Control y camino de 1984

Desconozco hasta qué punto, mi conjunto de frases favoritas se ha cumplido en esta ocasión:

“Ya tenemos los resultados. La gente puede empezar a votar cuando quiera”.

Es lo que hay, y no crean que hay más. Lo hemos visto en las elecciones de Estados Unidos con Trump y Biden. Podrán verlo nuevamente y ampliado en unos meses. Da igual que se presente Biden, con su cerebro hecho polvo por la edad, que el Pato Donald, que es un dibujo animado. Da igual, ya que la única posibilidad de que Trump gane, es la de que acepte ser nuevamente un miembro más del Globalismo.

Este juego de la Masonería y el Sionismo Internacional, se viene arrastrando desde 1700, año arriba, año abajo, y es un conjunto de acciones que se iniciaron con la creación de la Leyenda Negra Antiespañola y la sustitución de los reyes de Austria por lo Borbones en España, algo que se veía ya en la calle a principios de ese siglo XVIII y que con el paso del tiempo ha ido quedando más claro día a día. La Iglesia Católica y sus defensores, en aquel caso los españoles, eran el enemigo a batir.

Miren tranquilamente la Historia de España, primera víctima importante de ese Globalismo anglosajón, tras el que en realidad se mueve el más puro e intransigente capitalismo depredador. Naturalmente, la cosa ha ido variando según se conseguían objetivos, o cambiando estos, cuando se fallaba en su obtención. El primero de todos fue la sustitución del Imperio Español, por el Anglo, más manejable, pues eran los propios integrantes de él, quienes movían los hilos. Y ahí tenemos la desaparición de las provincias españolas del otro lado del Atlántico y del pacifico.

Pasaron los años y el objetivo cambió, nuevamente era la destrucción de la Iglesia el objetivo final. En este caso representada por Austria, en el fondo el verdadero objetivo, aunque de paso había que llevarse por medio a Alemania y asimilados, que dos por uno es mejor oferta. Pero al final fue tres por uno, pues los que iban a ser los siguientes objetivos, la Iglesia Rusa y el Imperio Otomano cayeron como fruta madura. Uno, el Ruso, con la ayuda de los comunistas, una ideología creada por un judío Engels, ampliada por un judío Marx, y llevada a la practica por un Soviet, que estaba manejado por un judío, Trotski y excepto «un calmuco» llamado Lenin, «un georgiano» llamado Stalin, curiosamente instruido como sacerdote en un seminario de la fe Armenia y un ruso, rara avis, el resto eran todos de la cuerda.

Pero la sífilis de Lenin se lo llevó por delante, oficialmente fue un atentado, y los que creían que Trotski se haría con el poder, se equivocaron, porque el antiguo sacerdote apóstata, se hizo con el poder por la vía más violenta que pudo y si no acuérdense del piolet clavado en el cerebro de Trotski. Así las cosas, hubo que buscar a alguien que parase el avance comunista, ese hijo descontrolado del Globalismo y de principios del siglo XX. Y curiosamente apareció un pintor fracasado, que de la noche a la mañana pasó de dormir en un banco del parque a ser el máximo líder de Alemania. Pero que al igual que el georgiano, una vez que tuvo el poder, se desentendió de la mafia.

La guerra, la post-guerra y, se consiguió reconducir la situación, ahora se jugó con el hambre de Europa del Este y la opulencia del Oeste. Un cóctel perfecto. Algunos cambios en el momento oportuno y todo otra vez camino del libro 1984. Pero, oiga no hay manera, siempre sale un díscolo que de repente dice que no traga y ese es ahora mismo Putin. El policía militar que funcionaba perfectamente, pero que de ser coronel saltó a madamas y dijo, lo que los anteriores. Yo soy el líder. Y en el lado más controlado, en el lado USA, se les demandó Trump. Un desastre.

De modo que tuvieron que apretar el acelerador de la destrucción del Mundo que conocemos, y echaron mano del plan Kalergi para poder destruir Europa y así, reconducir a la posesión total del Mundo. Siempre y cuando no salga otro Putin, u otro Hitler que les chafe el objetivo. Y ahí está el problema, que hay que hacer las cosas con cuidado. Y de maremoto, un ten con ten en Italia, Control absoluto en los demás lugares, donde inexplicablemente los futuros líderes sufren accidentes o atentados, como en Europa Central. Pero no interesa hacer experimentos, de modo que igual que en España un día ganan las derechas domesticadas, pero por si acaso al mes lo hacen las izquierdas domesticadas, pues ya he dicho experimentos con gaseosa.

Por eso quizá la cuarta fuerza más votada en algunas mesas electorales de Las Palmas o Asturias sea Junts por Cataluña y por eso quizás hace una semana los franceses de verdad, no la ultra-derecha, entre otras cosas porque no existe, decíamos que los franceses de verdad iban a recuperar su país. Una semana después, quién votó una cosa ha votado la contraria y el Frente Popular al poder, eso sí con un representante de la Banca Rothschild de presidente, por si alguien se desvía. Pero como siempre se les olvida algo o algo sale mal y es que el plan Kalergi, está lleno de agujeros, y no los van a poder tapar todos.

Si no fuese porque estoy seguro de que Indra contó los votos bien, con Trump, con Francia y con Junts, pensaría que algo no funciona en la aristocracia de los partidos creados como agencias de colocación para tener a los “bopos” bien controlados. Y ahí lo dejo…


Una respuesta a «Control y camino de 1984»

  1. Richard B. Fuller sentenció: «Nada puede ser más patético que el papel de presidente USA, cuyo poder de decisión es aproximadamente cero. Sin embargo todos creen que ostenta el poder supremo del mundo». Son otra marioneta de los amos; y si alguno se cree otra cosa( católico tenía que ser JFK ); enseguida le ponen en su sitio.
    Desde hace tiempo se les elige en función del teatrillo a representar, que vengan ya ‘medio enseñaos’.
    Como hay fotos que hablan por si mismas, resulta imprescindible aquella donde el matrimonio Clinton depara en la cumbre de la fiesta con el matrimonio Trump. Todo es siempre el paripé de las antítesis de turno, pero; efectivamente parece que ya estamos entrando en la fase donde darán por concluidas las pseudo democracias, para adentrarnos en una dictadura cada vez menos fingida. Y se venderá como algo necesario y conveniente, y harán que lo compre la mayor parte de la humanidad o borreguería, según se mire.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad