Cómo aprovechar la Santa Misa

Son Muchos los fieles que con gran desazón del corazón asisten a la Santa Misa a su parroquia, o a otra iglesia. Y todo porque el Santo Sacrificio queda totalmente velado por un “teatralización” del sacramento; todo a causa de la consabida liturgia creativa, que en nada corresponde al Rito Romano.

¿Qué pueden hacer estos fieles para vivir con unción y devoción la Santa Misa?

En primer lugar, si pueden cambien de iglesia; pero esto es muchas imposible. Entonces, ¿qué se puede hacer?

Primero. – Asiste con espíritu reparador. Es decir, con el deseo de reparar, de compensar con tu devoción, silencio y unción interior tanto desvío de las normas litúrgicas, tanto abuso litúrgico. Por tanto, sin participar en absoluto de tal abuso.

Segundo.- Preparación interior antes de la Santa Misa. Para ello medita la Pasión de Nuestro Señor, da mucho fruto al alma y la prepara para el misterio de la Misa.

Tercero.- Lleva el Santo Rosario contigo  y reza lo puedas antes de la misa o durante ella si lo deseas. Y sobretodo ten un pequeño crucifijo en la mano y contémplalo en los momentos en que lo que oigas o veas sea insufrible.

Cuarto.-  Ten siempre la mirada baja. No curiosees a tu alrededor. No dejes que algo te distraiga. Procura mantener el silencio interior, aunque tengas que hacer un gran esfuerzo. Contemplar el crucifijo que llevas te ayudará.

Quinto.- Comulga siempre en la boca, y mejor de rodillas, si es posible, como acto reparador.

Sexto.- Haz la acción de gracias tras la Santa Misa. Si no hay tiempo porque cierran la iglesia. Hacerla mientras uno se dirige a casa, o bien cuando llega a ella.

Séptimo.- Si alguien, sea quien sea, te dice que debes hacer lo que hace la mayoría. No le contestes de palabra, hazlo con una leve sonrisa, nada más.

Tú a lo tuyo. A dar gloria a Dios y a santificarte.


8 respuestas a «Cómo aprovechar la Santa Misa»

  1. Dejé de ir a Misa en mi parroquia –hace ya unos años- después de escuchar en la homilía que “el dios de los musulmanes, judíos y cristianos es el mismo”. Incluso ya en la calle y sobre está falsísima afirmación pregunté a un matrimonio conocido y presente en dicha Misa cuya contestación fue un “no nos hemos enterado”, creo que fui el único de los presentes en dicha Misa –cuando se soltó semejante barbaridad en la homilía- que eché un vistazo a lo que alcanzaba a mi alrededor y no noté sorpresa o perplejidad alguna, todo lo contrario inmutabilidad total. Estoy convencido que “tal como está el patio” en muchas parroquias se ha llegado de forma “camuflada” a una negación de la figura de N. S. JESUCRISTO y eso, no es que sea totalmente ajeno a la Santa Misa, sino que es directamente un burdo insulto y blasfemia a DIOS. Y todo ello con una manifiesta apatía y complicidad ignorante de los fieles.
    Hay que empezar a llamar a Bergoglio por su nombre: Impostor soez de la figura del Papa y enemigo acérrimo de DIOS y el hombre. E igualmente todos los obispos y sacerdotes que lo secundan (activa y pasivamente) por ser cómplices necesarios en este genocidio de almas. Ni que decir, que en las Iglesias sin Agua Bendita en la Pila correspondiente, no entro por apostasía formal visible ya en la misma entrada de las Iglesias realizada por sus respectivos párrocos.
    Actualmente la inmensa mayoría de los fieles de los que van, a lo que denominan Misas, van a celebrar actos profanadores de CRISTO. Es más, considero que asistir a este tipo de misas es como asistir a un aquelarre. Es tal como lo siento.
    Uno de las mayores deleites para mí es encontrarme (aunque sea de forma separada e independiente) en una Iglesia con adoradores serios de DIOS y rezar un Rosario, una Contemplación,… Me gustaría encontrar este tipo de goces personales más a menudo –por no decir constantemente- en la Santa Misa que se celebre en todas las Iglesias.
    Espero haberme expresado bien, pues considero pecado mortal la NO asistencia a Misa teniendo posibilidad de hacerlo. La adoración a DIOS es el primer ACTO por el cual viene todo lo demás (amor al prójimo, perdonar a nuestros enemigos, castidad,…) y no existe mayor acto de adoración que la Santa Misa.

  2. En unas te meten el pufo discretamente, poco a poco; y en otras van a saco. En verano, un pseudo cura masón suramericano se fue a un pasillo con el cáliz y se puso a hacer una ceremonia que no había visto en mi vida con una mujer embarazada… «olía» a pachamama que apestaba.
    Hay que recordar, que lo que el Cristo nos pidió que rememoráramos es la Eucaristía, en memoria de la Ultima Cena; y el motivo fundamental es reafirmar en común-unión con nuestros hermanos en el Padre (en la fe/convencimiento) la Nueva Alianza con el Creador, que viene a perfeccionar la vieja adulterada por los Labradores Arrendatarios Asesinos de turno u Odre Viejo (protestante… antiguas escrituras colmadas de odio y sacrificio en contraste con la misericordia del Evangelio). Por tanto lo importante no es el cura, ni la iglesia ni el rito, sino el hecho. Los que perseveren se salvarán (pero no aquí).

    1. Jesús, también yo he presenciado en una falsa misa un auténtico número de circo. Estuve a punto de pegarle al «cura» y fui a protestar al obispo. El obispo, desarmado, me confesó que muchos curas se le habían rebelado ya. Por aquellos tiempos Bergoglione empezaba a escupir su veneno urbi et orbe y entonces acepté resignadamente que el clero del novus ordo apostasia en masa. Peor todavía: los pastores se pasan al bando de los lobos y arrastran a las ovejas al abismo.

    1. Está claro que el plan de DOMINACIÓN y EXTERMINIO viene de lejos de la mano de su instigador Satanás por medio de sus lacayos humanos.
      Muy, muy bueno el vídeo de Popeye de 1930. Una joya de los anhelos dementes de estos enemigos de DIOS y del género humano.
      Gracias por ponerlo.

  3. P. Juan Manuel, la Iglesia enseña que es pecado dejar de asistir a misa sin disculpa pero también es pecado asistir a una misa falsa, en la que se honra a un siervo de Satanás como vicario de Cristo y en la que se escupe al Señor.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad