Como matar a un inocente: por succión (II/V)

Aborto por succión.- Comienza dilatándose la cerviz de la madre hasta que está lo suficientemente ancha como para…

Compartir

Aborto por succión.-

Comienza dilatándose la cerviz de la madre hasta que está lo suficientemente ancha como para introducir una cánula en su útero. La cánula es un tubo de plástico hueco que se conecta a una bomba al vacío mediante una manguera flexible. Después se pasa la punta de la cánula por la superficie del útero para que el bebé se despegue y pueda ser absorbido por la bomba, ya sea completo o en pedazos. El líquido amniótico y la placenta son de igual modo extraídos por ese tubo, y junto al cuerpo se ponen en un recipiente de cristal. Cualquier parte que haya quedado en el interior de la madre es raspada del útero por un instrumento llamado cureta. Después de esto, se le da otra pasada al útero de la madre con la máquina que succiona para asegurarse que ninguna parte de la criatura quedó dentro de la madre.

El contenido depositado en el frasco colector es examinado para asegurarse de que todas las partes fetales y una cantidad adecuada del tejido, de acuerdo al tiempo de gestación, están ahí.

¿Qué mata a la criatura en el aborto por succión y curetaje? La completa separación del feto y del tejido de la placenta de la superficie maternal del útero interrumpe la conexión vascular y esto provoca la muerte.

¿Es posible que el corazón del feto o del embrión siga latiendo al pasar por la cánula?  Sí, de unos segundos a un minuto.

 

 

 

 

 

 

 

 

Parte

 

 

 

 

 

 

Parte II de V    Aquí parte I

Compartir

One thought on “Como matar a un inocente: por succión (II/V)”

  1. Son impresionantes estos artículos con sus fotografías.
    El PSOe habla del aborto como si fuera un «derecho», ese «enfoque» dura mientas a la población se le oculten artículos como este, porque si esto llegara a los medios de comunicación de masas el aborto tendría los días contados. Pero este es un genocidio del que no se hacen películas, y cuya apología a diario no está penalmente perseguida ni es delito de «odio».
    España, Estado abortista, Estado criminal.

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*