Defender el Estado de Derecho para defender a España y viceversa

Desgraciadamente yo soy bastante pesimista porque los jueces se han acordado ahora, (¡a buena hora mangas verdes!), de la legalidad porque les ha tocado a ellos, o se han visto amenazados, pero durante décadas el Mal lo han alimentado ellos a sus pechos, cambiando «Recta administración de Justicia» por mamoneo judicial.

No hace mucho robándole a la familia Franco o al Abad del Valle de los Caídos la protección de sus derechos fundamentales para evitar la profanación tanto de la tumba de Franco y luego de José Antonio, como de recinto sagrado. Si los jueces no hubieran avalado indignamente estos atropellos, o no hubieran archivado por la cara las querellas contra Zapatero, como archivarán las querellas por traición contra Pedro Sanchez, la hidra no sería ahora tan grande, se les ha vuelto en su contra pero han sido ellos los que la han venido alimentando y dándole alas desde hace décadas, y los que a la hora de la verdad no van a tramitar las querellas contra Sánchez, porque parte del revuelo es pura fachada.

En estos tiempos el Estado de Derecho recibe una puñalada tras otra. Unas hacen más ruido que otras, pero las que se dan de forma silenciosa y solapada también le hacen mucho daño al Estado de Derecho aunque pasen desapercibidas para el gran publico.
El Estatuto General de la Abogacía aprobado por Real Decreto 658/2001, de 22 de junio (en vigor hasta el año 2021) establecía en su art. 17, 5º la posibilidad de que una persona licenciada en Derecho sin necesidad de estar colegiado como Abogado pudiera solicitar y obtener del Colegio de Abogados (pagando una tasa), una habilitación para poder actuar como abogado en un asunto propio hasta el 3º grado de consanguinidad (para defenderse a uno mismo, a padres, hermanos o sobrinos).

Sin embargo en 2021 el anterior Estatuto General de la Abogacía quedó derogado por otro nuevo estatuto presentado por el Ministro de Justicia socialista Juan Carlos Campo, mediante Real Decreto 135/2021, de 2 de marzo. La previsión que hacía el antiguo art, 17, 5º ha sido quitada del nuevo Estatuto. Muchos colegios de Abogados han aprovechado para negar ningún tipo de habilitación en lo sucesivo (salvo el Colegio de Abogados de Madrid, que únicamente las otorga a los Colegiados no ejercientes que estuvieran colegiados antes de la entrada en vigor del nuevo Estatuto de la Abogacía, y para un caso de 1º grado), pero la mayoría de los Colegio de Abogados han prohibido de plano las habilitaciones, como forma de provocar que la gente tenga necesariamente que contratar sus servicios.

¿Qué significa esto?, no sabemos si esto ha partido del Consejo General de la Abogacía, como manera de pretender acaparar más asuntos para aumentar las posibilidades de lucro y de negocio del gremio de los Abogados, pero para el Estado de Derecho es una muy mala noticia, porque ahora las personas que pudieran coadyuvar a recurrir a los tribunales sin ser Abogados colegiados ejercientes (por ejemplo personas licenciadas en Derecho que están en el paro o que tienen otra profesión, Abogados colegiados como no ejercientes, Letrados de las distintas Administraciones públicas que no pueden ejercer la Abogacía por la Ley de incompatibilidades, etc.) ya se les niega esta posibilidad.

¿Y eso a quién beneficia? en parte, a los Abogados ejercientes que mediante esta prohibición puedan recibir como volumen de negocio el encargo de recurrir de aquellas personas que antes podían hacerlo por sí mismas y ahora no (la famosa libertad de la democracia que es cada vez menos libertad),

Pero quien se ve beneficiada más grandemente es la corrupción, sobre todo la corrupción administrativa, porque se le garantiza un mayor margen de impunidad si un sector de la sociedad ve prohibida a partir del nuevo estatuto poder impugnar por sí mismos las ilegalidades que sufran en ellos y su familia hasta el 3º grado de consanguinidad, o aguantarse o hacer frente a lo honorarios de los abogados que a veces se pasan no un pueblo sino tres o cuatro, lo cual es un elemento de disuasión para litigar, máxime hoy en día que los tribunales no son ninguna garantía de legalidad, dado el mamoneo judicial que impera desdichadamente en un porcentaje nada desdeñable.

Piénsese por ejemplo en las personas que están siendo denunciadas por las Policía mercenaria en las manifestaciones de la calle Ferraz y que verán en los próximos meses que se les abre un expediente sancionador (la mayoría de las veces sobre la base de infracciones que en realidad no han cometido) , en vía administrativa los expedientes se tramitarán a piñón fijo solo para aparentar una legalidad que no es tal, y cuando la sanción sea firme en vía administrativa solo cabe impugnarla ante los tribunales de lo Contencioso-Administrativo. Antes si eras licenciado en Derecho o un familiar lo era, podía solicitar del Colegio de Abogados una habilitación para ese caso concreto acudir al Contencioso. Pero ahora si precisas un abogado te encuentras que una sanción media de 3.000 ó 5.000 €, si aunque ganes el pelito el Abogado ta va a cobrar de 1.500 € para arriba, eso si lo ganas porque si lo pierdes encima te condenan en costas además de pagarle al abogado. Mucha gente preferirá pagar la sanción (con las «bonificaciones» por no recurrir) a recurrirla, Y como en este tema en muchos más.

En la medida que se van poniendo cada vez más trabas para obtener el Derecho Fundamental a no sufrir indefensión y a obtener la tutela judicial EFECTIVA, (y es poco «efectiva» si para una sanción de 3.000 € tienes que pagarle al abogado más de 1.500 €, y correr el riesgo de que des con los muchos jueces rojos que hay que ejercen una justicia a lo «Negreira», es decir que no te dan la razón porque no les da la gana, porque han sustituido el principio de «Recta administración de Justicia» por el de «mejor que gobierne la derecha»), va quedando menos espacio para el Estado de Derecho, ya muy mermado con una policía mercenaria, unos funcionarios que van a piñón fijo en la instrucción de los procedimientos, unos jueces cada vez más pobres tanto moral como intelectualmente, y las instancias superiores olvídate porque prácticamente el 100% (el 98%) de los Recursos de Casación C-A ante el Tribunal Supremo y los Recursos de Amparo ante el Tribunal Constitucional (el 97%), se inadmiten a trámite para la gente corriente, con lo cual el ciudadano está en una situación de permanente indefensión, por mucho que los telediarios mañana día 6 saquen imágenes de cómo le lavan el cerebro a los niños en los colegios haciendo dibujitos de la Constitución que ya carece ningún valor normativo, porque el art. 5, 4º de la LOPJ (Ley orgánica del Poder judicial) estable que la infracción de precepto Constitucional da derecho a Recurso de Casación ante el Tribunal Supremo, y resulta que se vulnera no un precepto de la Constitución sino 20 ó 30 preceptos de un golpe, y el Tribunal Supremo inadmite los recurso de casación por la cara, cuando si el art. 5, 4º LOPJ se cumpliera, esto no ocurriría.

Del Tribunal Constitucional no se puede esperar nada, -nada bueno quiero decir-, pero del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo todavía menos con la «Magistrada» (en realidad profesora de Filosofía del Derecho) la que fue ponente de la Ley de Zapatero de la igualdad de hombres y mujeres, allí en el Tribunal para que este Tribunal sea otro papel mojado que no sirve para luchar contra la corrupción que todo lo invade, sino para ejercer otra justicia tipo Negreira.

La Justicia es una virtud que cada día está más arrinconada y postergada, enhorabuena al autor por sacarla del ostracismo y levantarla cono bandera.


15 respuestas a «Defender el Estado de Derecho para defender a España y viceversa»

  1. Excelente y exhaustivo artículo, que comparto totalmente.
    La «desaparición»· de las HABILITACIONES A LOS LICENCIADOS EN DERECHO, para poder defender sus derechos e intereses legítimos ante los Juzgados y Tribunales, es una auténtica patada en la entrepierna a los juristas españoles, y un ataque frontar al ESTADO DE DERECHO.

  2. Magnífico artículo en el que se exponen «verdades como catedrales» por persona con «conocimiento de causa»
    El título muy bien podía haber sido «Mamoneo Judicial»
    Efectivamente, cuando las alcaldadas les han salpicado a ellos, chillan cual ratas a las que le han pisado el rabo.
    Cuando no era su problema, muchos «jueces para la democracia» han prevaricado a mansalva. Solo recordemos algunas ratas como Garzón y Carmena, la que fuera alcaldesa de Madrid.
    Asusta pensar que estos sujetos «hayan impartido justicia»
    Por supuesto que también hay jueces justos… La excepción que confirma la regla en un régimen político sustentado en el perjurio y la traición.
    Para ser juez, como para ser militar, es imprescindible el valor. En el segundo caso valor físico, y en el primero valor moral para resistir las presiones. Siendo la mayor de ellas el sentirse obligados a que las sentencias se adecuen a la «corrección política»
    El paradigma más notable ha sido, efectivamente, la profanación de la sepultura de Franco.
    Esta oportunista «pataleta» ahora del «poder judicial» recuerda a la de aquellos ciudadanos que se adelantan en una «cola» a codazos y pisotones, y cuando llegan a la ventanilla se vuelven muy dignos diciendo ¡¡¡no empujen!!!
    Como dice el conocido refrán, donde las dan, las toman. Y ahora temen que la «justicia» se la pueda impartir a ellos los «tribunales populares» de nefasta memoria.

    1. Así es.
      Nada tengo contra los jueces, con los que convivo a diario, y me consta que hay grandes jueces (los menos), pero la mayor´`ia prefieren andar en el rebaño de lo «políticamente correcto».
      Y si ahora se mueven ess, fundamentalmente, por el «miedo» a ser juzgados por «tribunales populares», que les desacreditarían y expulsarían de la carrera judicial, si pudieran, e incluso les enviarían a prisión.
      (Y lo triste del caso es que sería -o será-, con la ayuda de muchos fiscales…).

  3. LA «jueza» española del TRIBUNAL EUROPEO DE DERECHOS HUMANOS, es una catedrática de filosofía del derecho en la UNIVERSIDAD DE ZARAGOZA, pero que no ha visto una toga en su vida.
    Dice ser LICENCIADA EN DERECHO, pero no explica dónde cursó la carrera, en que años, etc.
    Yo más bien pienso que le ha sido «regalada» en alguna universidad del OPUS DEI, grupo religioso, más bien secta, a la que pertenece, en calidad de MIEMBRO NUMERARIO.
    Y ha sido enchufada allí para defender los intereses de la OBRA, única y exclusivamente.
    Conozco a la señorita, cerca ya de los 70 años, pues ambas fuímos profesores en la Facultad de Zaragoza, y cuándo vino allí no era jurista, sino, simplemente, filósofa… (Y no demasiado buena).

    1. Fue preferida a PÉREZ DE LOS COBOS, que había sido un digno Presidente del TC español, y a otro catedrático de derecho de categoría, cuyo nombre no recuerdo ahora.
      Dijeron que la nombraban a ella porque sabía más idiomas que los otros dos candidatos.
      ¡Yo pensaba que para ser JUEZ DEL TEDDHH había que saber Derecho, Jurisprudencia, aplicación práctica del Derecho, no idiomas…! (Para eso, ya están los traductores, que, además, lo hacen muy bien).
      Hizo campaña como una loca en POLONIA, ayudada y apoyada por el OPUS DEI, y al final, consiguió la plaza, que desempeña MUY MEDIOCREMENTE, SEGÚN ME DICEN JURISTAS QUE FRECUENTAN ESE TRIBUNAL, y es que dónde no haya, no se puede sacar nada.

  4. Cuando saliò la LJCA última, ya se eliminó la posibilidad de que el Abogado pudiera recurrir sin necesidad de Procurador, Y SE ESTABLECIÓ LA OBLIGATORIEDAD DE PASAR POR ESE «peaje», que en la práctica, nada o muy poco aporta, pero que encarece los pleitos para el justiciasble, y muchas veces ajusticiado, etc.
    En definitiva, se van cercanando los derechos de los ciudadanos, abogados incluidos, y se nos quiere convertir en simples contribuyentes, súbditos, meros pagadores de impuestos, y nada más.

  5. Algo que nunca he entendido bien y aprovecho para pedir opinión al respecto:
    ¿Para que existen y sirven los Colegios, de cualquier cosa? ¿No es suficiente el titulo oficial y por qué es preciso que otros te den «el visto bueno»? ¿Quién son ellos? ¿Los estudios no valen nada y se necesita que alguien que ni te conoce te «permita» que puedas actuar o no en cierto campo?
    En el terreno judicial: ¿Para que sirve un Procurador?¿porqué te obligan a pagar a estos «seres» que lo más que hacen es dormitar en los juicios?

    A ver si alguien puede orientarme que ya estoy deseando conocer alguna función real y necesaria de estos entes e individuos, aparte de las mafiosas claro.

    1. Los colegios profesionales deben servir para ordenar profesiones que son complejas, de lo contrario habría que integrar en la estructura del Estado organismos similares, con el consiguiente gasto añadido para los ciudadanos, pues lo colegios actuales se financian con las cuotas de sus colegiados.

      Esos seres que dormitan en los juicios, procuradores, son los representantes legales de las partes y fuera del juicio tienen funciones de notificación y tramitación judicial.

      1. De su contestación se desprende que pertenece al entramado de un colegio o probablemente sea procurador.

        Su respuesta no tiene lógica alguna y las funciones que indica no se precisan en absoluto; si alguien es abogado no precisa que el Estado forme “colegios internos” ni nada parecido para su control, simplemente con estar disponible una lista pública con la relación de abogados y que cualquiera la pueda consultar e ir al que desee o ver si realmente es abogado basta y sobra. Igual respecto a los procuradores.

        Las comunicaciones y mucho más en el momento actual se pueden realizar directamente al abogado e incluso al interesado sin necesitar de ningún intermediario, así de simple.
        Igual para toda clase de “Colegios”.

        Mis preguntas del anterior comentario siguen pendientes de respuesta; espero que si se da alguna sea con razones y motivaciones precisas, coherentes y lógicas, no interesadas.

        Saludos.

        1. Hace ya años que he dejado de criticar en público a los Procuradores, entre otras razones por el temor a que ningún Procurador quisiera trabajar conmigo…
          Tengo algunos compañeros de carrera, y amigos, que son Procuradores.
          Pero, la verdad es que hoy por hoy, SON TOTALMENTE PRESCINDIBLES, y las comunicaciones deberían hacerse directamente Abogado, Juzgado o Tribunal, y a la inversa.
          Se reducirían COSTES PARA LOS LITIGANTES, pero tal vez por eso mismo no se suprimen, para que los pleiteantes con menos recursos económicos tengan más dificultades para poder litigar.

  6. Esa prohibición de autodefensa, del nuevo Estatuto General de la Abogacía, a los licenciados en derecho, tiene varias lecturas: Corporativismo (una profesión sobre dimensionada en la que una tercera parte mal vive de la misma); una Justicia saturada (se busca limitar las posibilidades de acceso a la misma), un obstáculo al derecho de defensa de algunos ciudadanos.

    1. No he visto los estudios y el expediente completo del Real Decreto que reforma el EGAE, pero es muy posible que sea por Hacienda, a la que le interesa mucho cobrar el IVA y el volvía, y claro, con cientos de miles -o millones- de LICENCIADOS EN DERECHO defendiéndose a sí mismos, o a sus familiares más cercanos, no se devengará minuta alguna, ni IVA, etc.
      Pero es solo una «interpretación», Y DESCONOZCO SI ESTOY EN LO CIERTO.
      Feliz Navidad, amigos, y que el Niño Dios nos ayude a echar a Pedro Sánchez y su banda u organización criminal, en 2024.

  7. Enhorabuena Sr. Kevlar Steiner, por tan excelente y acertada exposición. Dicho lo cual, procedo a realizar el siguiente apunte. La democracia no es más que una falacia al servicio de los poderes de la economía (plutocracia); tal como está diseñada, es decir, sin separación real y efectiva de los tres poderes que Aristóteles aventuró en su obra Política; si bien, Montesquieu, la popularizaría en su obra el Espíritu de las Leyes, pero, olvidando citar al autor de la teoría de la separación de los poderes; por consiguiente, itero, la democracia jamás será más que un eufemismo o simple quimera en tanto el pueblo soberano (hoy sobrero) no sea quien los elija directamente; por consiguiente, para que exista separación en la praxis los tres poderes (ejecutivo, legislativo y judicial) habrán de ser elegidos por el pueblo en listas separadas. Así, en lo referente al poder judicial (Miembros del Consejo General del Poder Judicial, Presidente del Tribunal Supremo y los componentes del Tribunal Constitucional) deberían ser elegidos de manera directa por los ciudadanos; evidentemente, con los requisitos de capacidad y méritos exigidos ad hoc. Igual sistema ha de presidir la elección de los otros dos poderes (Ejecutivo y Legislativo). Evidentemente, referido a las Elecciones Generales; en lo referente a las autonómicas o regionales, serán los ciudadanos de cada una de las mismas, los que elijan a sus respectivos presidentes de los Tribunales de Justicia de cada Autonomía. Por otra parte, a la vista está, el problema que afecta hoy a España devine de la la formula de ley electoral; la cual, tendría que modificarse en el sentido que a procesos electorales generales no puedan presentarse más que aquellos partidos con implantación real y efectiva en todo el espacio geográfico de la nación española; por tanto, los partidos o grupos políticos con representación exclusivamente autonómica no podrán participar en dichos comicios generales; teniendo su representación proporcional en la Cámara Alta o de representación territorial (Senado) en función del número de habitantes de cada autonomía, NO en la Cámara Baja o Congreso de los diputados; de tal manera, jamás podría acontecer el desafuero al que tienen hoy sometida a España unos partidos políticos de corte exclusivamente autonómico. Dicho lo anterior; hemos de considerar que en política nada sucede por azar; así, que hemos de contemplar que el problema ante el cual está sometida España hoy, consideramos, fue gestado de manera preconcebido, con la denominada transición (traición de 1976, cristalizada en 19878), es decir, fue un diseño pergeñado por mentes y personajes taimados endógenos, a espaldas del pueblo, al servicio de poderes exógenos, completamente contrarios a los intereses generales de España. Temo, gustaría equivocarme, que, todo está perfectamente estructurado con el objetivo de enfrentar a los españoles entre sí y, de esa forma, poder fácilmente desmembrar o balcanizar, si se prefiere, la otrora gran nación española. Obra que podría perfectamente atribuirse a los siervos de las logias masónicas internacionales; tal hicieran, hace unos pocos siglos, con la guerra civil entre hispanos, para destruir la obra evangelizadora e intentar borrar la Hispanidad; claro ejemplo fue la expulsión de la Compañía de Jesús de los territorios hispanoamericanos. Conclusión, España, hace más de tres siglos, viene siendo sistemáticamente atacada por los adoradores del anticristo, Recemos por recuperar las raíces cristianas, si queremos salvar no sólo a España, sino la cultura y la sociedad Occidental en su conjunto; la cual, incuestionablemente, actualmente se encuentra en vías de su total decadencia.
    Bibliografía recomendada:
    – ANDRÉ, Marius, «El fin del imperio español en América», Cultura Española, ARALUCE, Barcelona (1939)
    – ARISTÓTELES, «Política», Alianza editorial, , S.A., Madrid (2015)
    – BUCHANAN, Patrick J, «La muerte de Occidente», KION, Barcelona (2003)
    – CASTRO, Juan y FERRER, Aurora, «SOROS. Rompiendo España», Homo Legens, Madrid (mayo 2020)
    – DAWSON, Christopher, «La religión y el origen de la cultura Occidental», E. ENCUENTRO, S.A., Madrid (2010)
    – GENTILE, Emilio, «La mentira del pueblo soberano», Alianza Editorial, S.A., Madrid (2018)
    – HOBBES, Thomas, «De Cive», Alianza editorial, S.A., Madrid (2016)
    – LAÍNZ, Jesús, «Adiós, España». Ediciones ENCUENTRO, Madrid (Cuarta edición: noviembre 2004)
    – MARTÍN JIMÉNEZ, Cristina, «Los planes del Club Bildelberg para España», E. Planeta, S.A., Barcelona (2020, 2021)
    – MONTESQUIEU, «Del espíritu de las leyes – T. I y II», SARPE, Madrid (1984)
    – MURRAY, Douglas, «La guerra contra Occidente», PENÍNSULA, Barcelona (2022)
    – ONFRAY, Michel, «Decadencia. Vida y muerte de Occidente», PAIDÓS, Barcelona (2018)
    – RANCIÈRE, Jacques, «El odio a la democracia», AMORRORTU, Madrid (2020)
    – SPENGLER, Oswald, «La decadencia de Occidente», T. I y II, AUSTRAL, Barcelona (2015)
    – STIGLITZ, Joseph E., «El precio de la desigualdad», Penguin Random House Grupo Ed.. S.A.U., Barcelona (2015)
    – SUMPTION, Jonathan, «Juicios de estado», Antonio Bosch ed., S.A.U., Barcelona (2019)
    – SWIFT, Jonathan, «El arte de la mentira en política», Sequitur, Madrid (2019)
    Vídeo documental: EL COMPLOT DE LOS MASONES: https://www.youtube.com/watch?v=d2j34O-DehE

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad