Cuando el Méjico independiente exterminó a los indios apaches

López Obrador

El presidente de México, López Obrador, tan prolijo en exabruptos contra el presunto genocidio perpetrado por España contra los indios de América, aparte de falsario, haría bien en repasar la propia historia de su país, una vez consumada la independencia respecto a la Madre Patria. En esta ocasión, traemos a colación la lucha despiadada y el exterminio que acometieron las nuevas autoridades mejicanas contra los indios apaches, que habitaban las grandes llanuras, en los territorios más septentrionales de Nueva España, y que hoy forman parte de los Estados Unidos.

Estas tribus, al contrario que los indios de las zonas más meridionales del Virreinato de Nueva España ― lo que hoy es México y Centroamérica ―, , y que habían experimentado un profundo proceso de mestizaje e integración en la civilización hispánica, no habían sido asimilados en el mismo grado. Y sin embargo, las autoridades virreinales habían conseguido, a lo largo de sus más de tres siglos de presencia, un nivel de convivencia con los apaches más que aceptable, gracias fundamentalmente al empeño de misioneros, sobre todo franciscanos, y maestros.

Conviene recordar que al momento de la independencia del nuevo país, en 1821, heredaba del Virreinato de Nueva España un inmenso territorio que abarcaba toda Centro América, el mermado país del México actual y una buena parte de lo que hoy son los Estados Unidos de Norteamérica.

De los apaches y otras tribus indias nos ha llegado la imagen de “salvajes”, transmitida por el estilo de Hollywood de las películas del Oeste ― solo recientemente, se ha tratado de cambiar, en parte, ese estereotipo ― , pero lo cierto es que en todo el sur y suroeste de Estados Unidos, tierras durante largo tiempo de dominio español, esas naciones nativas fueron incorporadas a la Civilización occidental, por los españoles.

Sin embargo, una vez consumada la separación de la Madre Patria, las nuevas autoridades mejicanas emprenden, frente a las políticas de asimilación de las poblaciones nativas desarrolladas por la Monarquía Hispánica desde el primer momento, la política contraria, en línea con los anglosajones norteños, de auténtico exterminio (por cierto, algo habitual en el resto de repúblicas hispanoamericanas).

Gral. Santa Ana

Entre esas poblaciones, los más levantiscos fueron los apaches. Ya el Vicegobernador del Estado de Sonora ― entre 1832 y 1836 ―, , declaraba a esta tribu como enemigos del Estado y animaba a perseguirlos “como a fieras sanguinarias”.

La persecución empieza a incrementarse desde fecha tan temprana como 1.832, cuando el territorio mejicano aún conservaba todo el inmenso legado español novohispano, es decir, cinco millones de metros cuadrados (al término de la guerra emprendida por los yankees contra el México del general Santa Ana, en 1848, a ese territorio incorporado a la república norteña le serán arrebatados nada menos que dos millones y medio de kilómetros cuadrados, es decir, el 60%).

Y el modo no será otro que el ya acometido desde tiempo atrás, primero por ingleses y franceses, y luego por los norteamericanos, que es el del exterminio de las poblaciones nativas. Y es que desde el primer momento de la colonización ― ésta sí fue auténtica colonización ― realizada en Norteamérica por ingleses ― en sus “Trece Colonias,―, y franceses, utilizaron a los indios en sus luchas por incrementar su poder, y una táctica que utilizaban algunas tribus ―iroqueses y hurones, entre otros ― que era la del “escalpelo”, es decir, arrancar el cuero cabelludo a sus víctimas, pocas de las cuales lograban sobrevivir a tan bárbara práctica, pagando por cada cabellera, para acreditar los enemigos abatidos.

Guerra a muerte

John Joel Glanton

Para ello, los gobernantes mejicanos, que entonces aún carecían de un ejército verdaderamente profesional, echan mano de mercenarios, auténticos profesionales del escalpelo, conocidos como “scalp hunter” o “cazadores de cabelleras, y que no por casualidad, serán en su mayoría yankees, muy duchos ya en tales prácticas. Así tenemos a personajes como James “Don Santiago” Kirker, Michael H. Chevallié, John Joel Glanton, Michael James Box o John Dusenberry.

Todos ellos eran mercenarios fronterizos, que conocían bien a los apaches, por haber comerciado con ellos anteriormente, pero que ahora, seducidos por las recompensas ofrecidas por los gobernantes mejicanos, se entregaron a tan macabra tarea. Según éstos, el amanecer, cuando los indios aún dormían, era el mejor momento para sorprenderles. La ciudad de Chihuahua se convirtió en la capital de tan vil “industria de la cabellera”.

Normalmente, estas bandas evitaban el enfrentamiento directo, procurando sorprender a los indios mientras dormían, o atraparlos mediante engaños. Fue el caso de James Johnson, quien había firmado un contrato con el gobierno del Estado de Sonora para capturar indios. Invitó al jefe mimbreño Juan José Compá ―  nótese el nombre en español ―, de la tribu apache originaria de la región del río Mimbre, a un festín, junto con su tribu, en la Sierra de las Ánimas. Al término del festejo, en plena resaca, les masacra sin piedad.

En 1835, se decretan las primeras recompensas oficiales por cabelleras apaches, estableciéndose en cien pesos por las de guerreros mayores de catorce años, al tiempo que las mujeres y niños eran adjudicados como sirvientes a familias mejicanas. Los caza cabelleras estaban autorizados a hacerse con el botín fruto de sus incursiones. Así, la conocida como “sacá” significaba el reparto entre los salteadores del ganado robado a los apaches. El gobierno central mejicano se desentiende, delegando el “problema” en las autoridades locales.

Tras el Tratado de Guadalupe Hidalgo, que pone fin a la guerra de dos años entre Estados Unidos y México y que supone la pérdida por este último, a manos del primero, de más de la mitad de su territorio, deriva en un problema: la nueva frontera, muy permeable, se convierte en la mejor aliada de los apaches, que les permite acosar a los mejicanos del Estado de Sonora.

En 1850, el Congreso de dicho Estado aumenta la recompensa por cada indio muerto o hecho prisionero a 150 pesos, y a 100 por cada mujer; mientas que los menores de catorce años son entregados a los conocidos como “empresarios”, para que los eduquen en los “principios sociales”, o lo que quiera que eso significara.

Por su parte, el coronel mejicano Carrasco, al enterarse, en 1851, de que la localidad de Janos – Chihuahua – se ha convertido en un centro en donde se comercializa todo lo robado en Sonora, se hace con el emplazamiento y mata a los jefes indios Arvizo e Irigollen ― de nuevo, nombres españoles, en este caso, vascos ―, y decreta la guerra a muerte a todos los pueblos apaches, dictaminando que quien les ayude, incluso mejicanos, será juzgado como traidor y ajusticiado.

En 1870 y ante el incremento de los ataques apaches, el diario oficial La Estrella de Occidente recoge el aumento de las recompensas a 300 pesos, consiguiendo los fondos de contribuciones de particulares y de un subsidio otorgado por el gobierno federal mejicano al Estado de Sonora.

Jerónimo

En 1871, soldados de la Guardia Nacional acompañan a indios pápagos en su ataque cerca de Arivaipa ― en territorio de Estados Unidos ― a los apaches, derrotándolos y haciendo una veintena de prisioneros y matando a más de un centenar de apaches. Los pápagos presentaron las cabelleras para conseguir las oportunas gratificaciones. Aún en 1883, se presentaban cabelleras al cobro.

Jerónimo en la exposición de San Luis

Es en esta época, cuando Estados Unidos, ahora sí, se implica ya directamente en el exterminio de los apaches. Será en 1886, cuando los soldados yankees logran apresar al gran jefe Jerónimo ― nuevamente nombre español, y tan “salvaje” que además de su lengua materna, hablaba español y latín, y tenía estudios de teología, ya que era fiel católico ― . Para tamaña “proeza”, la república norteña envió a 3.000 soldados, es decir, la tercera parte de su ejército entonces. Apresado en la Sierra Madre, su tribu será confinada, en penosísimas condiciones, en una reserva creada ex profeso para ellos, en Florida, en el otro extremo del país, a cuatro mil kilómetros de distancia.

El propio Jerónimo, será recluido en la prisión de Fronteras, en Sonora, México , (donde hoy existe un museo dedicado a él), y de ahí, tres años más tarde, enviado a una reserva india en Oklahoma, donde pasará los últimos años de su vida, asumiendo el rol de lo que entonces se llamaba “un indio ejemplar”. Como tal, participará en un desfile presidencial; en la Exposición Panamericana de Búfalo de 1901, donde se recrea una villa india, con cerca de setecientos indígenas de cuarenta y dos tribus diferentes ― de los pocos que sobrevivieron al exterminio anglo sajón, luego mejicano ―; y en la Exposición Universal de San Luis de 1904, donde vendía arcos y flechas, junto con fotografías autógrafas.

Cuan diferente ese destino, al trato que recibieron los indios en toda Hispanoamérica, como súbditos de la Monarquía Hispánica, en igualdad de derechos y obligaciones con cualquier otro español.

Para España en la Historia


4 respuestas a «Cuando el Méjico independiente exterminó a los indios apaches»

  1. Los conflictos con los apaches empezaron en el Siglo XVII, cuando el actual territorio de Nuevo Méjico formaba parte del Virreinato de Nueva España. Los indios llegaron a conquistar la ciudad de Santa Fe (la capital de ese territorio) y expulsaron a toda su población. Véase el artículo «Rebelión de los indios de Nuevo Méjico» en Wikipedia.

  2. Los que financiaron y alentaron la secesión de los territorios españoles; y sus teledirigidos financiados, obedecen a la misma ley anti cristiana de las bestias, pero entre humanos, la del más fuerte, que diría Washington. Ellos y sus lacayos masones nunca han dejado de ponerla en práctica. Es una constante en la historia, la de las dos ciudades, los dos mundos; en este. No es casual que a esta gente espante la sola presencia de la cruz y su significado auténtico, denigrándola a la menor ocasión.

    He aquí otro botón (me ha venido al leer este acertado artículo); de Eugenesia y eutanasia, (Buhigas, pg 274)

    Charles Darwin escribiendo sobre los nativos de Tierra de Fuego: Innobles y asquerosos salvajes hemos visto (…) hacen los mismo gestos que un orangután (…) nunca había visto criaturas más abyectas y miserables (…) cuesta trabajo creer que sean seres humanos (…) Nos preguntamos que goces puede proporcionar la vida a ciertos animales inferiores…

    Estas mentiras de Darwin explican lo relatado por Alfredo Magrassi en su obra: Los aborígenes en la Argentina: En los siglos XVIII y XIX a los balleneros noruegos, suecos y otros, se sumaron los buscadores de pieles, anglosajones cazadores de pingüinos y loberos norteamericanos. Llegaron a envenenar restos de animales para eliminar nativos. Hasta 1880 sobrevivieron unos cuatro mil. Por entonces los europeos comenzaron a quedarse; así Julius Popper, masón sionista rumano cuyas fotos prueban las matanzas indígenas. Recibió concesión para buscar oro del gobierno masón argentino M.A.Juárez Celman; oro enviado a Hamburgo. Llegó a acuñar moneda propia, y sus peones soldados yugoslavos y austriacos recibían sueldos como policías argentinos. Se entretenían en cazar nativos con armas de fuego, fotografiándose con sus trofeos. Ingleses, escoceses, irlandeses e italianos: cazadores de indios como Mac Lennan o Chancho Colorado, pusieron el precio de una libra por testículos y senos, y media libra por cada oreja de niño. M.Behety utilizó el mismo aliciente de exterminio con otras tribus.
    En 1889 un ballenero secuestró once indígenas de lo pocos que quedaban ya para llevarlos a la Exposición Universal (masona) de París. Llegaron nueve, que introdujeron en una jaula (como monos), donde dos murieron de hambre y desesperación. Uno se fugó, ¡y llegó por sus propios medios a Montevideo! (capital de Uruguay; tonto no era…).
    Los seis restantes, por quejas de la Iglesia Católica, fueron devueltos cuatro, pues dos no resistieron. Siendo acogidos por una Misión Salesiana en Punta Arenas. Misión que sufrió reiterados intentos de cierre por parte de las autoridades (masonas).

    Otro testimonio de M.Gusinde afirma: los servidores, provistos de armas modernas, acrecentados por vagos y criminales, entre ellos los desengañados buscadores de oro; organizaron metódicas cacerías (…) se ofrecía hasta una libra inglesa por cabeza o por un par de orejas; el mismo precio que por un puma. Otra crueldad que ilustra la capacidad comercial de aquellos granjeros, es que enviaban los cráneos a un museo de Londres, donde se pagaba hasta ocho libras por cabeza, fuera esta de adulto, niño o anciano.

    El genocidio patagónico (como tantos) decretado por los (lacayos) masones criollos (lameculos anglosionistas) obedece a la siembra de odio vía Lucifer. Concepto masónico del mundo y el hombre, el predominio (la soberbia) del más apto llevado a la extinción: Caín y Abel. Amparado en estos principios, el Informe Oficial que justificó al ejército argentino en el exterminio, proclamaba sin más que se quitó esas tierras a la raza estéril que las ocupaba. Con el general masón criollo Alejo J.A.Roca, después presidente, fanático anticristiano y genocida. Otro Attaturk Kemal «benefactor» de la humanidad (dictador del humanismo); venerado por el alucinado (engañado) pueblo (desde los pupitres, que, realmente, ni sabe ni quiere saber). Imitador de sus amos, pretendía una Canadá del Sur, una Australia de Occidente, pero no pasó de imitar el genocidio (pues en lo demás, los amos anglo sionistas siempre tienen otros planes respecto a estos pueblos de poso cristiano, destinados finalmente a la esclavitud exterminadora comunista Novus Ordo).
    Las arengas de Roca son fáciles de confundir con las de aquellos generales de la Revolución Francesa que presumían de sofocar la Vendée con los cascos de sus caballos sobre los cráneos de los niños, y demás; versiones de lo mismo. Concluyendo que es preciso no tenerles lástima. Sin embargo, no pudo dejar de retratarse en un discurso donde quedó de manifiesto la verdadera razón del genocidio: el capital (anglo sionista) británico (la City de Rothschild y cia; la élite, los amos, los labradores arrendatarios de turno). Dijo el masón: El éxito más brillante acaba de coronar esta expedición, dejando así libres para siempre del dominio del indio esos bastos territorios que se presentan ahora llenos de deslumbradoras promesas al capital extranjero. Como decía el Daily News de 1882, era necesario exterminar a los nativos para explotar esas tierras. Así, Chile se vendió a la Compañía Wehrhahn y al marrano portugues José Nogeira (amigo del presidente masón Balmaceda), que se asoció con su cuñado hebreo germano letón Moritz, (que heredaría junto a su hermana Sara). Estos, como testaferros del británico P.H.Mc Clelland (Ministerio de la Guerra Británico) crearon la Sociedad Explotadora de la Tierra del Fuego que acaparó tanto la zona chilena como la argentina, donde prácticamente se había exterminado a los indígenas nativos. Completándose entonces aún más el genocidio pues estos empresarios ganaderos pagaban mercenarios para liquidar al resto. Así se consiguió una de las mayores fortunas de Chile, sino la mayor, quedándose con las tierras. Hoy, la mayor parte de Tierra de Fuego y la Patagonia sigue siendo suya, terratenientes ingleses (anglo sionistas), con la familia Brawn de testaferro millonario. Ni el (financiado) peronismo se atrevió a tocar (por supuesto) esas tierras ensangrentadas.

    A los muy pocos indígenas que sobrevivieron, se les impidió por decreto reproducirse. Llevando a los hombres a morir a campos de trabajo y las mujeres como esclavas, para lo que tuvo que suprimirse la ley argentina que suprimía la esclavitud.

    El genocidio se alentó y se sigue alentando por los mismos para lo mismo. Así por ejemplo en el mismo libro se hace referencia a los pigmeos y el caso Venga. O la fomentada «contaminación» genética de inmigrantes católicos (cristianos) europeos en USA años 20; etc, etc.

    Hitler decía lo mismo que tantos… Washington o Disraely; o los Protocolos… El más fuerte se impone. Que es lo que está terminando por pasar definitivamente y a las claras. El fin del tiempo de las naciones y tal.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad