¿Dónde está enterrado Padilla?

Padilla

No se trata de una interrogación retórica que espera respuesta, sino que plantea una incógnita e invitación a la investigación acerca del lugar de enterramiento de Juan de Padilla (Juan López de Padilla y Dávalos), es decir, el capitán general de las tropas comuneras ajusticiado en Villalar (24 de abril de 1521).

María Pacheco

Como en el caso de sus compañeros del cadalso, la localización de sus restos es imprecisa y rodeada de inexactitudes, leyendas y más bien pocas certezas. Sea como fuere, a día de hoy no está identificado el lugar exacto en el que reposa su cuerpo. No ocurre lo mismo con el lugar de enterramiento de su esposa, María López de Mendoza y Pacheco (1496-1531), que aunque también con posteriores traslados, fue inhumada en la capilla de San Jerónimo de la catedral de Oporto.

Pero vayamos primero a las certezas. Cuando muere “la Leona de Castilla”, a la edad de treinta y cuatro años, diez años después de la muerte de su amadísimo esposo, veinte años después de su boda. En sus últimas voluntades expresadas manifiesta su imperativo deseo de ser enterrada con su esposo, Juan de Padilla, en Villalar. Por otra parte, sabemos que Carlos I, bajo ningún concepto autorizó el traslado de los restos del caudillo comunero a Toledo. Pretendía evitar a toda costa que sus leales seguidores le pudieran rendir homenaje, culto y convertirse en lugar físico de referencia para posibles sublevaciones. No olvidemos el prestigio que la familia Padilla tenía en la ciudad de las tres culturas. Se consideraba extremadamente peligroso y se temía que el panteón familiar fuera un lugar de peregrinaje para sus incondicionales, que los tenía, y muchos.

Sabemos que no está en Toledo. Sabemos que no descansa junto a su amadísima María –también conocida como “la Brava hembra”-. Sabemos que murió decapitado en Villalar, pero ¿Fue enterrado allí? No existe certeza, ni lugar que alguna leyenda popular así lo señale. Se puede aceptar que sí lo fuera, al menos inicialmente, y que después su cabeza se incorporara, junto al resto del cadáver,  al  lugar de su  postrero reposo. Su cabeza, clavada en la picota, fue exhibida junto a la de sus compañeros ajusticiados para escarmiento popular, ejerciendo de manera atroz la pedagogía del miedo, de la intimidación y de la severidad ante cualquier pronunciamiento contra el rey.

Retablo Mayor del Monasterio de Nuestra Señora de La Mejorada

¿Fueron trasladados sus restos? Es una opción que disfruta de valor histórico, de una parte, y de interpretaciones populares sobre ello. El Consejo Real, máximo órgano de gobierno en ausencia del emperador, autorizó su posterior exhumación y traslado al Monasterio de Nuestra Señora de La Mejorada, muy cerca de la localidad vallisoletana de Olmedo, a unos siete kilómetros de distancia. Pero todavía no ha sido probado que el traslado se hubiera hecho efectivo.

Este monasterio, acogido a la Regla de San Jerónimo en 1396, sería objeto de saqueo y expolio durante la Guerra de la Independencia (1808-1814). Posteriormente, durante la desamortización de  Juan Álvarez Mendizábal (1836-1837), fue vendido. Su proceso de ruina y abandono se prolongaría durante más de un siglo. Cualquier vestigio de la supuesta sepultura de Padilla quedaba borrado para siempre. Gracias a la adquisición del lugar por parte del afamado arquitecto, José Rafael Moneo Vallés, se ha podido conservar la capilla de Velasco Fernández o del Crucifijo. Sin embargo, salvo la leyenda popular que se refiere al espíritu de Padilla  vagando por el lugar, no hay documento ni prueba material de su enterramiento, por ahora.

Monasterio de Nuestra Señora de La Mejorada

La represión contra los comuneros fue inmediata tras la derrota de Villalar. Carlos I fue implacable con su familia más inmediata y cualquier recuerdo a su memoria quedó borrado de manera in misericorde. El matrimonio comunero, respetado y querido por el pueblo en la ciudad imperial de Toledo, despertaba mucho recelo entre las autoridades locales, especialmente del doctor Juan de Zumel, oidor de la Audiencia y Chancillería de Valladolid, nombrado alcalde mayor de Toledo el 18 de febrero de 1522,  que mandó derruir la casa familiar. Su ensañamiento, tras la huida de María Pacheco a Portugal, fue ciertamente cruel y despiadado.  Sembró sal en el solar en el que se levantaba para que no pudiera crecer hierba alguna.

Juan Martín Díez, “el Empecinado”

Trescientos años después de la derrota comunera en Villalar, el 23 de abril de 1821, Juan Martín Díez, “el Empecinado” (1775-1825), promovió la primera concentración en Villalar de los Comuneros, donde consideraba que se hallaban los restos de los capitanes comuneros decapitados con el objeto de rendirles homenaje y exhumar sus restos. Según  parece, fueron desenterraron huesos humanos que serían trasladados a Zamora con gran respeto y solemnidad. Sin embargo, a la luz de posteriores investigaciones, no parece probable que se tratara de los cuerpos de los líderes de la Comunidad.

Padilla

En conclusión ¿Dónde están los restos? En Villalar parece que es poco probable. En Toledo no, bajo ningún concepto. En el monasterio de Nuestra Señora de la Mejorada, lo más probable. ¿Conoceremos algún día su certera sepultura? Es difícil, pero no imposible. La investigación y la fortuna de tener suerte son dos probabilidades que se suelen dar en el estudio de la historia.

Hoy, en Toledo, en la Plaza de Juan de Padilla, en el mismo lugar en el que se situó su casa familiar, se erige una escultura, inaugurada el 15 de marzo de 2015, obra del escultor Julio Martín de Vidales, un reconocimiento tan merecido como tardío hacia un hombre cabal, honesto, leal, coherente y consecuente con sus valores y principios, algo que escasea, lamentablemente, en el panorama político español de hoy.


Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad