Contra la persecución y el silencio del Papa… ¡Cristiada!

No les descubro nada que no sepan: en Nicaragua, como en Méjico o en España en su día, se ha iniciado una brutal persecución anticatólica. Más abajo les anexo un vídeo, muestra entre muchos de lo que viene pasando desde hace tiempo.

La tiranía marxista-leninista de siempre, aquí con máscara sandinista, dirigida desde hace décadas por el psicópata Daniel Ortega, no contento con someter al país a su dictadura política, social y económica que lo ha sumido en la miseria, además de bañarlo en sangre –son las dos señas de identidad de tal ideología–, ahora la ha emprendido contra Dios y la Iglesia Católica, única verdadera. La verdad es que bastante ha tardado porque este tipo de tiranos marxistas-leninistas siempre llegan al mismo puerto.

La persecución es total, radical y brutal. Viniendo de donde viene nada nuevo bajo el Sol, una más de las muchas que ha habido y habrá a lo largo de la Historia. Lo mejor es que para muchos el Cielo se pone barato, pues «Cuando os persigan por causa de Mi nombre estad alegres»; y ya sabemos que el martirio es vía directa al Paraíso.

Lo que clama al cielo es el repugnante silencio cómplice y cobarde del Papa, tan parlanchín para ciscarla, pero tan mudo cuando sus amigos y hermanos correligionarios marxistas-leninistas actúan como el Diablo, su jefe, les ordena. Este Papa sigue cavando su propia fosa cada día un poco más y más profunda; cada día queda más en evidencia si es que hacían falta más pruebas.

Por último: contra la persecución, además de rezar, claro, hay que con el mazo dar y levantarse en Alzamiento o en Cristiada; que una cosa es ser bueno y otra tonto, y una poner la otra mejilla y otra… sólo tenemos dos.

Y una cosa más importantísima: los tiranos como Ortega, Maduro y demás se mantienen en el poder por la colaboración activa o pasiva (inhibición u obediencia mal entendida) de las fuerzas armadas y policiales. En España está ocurriendo lo mismo desde hace décadas. Ahí está el quid de la cuestión: en esa obediencia de los militares entendida como sumisión, que en realidad es cobardía y no poco de intereses creados. Que lo sepan.


3 respuestas a «Contra la persecución y el silencio del Papa… ¡Cristiada!»

  1. Perfecto análisis y perfecta conclusión.
    Apliquémonos el cuento: aquí, además de Ejércitos y Policías (la Guardia Civil tiene de los dos y, por ende, la peor cipaya-mercenaria), nuestra Conferencia Episcopal, y todos los obispos y la mayoría de los clérigos, son peores que en Nicaragua

  2. De este impostor y mamporrero de Satanás como es Bergoglio ¿qué se puede esperar? De sus obispos y cardenales aduladores y cómplices más de lo mismo.
    En estos momentos históricos (pues es el final de toda una época de la Cristiandad desde los romanos) son las almas sencillas y con FE ciega en N. S. JESUCRISTO los que tienen que mantener la lucha contra Lucifer y sus secuaces.
    Ellos -los perdedores y enfermos amantes del odio y de la muerte- tienen el tiempo contado, que es muy breve, para ir su destino eterno, nosotros tenemos toda la eternidad con DIOS.

  3. En el rezo del Ángelus de ayer domingo 21 de agosto, el Papa Francisco se ha referido a la situación de Nicaragua.
    En la tarde del viernes 19, el cardenal Omella, como presidente de la CEE, dirigió una carta a su homólogo de Nicaragua.
    (Véase: Ante el secuestro de Mons. Rolando José Álvarez, obispo de Matagalpa (Nicaragua) – Conferencia Episcopal Española)

    Evidentemente, cada uno es libre de pensar que todo esto es insuficiente y que se podrían hacer más cosas al respecto, y que éstas serían más útiles y no tendrían efectos negativos, etc., etc.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad