. Con ello se ha potenciado la politización de las FFAA, la creación de banderías internas, se ha corroído su cohesión, unidad y disciplina –uno de sus más importantes pilares–, se ha socavado el compañerismo y la camaradería, matando lo espiritual y el ideal a cambio de enaltecer lo material.

Cuarta: la Unidad Militar de Emergencias (UME). Cuerpo ajeno y extraño en todo a las FFAA, contradictorio con su ser y existir –el de ser una fuerza “armada”–, a las que ha convertido en institución civil y en mera y vulgar ONG. Su existencia y la forma en la que en detrimento de las unidades operativas –y no tan operativas– se la beneficia en todo: presupuesto, material, emolumentos a sus miembros, etc., además de suponer un agravio comparativo injusto, inadmisible e impresentable, desvirtúa el ser de nuestros Ejércitos y confunde al pueblo sobre qué son y para qué deben servir.

Quinta: la indiscriminada, constante y casi única dedicación a “misiones en el exterior” (¿?). Con ello, se ha puesto a nuestras FFAA al servicio de banderas e intereses extranjeros, incluso en contra de los propios de nuestra Patria, en conflictos y lugares donde nada se nos había perdido y de los que nada hemos sacado ni vamos a sacar a no ser enemigos donde nunca los tuvimos, rompiendo nuestra tradicional neutralidad que históricamente tanto siempre nos benefició. Distrayendo, además, la orientación y el enfoque de nuestras FFAA, de sus mandos y componentes, del único y verdadero enemigo que tenemos: Marruecos.

Más se podría añadir sobre las lacerantes y a estas alturas purulentas heridas causadas en nuestras FFAA por estas cinco puñaladas (y de otras), pero con lo dicho basta.

Eso sí, conviene recordar que todas ellas, y las otras de las que no hablamos, se han asestado con la incomprensible, repugnante, cobarde y traidora complicidad, incluso entusiasta, de sus miembros, especialmente de los mandos superiores –y no tan superiores– a los que en cada momento correspondió la responsabilidad de impedirlas al poseer la autoridad, demostrando con ello no sólo su nula valía para el servicio y falta de espíritu militar y patriotismo, sino peor aún: sus malsanas ambiciones y degenerada codicia, es decir y en definitiva: su único y solo interés por “hacer la carrera” y beneficiarse de sus prebendas.


9 respuestas a «Cinco puñaladas en nuestras Fuerzas Armadas»

  1. Buenos días.
    Los Ejércitos (no me gusta eso de Fuerzas Armadas) se han «funcionarizado», si me permiten la expresión, en el PEOR sentido de la palabra. Pero no ahora, no, están así desde los años 50 del s XX.

    1. No sé si leyó el artículo o su visión hace aguas como los actuales Ejército de Tierra, Armada (Ejército de Mar para seguir su denominación) y Ejército de Aire y del Espacio Fumigador. No me imagino que (lo anteriormente nombrado) tuviesen actualmente el espíritu de sus MIEMBROS que tuvo en los años 50. Por favor, no compare a hombres con DOS COJONES con gallinas desnaturalizadas.

  2. El Ejercito ha sido y es una prolongación de la política, la ética, la estética, la moral y la forma de actuar que ha impuesto la Constitución de 1978 y que ha dado como resultado la destrucción de España y sus instituciones.
    Si el poder politico hubiera encontrado oposicion en los «pajaros dorados» del Ejercito esta destrucción no se hubiera producido, naturalmente para evitarlo lo primero que hicieron fue romperlo y después destruirlo desde dentro, de tal manera que en la actualidad España cuenta con unas fuerzas armadas muy mermadas en efectivos y material, sin una clara idea de cual es su papel ante lo que esta aconteciendo y sin saber si aun tiene la defensa de la unidad nacional como obligación primordial de servicio.
    Tampoco tiene muy claro el Ejercito lo que va a hacer cuando Marruecos, apoyado por el aliado de España USA, se quede con el consentimiento del gobierno y la oposicion de turno, de Ceuta, Melilla, los Peñones mientras cerca Canarias.
    El Ejercito español actual no seria la vanguaria de los patriotas que defenderian España frente a una agresion exterior, ya que dicha agresión provendria del sistema politico español, el enemigo no tendria que mover un carro de combate, España, que ya se ha rendido, les daria las llaves de Ceuta y Melilla con una sonrisa de complicidad y el Ejercito tragaria en primer tiempo de saludo.
    España ha sido prostituida y vendida a Europa y el enemigo s apresta a trocearla como se vera tras las dos cumbres de alto nivel que están o van a tener lugar con Francia y con Marruecos, en las qu se van a sentar las bases de la secesión de Cataluña y la anexión de Ceuta y Melilla en breve y de Canarias en un lapso de tiempo mayor

  3. Valiente, claro, conciso y al punto neurálgico de la cuestión.
    Muchísimas gracias por decir alto y claro que «el ‘rey’ está en cueros vivos», porque muchísimos no es que no se atrevan a decirlo, es que no lo ven porque se han dejado arrancar, con gusto, los ojos del alma.
    Pero la operación viene de lejos: la masonería supo mantener algunos hermanos .·. incluso muy cerca de la cúpula de la jefatura militar durante la guerra de liberación. Y de aquellos huevos de serpiente vienen la ingente cantidad de víboras amamantadas por el rey masón de los sajones.

    Otro apunte es las sucesivas leyes de personal, que desde muy temprano rompieron los ascensos por antigüedad y la igualdad de los emolumentos por cursos y vacantes de baremos (por cierto, la supresión de esas vacantes, sustituyéndolas por «libres designaciones» también fue una herramienta demoníaca). En esencia, sustituir la igualdad, en general, hasta los empleos superiores, menos los cursos «barrera de mínimos» (de «jefes» o similares), por la carrera de méritos (suprimiendo los de guerra) discrecionales («calificaciones «secretísimas» y anónimas, sin normas fijas), además de suprimir los «constitucionales» Tribunales de Honor, hicieron que el compañerismo fuera una cosa tan extraña y peligrosa como nunca había sido en España.

    Gracias de nuevo y enhorabuena.

    1. Pienso lo mismo que usted, como simple Soldado de España, dispuesto a honrar el juramneto sagrado, si preciso fuere.
      (Que, al paso que vamos, lo será).
      Mis felicitaciones al autor, y a EL ESPAÑOL DIGITAL, por decir lo que muchos pensamos, y nos atrevemos a decir públicamente, y firmando nuestras aseveraciones.

  4. Coincido con los anteriores comentaristas en el acierto y oportunidad del artículo, así como en felicitar efusivamente al autor.
    Desde luego, el enemigo interno, marioneta del externo, no desprecia ningún elemento de construcción a la hora de edificar el horno en el que sacrificar a España. En ese sentido, otra herramienta utilizada ha sido la anulación, por completo, de la Autonomía Militar: el estamento militar, la Milicia como tal, en España no pinta nada ni a la hora de elegir la pistola con que suicidarse. Todo, absolutamente todo, desde la táctica a la organización, desde el armamento a la enseñanza, lo determinan unos personajes carentes de todo conocimiento militar y sobre-abundantes de odio a lo militar.
    Aquí se da la tragedia de que la defensa nacional se encomienda a los más analfabetos y pacifistas, a los más cobardes y carentes de cualidades. Es como si España encomendara su defensa a los más paralíticos e incultos, además de cobardes. Es lo que se ha hecho con la Justicia pero muchísimo peor.

  5. Poco que añadir, quienes estuvimos en el ejército en los años 60 yo me excluyo, pero éramos defensores de nuestra España y con medios o sin Ellos nuestro juramento era sagrado. Se daba la vida por la madre patria. No olvidemos que la misión del ejército es garantizar que se cumpla la carta magna, lo cual es una auténtico espejismo, aquí se compra todo con el dinero de los ciudadanos. No quiero extenderme doy por hacer míos la casi totalidad de lo que se dice.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad