Cuando yunque, yunque. Cuando martillo, martillo

La tomó Losantos con Buxadé y desde entonces es el pim, pam, pum de las mañanas.

Con el paso del tiempo, Jorge Buxadé se ha ido convirtiendo en alguien en Vox y también fuera de Vox. La tomó Losantos con él y desde entonces es el pim, pam, pum de las mañanas. «Me arrepiento de mi paso por el PP, no de mi paso por Falange», dijo una vez, y con esta afirmación genial, su condición de soberanista y el hecho de que no vista ni hable como un joven eterno de Movistar, ni luzca tobillito, Buxadé se ha convertido en el no liberal de Vox, con lo que satisface una función social: le pega la izquierda, pero también la sedicente derecha que no es Vox.

Empezó siendo el malo para los liberales por el liberal argumento de no ser lo suficientemente liberal. Esto hay que recordarlo, porque los movimientos canceladores en la derecha siempre empiezan por ahí.

Para los medios, lo vemos esta campaña atroz, Vox es la extrema derecha hasta un punto no solo invotable sino incivil. Pueden ser, incluso estar, pero no ser vistos o escuchados, como le hicieron saber a Rocío de Meer. Pero siendo los de Vox tan malos, aun tendrían, de modo casi inverosímil, algo peor dentro que se llama Buxadé. Buxadé sería la oscuridad que aun puede llegar. Lo oscuro en lo oscuro. El winter que is coming. Así, por muy de derechas que sean los de Vox, siempre podrán serlo un poco más porque dentro está Buxadé; y si se les ocurriera hacer cosas centristas, tampoco habría paz porque dentro seguiría estando él, ¡el malvado Buxadé!

Esto lo ha desarrollado Losantos, gran responsable neuroplástico de la derecha, según el método tradicional de las dos almas. Las habría en Vox: una liberal, reconducible, y otra que no y por lo tanto oscura, reaccionaria, falangista, autárquica, putinista, fanatísima, carca, religiosa y yunquista o yunqueana, sobre todo eso, lo que recuerda al libro de Assía: «Cuando yunque, yunque. Cuando martillo, martillo». El yunque lo pondría alguien, y sobre ese yunque cae el martillo de Losantos, martillo pilón del liberalismo turolense que nos ha dejado a todos para sopitas.

Yunquerizado Buxadé, ya pueden hacerse los juegos dialécticos que se quiera con Vox: el fuerte-flojo, el palo y zanahoria, la ducha escocesa… Cuando haya que darle al partido, pero no se quiera uno meter con Abascal, ídolo de mucho oyente, se trae a la palestra a Buxadé y se le da como a muñeco de cachiporra. ¿Quién va a protestar por Buxadé? ¡Es dar donde no queda señal!

Lo de Losantos se extendió a los periódicos, que adoran el mismo fetiche ideológico, y con Buxadé se han construido una veta analítica, una deriva, una especie de facción preocupante, una dimensión dentro de Vox. Un carboncillo para sombrear los paisajes góticos. Sería, para entendernos, lo ultra en lo ultra: lo ultra ultra.

Porque por radical y superlativo que sea algo, siempre admite grados, y para esto les sirve Buxadé. Cuando parece que ya no queda nada malo que decir de Vox, reparan en él y entonces por muy radicales que sean, podrían serlo más. ¿Por qué? Por «las tesis de Buxadé».

A alguien le tenía que tocar y Buxadé quizás pasaba por allí o justamente lo contrario, no pasaba y le sucede por estar en Europa. Al bloqueo mediático se le suma la distancia. Hace unas horas habló en sus redes sobre la aprobación de la Ley de Restauración de la Naturaleza, nombre en sí ya temible y delirante. Votaron a favor quienes se esperaba que lo hicieran con la ayuda de algunos populares. «La ausencia de treinta» permitió que pasara la Ley que cambiará el sector primario gracias a la alianza globalista: socialistas, liberales-centristas (nuestros C’s empezaron vendiendo aquello de la ciudadanía y acaban en la apisonadora bruselense de ciudadanos), verdes, izquierda y algunos populares (los suficientes). Ese consenso tiene toda la buena prensa del mundo y quien no entre acabará, ha de saberlo, donde Buxadé. Es decir, en el extremo, pero en el extremo del extremo, o en el extremo del extremo del extremo…

Para El Manifiesto


10 respuestas a «Cuando yunque, yunque. Cuando martillo, martillo»

  1. Gran artículo, chapó «Hughes»!!!!!!!

    …algo tendrá Buxadé cuando le critican con aviesa actitud, aunque no olvidemos el viejo adagio del gran Salvador Dalí: «que hablen de tí, aunque sea bien».

  2. ¡Cómo tiene que estar de podrida la política en España para que a Vox (dos pasitos por detrás del P.P.) se le considere partido de extrema derecha o «fascista»!

    1. Y cómo de manipulada y cretinizada la sociedad.. Lo que realmente hace falta en España, y mucha, es un partido de extrema derecha. Entonces sí que otro gallo nos cantaría.

  3. Aceptar el pucherazo sin denunciarlo al tribunal supremo, evidencia el miedo a perder los escaños de vox subvencionados. La sumisión a la jerarquía de INDRA queda totalmente expuesta por toda la partitocracia envenenada, dirigiendo al pueblo al matadero. Pan para hoy y hambre para mañana. España perdida y a la deriva, como la canción de Remedios Amaya.

    1. Estimado redactor de «La Verdad duele.;;» con usted somos ya seis a los que NO NOS CUELAN el «rollo» de las encuestas – falsas -, los resultados – falsos, falsos, falsos…- donde NO HAY ni HA HABIDO una sola VERDAD,la pregunta es por qué esta iba a ser la primera…
      Mas claro agua… VOX, el tan alabado VOX… es lo que se denomina «la oposicion controlada»… como indica usted, NI UN GESTO CONTRA EL RESULTADO…. en mi tierra de garbanzos, eso se llama CORRUPCION con letras MAYUSCULAS….
      Saludos y bienvenido al club…..
      DIOS, PATRIA y REY LEGITIMO
      P.S. : NO tengo nada ni a favor ni en contra de Buxadé, pero si es un «verso suelto» dentro de VOX, qué pinta con esos «pintas».

  4. Cuando el río suena, agua lleva… Buena, señal q el Sumo Sacerdote del Odio a cuanto suena a derecha nacional/social/popular odie a Buxadé y Vox. Y triste noticia por el excesivo predicamento, cada vez menos, tiene el susodicho.

  5. Dejé de escuchar al miserable Pfizerico cuando empezó con la matraca del yunque meses ha. Semanas después me picó la curiosidad y, después de escucharlo atizar a Garriga durante diez minutos, apagué la radio antes de que el inmundo cara besugo hubiera terminado de soltar toda su ponzoñosa bilis contra el bueno de Ignacio. Este mercenario es más perjudicial incluso que la basura mediática de izquierdas y le está haciendo un daño irreparable a Vox y, por tanto, a España.
    Jorge Buxadé representa la esencia real y lo mejor de Vox, Abascal lo sabe y de ahí el viraje que ha dado en los últimos tiempos hacia el sector más conservador del partido. Cuando la prensa oficial de «derechas», o como se quiera denominar a la chusma acomplejada al servicio de la pp, se escandaliza y empieza a actuar como la escoria izquierdista, tildando a Vox de reaccionario, radical y extremista, es que las cosas se están haciendo bien, al margen de que Vox forme parte o no del circo, que eso es otra historia. La oposición real frente a la escoria socialista y comunista y la derecha progre es una oposición frontal, una antítesis total a sus políticas y a su discurso, y cuanto más nos insulten y se escandalicen, mejor, porque es la prueba irrefutable de que ése es el camino. Cuando el enemigo se pone nervioso ésa es la señal inequívoca de que se transita por la senda correcta.
    ¡Arriba España!

  6. Inevitable y rápidamente alguien se ocupa de etiquetar a cualquiera que pueda tener algún tipo de influencia social. Y con la etiqueta van un montón de supuestos, que, si el interesado no desmiente con prontitud, quedarán en su mochila para los restos. Así Buxadé tendría un: «alma (…) oscura, reaccionaria, falangista, autárquica, putinista, fanatísima, carca, religiosa y yunquista…». Poniéndome en su pellejo, o en el de cualquiera así tratado, creo que lo mejor y lo más cómodo sería, esperar a que te llamen una de esas cosas, para seguidamente matizar o desmentir. En cualquier caso, diga lo que diga, le seguirán insultando, ignorando, calumniando… Porque aquí, básicamente, hay dos etiquetas de base: facha y progre; y los demás no existen para los que controlan el sistema, y para los que se lo creen.
    Importante no dejarse nunca archivar en una de esas etiquetas, que están toda prefabricadas con las peores intenciones.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad