Del Rey abajo, todos

Tan solo el Rey, de acuerdo con el artículo 56 de la Constitución, es inviolable, es decir que no está sujeto a responsabilidad; sin embargo, afortunadamente, del Rey abajo, todos tenemos que rendir cuentas de nuestros actos nos llamemos como nos llamemos, ocupemos el puesto que ocupemos, estemos casados con quien estemos o seamos del partido que seamos. En eso radica, precisamente, la democracia.

El espectáculo de estos días pasados resultó penoso y deplorable escuchando aquel coro de plañideras gritar, al más rancio estilo guerracivilista, aquello de “no pasarán”. Que absurdo cuando hace años que pasaron y sin problema alguno, si no que se lo pregunten a la Sra. Días Ayuso que ha ganado las elecciones con mayoría absoluta y lo seguirá haciendo mientras su principal prioridad, más allá de bandas políticas, sea el pueblo de Madrid y los madrileños.

Pero, en fin, a esto nos tienen acostumbrados los sociatas. Ellos pueden insultar, mentir, agraviar y señalar con el dedo acusador y el resto, so pena de ser acusados de fachas o de extrema derecha, deben callar y aguantar, con estoicismo, insultos y agravios sin tan siquiera levantar la voz.

Lo fundamental en la democracia -si es que existe que cada día lo dudo más- consiste en la independencia de los poderes, especialmente el judicial que debe de estar por encima de ideologías y de partidos políticos. Nunca entendí que, mientras en determinados estamentos del Estado no se permite afiliación política alguna, se tolere que haya jueces conservadores y jueces progresistas ya que, de alguna manera, tal adscripción supone, en algunos casos, ver las causas judiciales con un solo ojo y eso no solo es malo para la justicia, sino también lo es para la democracia.

La Justicia es la encargada, al tener esa sagrada misión, de velar por el cumplimiento estricto de la Ley y aquel que la conculque, sea quien sea y piense como piense, merece el reproche legal contemplado en la normativa vigente. Nadie está por encima de la Ley, al menos no debería estarlo.

Un buen ejemplo de lo intolerable es la degradación de la fiscalía a la que estamos asistiendo, debido a su dependencia del poder y eso pone en entredicho no solo el estado de derecho, sino también las garantías de los ciudadanos, algo que debería ser sagrado en democracia ya que, al parecer, el poder emana del pueblo.

Vivimos tiempos convulsos en los que el populismo marxistoide, contando con el apoyo indispensable de los socialistas, está tratando de convertir a España en una república bananera, al más rancio estilo bolchevique-bolivariano. Una república bananera donde la justicia, al igual que el resto de las Instituciones del Estado, estarán controladas por un poder omnímodo ejercido por un partido, contando con el concurso de todos los enemigos de España -la maldita podemía, los golpistas catalonios, los filoetarras, las pijoprogres marxistoides de sumar con ropa de marca y demás tropilla- cuyo único objetivo es destruirla.

Es intolerable que se permita que algunas salgan a la palestra exigiendo que se asalte el poder judicial y que se controle, sin recato, la opinión pública si esta es contraria al poder, sin que tal cosa tenga la mínima consecuencia, pese al sesgo de golpe de Estado que tales peticiones conlleva.

Aforados en Europa

Realmente da asco y produce repulsa escuchar esas voces que parece pretenden hacernos retrotraer a los oscuros tiempos de la II República, esa tan loada en la que, esos mismos que tanto la anhelan, fueron precisamente los que, con sus acciones, la llevaron a la tumba a base de golpes de Estado, elecciones amañadas, desprecio a la democracia, etc.

En igual medida produce vergüenza ajena escuchar a las vocingleras sociatas, algunas con cargos relevantes en el aparato del Estado, conducirse como auténticas verduleras desaforadas, carentes de criterio y de personalidad más allá que lamerle el traserillo a su jefe y qué decir de aquel otro que, en un alarde de maleducada simpleza y matonismo, aludió a su líder como “el puto amo”. Vergonzoso.

En resumen, que vamos por muy mal camino si realmente queremos salvar lo que queda de democracia y conservar la España que heredamos de nuestros mayores.

Y un último apunte para comprobar el cinismo de estos que nos gobiernan. Todavía recuerdo las loas a “Manos limpias” cuando sentaron en el banquillo a una parte de la Familia Real por las gatadas cometidas; pues bien, ya se ve que aquellos que fueron tan aplaudidos, ahora son objeto de descalificaciones e insultos por parte de los mismos que los aplaudían. ¿Qué cambió?, ¿el sujeto de la denuncia?, y por eso ya son unos fachas.

Para concluir, ¿alguien se imagina al que fuera Ministro de Hacienda socialista, Boyer, ponerse a vociferar en la calle como un poseso y terminar cantando la Internacional puño en alto?, ¿a qué no? Yo tampoco…

Blog del autor: http://cnpjefb.blogspot.com/


3 respuestas a «Del Rey abajo, todos»

  1. “Tan solo el rey … … es inviolable, es decir que no está sujeto a responsabilidad…en eso radica la democracia”

    el resto no lo leí pero, ni se le ocurra a usted
    sacarle brillo a sus arandelas psicológicas

    1. Ahora ya no tenemos ministros, dignos de tal nombre, salvo alguna rara excepción…
      Actualmente son botarates, pelotas de Pedro y Begoña, conseguidores de dinero público, previo cobro de la mordida o comisión correspondientes…
      Macarras, chulos de bar, gentuza de la que no podemos esperar nada bueno.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad