Con Marruecos hay que ser y no parecer

El pasado 14 de Agosto esta web publicó una exclusiva, por demás valiente, de nuestro compañero y sin embargo amigo, Pedro de Alvarado, titulada ¿Agresión aérea marroquí? dando cuenta de la violación de nuestro espacio aéreo por parte de cazas marroquíes el pasado 12 de Julio, los cuales tuvieron que ser ahuyentados por los correspondientes propios; según la exclusiva citada los cazas enemigos (porque Marruecos es en todo nuestro enemigo) llegaron a pasearse muy cerca de la Torre del Oro sevillana; ahí es nada.

Como siempre, el Ministerio de Defensa (¿o es de indefensión?) nada dijo. Recuerden que al frente del mismo se encuentran Margarita Robles (a) «la mofletes», esa que ni toda vestidita de rojo (su color preferido) levanta nada, y su famoso mamporrero, el actual JEMAD, el Gral. Villarroya Vilalta, el muy valiente militar que persiguió y empapeló a varios militares (no ha todos porque no pudo) por la inexistente falta de firmar un documento en defensa de la verdad sobre el Caudillo. Ambos, Robles y Villarroya se dedican ahora a planificar cursillos de «género» para nuestros militares; quién te iba a decir a ti, Villarroya, en la Academia, que llegarías a… tan bajo… aunque algunos ya vieron entonces que apuntabas maneras.

Pues bien, el pasado 28 de Agosto, según el Twitter del Ejército del Aire (ahora tal medio hace de portavoz oficial de ministerios y autoridades ¡ver para creer!), ha publicado un vídeo de un Eurofighter español que tras disparar una bengala –¡la leche qué miedo!– realiza una maniobra de evasión, con el siguiente texto: “Capacidades defensivas en combate aéreo” “Nuestros pilotos de caza del #Ala11, a bordo del avión de combate Eurofighter Typhoon, entrenan sus capacidades defensivas en combate aéreo sobre el Mar de Alborán. Y como a pesar de recalcar que “se trata de instrucción que se realiza recurrentemente en territorio nacional”, no es verdad, hay que concluir que lo realizado por ese caza español en esa zona específica, es la respuesta de Robles y Villarroya a la incursión enemiga marroquí en nuestro espacio aéreo el pasado 12 de Julio.

Y es que de donde no hay no se puede sacar. Y es que por aquí seguimos sin enterarnos de que Marruecos es nuestro más peligroso enemigo declarado, aunque no lo haya hecho oficial. Y es que como andamos como andamos, al perro flaco todo le son pulgas… incluso marroquíes. Y es que…

Mohamed VI (el del centro)

Marruecos tiene un plan muy concreto para no sólo quitarnos Ceuta y Melilla que sabe que caerán como fruta madura una vez las asfixie económicamente, lo que va a ocurrir a partir de 2021 cuando ponga ya a pleno rendimiento las macro infraestructuras portuarias y turísticas que lleva años construyendo en sus cercanías sin que hayamos hecho nada para evitarlo, sino peor aún, porque su plan va más lejos al querer eliminarnos de la faz en lo económico y militar del Estrecho y de África, para lo cual está dando pasos de gigante cerrando acuerdos con nuestros enemigos del Norte, o sea, Reino Unido y Francia, controlando según le interesa el flujo de migrantes subsaharianos y potenciando sus fuerzas armadas en lo material de manera decidida lo que, junto con la reactivación del servicio militar obligatorio, hará que no seamos rival.

Y no seremos rival, o en realidad ya no lo somos, porque está el factor decisivo, el de la voluntad, que es donde nosotros estamos y vamos a estar más cojos cada día. Porque, entiéndanlo bien ya de una vez: uno puede estar armado hasta los dientes, pero si no tiene voluntad, o sea, lo que hay que tener, sean ovarios o bemoles en sus autoridades, para emplear con decisión su fuerza, para nada sirve tenerla. Y si además uno no tiene una ciudadanía cuyo patriotismo y sentido de la dignidad sea tal que esté dispuesta a dar la propia vida –y a soportar que otros la den– por la patria, su dignidad y soberanía, entonces el estar armado hasta los dientes de nada, oigan bien, de nada vale. Que es lo que pasa con España.

Marruecos ya ha llevado a cabo dos «tanteos» por la fuerza (en realidad dos agresiones que si fuéramos medianamente dignos hubieran sido casus belli) para comprobar nuestra capacidad de respuesta: la invasión de Perejil y esta violación de nuestro espacio aéreo. Pero sus «tanteos» –a eso llega su arrogancia consciente de nuestra indigencia– no ha sido para probar si sus aviones son mejores o peores que los nuestros como todos los frikis «militaristas» de pandereta creen y propagan, pues de sobra sabemos todos, los moros también, qué aviones lo son pues sus respectivas características son de sobra conocidas. No, Marruecos lo que ha querido comprobar es nuestra voluntad, es decir, hasta dónde están dispuestos a llegar nuestros políticos, nuestros militares y nuestros ciudadanos en caso de que, llegado el momento que sólo el sabe cuándo, se decida a una acción político-civil-militar (recuerden la habilísima jugada de la Marcha Verde) para quitarnos Ceuta y Melilla y… más, mucho más, es decir, nuestro ya de por sí casi nulo prestigio internacional, además de humillarnos en nuestra maltrecha dignidad.

Y hay que concluir que los dos «tanteos» le han salido bien. Y le han salido bien porque el peñote de Perejil no se recuperó al siguiente minuto de saber que había sido invadido mostrando fotografías de los guripas moros con las manos atadas a la espalda, de rodillas y con las cabezas apuntadas por las armas de nuestros sonrientes infantes. Y le ha salido bien porque al día siguiente de la violación de nuestro espacio aéreo por cazas marroquíes no se ha divulgado en el Twitter del Ejercito del Aire un post en el que se informara de que cazas españoles «por avería técnica» no tuvieron más remedio que sobrevolar Rabat y Casablanca y romper sobre dichas ciudades y a baja cota la barrera del sonido de lo cual «el Gobierno español ha pedido ya las correspondientes disculpas y asegurado que se hará cargo de los cristales rotos».

Por el contrario, Perejil se recuperó tras negociaciones vía los EE.UU., más amigos de Marruecos que nuestros, y la respuesta de Robles y Villarroya al ataque marroquí ha sido… disparar una bengala (hay que joderse) mes y medio después y sólo cuando saltó a la luz lo realizado por Marruecos, porque si no, ni eso.

Así pues, el sultán sabe ya, todavía más, de qué pasta excreméntica están hechos nuestros políticos, sean del color que sean –un «tanteo» fue con el PP y este otro con el PSOE-Podemos-separatistas– y nuestros Generales también, que conste.

Y es que con Marruecos hay que ser y no parecer, hacer y no decir.


3 respuestas a «Con Marruecos hay que ser y no parecer»

  1. Como bien dice el autor, Marruecos empleará, para usurparnos nuestras plazas de soberanía, el eficaz sistema de la asfixia económica.
    El procedimiento que debemos utilizar con Gibraltar, y que utilizamos hasta que se abrió la verja.
    En los planes de Franco estaba la industralización del Campo de Gibraltar con tal fin, pero como tras su muerte España dejó de ser Una, Grande y Libre se convirtió en vasallo del RU y de Marruecos.
    Este último, de igual forma que urdió la “Marcha Verde” para cuando muriera el Caudillo, se está preparando para una nueva acción invasora, a la vista de la descomposición en la que ha entrado el “Estado de las Taifomanías”
    ¿Habrá arengado a sus moros Mohamed VI prometiéndoles llegar hasta Covadonga diciéndoles “yo invadiré de nuevo esas 17 Taifas?
    Me gustaría creer que en silencio España se está preparando para una nueva batalla de la Janda…
    Pero todo parece indicar que no es así porque Narciso Sánchez y “el chepas” están oficiando del Conde D. Julián y el obispo D. Opas.
    ¡¡¡España!!! ¡¡¡Despierta!!!

  2. * Los tipos fotografiados con una pancarta, ¿están en la isla PEREJIL, o dónde…?
    * Las pintas del sátrapa marroqui en la fotografía adjunta, producen vergüenza ajena.
    Le veo tan «ido» como l rey de Tailandia, y eso como mínimo. (Claro que éste está más cerca, y por lo tanto, es mucho más peligroso).

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*