Diez daños de rei….nada

1.De mis daños el primero

Es contra Dios, al que no amo.

Pues soy esclavo de otro amo:

Quien Le clavó en un madero.

 

2.No santifico las fiestas

De la Iglesia Verdadera,

Pues si asisto a misa entera,

Es para echarme la siesta.

 

3.Si a Dios cito en Nochebuena,

Lo hago en vano o de pasada,

Lo que es una marranada,

Y esa es mi tercera pena.

 

4.A mi padre no le honro:

Le llevé a un país del Golfo.

Y cuando vuelve el muy golfo,

Me niego a verle los morros.

 

(Por extensión, a mi patria,

La que Ayuso llama España,

La ataco con tanta saña,

Que es toda mierda y desgracia).

 

5.Qué decir del quinto daño:

Cuando permito y no veto,

Que maten a 100.000 fetos,

En mi reino, cada año.

 

6.Sobre actos depravados,

Se me conocen del tiempo,

Que fui cadete y «geysexto»,

Mis cofrades me apodaron.

 

7.¿Robar? Claro, pues no hay gasto,

Que mi BOE no me permita:

¿A qué viene tanta guita,

«Pa» sostener cuatro gatos?

 

8.Mentí al hacerme Sexto.

Y miento cada vez que hablo:

Coloqué a Pedro y a Pablo,

Diciendo que eran honestos.

 

9.Consentí y aún lo consiento,

Que Leti me ponga cuernos.

Mal pensamiento es que al vernos,

La pida me narre el cuento…

 

10.Y en fin, los bienes ajenos

España son, que el marrano

Codicia, y que en mis manos

Permite que vaya a menos.

[21/6, 21:47] Aa2 Papá: «Diez daños de rei…nada»


10 respuestas a «Diez daños de rei….nada»

  1. Un hombre que no honra debidamente a su padre, y disculpa sus errores, meteduras de pata y debilidades, no es un buen hijo…
    Y una persona sin criterio, que se deja llevar y manipular por «la Reina y yo…», olvidando que ella no es nadie, Y QUE EL ÚNICO REY ES ÉL, me parece un calzonazos, y un pobre hombre, dicho sea sin ánimo peyorativo, sino, simplemente, descriptivo.

  2. Corto te has quedado con tanta educación, esquemáticamente completo, una monarquía de depravación, al uso desde su pedestal sin Dios, monarca desgraciado, país desgraciado, cuando nos uniremos todos los cristianos de este país? Necesitamos una plataforma única, aunque solo sea nominal, para saber cuántos somos y los votos de que dispondríamos.

    1. Un «cofrade», cansado de ser acosado, rindió cuenta a sus superiores. A partir de ahí, unos aseguran que fue obligado a abandonar la carrera, otros que la dejó él y otros que la dejó optando previamente por la vía Olarra.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad