Dios NO lo puede todo

Nos dicen, sabemos, creemos, que Dios es omnipotente, es decir, que lo puede todo… pues NO, Dios NO lo puede todo y… gracias a Dios.

Y es que Dios, omnipotente, que todo lo puede, para Quien además todo es nada, porque lo puede todo, hay una cosa que no puede: mentirnos, engañarnos, contradecirse. Y menos mal, o al menos gracias, precisamente, a Dios.

Dios no nos puede mentir, eso sólo lo hace el Diablo. Dios no nos puede engañar, eso lo hace Satanás. Dios no se puede contradecir, eso lo procura Belcebú, príncipe de la mentira, del engaño, de la contradicción, de la confusión.

Así, y gracias a Dios, sabemos con absoluta certeza que lo que Dios nos ha revelado es la Verdad absoluta, total, plena. Gracias a Dios, tenemos la seguridad de que, si le obedecemos, si caminamos con Él, puesto que indefectiblemente vamos hacia Él y con Él nos vamos a encontrar algún día, si acatamos sus mandamientos, llegaremos a Él, moraremos en Él y recibiremos la recompensa, ciento por uno, que Él nos ha prometido, la cual es cierta y verdadera porque Dios NO puede mentirnos, ni engañarnos.

Qué gran consuelo, qué gran seguridad, qué enorme paz nos embarga cuando meditamos y asumimos que Dios NO puede mentirnos ni engañarnos. Y qué valor nos infunde dicha certeza para caminar con paso firme y seguro, sin titubeos, sin medias tintas, por este valle de lágrimas.

Y qué seguridad nos da que no pueda contradecirse, motivo por el cual la conclusión es que RELIGIÓN verdadera sólo puede haber una, porque Dios no puede fundar varias ya que entre sí se contradicen. Y es que hacia Dios sólo puede haber un camino y no varios que difunden preceptos distintos e incluso contradictorios. Así pues, religión sólo hay una, la católica, y lo demás serán creencias, si acaso, peor no religiones como muchas veces se dice; incluso por sacerdotes a los cuales la semántica les importa un bledo, lo que no ocurre con el Diablo que juega con ella magistralmente para… confundir incautos y… buenistas.

Dios, gracia a Dios, lo puede todo… menos mentirnos, engañarnos y contradecirse. Ese es nuestro gran consuelo. Sigamos su senda sin titubeos, sin dudas, con plena certeza, pues estamos en el buen y único camino. Y con valor, ánimo y audacia, que Dios vomita a los tibios.


3 respuestas a «Dios NO lo puede todo»

  1. Dios es incognoscible para el alma creada, no confundir creador o arquitecto, con Dios de la eternidad. Si espíritu increado se tiene, no todos lo tienen al haber híbridos, hay oportunidad de despertar, reorientarse al espíritu, y poder retornar al reino de Dios. Las ilusiones y engaños es el reino de satanás, arquitecto de la matriz arquetípica que mantiene al espíritu dormido en el gran engaño. Recordar lo propio revela la verdad, aprender de los demás, nada es propio de ti.

    Saludos cordiales

  2. Es casi imposible hablar de Dios sin cometer irreverencias salvo que se conozca la Verdad por propia experiencia. Debemos escuchar a quienes saben por propia experiencia, han sido debidamente examinados y nombrados maestros por la autoridad legítima.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad