Cómo ha pasado el tiempo y cómo ha cambiado todo… a peor

En una reunión familiar, un joven le preguntó a sus padres, tíos y abuelos: ¿Cómo pudisteis vivir antes…

– Sin Tv

– Sin Wi Fi

– Sin tecnología

– Sin internet

– Sin ordenador

– Sin drones

– Sin bitcoins

– Sin móviles

– Sin Facebook

– Sin Twiter

– Sin YouTube

– Sin Whatsapp

– Sin Messenger

– Sin Instagram.

Entonces, el abuelo tomó la palabra y le respondió: Te lo diré si me contestas a esta pregunta: ¿Cómo puede vivir tu generación hoy…

– Sin oraciones.

– Sin dignidad.

– Sin compasión.

– Sin vergüenza.

– Sin Fé.

– Sin honor.

– Sin lealtad.

– Sin respeto.

– Sin valores.

– Sin personalidad.

– Sin noción de compromiso.

– Sin el yo interior.

– Sin carácter.

– Sin ideales.

– Sin amor propio.

– Sin humanidad.

– Sin modestia.

– Sin virtudes.

– Sin honra.

– Sin propósitos.

– Sin esencia.

– Sin metas.

– Sin fortaleza interior.

– Sin alma.

– Sin identidad, porque muchos de ustedes no saben ni siquiera si son hombres o mujeres.

Nosotros, después de la escuela, primero los deberes y sólo después salíamos a la calle a jugar. Jugábamos con amigos de verdad, no con amigos virtuales por internet o de vídeo juegos. Solíamos crear nuestros propios juguetes y jugar con ellos. Nuestros padres no eran ricos en dinero, pero sí nos dieron y enseñaron AMOR, no valores materiales o mundanos. Nunca tuvimos móviles, Lap Top, DVD, Play Station, Xbox, videojuegos, ordenadores personales, internet… pero sí tuvimos amigos de los de VERDAD. Nuestra ilusión y empeño era formar una familia cuanto antes, consolidar nuestros matrimonios a toda costa con generosidad, respeto, comprensión y aguante, y criar cuántos más hijos vinieran, mejor. Los familiares vivían cerca para disfrutar del tiempo en familia. Es posible que hayamos salido en fotos en blanco y negro, pero puedes encontrar recuerdos muy coloridos en esas fotos. Somos una generación única y más comprensiva porque somos la última generación que escuchó a sus padres… y también la primera que ha tenido que escuchar a sus hijos. ¡Somos una EDICIÓN LIMITADA e IRREPETIBLE!


4 respuestas a «Cómo ha pasado el tiempo y cómo ha cambiado todo… a peor»

  1. Hay algo en este hipotético diálogo intergeneracional que no se define bien, y es la quiebra de la continuidad tradicional: algo debió hacer mal la vieja generación, en cuanto fue incapaz de arraigarlo en la nueva. ¿Qué apagó la llama? La realidad es más compleja y poliédrica.

    1. La traición de envenenar la educación escolar para romper con la tradición y poder dejar entrar toda la subversión ideológica extranjera de perversión a los jóvenes a odiar la tradición de sus padres. Pocos han aguantado este hechizo al instruirse por si mismos.

      Saludos cordiales

  2. En efecto.
    Procedo del medo rural, de una familia modesta, agricultores de secano, minifundistas, pero gracias al esfuerzo de nuestros padres, a mi hermano Joaquín, y a mí mismo, nunca nos faltó de nada…
    Y aprendimos a amar a Dios y a la familia, a los vecinos -en el pueblo todos eramos de la familia-, a los amigos, a luchar y sacrificarnos para conseguir algo, en definitiva, a saber que nada nos será dado de regalo.
    Se nos educó en una cultura del esfuerzo, del sacrificio, del ahorro; todo lo contrario que ahora, que los jóvenes, y no tan jóvenes, reivindican su «derecho» A SER FELICES…

  3. Esa es la diferencia, ni más ni menos, entre una «dictadura» gobernada por un honrado católico ejemplar y una «democracia» dirigida por una selección de inútiles adictos a la corrupción metidos a políticos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad