Doble rescate editorial: “Historias ribagorzanas” y “El país aragonés”, o la apuesta del jurista Ramiro Grau Morancho por la intrahistoria

Los lectores del ex fiscal oscense Ramiro Grau Morancho podrán disfrutar de dos de sus obras más tempranas, escritas en la segunda mitad de los años 1970.

Talento multidisciplinario e ingenio rompemoldes, Ramiro Grau Morancho fue una de las grandes promesas literarias aragonesas de los años 1970. Recordemos que su primer libro publicado fue Joaquín Costa y el idioma aragonés (1976), el cual conocería hasta tres ediciones, llegando a vender más de 10.000 ejemplares (cifra realmente insólita tratándose de un libro de tema filológico y regionalista a la postre).   

El autor, que por entonces frisaba los veinte años de edad, era un joven superdotado, y con buen criterio puso en práctica sus especiales dotes literarias, recompensadas con varios premios. El joven Grau Morancho alcanzó así una precoz notoriedad que no hubiera sido posible sin su larga serie de artículos de opinión y reportajes destinados para innumerables periódicos y revistas, tanto del ámbito regional como del nacional; si enfatizo todos estos detalles, es para dar buena cuenta de la talla de este intelectual impasible al desaliento, quien desde entonces no ha dejado de navegar a contracorriente. Por eso es motivo de satisfacción para nosotros, sus lectores, que publique ahora dos olvidados trabajos de aquella década emergente de los años 70.

Comentemos el primero de los dos libros, EL PAÍS ARAGONÉS (AQUÍ), que con buen criterio su autor ha dedicado a la memoria del hoy olvidado Eduardo Fuembuena Comín, una de las personalidades que más influencia ejerció sobre el joven Grau, puesto que animó a éste a escribir como profesional, publicando sus trabajos y pagándole por ello en el extinto diario vespertino ARAGÓN/exprés.

Frente a lo que su título podría sugerir, EL PAÍS ARAGONÉS no es un libro de tendencia “aragonesista”, sino aragonés sin complejos, y por tanto español hasta la médula. Grau Morancho sabe de lo que habla porque habla de lo que sabe. El libro denuncia una realidad tristísima, y hoy exponencialmente crecida, como es la devaluación del solar aragonés, con la pérdida de la autonomía rural y la muerte del campo. El Aragón actual, que no es sino una gran macrocefalia demográfica (Zaragoza, de una parte, y luego… el resto de los municipios), ya fue anunciado por el autor en este largo réquiem por una cosmovisión territorial finalmente liquidada por el Régimen del 78 y sus estructuras parasitarias de expolio y empobrecimiento.

HISTORIAS RIBAGORZANAS (AQUÍ), por su parte, significa la gran apuesta de su autor por la intrahistoria, algo que ya ponía de manifiesto EL PAÍS ARAGONÉS, aunque aquí con tonalidades menos lúgubres. En esta ocasión, Grau Morancho pone su lupa sobre la comarca ribagorzana, y lo hace con tal gracia docente y sentido del detalle pintoresco, que no erraremos si afirmamos que este libro supera con mucho el documento antropológico sobre las costumbres y los personajes de uno de los parajes más bellos y desconocidos de España.

Animo a los inquietos lectores a que, llegado el caso, disfruten de estos dos buenos libros de don Ramiro, un auténtico “Tesoro viviente” de la cultura aragonesa, a quien vindico como una de las personalidades más lúcidas y consecuentes de nuestro tiempo, gran azote de la corrupción y ejemplar prohombre al servicio de la Patria. Los libros EL PAÍS ARAGONÉS (Ed. Dominio de R – Libros) e HISTORIAS RIBAGORZANAS (Ed. Dominio de R – Libros) se encuentran disponibles a la venta en Amazon.


4 respuestas a «Doble rescate editorial: “Historias ribagorzanas” y “El país aragonés”, o la apuesta del jurista Ramiro Grau Morancho por la intrahistoria»

  1. Celebro mucho la pùblicación de estos dos libros…, sobre los cuales la prensa aragonesa no ha dicho ni media palabra.
    ¡Es increible que tengamos que enterarnos en un diario digital nacional, de lo que sucede en Aragón, y es digno de encomio!
    Hoy mismo voy a comprarlos.
    Los dos.

  2. Hace años, el Gobierno de Aragón editaba cientos de libros, pñosiblemente miles, sobre temas aragoneses.
    No se vendía ni uno.
    Tuvieron que alquilar un gran almacén, para tenerlos guardados.
    Luego se dedicaron a regalarlos a bibliotecas, asociaciones culturales, etc., y, en última instancia, supongo que muchos han acabado en las trituradoras de papel.
    ¡Así se gasta el dinero público!».
    Excuso decirles que solo se publicaba a amiguetes y correligionarios, de los políticos de turno.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad