El 2 de mayo, honor y deshonor

En el 2 de mayo el mejor homenaje a los héroes que se enfrentaron al ejército francés, acantonado en Madrid, es recordar su lucha por una nación a la que iba a traicionar su señor natural, tres días después.

El foco principal de la revuelta se localizó en el parque de artillería, junto a él se encontraba el museo. Que fue inaugurado en 1803 y sería el primer museo nacional existente en España.

El capitán de artillería Pedro Velarde se presentó a las puertas del parque, encabezando a una multitud de madrileños que querían armas para hacer frente a las fuerzas de Murat. Después de desarmar a la guardia francesa que vigilaba el cuartel, sostuvo de un breve parlamento con su compañero de armas, el capitán Luis Daoiz, se abrieron las puertas y se armó a los paisanos. Se sacaron los cañones del museo y el personal se aprestó a la lucha. Un poco más tarde se unirían el teniente de Infantería Jacinto Ruiz y un cadete, de 12 años, Juan Manuel Vázquez y Afán de Ribera.

Después de tres horas de resistir las acometidas de la división westfaliana del general Lefranc. Sin munición solo restaba la lucha cuerpo a cuerpo. Daoiz fue muerto a bayonetazos y poco después Velarde y Afán de Ribera. Ruiz consiguió escapar y moriría diez meses más tarde en Trujillo, a consecuencia de sus heridas. Los heridos supervivientes serían fusilados el día 3. Goya inmortalizó la masacre de la represión ejecutada por los franceses.

El museo de artillería se cubrió de gloria. Ha sido la única ocasión, en la historia mundial, en la que un museo haga frente a un ejército invasor con su personal y parte de sus fondos y perezcan todos en el intento.

La cruz de la moneda la encontramos en Bayona. Carlos IV y Fernando VII van a protagonizar la página más abyecta de toda nuestra historia. Concluirán sendos tratados con Napoleón, el 5 y 10 de mayo, en los que uno cederá la Corona y el otro renunciará a sus derechos. No hubo ni presión, ni amenazas, ni secuestro. Solamente cobardía y servilismo.

Carlos IV recibirá del emperador: el palacio imperial de Compiegne con los cotos y bosques de su dependencia, mientras viva; el sitio de Chambord con los cotos bosques y haciendas de que se compone, para gozar de él en toda propiedad y disponer de él como le parezca; una lista civil de 30 millones de reales que Napoleón le hará pagar todos los meses por el tesoro de la Corona; a la muerte del rey 2 millones de renta formará la viudedad de la reina; una renta anual de 400.000 francos para todos los Infantes de España para gozar ellos y sus descendientes.

Fernando VII obtendrá de Napoleón: el título de A. R. y sus descendientes el de A. S. y gozarán en Francia el mismo rango que los príncipes dignatarios del Imperio; los palacios cotos y haciendas de Navarra y bosques de su dependencia, hasta la concurrencia de 50.000 arpens libres de toda hipoteca, para gozar de ellos en plena propiedad que pasará a sus descendientes o en su defecto a las ramas colaterales; 4000.000 francos de renta anual, pagadera en doceavas partes mensualmente y transmisible a sus herederos o en su defecto a las ramas colaterales; otra renta de 600.000 francos mientras viviere, la mitad formará la viudedad de la princesa si le sobreviviere.

En definitiva, vendidos ignominiosamente por estos dos reyes de la casa Borbón. Goya también haría el retrato de esta familia indigna.

Compartir

5 thoughts on “El 2 de mayo, honor y deshonor”

  1. Magnífico artículo que descubre, para mí y, me temo, muchísimos españoles y extranjeros, una parte importantísima de nuestra historia: una de las mayores traiciones (borboneos) entre los muchísmos que ha hecho esa perversa dinastía que nos destroza, siempre de la mano de franceses e ingleses.
    ¡Enhorabuena!.

    Quiero, aprovechando la ocasión, rendir un homenaje a los miembros de la desconcida «conspiración de los artilleros», la cual fue columna vertebral del alzamiento que siguió al Dos de Mayo, además de ser el detonante de ese día. Ver:
    https://publicaciones.defensa.gob.es/media/downloadable/files/links/R/E/REVISTAS_PDF1155.pdf Pag 94
    http://www.asociacionlossitios.com/descarga_XXV_premio.pdf Pag 38

    1. Mágnifica aportación José María con la conspiración de los artilleros, para mi desconocida, Es una pena no haber hecho una síntesis de las cartas de Carlos IV, María Luisa y Fernando VII a Napoleon, con ellas se comprende mejor todo el alcance de su traición. En una visita que hice hace años al cuartel general, en el lugar más destacado de los salones del JEME, estaba un retrato de Fernando VII, al interpelar al guía sobre: ¿que hace ese felón ahí?, me contestó: es un retrato de Goya mi coronel, le contesté: ya lo veo, pero no responde a mi pregunta…
      !Que ausencia de sensibilidad histórica la del JEME y su equipo! Esperemos que lo hayan quitado ya…

  2. Magnífico artículo no, lo siguiente, tampoco, lo siguiente.
    No todo el mundo sabe que para perpetuar la memoria de los heroicos tenientes o capitanes, Daóiz y Velarde que capitanearon la defensa del Parque de Artillería de Monteleón el 2 de mayo de 1808, las Cortes de Cádiz, por Decreto del Consejo de la Regencia de 7 de julio de 1812, dispusieron lo siguiente:
    1. Que según lo solicitaban los Oficiales del Cuerpo, figurasen como presentes en los extractos de revista Daoíz y Velarde, añadiendo que en el acto de nombrarlos el Comisario, respondiera el Jefe mas autorizado que se hallase presente: “Como presentes y muertos gloriosamente por la libertad de la Patria el dos de mayo de 1808.”
    2. Que ambos nombres se inscribiesen con letras mayúsculas a la cabeza de los Capitanes, en la Escala del Cuerpo, expresando a continuación el anterior lema.
    3. Que se erigiese un sencillo aunque majestuosos monumento militar frente a la puerta del Colegio de Segovia, (que se construyó en 1910) en cuyo pedestal se leyesen sus nombres.
    4. Que se escribiese un elogio de ellos, el cual debería leerse todos los años en la apertura de la primera clase a los Caballeros Cadetes a fin de estimularles a seguir su ejemplo.

    Así se cumplió ininterrumpidamente desde 1812 hasta 1987,
    Sin embargo en 1987, con el Gobierno del PSOE de Felipe González y siendo Narcís Serra el Ministro de Defensa, el BOE nº 69 de fecha 21 de marzo de 1987 publicó el Real Decreto 394/1987 firmado por el Rey Juan Carlos y el referido ministro defensa, que con el pretrexto de regular los escalafones del personal de las Fuerzas Armadas, en realidad no tenía otra intención (con tan solo 3 artículos) que hacer desaparecer de un plumazo de la escalilla tanto a Daoíz y Velarde como a los héroes de otras armas quehabían dado su vida por la patria, y por tanto para un gobierno rojo se les hizo desaparecer. Desde entonces los héroes Daóiz y Velarde (y otros muchos de otros Armas) fueron sacaros del escalafón, y dejaron de ser honrados de esta forma.
    El Real Decreto que el Rey sancionó con su firma, fue como una segunda abdicación a favor de Napoléon de aquella que hicieran Carlos IV y Fernando VII, porque con tan solo 3 artículos el referido Real Decreto no tenia más intención que hacer desaparecer a los Tenientes o Capitanes Pedro Velarde y Luiz Daóiz del puesto de honor de la cabecera de los estadillos del Arma de Artilleria.
    Fue la última traición que sufrieron los héroes del 2 de mayo, en un proceso de aculturización que sufre la población de la Nación Española, que pasito a pasito se iba cargando la memoria histórica de los Españoles.
    Mientras que la gente está confiada, el demonio no descansa nunca, y no pierde ocasión de ir asestando un golpe tras
    para ir destrozando el soporte moral de España. Una tradición, que había perdurado 175 años se la cargaron con un Real Decreto que pasó sin pena ni gloria.

  3. Muchas gracias por tu comentario, completa lo que expongo en mi artículo. Borrando a Daóiz y Velarde, se blanqueaba a estos dos felones. Sería conveniente crear una iniciativa para recuperarlos en las escalillas del arma. Creo que esa iniciativa tendríamos que dirigirla: al Instituto de Historia y Cultura Militar, Academia de Artillería, JEME, CESEDEN y ministerio de Defensa.

  4. No solo desaparecieron los Capitanes de Artillería Daoiz y Velarde de las escalillas del Arma, también el Tte Ruiz de la de Infantería sino D. Luis Moscardo Ituarte como Capitán General del Ejército Español Defensor del Alcazar de Toledo también en la Escalilla de Infantería

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*