De cómo los estadounidenses exterminaron a los indios de Norteamérica

Todas las violencias venían justificadas por el deseo de los blancos de llevar la civilización al interior de los Estados Unidos.

La leyenda negra de España es eso, leyenda.

Los pueblos anglosajones la han creado fruto de su frustración por no poder vencer a España a lo largo de toda la época moderna y de una extraña mezcla de miedo, admiración y desprecio.

Si alguien tiene un pasado negro estos son, sin lugar a dudas, los hijos de las islas británicas. Desde la India hasta los Estados Unidos, pasando por Afganistán, Filipinas o Sudáfrica, allí donde han estado han dejado un triste recuerdo de su paso.

Resulta sorprendente que Joe Biden, descendiente directo de los exterminadores de los pueblos indios norteamericanos, se erija en juez y verdugo de la herencia española en América olvidando que las manos de sus antepasados son las que están manchadas de sangre.

¡Cuántas veces hemos visto en los westerns clásicos de factura hollywoodiense que ¡EL ÚNICO INDIO BUENO ERA EL INDIO MUERTO! El genocidio de los indios norteamericanos es la masacre más sostenida de la que se tiene noticia.

Cuando los ingleses, ahora estadounidenses, comenzaron la conquista de América del norte la población nativa norteamericana se estimaba en torno a los 12 millones de personas. En 1900, Estados Unidos cerró sus fronteras como consecuencia de las guerras indias, ahora solo quedaban entre 300.000 y 250.000 indios norteamericanos. Las balas y las enfermedades fueron exterminando a los indios norteamericanos a lo largo de siglo y medio. Estas guerras, asesinatos, deportaciones y todo tipo de violencias venían justificadas por el deseo de los blancos de llevar la civilización al interior de los Estados Unidos, conseguir nuevas tierras para el cultivo y el ganado o apoderarse de las tierras de caza de las naciones indias para poder obtener oro.

California, formando parte del virreinato de Nueva España, perteneció a la monarquía hispánica hasta 1821, para pasar a ser parte de Méjico, luego de la república de Tejas para, finalmente, en 1845, integrarse en los Estados Unidos.

Con la llegada de los norteamericanos la población india pasó de 150.000 a solo 15.000 en cincuenta años.

En 1848 se descubrió oro en California. Los hombres blancos se lanzaron a violentar la «frontera india permanente». Para justificar esta invasión los políticos de Washington inventaron el «Destino Manifiesto». El hombre blanco tenía el mandato de conquistar América. Eran la raza dominante por lo que eran dueños de los indios, de sus tierras, bosques, árboles y riquezas mineras.

los habitantes de Nueva Inglaterra, que ya había exterminado o expulsado a los indios de sus tierras, se pusieron en contra de Manifest Destiny.

Vencidos por las armas de fuego del Ejército de los Estados Unidos y de los colonos después de ser masacrados, fueron deportados lejos de sus tierras.

En el éxodo forzado de los cherokees a la actual Oklahoma 4.000 murieron de frio, hambre, y todo tipo de penalidades en lo que ha pasado a la historia como el Camino de las Lágrimas. En el lejano oeste se pagaba 50 libras por una cabellera de indio, 25 por el de una mujer y 20 si era de un niño.

La Indian Removal Act de 1830 forzó la deportación de cinco grandes tribus; Cherokee, Chickasaw, Choctaw, Creek y los seminolas. A nadie le importó hasta que a los cines llegó Bailando con lobos.

A los indios americanos se les prohibieron sus religiones estando en vigor los reglamentos civilizadores hasta 1936.
En 1924 se les concedió la nacionalidad norteamericana como recompensa a su participación en combate en la Primera Guerra Mundial.

En los manuales escolares de los Estados Unidos hoy se relata la epopeya de una nación virtuosa, con un pasado del que enorgullecerse y con un futuro envidiable que luchó para librar a los esclavos negros y se opuso a la guerra del Vietnam. Todo esto es mentira.

En Estados Unidos solo queda algo menos del 1% de población indígena o mestiza, en Canadá el 4% mientras en Honduras es el 96%, en Bolivia el 88%, en Méjico y Perú el 85% y en Nicaragua y Guatemala es del 82%. Sin comentarios.

Ahora está de moda meterse con la colonización española ya que la lanzada «moro muerto» sale gratis y hace olvidar los propios pecados. En la actualidad las 565 tribus tienen en total 2,5 millones de miembros, de los que algo más de 1 millón que siguen viviendo en reservas, rodeados por 330 millones de estadounidenses.

Todas las tribus perdieron las tierras de sus antepasados, hace más de un siglo, que les fueron arrebatadas por la fuerza por el hombre blanco, los bisabuelos de Joe Biden.

Para El Debate


Una respuesta a «De cómo los estadounidenses exterminaron a los indios de Norteamérica»

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad