EEUU provocó la destitución del Primer Ministro pakistaní por su «tibieza» ante la guerra en Ucrania

Imran Khan

Un telegrama secreto pakistaní documenta las presiones de EEUU para destituir a Imran Khan. «Todo será perdonado», dijo un diplomático estadounidense, si prospera la moción de censura contra el primer ministro de Pakistán, Imran Khan.

El Departamento de Estado norteamericano animó al gobierno pakistaní en una reunión celebrada el 7 de Marzo de 2022 a destituir a Imran Khan como primer ministro por su neutralidad ante la invasión rusa de Ucrania, según un documento clasificado del gobierno pakistaní obtenido por The Intercept.

La reunión, entre el embajador pakistaní en Estados Unidos y dos funcionarios del Departamento de Estado, ha sido objeto de intenso escrutinio, controversia y especulación en Pakistán durante el último año y medio, mientras los partidarios de Khan y sus oponentes militares y civiles se disputaban el poder. La lucha política se intensificó el 5 de agosto, cuando Khan fue condenado a tres años de prisión por corrupción y detenido por segunda vez desde su destitución. Los defensores de Khan tachan los cargos de infundados. La sentencia también impide a Khan, el político más popular de Pakistán, presentarse a las elecciones previstas en el país a finales de este año.

Un mes después de la reunión con funcionarios estadounidenses documentada en el documento filtrado del gobierno pakistaní, se celebró una moción de censura en el Parlamento, que condujo a la destitución de Khan. Se cree que la votación se organizó con el respaldo de los poderosos militares paquistaníes. Desde entonces, Khan y sus partidarios se han enfrentado al ejército y a sus aliados civiles, que, según Khan, organizaron su destitución a petición de Estados Unidos.

El texto del telegrama pakistaní, elaborado a partir de la reunión por el embajador y transmitido a Pakistán, no se había publicado anteriormente. El telegrama, conocido internamente como «cifrado», revela tanto las zanahorias como los palos que el Departamento de Estado desplegó en su presión contra Khan, prometiendo relaciones más cálidas si Khan era destituido, y aislamiento si no lo era.

Donald Lu
Asad Majeed Khan

El documento, etiquetado como «secreto», incluye un relato de la reunión entre funcionarios del Departamento de Estado, entre ellos el Subsecretario de Estado para la Oficina de Asuntos de Asia Central y Meridional, Donald Lu, y Asad Majeed Khan, que en aquel momento era embajador de Pakistán en Estados Unidos.

El documento fue facilitado a The Intercept por una fuente anónima del ejército pakistaní que afirmó no tener vínculos con Imran Khan ni con el partido de Khan. The Intercept publica a continuación el cuerpo del telegrama, corrigiendo pequeños errores tipográficos en el texto porque esos detalles pueden utilizarse para marcar con agua documentos y rastrear su difusión.

El contenido del documento obtenido por The Intercept concuerda con la información aparecida en el diario paquistaní Dawn y en otros medios en la que se describen las circunstancias de la reunión y los detalles del propio telegrama, incluidas las marcas de clasificación omitidas en la presentación de The Intercept. La dinámica de la relación entre Pakistán y Estados Unidos descrita en el telegrama se vio confirmada posteriormente por los acontecimientos. En el telegrama, Estados Unidos se opone a la política exterior de Khan en la guerra de Ucrania. Esas posturas se invirtieron rápidamente tras su destitución, a la que siguió, como se prometía en la reunión, un acercamiento entre Estados Unidos y Pakistán.

La reunión diplomática se produjo dos semanas después de la invasión rusa de Ucrania, que se inició cuando Khan se dirigía a Moscú, una visita que enfureció a Washington.

Chris Van Hollen

El 2 de marzo, pocos días antes de la reunión, Lu había sido interrogado en una audiencia de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado sobre la neutralidad de India, Sri Lanka y Pakistán en el conflicto de Ucrania. En respuesta a una pregunta del senador demócrata Chris Van Hollen sobre la reciente decisión de Pakistán de abstenerse en una resolución de las Naciones Unidas que condenaba el papel de Rusia en el conflicto, Lu dijo: «El primer ministro Khan ha visitado recientemente Moscú, por lo que creo que estamos intentando averiguar cómo entablar un diálogo específico con el primer ministro a raíz de esa decisión.» Van Hollen pareció indignarse por el hecho de que funcionarios del Departamento de Estado no estuvieran en comunicación con Khan sobre la cuestión.

El día anterior a la reunión, Khan intervino en un mitin y respondió directamente a los llamamientos europeos para que Pakistán apoyara a Ucrania. «¿Somos vuestros esclavos?» atronó Khan a la multitud. «¿Qué pensáis de nosotros? ¿Que somos vuestros esclavos y que haremos todo lo que nos pidáis?», preguntó. «Somos amigos de Rusia y también de Estados Unidos. Somos amigos de China y de Europa. No formamos parte de ninguna alianza».

En la reunión, según el documento, Lu habló en términos directos sobre el descontento de Washington con la postura de Pakistán en el conflicto. El documento cita a Lu diciendo que «la gente aquí y en Europa está bastante preocupada sobre por qué Pakistán está adoptando una posición tan agresivamente neutral (sobre Ucrania), si es que tal posición es posible. No nos parece una postura tan neutral». Lu añadió que había mantenido conversaciones internas con el Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos y que «parece bastante claro que ésta es la política del Primer Ministro».

Lu plantea entonces sin rodeos la cuestión de una moción de censura: «Creo que si el voto de censura contra el Primer Ministro tiene éxito, todo será perdonado en Washington porque la visita a Rusia se considera una decisión del Primer Ministro», dijo Lu, según el documento. «De lo contrario», continuó, «creo que será difícil seguir adelante».

Lu advirtió de que, si no se resolvía la situación, Pakistán quedaría marginado por sus aliados occidentales. «No puedo decir cómo lo verá Europa, pero sospecho que su reacción será similar», dijo Lu, añadiendo que Khan podría enfrentarse al «aislamiento» de Europa y Estados Unidos en caso de permanecer en el cargo.

Preguntado por las citas de Lu en el telegrama pakistaní, el portavoz del Departamento de Estado, Matthew Miller, dijo: «Nada en estos supuestos comentarios muestra que Estados Unidos adopte una posición sobre quién debe ser el líder de Pakistán.» Miller dijo que no haría comentarios sobre discusiones diplomáticas privadas.

Imran Khan y su mujer

El embajador pakistaní respondió expresando su frustración por la falta de compromiso de los dirigentes estadounidenses: «Esta reticencia había creado en Pakistán la percepción de que se nos ignoraba o incluso se nos daba por descontados. También existía la sensación de que, aunque Estados Unidos esperaba el apoyo de Pakistán en todas las cuestiones importantes para él, no lo correspondía».

La conversación concluyó, según el documento, con el embajador pakistaní expresando su esperanza de que la cuestión de la guerra entre Rusia y Ucrania no «afectara a nuestros lazos bilaterales». Lu le dijo que el daño era real pero no fatal, y que con la marcha de Khan, la relación podría volver a la normalidad. «Yo diría que ya ha creado una mella en la relación desde nuestra perspectiva», dijo Lu, planteando de nuevo la «situación política» en Pakistán. «Esperemos unos días para ver si la situación política cambia, lo que significaría que no tendríamos un gran desacuerdo sobre este asunto y la mella desaparecería muy rápidamente. De lo contrario, tendremos que afrontar este asunto de frente y decidir cómo gestionarlo».

Al día siguiente de la reunión, el 8 de marzo, los opositores de Khan en el Parlamento dieron un paso clave en el procedimiento hacia la moción de censura.

«El destino de Khan no estaba sellado en el momento en que se celebró esta reunión, pero era tenue», afirmó Arif Rafiq, académico no residente del Middle East Institute y especialista en Pakistán. «Lo que tenemos aquí es a la administración Biden enviando un mensaje a la gente que ellos veían como los verdaderos gobernantes de Pakistán, señalándoles que las cosas mejorarían si él era apartado del poder».

The Intercept ha hecho grandes esfuerzos para autentificar el documento. Dado el clima de seguridad en Pakistán, no fue posible obtener una confirmación independiente de fuentes del gobierno pakistaní. La embajada de Pakistán en Washington, D.C., no respondió a una solicitud de comentarios.

Miller, portavoz del Departamento de Estado, declaró: «Habíamos expresado nuestra preocupación por la visita del entonces primer ministro Khan a Moscú el día de la invasión rusa de Ucrania y hemos comunicado esa oposición tanto en público como en privado». Añadió que «las acusaciones de que Estados Unidos interfirió en decisiones internas sobre el liderazgo de Pakistán son falsas. Siempre han sido falsas y siguen siéndolo».

Negaciones estadounidenses

Jalina Porter, antes de dedicarse a la política

El Departamento de Estado ha negado anteriormente y en repetidas ocasiones que Lu instara al gobierno paquistaní a derrocar al primer ministro. El 8 de abril de 2022, después de que Khan alegara que existía un telegrama que probaba su afirmación de injerencia estadounidense, la portavoz del Departamento de Estado, Jalina Porter, fue preguntada por su veracidad. «Permítanme decir sin rodeos que no hay absolutamente nada de cierto en esas acusaciones», dijo Porter.

A principios de junio de 2023, Khan concedió una entrevista a The Intercept y volvió a repetir la acusación. El Departamento de Estado se remitió entonces a los desmentidos anteriores en respuesta a una petición de comentarios.

Khan no ha dado marcha atrás, y el Departamento de Estado volvió a negar la acusación a lo largo de junio y julio, al menos tres veces en ruedas de prensa y de nuevo en un discurso de un subsecretario de Estado adjunto para Pakistán, que se refirió a las afirmaciones como «propaganda, desinformación y desinformación.» En la última ocasión, Miller, el portavoz del Departamento de Estado, ridiculizó la pregunta. «Siento que necesito traer sólo un cartel que pueda sostener en respuesta a esta pregunta y decir que esa alegación no es cierta», dijo Miller, riendo y provocando carcajadas de la prensa. «No sé cuántas veces puedo decirlo. … Estados Unidos no tiene una posición sobre un candidato o partido político frente a otro en Pakistán o en cualquier otro país».

Mientras el drama sobre el telegrama se ha desarrollado en público y en la prensa, el ejército pakistaní ha lanzado un asalto sin precedentes contra la sociedad civil pakistaní para silenciar cualquier disidencia y libertad de expresión que hubiera existido previamente en el país.

En los últimos meses, el gobierno militar ha tomado medidas enérgicas no sólo contra los disidentes, sino también contra los sospechosos de filtrar información dentro de sus propias instituciones, aprobando la semana pasada una ley que autoriza registros sin orden judicial y largas penas de cárcel para los denunciantes. Sacudidos por las muestras públicas de apoyo a Khan -expresadas en una serie de protestas y disturbios masivos el pasado mayo-, los militares también han consagrado para sí poderes autoritarios que reducen drásticamente las libertades civiles, criminalizan las críticas al ejército, amplían el papel ya expansivo de la institución en la economía del país y otorgan a los líderes militares un veto permanente sobre los asuntos políticos y civiles.

Michael Kurilla

Estos radicales ataques a la democracia pasaron prácticamente desapercibidos para los funcionarios estadounidenses. A finales de julio, el jefe del Mando Central de Estados Unidos, el general Michael Kurilla, visitó Pakistán y emitió un comunicado en el que afirmaba que su visita se había centrado en «reforzar las relaciones entre militares», sin hacer mención alguna a la situación política del país. Este verano, el representante Greg Casar, demócrata de Texas, intentó añadir una medida a la Ley de Autorización de la Defensa Nacional para que el Departamento de Estado examinara el retroceso democrático en Pakistán, pero se le denegó la votación en la Cámara de Representantes.

En una rueda de prensa el lunes, en respuesta a una pregunta sobre si Khan recibió un juicio justo, Miller, el portavoz del Departamento de Estado, dijo: «Creemos que eso es un asunto interno de Pakistán».

Caos político

La destitución de Khan tras enemistarse con el ejército pakistaní, la misma institución que se cree que propició su ascenso político, ha sumido a esta nación de 230 millones de habitantes en la confusión política y económica. Las protestas contra la destitución de Khan y la supresión de su partido han arrasado el país y paralizado sus instituciones, mientras los actuales dirigentes pakistaníes luchan por hacer frente a una crisis económica desencadenada en parte por el impacto de la invasión rusa de Ucrania en los precios mundiales de la energía. El caos actual ha provocado tasas de inflación asombrosas y la fuga de capitales del país.

Además del empeoramiento de la situación de los ciudadanos de a pie, también se ha instaurado un régimen de censura extrema bajo la dirección del ejército paquistaní, que ha prohibido a los medios de comunicación incluso mencionar el nombre de Khan, como informó anteriormente The Intercept. Miles de miembros de la sociedad civil, en su mayoría partidarios de Khan, han sido detenidos por el ejército, una represión que se intensificó tras la detención de Khan a principios de año y su retención durante cuatro días, lo que desencadenó protestas en todo el país. Se han recibido informes fidedignos sobre torturas infligidas por las fuerzas de seguridad y sobre varias muertes bajo custodia.

La represión de la otrora agitada prensa pakistaní ha tomado un cariz especialmente oscuro. Arshad Sharif, destacado periodista paquistaní huido del país, murió tiroteado en Nairobi el pasado octubre en circunstancias que siguen siendo controvertidas. Otro conocido periodista, Imran Riaz Khan, fue detenido por las fuerzas de seguridad en un aeropuerto el pasado mes de mayo y no se le ha vuelto a ver desde entonces. Ambos habían estado informando sobre el telegrama secreto, que ha adquirido un estatus casi mítico en Pakistán, y habían formado parte del puñado de periodistas a los que se informó de su contenido antes de la destitución de Khan. Estos ataques a la prensa han creado un clima de miedo que ha hecho prácticamente imposible que los periodistas y las instituciones de Pakistán informen sobre el documento.

El pasado noviembre, el propio Khan fue objeto de un intento de asesinato cuando recibió un disparo en un mitin político, en un atentado en el que resultó herido y murió uno de sus seguidores. Su encarcelamiento ha sido ampliamente considerado en Pakistán, incluso entre muchos críticos de su gobierno, como un intento de los militares de impedir que su partido se presente a las próximas elecciones. Los sondeos muestran que, si se le permitiera participar en la votación, Khan probablemente ganaría.

«Khan fue condenado por cargos endebles tras un juicio en el que ni siquiera se permitió a su defensa presentar testigos. Anteriormente había sobrevivido a un intento de asesinato, había sido asesinado un periodista afín a él y ha visto cómo miles de sus partidarios eran encarcelados. Aunque el gobierno de Biden ha dicho que los derechos humanos estarán en el primer plano de su política exterior, ahora mira hacia otro lado mientras Pakistán avanza hacia convertirse en una dictadura militar en toda regla», afirmó Rafiq, académico del Middle East Institute. «En última instancia, se trata de que los militares pakistaníes utilizan fuerzas exteriores como medio para preservar su hegemonía sobre el país. Cada vez que hay una gran rivalidad geopolítica, ya sea la Guerra Fría o la guerra contra el terrorismo, saben cómo manipular a Estados Unidos a su favor».

Las repetidas referencias de Khan al telegrama en sí han contribuido a sus problemas legales, y los fiscales han iniciado una investigación separada para determinar si violó las leyes sobre secretos de Estado al hablar de él.

La democracia y los militares

Durante años, muchos pakistaníes han considerado la relación de patrocinio del gobierno estadounidense con el ejército pakistaní, que durante mucho tiempo ha actuado como el verdadero agente de poder en la política del país, como un obstáculo impenetrable a la capacidad del país para hacer crecer su economía, combatir la corrupción endémica y llevar a cabo una política exterior constructiva. La sensación de que Pakistán ha carecido de una independencia significativa debido a esta relación -que, a pesar de las apariencias de democracia, ha convertido a los militares en una fuerza intocable en la política nacional- hace que la acusación de la implicación de Estados Unidos en la destitución de un primer ministro popular sea aún más incendiaria.

La fuente de The Intercept, que tuvo acceso al documento como miembro del ejército, habló de su creciente desilusión con la cúpula militar del país, del impacto en la moral de los militares tras su implicación en la lucha política contra Khan, de la explotación de la memoria de los miembros del servicio fallecidos con fines políticos en la reciente propaganda militar y del desencanto generalizado de la opinión pública con las fuerzas armadas en medio de la represión. Creen que los militares están empujando a Pakistán hacia una crisis similar a la de 1971, que condujo a la secesión de Bangladesh.

Azam Khan

La fuente añadió que esperaban que el documento filtrado confirmara por fin lo que los ciudadanos de a pie, así como las bases de las fuerzas armadas, sospechaban desde hacía tiempo sobre el ejército pakistaní y forzara un ajuste de cuentas dentro de la institución.

El pasado mes de junio, en medio de la represión militar contra el partido político de Khan, su ex alto cargo, el secretario principal Azam Khan, fue detenido y encarcelado durante un mes. Durante su detención, Azam Khan hizo al parecer una declaración grabada ante un miembro de la judicatura en la que afirmaba que el telegrama era real, pero que el ex primer ministro había exagerado su contenido para obtener un beneficio político.

Qamar Bajwa

Un mes después de la reunión descrita en el telegrama, y pocos días antes de que Khan fuera destituido, el entonces jefe del ejército paquistaní, Qamar Bajwa, rompió públicamente con la neutralidad de Khan y pronunció un discurso en el que calificó la invasión rusa de «enorme tragedia» y criticó a Rusia. Estos comentarios alinearon la imagen pública con la observación privada de Lu, recogida en el telegrama, de que la neutralidad de Pakistán era la política de Khan, pero no de los militares.

La política exterior de Pakistán ha cambiado significativamente desde la destitución de Khan, inclinándose más claramente hacia el bando estadounidense y europeo en el conflicto de Ucrania. Abandonando su postura de neutralidad, Pakistán ha aparecido ahora como proveedor de armas al ejército ucraniano; en las imágenes del campo de batalla aparecen con regularidad proyectiles y munición producidos en Pakistán. En una entrevista a principios de este año, un funcionario de la Unión Europea confirmó el apoyo militar pakistaní a Ucrania. Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores ucraniano viajó a Pakistán en julio, en una visita que se presumía de cooperación militar, pero que se describió públicamente como centrada en el comercio, la educación y el medio ambiente.

Esta reorientación hacia Estados Unidos parece haber reportado dividendos al ejército pakistaní. El 3 de agosto, un periódico pakistaní informó de que el Parlamento había aprobado la firma de un pacto de defensa con Estados Unidos que abarcaba «ejercicios conjuntos, operaciones, entrenamiento, bases y equipamiento». El acuerdo pretendía sustituir a otro anterior de 15 años entre ambos países que expiraba en 2020.

La «evaluación» pakistaní

Los contundentes comentarios de Lu sobre la política interna de Pakistán hicieron saltar las alarmas en el bando pakistaní. En una breve sección de «evaluación» al final del informe, el documento afirma: «Don no podría haber transmitido una gestión tan contundente sin la aprobación expresa de la Casa Blanca, a la que se refirió en repetidas ocasiones. Claramente, Don habló fuera de lugar sobre el proceso político interno de Pakistán». El telegrama concluye con la recomendación de «reflexionar seriamente sobre esto y considerar la posibilidad de hacer una gestión apropiada ante el Cd’ A a.i de EE.UU. en Islamabad», en referencia al encargado de negocios ad interim, que es el jefe en funciones de una misión diplomática cuando su jefe acreditado está ausente. Posteriormente, el gobierno de Khan emitió una protesta diplomática.

El 27 de marzo de 2022, el mismo mes de la reunión de Lu, Khan habló públicamente sobre el telegrama, agitando en el aire una copia doblada del mismo en un mitin. Al parecer, también informó de su contenido en una reunión de seguridad nacional con los jefes de las distintas agencias de seguridad de Pakistán.

No está claro qué ocurrió en las comunicaciones entre Pakistán y Estados Unidos durante las semanas que siguieron a la reunión de la que se informa en el telegrama. Sin embargo, al mes siguiente, los vientos políticos habían cambiado. El 10 de abril, Khan fue destituido en una moción de censura.

El nuevo primer ministro, Shehbaz Sharif, confirmó finalmente la existencia del telegrama y reconoció que parte del mensaje transmitido por Lu era inapropiado. Afirmó que Pakistán se había quejado formalmente, pero advirtió que el telegrama no confirmaba las afirmaciones de Khan.

Khan ha sugerido repetidamente en público que el telegrama ultrasecreto demostraba que Estados Unidos había ordenado su destitución, pero posteriormente revisó su valoración al instar a Estados Unidos a condenar los abusos contra los derechos humanos cometidos contra sus partidarios. Según declaró a The Intercept en una entrevista en junio, es posible que Estados Unidos instara a su destitución, pero sólo lo hizo porque estaba manipulado por los militares.

La divulgación de la totalidad del telegrama, más de un año después de la destitución de Khan y tras su detención, permitirá por fin evaluar las distintas afirmaciones. En conjunto, el texto del telegrama sugiere claramente que Estados Unidos alentó la destitución de Khan. Según el telegrama, aunque Lu no ordenó directamente la destitución de Khan, dijo que Pakistán sufriría graves consecuencias, incluido el aislamiento internacional, si Khan seguía siendo primer ministro, al tiempo que insinuaba recompensas por su destitución. Las declaraciones parecen haber sido tomadas como una señal para que los militares pakistaníes actúen.

Rana Sanaullah

Además de sus otros problemas legales, el propio Khan ha seguido en el punto de mira por la gestión del telegrama secreto por parte del nuevo gobierno. A finales del mes pasado, el ministro del Interior, Rana Sanaullah, declaró que Khan sería procesado en virtud de la Ley de Secretos Oficiales en relación con el telegrama. «Khan ha urdido una conspiración contra los intereses del Estado y se abrirá una causa contra él en nombre del Estado por violación de la Ley de Secretos Oficiales al sacar a la luz una comunicación cifrada confidencial de una misión diplomática», declaró Sanaullah.

Khan se ha sumado a una larga lista de políticos pakistaníes que no han podido terminar su mandato por entrar en conflicto con los militares. Según se cita en la clave, Estados Unidos culpaba personalmente a Khan, según Lu, de la política de no alineamiento de Pakistán durante el conflicto de Ucrania. La moción de censura y sus implicaciones para el futuro de los lazos entre Estados Unidos y Pakistán ocuparon un lugar preponderante en la conversación.

«Honestamente», se cita a Lu en el documento, refiriéndose a la perspectiva de que Khan siga en el cargo, «creo que el aislamiento del primer ministro será muy fuerte por parte de Europa y Estados Unidos».

NOTA.- The Intercept publica a continuación el cuerpo del telegrama, corrigiendo pequeños errores tipográficos en el texto, ya que esos detalles pueden utilizarse para marcar con agua documentos y rastrear su difusión. The Intercept ha eliminado las marcas de clasificación y los elementos numéricos que podrían utilizarse con fines de rastreo. Etiquetado como «Secreto», el telegrama incluye un relato de la reunión entre funcionarios del Departamento de Estado, incluido el Subsecretario de Estado para la Oficina de Asuntos de Asia Central y Meridional, Donald Lu, y Asad Majeed Khan, que en ese momento era embajador de Pakistán en Estados Unidos.

7 de Marzo de 2022. Texto íntegro del telegrama cifrado diplomático paquistaní (transcripción).-

Donald Lu

Hoy he almorzado con el Subsecretario de Estado para Asia Meridional y Central, Donald Lu. Le acompañaba el Subsecretario de Estado Adjunto Les Viguerie. DCM, DA y el Consejero Qasim se unieron a mí.

Para empezar, Don se refirió a la posición de Pakistán en la crisis de Ucrania y dijo que «la gente aquí y en Europa está bastante preocupada por qué Pakistán está adoptando una posición tan agresivamente neutral (sobre Ucrania), si es que tal posición es siquiera posible. No nos parece una postura tan neutral». Compartió que en sus conversaciones con el NSC, «parece bastante claro que esta es la política del Primer Ministro». Continuó diciendo que era de la opinión de que esto estaba «ligado a los dramas políticos actuales en Islamabad que él (el Primer Ministro) necesita y está tratando de mostrar una cara pública». Le respondí que esa no era una lectura correcta de la situación, ya que la postura de Pakistán sobre Ucrania era el resultado de intensas consultas entre agencias. Pakistán nunca había recurrido a hacer diplomacia en la esfera pública. Las declaraciones del Primer Ministro durante un mitin político fueron una reacción a la carta pública de los embajadores europeos en Islamabad, que iba en contra de la etiqueta y el protocolo diplomáticos. Cualquier líder político, ya sea en Pakistán o en Estados Unidos, se vería obligado a dar una respuesta pública en una situación así.

Pregunté a Don si el motivo de la fuerte reacción estadounidense era la abstención de Pakistán en la votación de la AGNU. Respondió categóricamente en sentido negativo y dijo que se debía a la visita del Primer Ministro a Moscú. Dijo que «creo que si prospera la moción de censura contra el Primer Ministro, todo será perdonado en Washington porque la visita a Rusia se considera una decisión del Primer Ministro. De lo contrario, creo que será difícil seguir adelante». Hizo una pausa y luego dijo que «no puedo decir cómo lo verá Europa, pero sospecho que su reacción será similar». A continuación dijo que «sinceramente, creo que el aislamiento del Primer Ministro será muy fuerte por parte de Europa y Estados Unidos». Don comentó además que parecía que la visita del Primer Ministro a Moscú se planeó durante los Juegos Olímpicos de Pekín y que hubo un intento del Primer Ministro de reunirse con Putin que no tuvo éxito y entonces se urdió esta idea de que iría a Moscú.

Asad Majeed Khan

Le dije a Don que se trataba de una percepción totalmente errónea y desinformada. La visita a Moscú llevaba preparándose al menos varios años y era el resultado de un proceso institucional deliberativo. Subrayé que cuando el Primer Ministro volaba a Moscú, la invasión rusa de Ucrania no había comenzado y aún había esperanzas de una resolución pacífica. También señalé que los líderes de los países europeos también viajaban a Moscú por esas mismas fechas. Don intervino diciendo que «esas visitas eran específicamente para buscar una solución al enfrentamiento de Ucrania, mientras que la visita del Primer Ministro era por razones económicas bilaterales». Le llamé la atención sobre el hecho de que el Primer Ministro lamentaba claramente la situación durante su estancia en Moscú y esperaba que la diplomacia funcionara. Insistí en que la visita del Primer Ministro se inscribía exclusivamente en el contexto bilateral y no debía verse ni como una condonación ni como un respaldo a la acción de Rusia contra Ucrania. Dije que nuestra posición viene dictada por nuestro deseo de mantener abiertos los canales de comunicación con todas las partes. Nuestras declaraciones posteriores en la ONU y por parte de nuestro Portavoz lo explicaron claramente, al tiempo que reafirmaban nuestro compromiso con el principio de la Carta de la ONU, el no uso o la amenaza del uso de la fuerza, la soberanía y la integridad territorial de los Estados y la resolución pacífica de las disputas.

También le dije a Don que a Pakistán le preocupaba cómo se desarrollaría la crisis de Ucrania en el contexto de Afganistán. Habíamos pagado un precio muy alto por el impacto a largo plazo de este conflicto. Nuestra prioridad era la paz y la estabilidad en Afganistán, para lo que era imprescindible la cooperación y la coordinación con todas las grandes potencias, incluida Rusia. También desde esta perspectiva, era esencial mantener abiertos los canales de comunicación. Este factor también dictaba nuestra posición respecto a la crisis de Ucrania. En cuanto a mi referencia a la próxima reunión de la Troika Ampliada en Pekín, Don me respondió que en Washington se seguía debatiendo si Estados Unidos debía asistir a la reunión de la Troika Ampliada o a la próxima reunión de Antalya sobre Afganistán con la presencia de representantes rusos, ya que en ese momento Estados Unidos sólo quería hablar de Ucrania con Rusia. Le respondí que eso era exactamente lo que temíamos. No queríamos que la crisis de Ucrania desviara la atención de Afganistán. Don no hizo ningún comentario.

Le dije a Don que, al igual que él, yo también transmitiría nuestra perspectiva de manera franca. Le dije que durante el último año habíamos percibido una constante reticencia por parte de los dirigentes estadounidenses a comprometerse con nuestros dirigentes. Esta reticencia había creado en Pakistán la percepción de que se nos ignoraba e incluso se nos daba por descontados. También existía la sensación de que, aunque Estados Unidos esperaba el apoyo de Pakistán en todas las cuestiones que eran importantes para él, no lo correspondía y no vemos mucho apoyo estadounidense en las cuestiones que preocupan a Pakistán, sobre todo en Cachemira. Dije que era extremadamente importante tener canales de comunicación que funcionaran al más alto nivel para eliminar esa percepción. También dije que nos sorprendía que, si nuestra posición sobre la crisis de Ucrania era tan importante para Estados Unidos, por qué este país no se había puesto en contacto con nosotros al más alto nivel antes de la visita a Moscú e incluso cuando estaba prevista la votación en la ONU. (El Departamento de Estado lo había planteado a nivel de MCD.) Pakistán valoraba el compromiso continuado a alto nivel y por este motivo el Ministro de Asuntos Exteriores intentó hablar con el Secretario Blinken para explicarle personalmente la posición y la perspectiva de Pakistán sobre la crisis de Ucrania. La llamada aún no se ha materializado. Don respondió que en Washington se pensaba que, dada la actual agitación política en Pakistán, no era el momento adecuado para ese compromiso y que se podía esperar hasta que se calmara la situación política en Pakistán.

Reiteré nuestra posición de que no se debe obligar a los países a elegir bando en una situación compleja como la crisis de Ucrania y subrayé la necesidad de mantener una comunicación bilateral activa a nivel de liderazgo político. Don respondió que «ha transmitido su posición con claridad y la llevaré a mi liderazgo».

También le dije a Don que habíamos visto su defensa de la postura india sobre la crisis de Ucrania durante la reciente audiencia del Subcomité del Senado sobre las relaciones entre Estados Unidos e India. Parecía que Estados Unidos estaba aplicando criterios diferentes para India y Pakistán. Don respondió que los fuertes sentimientos de los legisladores estadounidenses respecto a las abstenciones de India en el CSNU y la AGNU salieron claramente a relucir durante la audiencia. Dije que de la comparecencia se desprendía que Estados Unidos esperaba más de India que de Pakistán, aunque parecía estar más preocupado por la posición de Pakistán. Don se mostró evasivo y respondió que Washington miraba la relación entre Estados Unidos e India muy a través del prisma de lo que ocurría en China. Añadió que, aunque India mantenía una estrecha relación con Moscú, «creo que realmente veremos un cambio en la política de India una vez que todos los estudiantes indios estén fuera de Ucrania».

Expresé mi esperanza de que la cuestión de la visita del Primer Ministro a Rusia no afectara a nuestros lazos bilaterales. Don respondió que «yo diría que ya ha creado una mella en la relación desde nuestra perspectiva. Esperemos unos días para ver si la situación política cambia, lo que significaría que no tendríamos un gran desacuerdo sobre esta cuestión y la mella desaparecería muy rápidamente. De lo contrario, tendremos que afrontar esta cuestión de frente y decidir cómo gestionarla».

También hablamos de Afganistán y de otras cuestiones relativas a los lazos bilaterales. Sobre esta parte de nuestra conversación se mantendrá una comunicación aparte.

Valoración

Don no podría haber transmitido una gestión tan contundente sin la aprobación expresa de la Casa Blanca, a la que se refirió en repetidas ocasiones. Está claro que Don habló de forma exagerada sobre el proceso político interno de Pakistán. Tenemos que reflexionar seriamente sobre ello y considerar la posibilidad de hacer una gestión adecuada ante el Cd’ A a.i de EE.UU. en Islamabad.


5 respuestas a «EEUU provocó la destitución del Primer Ministro pakistaní por su «tibieza» ante la guerra en Ucrania»

  1. «The intercept» es un medio de información digital que fue creado para «informar» sobre los documentos revelados por Edward Snowden, un norteamericano que trabajó en una de las agencias de inteligencia de EEUU y que está refugiado en Rusia; partiendo de esos datos todo lo que publique The Intercept hay que ponerlo en duda. Lo único cierto es que el servicio de inteligencia de las fuerzas armadas de Pakistán estuvieron cooperando con los talibanes y con Al Qaeda durante los 20 años que duró la guerra en Afganistán, a pesar de que Pakistán decía que era «un aliado» de EEUU. De hecho Osama Bin Laden estaba refugiado en Pakistán y vivía en una pequeña aldea situada cerca de un cuartel del ejército paquistaní.

    1. Estimado señor. lo ocurrido ha salido en otros medios, si hemos elegido Intercept es porque de los que dieron la noticia es el que más se explayaba en comentarla y ofrecer más análisis. El texto del telegrama fue publicado también en otros muchos medios si se quiere más solventes. Saludos cordiales

  2. Lo único claro de todo esto es lo que ya sabemos: los sajones emplean dos argumentos, la política de los cañoneros o la agresión indirecta encubierta
    El resto, pamplinas

  3. En una entrevista televisada que le hicieron al general Pervez Musharraf (presidente de Pakistán, desde el 20-6-2001 hasta el 18-8-2008), ya retirado de la política, afirmó con rostro serio que el gobierno de Estados Unidos llegó al punto de amenazarle con reducir su país a escombros, si no colaboraba con ellos en la guerra que habían iniciado en Afganistán contra los talibanes.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad