Diez razones para derogar la Ley de Memoria Democrática de Aragón

Frente a los permanentes ataques a la libertad que el gobierno socialista de Pedro Sánchez sigue asestando a nuestra nación, sólo nos queda enarbolar un movimiento de resistencia desde todos los frentes posibles. Es por ello que desde el pacto de gobierno que en verano pasado se suscribió entre VOX y el Partido Popular para Aragón figuraba el compromiso de derogar la Ley de Memoria Democrática de Aragón, lo que se ha llevado a cabo por las siguientes razones:

1. Se trataba de una ley totalitaria que imponía un deber de opinión, a través de un criterio sesgado sobre un determinado período de la Historia de España, conculcando la libertad de pensamiento, de conciencia, de expresión y de cátedra. La ley partía de la premisa de que es labor del legislador “abordar de manera serena y madura la relación con el pasado traumático vinculado a la GC y al Franquismo”. Pues bien, al legislador no le corresponde abordar la relación de los ciudadanos con el pasado histórico, eso corresponde a cada cual.  Puestos a abordar la relación con el pasado traumático, también lo podría hacer con el gobierno del Frente Popular, con la Revolución de Asturias y -¿por qué no?- con el Desastre de Annual. El empeño en revisar aquella época de la Historia de España resulta un empeño tan anacrónico como el que hubiera tenido la II República en ajustar cuentas con el reinado de Isabel II.

2. Negamos la capacidad del legislador para construir la pretendida memoria democrática. La memoria es una función de la inteligencia, personal y subjetiva, no puede ser ni democrática, como tampoco puede ser elegante o razonable. La ley pretende “la construcción de una memoria compartida de la democracia”. Este es otro extremo del totalitarismo de un Estado que se atreve a decir a los ciudadanos qué es lo que deben recordar. La ley establece un pretendido “derecho de memoria” que es absurdo, pues es como si se estableciera un derecho al sentido del tacto. Una facultad de la inteligencia, personal, subjetivo, no puede ser un derecho.

La memoria democrática es una derivación de otra contradicción, la memoria histórica. Como ha explicado Stanley Payne, es un oxímoron, una contradicción sobre la que el legislador no puede operar por su propia falta de sentido jurídico.

3La ley liquida el espíritu de reconciliación del régimen de 1978, que se fundamentó en una voluntad de entendimiento y de concordia, basado en la voluntad de no revisar, ni juzgar, la actuación de unos ni de otros. Aquel fue un largo proceso jalonado de hitos jurídicos que fueron proclamando, desde la prescripción de los delitos cometidos durante la guerra en 1969, pasando por el indulto general otorgado por el Rey, hasta llegar al reconocimiento de derechos a quienes habían luchado en el bando perdedor de la guerra. España estaba reconciliada y así vivió hasta la irrupción del deseo de venganza de la Ley de Memoria Histórica de Zapatero.

4La Ley es falaz y sectaria cuando distingue además entre la violencia de un lado y la del otro. Llega a decir: “…las dinámicas de la violencia fueron muy diferentes en ambos casos: el terror caliente de los primeros meses en territorio republicano fue refrenado pronto por las incipientes estructuras políticas surgidas en el vacío de poder que había generado el golpe de Estado, mientras que el franquismo sistematizó la violencia sobre los contrarios y un cada vez más amplio espectro de víctimas…”. La ley introduce una opinión histórica muy discutible, pues no cabe duda que para las familias de los más de cuatro mil asesinados en Aragón por las milicias del Frente Popular no les parecerá que el terror rojo fuera refrenado de forma tan ordenada.

5La ley convierte a auténticos asesinos del terror rojo en víctimas. A este efecto perverso de la ley se llega al declarar radicalmente injustas todas las condenas surgidas de la guerra, y otorgar la condición de víctimas a todos aquellos que fueron condenados durante el régimen de Franco. Como se comprenderá, las condenas de los asesinos que mataron a más de cuatro mil personas en la retaguardia republicana de Aragón no pueden ser borradas de tal suerte que se les pueda llegar a considerar víctimas.

6La ley llega al sarcasmo de otorgar la condición de víctima a algunos partidos políticos o sindicatos. Se trata de que aquellas mismas organizaciones que deberían esconder sus crímenes puedan ahora participar de un obsceno festín de la revancha. ¿Cómo podrá considerarse víctima un PSOE que regentó checas y comandó milicias de asesinos durante la guerra?

7El afán tiránico de la ley llega a extremos delirantes como el de proclamar como objetivo el de “avanzar en la construcción de una genealogía democrática compartida por el conjunto de la sociedad”, o de que “la sociedad aragonesa sea consciente de su pasado” y dice basarse en los principios de “verdad, justicia y reparación”. Ese presunto principio de verdad es aquel con el que el Estado se arroga la capacidad para declarar cuáles fueron los verdaderos hechos históricos, sus causas y sus consecuencias.  El abuso demagógico del adjetivo democrático recuerda al de los regímenes comunistas que se hacían llamar “democracias populares” como la funesta República Democrática de Alemania, que por ser tan democrática tuvo que levantar el Muro de Berlín para que no escaparan sus atormentados súbditos.

8La ley crea todo un artefacto administrativo para velar por su verdad histórica y perseguir a los discrepantes o disidentes. Crea un Centro de Investigación de la Memoria Democrática, un Censo de la Memoria Democrática, una Comisión Técnica de la Memoria Democrática… Y hasta impone su inclusión en los planes de formación docente y en los planes de estudios. En los centros públicos se adoctrinará a los niños en cada uno de los cursos con actividades relativas a la “memoria democrática” y hasta se evaluará el grado de conocimiento en las pruebas de acceso a la universidad.

9. E impone un régimen sancionador arbitrario según el cual, cualquier expresión que se pudiera considerar vejatoria de las “víctimas” de la guerra o la dictadura, -dándose el caso, recordemos una vez más, que podría tratarse de los propios asesinos- se considerará una infracción grave que lleva aparejada una multa de 2.000 a 10.000 euros. Y cuidado con que alguien tuviera la tentación de reincidir, las multas podrían llegar entonces a los 150.000 euros.

10. Como ley injusta se sostiene sobre fundamentos arteros y antijurídicos. La chapuza legal de la que algunos se muestran tan orgullosos termina de forma estruendosa: “Es competente para la incoación y resolución de los procedimientos sancionadores por las infracciones tipificadas en esta ley la persona titular del departamento competente en materia de memoria democrática” (art. 50), sin aclarar quién es este nuevo inquisidor que persiga a los que se atrevan a pensar diferente.

Sorprende que haya todavía quienes defiendan una ley tan funesta para la libertad.

Para La Gaceta


3 respuestas a «Diez razones para derogar la Ley de Memoria Democrática de Aragón»

  1. Este es un buen artículo, pero el tema de las leyes de falsificación histórica no se entienden desde la buena fe.

    Se trata de un fraude
    Es como abrirle la puerta a un delincuente disfrazado de cartero o de la compañía del gas o del teléfono. Entrar en el juego de hablar con él ya es un error en sí mismo. Es como cogerle el teléfono a una llamada que el teléfono nos está indicando que es fraudulenta. Cogerlo y contestar ya es un error garrafal, en sí mismo.

    Estas leyes no tienen otra finalidad que las de prohibir la verdad e imponer la mentira. Como se han impuesto en otros temas, bajo penas de cárcel.
    Poco a poco las fuerzas de la Sinagoga de Satanás van imponiendo un relato sobre los hechos históricos totalmente amañado pero que sirva a sus intereses.
    La ingenuidad de las fuerzas «nacionales» es para que se lo hicieran mirar,. Primero, durante la Transición hicieron los rojos con la complicidad del clero de Tarancón que se retiraran de todas las iglesias de los pueblos las placas con los asesinados por los rojos. Estas medidas se una incrementado con las leyes de falsificación histórica, con una mano han ordenado retirar todo vestigio de los de un lado y con la otra mano han impuesto sus símbolos y su relato falsario.

    La respuesta ante este proceso de falsificación histórica y de lavado de cerebro, en el que están metidos políticos, funcionarios, Fiscales, jueces , profesores de universidad, medios de comunicación, NO ES el que ha seguido VOX de hacer una ley de concordia democrática en Castilla-León, sino en anunciar que toda persona involucrada en este complot maléfico de imponer estas leyes que son un fraude y una falsificación de la Historia y prohibir la Verdad, queda inhabilitado para el ejercicio de Funciones públicas, y va a la cárcel de cabeza. Todo lo demás es hacer el canelo.
    Los que defienden la verdad histórica están actuando con una ingenuidad tremenda, sin tomar razón ni conciencia de que en frente tiene a delincuentes sin escrúpulos, que no se detendrán ante nada, y frente a esto sólo cabe actuar con la misma o más severidad de «lege ferenda» que los falsificadores. No se puede hacer la guerra si mientras el enemigo va a cañonazos, metiendo ala gente en la cárcel por la cara, o destituyendo profesores que no se sometan al relato falsario que impone la Sinagoga de Satanás. y los otros con tirando con bolas de algodón, porque hasta las de nieve les parece mucho.

  2. Poner al frente de la desmemoria democrática a un moruno canario masón corrupto que por no saber no sabe ni hablar español y requiere de logopeda es coherente con la farsa.

  3. «Hay dos historias, una la oficial, embustera, la que se enseña a los estudiantes; y otra la real, secreta; en la que están las verdaderas causas de los acontecimientos: una historia vergonzosa»(Balzac)

    «Una monolítica conspiración extiende su influencia secretamente, infiltrándose en los gobiernos, promoviendo la subversión para falsear las elecciones; intimidando para impedir la libre elección de los representantes del pueblo. Empleando la emboscada, el atentado en lugar del enfrentamiento cara a cara. Esta conspiración mundial en densa red, ha reclutado inmensos recursos humanos y materiales. Es una maquinaria eficiente que combina ejércitos, diplomáticos, espías, científicos, economistas y políticos…»
    La conspiración de la que hablaba JFK nos lleva acompañando siglos en todas partes; es la misma de la que habló Jesús, de antes de su llegada. No es de la escoria, ni de los masones que la siembran, ni de los marranos que siembran a estos… es de Satanás que los siembra a todos ellos.

    «Y ésta es la condenación: que la luz vino al mundo y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. Todo el que hace el mal, odia la luz y no viene a la luz para que no sean criticadas sus obras».

    Es demasiado gordo… sólo al amparo del Padre hay alguna posibilidad de acabar bien entre tanta basura. Suerte hemos tenido de disfrutar de esos años a salvo de la mentira exterior.

    «Por encima de la voluntad de los pueblos, de la conveniencia de las naciones y de su propio prestigio, existe un poder internacional secreto mucho más terrible que todos los fascismos habidos y por haber, pues se mueve en la clandestinidad, maniobra y hace y deshace a capricho de los que pomposamente se titulan representantes de la democracia»(Franco)
    «Un sector financiero tiene las riendas del poder; determinan el rumbo de nuestros destinos». «Nada sucede en política por accidente. Si sucede algo, es que estaba planeado de ese modo»(Roosevelt)
    «La sociedad será dominada por una elite que no dudarán en realizar sus objetivos mediante técnicas depuradas, con las que influirán en el comportamiento de la sociedad, a la que controlarán y vigilarán con todo detalle»(Brzezinski, 1971)
    «Hay un poder tan organizado y sutil, tan vigilante e interconectado, tan completo y penetrante…, que es mejor no decir nada en su contra»(Woodrow Wilson)
    «Debemos crear una súper masonería secreta a las otras, salvo en algunos altísimos grados escogidos, desde la que las manejaremos a todas, y a través de ellas al mundo»(Mazzini a Pike)
    «Soltemos anarquistas y ateístas que creen un cataclismo social»(Pike a Mazzini)
    «No existe movimiento proletario que no haya sido financiado… sin que sus idealistas lideres, tuvieran mínima sospecha»(Spengler)
    «El Estado estaba en nuestras manos; pero era como un coche que iba no en la dirección que quería el conductor, sino en la dirección que otro quería; como conducido por alguna mano misteriosa, Dios sabe de quién, quizás un capitalista»(Lenin)

    «Una secta feroz y tenebrosa pretende restituir los hombres a su barbarie primitiva, disolver los vínculos de toda sociedad y envolver en caos absurdo y blasfemias todos los principios. Semejante sistema es aborto de la soberbia de unos impíos que, aborreciendo toda sujeción y con mascara de humanidad( la filantropia/buenismo ); y conspirando para envolver en la ruina todas las instituciones, todas las virtudes sociales; han declarado la guerra a toda idea liberal y benéfica, a todo sentimiento honesto y puro. La palabra humanidad suena continuamente en sus labios, pero es el odio y la desolación del género humano la que aúlla secretamente en sus corazones»(Jovellanos, 1744-1811; contemporáneo de:
    Voltaire, 1694-1778
    Frankiln, 1706-1790
    El Conde de Aranda, 1719-1798
    Washington, 1732-1799
    Mayer Amschel Rothschild… el primero de la saga (1744-1812)
    G.Lewis Rockefeller, 1783-1857
    Disraeli, 1804-1881
    Mazzini, 1805-1872
    Pike, 1809-1891
    William Rockefeller Sr, 1810-1906)

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad