Cosas de la Semana Santa

La Semana Santa es, junto con la Cuaresma, el periodo fundamental del calendario litúrgico de nuestra Santa Fe. En España tiene connotaciones muy especiales, como no podía ser de otra forma habiendo sido España pieza y brazo secular fundamental también de la Cristiandad; hace ya décadas que no lo somos, sino incluso puede que todo lo contrario. Una muestra, entre muchas, de la decadencia espiritual de nuestra Patria la hemos vuelto a ver en esta pasada Semana Santa, no siendo la primera vez; llegadas estas fechas la verdad que se nos ponen los pelos como escarpias pensando dónde saltará la liebre de la indecencia, blasfemia, grosería y demás ofensas a Dios, a nuestra Santa Fe y a nuestras más acendradas tradiciones.

El Cristo de los Mutilados

Pues bien, en la Semana Santa 2022, además de echar en falta un año más al inicio de la Cuaresma la felicitación del Comandante General de turno de Melilla, o Ceuta, a los católicos por tal periodo, congratulación que en cambio nunca falta al inicio del Ramadán, hemos sufrido con los siguientes hechos a los cuales seguro que algunos de nuestros avispados seguidores podrán añadir más:

  • La Cofradía del Cristo del Mutilado volvió a procesionar por las calles de Málaga 46 años después de haberlo hecho por última vez; como lo leen. La Cofradía del Cristo del Mutilado fue creada extraoficialmente en 1937, nada más liberarse la ciudad por las tropas nacionales, en torno al Cristo de la Iglesia del Sagrario (junto a la Catedral), cuya imagen, que fue lo único que se salvó de toda la iglesia,  había sido profanada cuando la iglesia fue destruida por militantes frentepopulistas en julio de 1936; una primera versión afirmaba que los daños en la imagen, la mutilación de una pierna y un pie, se debieron a golpes de hacha, otra que las roturas sufridas por la imagen en sus miembros inferiores lo fueron por las líneas de ensamblaje, quizás por el efecto de cuerdas que pudieron usarse para intentar arrojarla al suelo.
¿Otros tiempos? No, otros católicos… de verdad

La cofradía se creó oficialmente el 16 de febrero de 1939, muy poco antes de acabar la guerra, adoptando como escudo el distintivo del Benemérito Cuerpo de Mutilados de Guerra. Los hermanos, todos ellos caballeros mutilados, desfilaban con el rostro descubierto vistiendo sus uniformes militares o falangistas, llevando como únicos distintivos comunes un escapulario y una capa blanca con el escudo de la cofradía. El General Millán Astray fue nombrado hermano mayor de ella. A partir de 1956, la imagen del Cristo en las procesiones pasó a ser portado por soldados del Regimiento Aragón número 17, de guarnición en el Campamento Benítez. La Cofradía llegó a tener más de 15.000 hermanos, todos mutilados de guerra, muchos de ellos de otras provincias españolas, siendo una de las imágenes más esperadas y veneradas por los malagueños en la tarde noche del Jueves Santo, hasta que… en 1976 el Obispo de turno, Mons. Ramón Buxarrais Ventura, uno de los obispos “más avanzados” según El País, la prohibió por considerarla «franquista» (otros dicen que «aconsejó» ladinamente a la cofradía no salir porque… ya se lo imaginan, por lo dicho).

Por cierto, el Arzobispo Castrense de la época era Monseñor José López Ortiz.

Para más escarnio aún de su Cristo, de sus cofrades y de cualquier católico de pro –de los que ya pocos quedaban–, años después se llegó incluso a expulsarla de la Agrupación de Cofradías de la ciudad, motivo por el cual en este año, 2022, llevaba 46 sin procesionar. El escándalo es que para que pudiera procesionar, ha sido necesario cambiarla de nombre por la de Cofradía de la Clemencia y restaurarle las piernas al Cristo para… cumplir con la Ley de Memoria Histórica (¿?).

Una imagen para la historia… del escarnio, porque ya no se ha vuelto a ver desde 2012

¡Increíble! Por su puesto por ordeno y mando del obispado, porque sin esas premisas la imagen hubiera seguido en el fondo del almacén más oscuro.

Desgraciadamente, no es un caso único: en 2012 el Obispo de Ciudad Real (“Ciudad Libre” durante la guerra), D. Antonio Ángel Algora, exigió a la Cofradía de la Hermandad de la Virgen de las Angustias que retirara de su estandarte la Cruz Teutónica de la División Azul, bordada por las monjas adoratrices en 1949 sobre un fondo de la Bandera de España y una orla de yugos y flechas de los Reyes Católicos. Por entonces el Arzobispo Castrense era D. Juan del Río Martín.

  • Este año, en Cádiz, al buen cielo le dio por llorar, es decir, por llover cuando hasta tres hermandades (La Palma, Prendimiento y Nazareno del Amor) procesionaban y … sus cofrades, tan devotos, piadosos, sufridos, sacrificados y valientes, pegaron la espantá –no llovían ni ladrillos, ni balas, sólo agua, que conste– corriendo a resguardarse en la iglesia más cercana en ese momento que no era otra que… la mismísima catedral. Pues bien, para que vean cómo fue la cosa, nada mejor que transcribir algunos de los párrafos de la nota que con tal motivo ha publicado el obispado:

 «(…) 1. Rompiendo el silencio penitencial y sin guardar el respeto que requiere un templo sagrado. 2. Causando desperfectos materiales. 3. Tirando desperdicios alimenticios (lo que ha supuesto duplicar el equipo de limpieza). 4. Impidiendo el normal desenvolvimiento de la actividad catedralicia en días próximos. (…)».

Ahora bien, añadimos nosotros: ¿de qué se queja el obispado? Porque dicho comportamiento no es sino una prueba más de hasta qué punto de degradación (mucho se ha escrito de la moralidad pública de muchos presidentes y cofrades), mundanidad y folclorismo han llegado las cofradías gaditanas y de otros lugares convertidas por la dejadez y falta de autoridad de los obispos en agencias de espectáculos, parque de atracciones, evento folclórico, reclamo turístico, nido de mamoneos, festejos populares y muchas otras cosas que mejor no mentar; o sea, todo menos cofradías de penitentes y almas piadosas, de católicos y de fieles a Dios en el sufrimiento… siempre que no llueve, claro.

¡Señor, ten piedad!


Una respuesta a «Cosas de la Semana Santa»

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad