Defensa coacciona a los militares que no se quieren inocular: más pruebas incuestionables

Hemos denunciado en repetidas ocasiones que Defensa coacciona a sus miembros para que se inoculen contra el supuesto Covid; no son «vacunas» ni por asomo y además cada día queda más claro que dichas sustancias experimentales son potencialmente nocivas. Para ello, hemos dedicado los siguientes artículos con pruebas escritas: AQUÍ, AQUÍ, AQUÍ, AQUÍ, AQUÍ, AQUÍ y AQUÍ.

Pues bien, para más inri, para más pruebas incuestionables, no sólo de esas coacciones, sino de la malicia, ignorancia y estupidez de la cadena de mando que ejecuta dichas coacciones, vean el video de El Diestro TV que es definitivo. En él, una soldado se defiende con uñas y dientes contra las coacciones de dos impresentables lacayos, que tienen de militares lo que quien esto escribe de obispo, que llegan a decirle a la soldado que les da igual sus razones, que les importa un bledo, que ellos cumplen una orden aunque dicha orden vulnere la ley y la Constitución, porque eso es lo que dicen estos miserables que no son militares, sino lacayos porque no asumen que HAY ÓRDENES QUE NO SE PUEDEN NI DEBEN OBEDECER. No se lo pierdan. Dura sólo unos minutos. Eso sí, la imagen de tres viejas que a veces se sobre impresiona sobra. Por último: un bravo por lo que hace y dice la soldado.

Para ver el vídeo AQUÍ


4 respuestas a «Defensa coacciona a los militares que no se quieren inocular: más pruebas incuestionables»

  1. Los que sobrevivan quedarán insertados en la matriz digital, dejarán de ser ellos mismos. ¿Acaso no vemos como la agenda sigue sin oposición real contra este sometimiento? Si se tiene HONOR es evidente su acción ante esta agenda sin miedo a la muerte y a sus represalias, si no lo hay como buen goy a poner el brazo como un perro. La verdad es muy cruel y pocos tienen valor de aceptarla.

    Saludos cordiales

    1. Goy, goyim. Vd sí que sabe de que va esto.
      También lo sabía Quevedo cuando hablaba, en «La isla de los Monopantos» (1635, dentro de «La Fortuna con seso y la hora de todos»), sobre la existencia de falsos cristianos, ‘conversos’ o no, que se asociaban a los judíos por dinero, para acabar con el mundo cristiano y para hacerse con el dominio mundial. Y en ell manuscrito de la obra pone que su jefe era «Gaspar Conchillos, Conde-Duque» —y Conchillos era el apellido de una antepasada judía de Olivares.
      Son los mismos pero con collares de tecnología digital

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad